Acercándose al Espacio Sagrado del Corazón-Meditación

Preparándose para la meditación

Encuentra un lugar que sea perfecto para que medites. Pon un altar sencillo con una vela y flores frescas. Escoge un lugar donde nadie te perturbe; si así lo haces no sólo te será más fácil meditar, sino que asegurarás tu exitoso regreso.

Usa un cojín si te sientas en el suelo, para que la base de tu columna descanse en él. Si estás en una silla, apoya tus pies en el suelo y manten tu espalda derecha. Si permaneces de pie, encuentra tu centro de gravedad y balancéate ligeramente o muévete, como tu cuerpo desee.

Para esta meditación lo mejor es un lugar muy oscuro, mientras más oscuro mejor. De hecho, en un principio aun la vela puede interferir con esta meditación. Una vez que lo has hecho varias veces, ya no es tan importante que esté totalmente oscuro, ya que tú podrás entrar a este lugar con sólo cerrar los ojos. Pero al principio es mejor estar en la oscuridad. Y es mejor aún taparse los ojos con unos tapaojos (mindfold o blindfold) que bloquean completamente la luz; entonces no importa si la habitación está en completa oscuridad o no.

Cierra tus ojos y empieza a respirar rítmicamente, hasta que el tiempo de inhalar y exhalar sea igual. Respira suave y confortablemente. Sigue tu patrón de respiración y deja ir todos los pensamientos de tu mundo; olvida las preocupaciones por un rato. Sigue tu respiración por unos minutos hasta que estés relajado y confortable. No hay ninguna prisa. Adonde estás a punto de ir, no existe el tiempo.

Cuando sientas que todo está bien, cambia tu atención de tu respiración a tu visión interna y empieza la meditación de la respiración de la unidad, el punto de partida para todas las ceremonias sagradas.

La respiración de la unidad

Para una descripción más extensa de la respiración de la unidad, regresa al capítulo cinco.

• Visualiza un lugar en la naturaleza que te parezca muy hermoso y visualiza ese lugar con todos los detalles que puedas. Si eres de las personas que no ven pero sienten de otras maneras, usa estas otras maneras para ver; todos tenemos nuestra propia manera. Siente el amor que tienes por la naturaleza y la Madre Tierra. Deja que este amor crezca en tu corazón hasta que lo sientas en todo tu cuerpo.

• Cuando sientas que el tiempo es correcto, toma ese amor y ponlo en una esfera pequeña y redonda, y con tu intención mándalo hacia abajo profundamente hasta el centro de la Tierra. Deja que tu Madre Divina sepa cuánto la amas. Deja que ella sienta tu amor. Y espera a que la Madre Tierra envíe su amor de regreso a ti.

• Cuando sientas que ese amor de la Madre entra en tu cuerpo de energía sólo déjalo moverse por todos lados y a cualquier lugar. Sólo déjalo ser. Siente el flujo de amor entre la Madre Tierra y tú. Puedes permanecer aquí todo el tiempo que desees.

• Cuando sientas que el tiempo es correcto, sin romper el flujo de amor entre tú y la Madre Divina, cambia tu atención al Padre Divino. En tu visión interna, ve o siente un cielo nocturno, las estrellas, la Vía Láctea, la profundidad del espacio. Ve los planetas y la Luna brillando en el cielo nocturno y siente la presencia del Sol escondido detrás de la Tierra.

Permítete sentir el amor que tienes por el resto de la creación y tu Padre Divino. Cuando el tiempo te parezca correcto, deposita ese amor en otra pequeña esfera y mándalo hacia los cielos con la intención de que llegue directamente a tu Padre Divino. Mándalo a las redes que rodean la tierra, al Sol o al Gran Sol Central. Deja que tu Padre sepa cuánto lo amas… y espera. Espera a que el amor del Padre venga a la Tierra y entre en tu cuerpo. Cuando lo haga, deja que se mueva de cualquier manera y a cualquier lugar. No trates de controlar este amor, sólo siéntelo.

• En este momento, la Sagrada Trinidad está viva en la Tierra. La Divina Madre, el Divino Padre y tú, el Divino Hijo o Hija, están unidos en puro amor. Este es un momento sagrado por sí mismo, así que sólo permanece con tus Padres Divinos y siente el amor.
Desde este lugar de amor puro ábrete a ser consciente de la presencia de Dios, quien está alrededor de ti y vive dentro de ti. Simplemente sé consciente y siente esta unión de fuerzas cósmicas y siente la respiración de la vida.

Elige tu camino al corazón

Elige de qué manera deseas entrar al espacio sagrado del corazón: usando el vórtice masculino del campo toroidal o el sendero femenino de tu intuición solamente. No importa cuál método escojas; es tu decisión.

* Con tu intención y el poder de tu voluntad, deja la mente y muévete hacia abajo, a la garganta. Siéntela a tu alrededor y después sigue hacia tu corazón físico.

Si escoges el camino toroidal masculino, colócate arriba, sobre el corazón, hasta que en tu visión interna puedas ver o sentir el campo toroidal interno, el vórtice. Entonces, como una hoja flotando en un río, deja a tu espíritu girar en el movimiento del vórtice, en cualquier dirección que esté girando. Siente cómo das vueltas una y otra vez hasta que caes en el centro del vórtice. Continúa cayendo hasta que sientas la quietud. Ahora estás en el espacio sagrado del corazón.

Si escoges el camino femenino intuitivo, ve o siente el corazón aproximándose y muévete derecho en dirección de la membrana del corazón hacia su interior. Una vez dentro, deja que tus movimientos sean guiados por tu intuición y te lleven directamente al espacio sagrado del corazón.

* Tú estás ahí.

Lo primero que haces es mirar a tu alrededor. Si está oscuro, lo cual es muy probable, di en tu mundo interno: “Que se ilumine”, y observa o siente cómo esa oscuridad se convierte en un mundo de luz.

* Una vez que ves o sientes el espacio sagrado de tu corazón, sé consciente de la vibración, el sonido que penetra en todo este lugar. Escucha con atención este sonido por un tiempo. Cuando el tiempo te parezca correcto, empieza a hacer realmente el sonido. Tararea, haciendo que suene lo más parecido posible a lo que escuchas con tu oído interno. Trata de imitarlo. Continúa haciendo este sonido con tu voz y empieza a explorar este espacio sagrado.

Explorando el espacio sagrado del corazón por primera vez

La aventura comienza. Algunos recordarán inmediatamente que habían estado ahí miles de veces antes, mientras que otros sentirán que es la primera vez. No importa cuál sea tu experiencia, hay algunas cosas que debes saber.

El espacio sagrado del corazón es tan antiguo como la creación misma. Desde antes que hubiera galaxias para vivir en ellas, existía este espacio. Todos los lugares a los que has viajado dentro de esta creación los has grabado dentro de este espacio. Y por eso al principio tal vez empieces a recordar de qué se trata todo esto, qué es lo que significa la vida.

Dentro de este espacio, has grabado los más profundos deseos de tu corazón, los cuales deseas manifestar y vivir más que ninguna otra cosa. Ahí está tu propósito para venir a la Tierra, en primer lugar, para que tú lo recuerdes, ya sea en tiempos recientes o muy antiguos; es tu verdadera razón para estar aquí. Puede ser que empieces a explorar estos registros o tal vez desees dejar a tu intuición guiarte de nuevo. Eventualmente todo te será revelado, ya que tú mismo has establecido el tiempo y la forma.

En tu primer viaje dentro del espacio sagrado del corazón, tal vez sea mejor limitar el tiempo que permanezcas en él a menos de treinta minutos. Puedes usar un contador de tiempo o pedirle a alguien que te regrese cuando sea tiempo. Este espacio sagrado es muy seductor, y se necesita experiencia para aprender cuánto tiempo permanecer ahí. Empieza por un corto periodo de tiempo y auméntalo poco a poco cuando vayas aprendiendo.

Regresando al espacio sagrado del corazón

Cuando entres al espacio sagrado del corazón por segunda vez, es cuando vas a entrar al espacio dentro del espacio, el que el Upanishad llama “el pequeñito espacio dentro del corazón”. Al principio del libro dije que hay un pequeño espacio dentro del espacio sagrado del corazón que es extremadamente importante. Te pido que encuentres este lugar usando tu intuición cuando entres al corazón por segunda vez. Este lugar lo cambiará todo.

Entrar al espacio sagrado del corazón por segunda vez es mucho más fácil y más rápido.
Eventualmente, con la práctica, te darás cuenta de que podrás entrar a tu espacio sagrado en unos segundos.

· Simplemente cierra tus ojos y comprueba o ratifica tu amor por la Madre Tierra y el Padre Cielo sintiendo la emoción del amor que te conecta con ellos.

· Siente tu ser dejar la cabeza y moverse hacia la garganta. De ahí muévete hacia el corazón y empieza a tararear el sonido que tú sabes que está dentro del espacio sagrado de tu corazón. La vibración de tu sonido te llevará muy rápidamente a tu espacio sagrado. Y ya estás ahí. Es muy fácil cuando conoces el camino.

· Con tu intención, permítete ser guiado hacia el espacio pequeño dentro del espacio sagrado del corazón. Este espacio es diferente para cada persona, pero para todos tiene cualidades similares.

· Cuando sepas que has encontrado este lugar de creación, entra y familiarízate con el lugar y con lo que se siente estar ahí. Date cuenta de que la vibración sube un grado; nota que este pequeño espacio se siente completamente diferente a cualquier otro lugar en el corazón. Aquí es donde la creación empieza. Puede tomarte un tiempo o puedes darte cuenta inmediatamente de dónde estás: el Creador de toda la vida reside dentro de este espacio; dentro de este espacio todas las cosas son posibles.

Los estudiantes me han mostrado que una de las maneras más fáciles de ver a Dios es pedirle a la persona que más ames que venga a estar contigo en este lugar interno. Si tienes más de una persona amada, escoge una. ¿Has visto la película Contacto! La raza avanzada se presenta a la terrícola, que estaba explorando conciencias superiores, como su padre, a quien ella amaba más que a nadie. Esto le hizo a ella más fácil aceptar lo que estaba sucediendo.

Por eso invita a la persona más amada, no importa si aún está viva o ha pasado a los otros mundos, porque en este lugar todos los corazones están íntimamente conectados. Cuando esta persona aparezca en tu espacio interno contigo, no hay más guías que seguir. Sólo deja que suceda lo que tenga que suceder, porque Dios sabrá exactamente qué hacer.

Cada día regresa a tu espacio sagrado del corazón y continúa explorando. Es tu derecho de nacimiento recordar quién eres en realidad y por qué estás aquí en la Tierra. Tú eres un increíble hijo/hija de Dios teniendo un sueño de que eres un ser humano en un pequeñito planeta en medio de la nada. ¿Qué sucederá cuando recuerdes quién eres realmente? Eso es algo que sólo tú puedes saber.

Ahora conoces el camino a casa. Dentro del espacio sagrado del corazón, todos los mundos, las dimensiones, los universos, toda la creación encuentra su nacimiento. ¡Interconectándose a través de tu corazón están todos los corazones de toda la vida en todas partes!

De “Viviendo en el Corazón” de Drúnvalo Melchizedek

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: