TÉCNICAS DE RESPIRACIÓN Y FLUJO DE LA ENERGÍA

LAS CUALIDADES DEL PRANA
Saludos hermanos YO SOY JOSUE y he venido a instruirlos tal como habíamos prometido.
Aun cuando ya describimos algunas de las cualidades del prana, hoy vamos a hablar un poco más acerca de las propiedades de esta substancia. Dijimos que dentro de sus características principales se encuentran, el que es un conductor perfecto de energía. Todas las cosas que existen en el universo poseen prana en mayor o menor cantidad, es parte de la misma substancia que produce la mónada y con la que alimenta a sus diferentes vehículos.
Deben saber que así como existe toda una fisiología humana en la que pueden ser descritas las funciones de cada uno de los diferentes órganos del cuerpo, así existe también una fisiología espiritual que puede explicar perfectamente cada una de las funciones de los diferentes vehículos que el hombre posee, sólo que la fisiología espiritual, consiste de flujos ascendentes y descendentes de energía de diferentes cualidades y por supuesto, diferentes funciones.
Así pues, podemos iniciar diciendo: Que la mónada del hombre es la responsable de mantener la coherencia de cada uno de los diferentes vehículos de su manifestación, esto lo hace a merced de una energía muy elevada en vibración, que comunica a cada uno de sus diferentes vehículos a través de ciertos órganos que por el momento llamaremos nodos. Posteriormente, cada uno de los vehículos en los que el ser humano se manifiesta, produce energía que van hacia su manifestación inferior por una parte y hacia su manifestación superior inmediata por la otra.
Por ahora, el hombre ha aprendido a lo largo de su conocimiento espiritual, que el vehículo más tosco que posee es el físico. Diremos para evitar confusiones que ésto es cierto. De aquí entonces se deduce, que el cuerpo físico emana energías hacia su cuerpo etérico, mientras que el cuerpo etérico hace descender energías hacia el cuerpo físico, pero también las eleva hacia su cuerpo astral; el astral a su vez se intercomunica con el etérico por un lado y con el mental por otro y así sucesivamente.
Estos diferentes vehículos mantienen su contacto vía la misma energía que es emanada por la mónada. A su vez las energías que van descendiendo, pasan por procesos similares a los que la sangre sufre a medida que va recorriendo los diferentes órganos del ser humano. En el descenso, la energía se condensa y se va llenando cada vez más de substancias por decir de alguna manera, toscas. En su ascenso, la energía busca ser purificada mediante una actividad especial que después describiremos.
Esta circulación de energía tiene su razón de ser energética, puesto que todos los organismos y creaciones que existen en el universo permanecen vivos y pulsantes, gracias a ciclos de energías que descienden y ascienden con ritmos preestablecidos por la Voluntad Divina. Ese es el palpitar del Corazón de Dios; las energías son las analogías superiores a la circulación sanguínea en el organismo humano.

Habiendo comprendido estos principios fundamentales, podemos entonces ya explicar que si una energía tiene como función la comunicación entre los diversos cuerpos que integran al hombre, hay otras energías cuyas funciones son interaccionar con el resto de las creaciones que pueblan las diferentes planos de manifestación.

Tenemos entonces dos movimientos principales dentro de las energías: El movimiento de ascenso y descenso que transcurre en los diferentes planos de vibración y conciencia y por el otro, tenemos el movimiento horizontal mediante el cual es posible a un ser, interaccionar con otros de su misma naturaleza.

Los hombres interaccionan con otros hombres, a merced de ese vehículo que han inventado o fabricado llamado personalidad, pero si el hombre desea intraccionar con los mundos superiores, tendrá que usar una energía distinta tanto en cualidad como en vibración, tendrá necesariamente que emplear un vehículo diferente a su vehículo físico. Esto nos da pie para comentar que uno de los grandes problemas que el hombre tiene, es querer asociarle a esos personajes o seres que percibe de mundos superiores, cualidades o características meramente humanas.

Este error condujo a los primeros hombres a crear los dioses antropomórficos, revestirlos de un cuerpo humano, siendo que en realidad eran simplemente energía y consciencia. Este mismo error condujo a los seres humanos a pensar que los dioses podían ofenderse, es decir, asociaban a estas entidades espirituales, cualidades puramente humanas y de esta manera estaban mezclando sus visiones físicas tridimensionales con aquellas experiencias que provenían de los planos espirituales.

Se debe entender claramente que cuando el hombre incursiona en los planos superiores, debe olvidarse de todas aquellas cualidades humanas que caracterizan a su personalidad. Poder diferenciar el vehículo físico de la personalidad, de sus vehículos astrales o mentales, es dar un gran paso en el conocimiento espiritual.

Hemos explicado anteriormente como la substancia astral trabaja mediante un mecanismo simple de acción y reacción. Dijimos también que debe ser simple, porque la diversidad o la multiplicidad de manifestaciones y funciones se da en los planos inferiores, más no en los superiores, siendo éstos más sencillos de describir y de entender, una vez que se han olvidado todas esas experiencias que constituyen el maya o nuestra descripción ingenua de la realidad espiritual, en base a experiencias de los planos tridimensionales.

Si recordamos, el cuerpo astral trabaja mediante ese mecanismo simple, pero a la vez es bañado con energías que provienen de la mónada. Poder manejar las energías monádicas en el campo astral de actividad humana, es garantizar que el ser humano pueda convertirse en una fuente de luz y de disipación de espejismo y de maya.

Entender que el prana es un medio para poder lograr el manejo de estas energías mónadicas, es justamente el objetivo de estas primeras lecciones que estaremos dando.

El prana es una substancia que mora en los planos físicos y que puede permitir al ser humano limpiar los canales de comunicación con su conciencia superior.
Para extraer el prana de las cosas que rodean al hombre, basta una serie de sencillas técnicas que involucran por una parte la técnica de la respiración, y por otra la técnica de la imaginación creadora.

La técnica de la respiración tiene que ver con los ritmos que deben regir en el organismo humano. La inhalación, la retención y la exhalación , son ritmos fijos y preestablecidos para cada organismo físico. El ser humano debe entonces procurar que su inhalación, retención y exhalación, tengan tiempos exactos, ritmicos e inalterados, mientras esté efectuando estas prácticas de acumulación de prana.

Diremos entonces, que la ciencia de la respiración es una ciencia de ritmo, es una ciencia musical porque a su vez, la inhalación de una nota y la exhalación da otra. El hombre que puede pronunciar una nota adecuada durante su inhalación y al exhalar hacerlo en otra nota complementaria, es alguien que puede entender la técnica de la respiración.

Diré también, que la nota que debe ser pronunciada durante la etapa de la inhalación, debe ser una nota interior, no es una nota que debe necesariamente salir del cuerpo, sino más bien, vibrar dentro de él, mientras que durante la exhalación se emite otra nota que busca modificar y a la vez, evocar una respuesta de este prana en los mundos externos al organismo.
Así, la nota que interioriza al prana, es una nota que activa al cuerpo físico para recibir a este prana, mientras que la nota se pronuncia al exhalar, es una nota que va encaminada a reactivar, despertar y llamar a esos organismos proveedores de prana.

De esta manera, el hombre interacciona en otros niveles de vibración con los seres que le rodean. El prana es entonces también, un vínculo de comunicación entre los diferentes organismos que pueblan este plano.

La respiración es entonces el instrumento indispensable en el manejo del prana. Diremos únicamente para explicar algo acerca de los ritmos respiratorios, que cada organismo debe encontrar el suyo.

Si bien es cierto que existen ciertas reglas que deban ser cumplidas, diremos que para empezar estos ejercicios, es preciso que cada individuo reconozca y descubra aquel ritmo que satisface más a sus necesidades orgánicas, aquel ritmo que de practicarse no produzca cansancio, aquel ritmo que es natural en su desenvolvimiento normal. Una vez que ha logrado mantener a voluntad ese ritmo, entonces la respiración empieza realmente a ser manejada por la voluntad humana y deja de ser conducida por el instinto del ser.

Normalmente el ser humano efectúa ciertas actividades aparte de su voluntad, actividades automáticas que el organismo ha establecido para garantizar su supervivencia y hacer más fácil su funcionamiento. La respiración es una de ellas, pero una vez que la voluntad empieza a tomar control de esta función, le es posible al ser humano substraerse de todas las influencias que percibe del plano físico incluyendo el maya y adentrarse en otros niveles de conciencia, mediante el manejo consciente del prana.

Tomar control de la respiración, es proveerse de un medio efectivo para la destrucción del maya. Continuaremos en nuestra siguiente sesión, explicando como es que el hombre puede utilizar el prana para impregnar sus vehículos internos y de esta manera estrechar y hacer consciente el vínculo que tiene con su mónada espiritual.
Dejo mi luz entre ustedes. Gracias.
PRÁCTICA PARA SITUAR LOS VEHÍCULOS

Hermanos: SOY JOSUE y he venido a dar una lección más del pranayama.

Hemos dicho que la actividad energética humana tiene dos sentidos de circulación: Uno vertical que une y da integridad a los diferentes vehículos del hombre, energía que proviene desde la mónada y va a dar incluso hasta las creaciones más inferiores humanas, es la energía del ser espiritual, es la energía que identifica a cada ser espiritual, es decir, a cada unidad de vida independiente.

Por otra parte esta la energía horizontal, aquella que es utilizada por la personalidad humana para interactuar con el resto de los individuos de su misma naturaleza. La energía de la personalidad es una energía necesaria creada exclusivamente para convivir en este plano de la conciencia humana normal.

Pues bien, mencioné también que uno de los grandes errores del ser humano es tratar de buscar la explicación, los porqués y la naturaleza de los reinos inferiores, con la misma energía con la que interactúa a nivel personalidad. (5)

Esto constituye el esfuerzo de la personalidad por llegar a comprender los reinos superiores e inferiores; por supuesto, esto lleva inevitablemente a la creación de espejismos, a la creación de ilusiones, a la creación de ideas completamente equivocadas acerca de las existencias o manifestaciones en los reinos superiores e inferiores.

Para llegar a comprender al resto del universo, es preciso primero empezar un manejo consciente de los diferentes vehículos que el hombre posee en los diferentes planos.
Entender que la realidad tridimensional al que el ser humano está habituado es exclusiva de este mundo tridimensional y que a medida que el hombre va abriendo su percepción hacia diferentes mecanismos espirituales, llegará el comprender perfectamente las diferentes creaciones y principios de funcionamiento en los diferentes reinos, es justamente la meta a la que deben ser encaminados los esfuerzos humanos.

Esta serie de lecciones ha servido para identificar diferentes fuerzas que el hombre maneja en sus vehículos superiores.

El manejo del prana por ejemplo, deberá estar centrado más que nada en el vehículo etérico y el estudiante debe ser capaz en un tiempo relativamente corto, de identificarse con su vehículo de una manera tan consciente, que tarde o temprano pueda empezar a manejar ese vínculo de la misma manera y con la misma facilidad, con que lo hace con su vehículo orgánico.

Para empezar, hemos dicho que la respiración es un ingrediente importante para entender los flujos ascendentes y descendentes de la energía espiritual. La respiración tranquiliza al cuerpo físico y a la vez fortalece al etérico; el cuerpo etérico entonces debe ser captado a través de una serie de ejercicios especiales. Estos ejercicios los enunciaré a manera de criterios:
PRIMER CRITERIO: El vehículo etérico esta formado por materia pero de un grado de sutileza que no es posible entender actualmente mediante el conocimiento que la ciencia no ha alcanzado.

SEGUNDO CRITERIO: Las leyes físicas que gobiernan a este vehículo etérico son similares a las que gobiernan al vehículo orgánico, es decir; La Ley de la gravitación lo afecta, la ley de los pares de opuestos lo afecta, la ley de correspondencia lo afecta, la ley del karma lo afecta. Este vehículo etérico es diferente del orgánico únicamente en su frecuencia de vibración que es mayor, en su densidad atómica que es muchísimo menor, y en la capacidad para irradiar energía que es muchas veces mayor que la orgánica.

TERCER CRITERIO: El cuerpo etérico está unido al orgánico a través de los chakras.

CUARTO CRITERIO: Cada chakra constituye una puerta para el descenso y ascenso de las energías que pasan a través del vehículo etérico.

QUINTO CRITERIO: El vehículo etérico tiene su actividad independiente pero bastante ligada al orgánico en la esfera etérica.

SEXTO CRITERIO: La capacidad de autorreconocimiento del vehículo etérico está bastante disminuida, debido a que la conciencia humana no le concede posibilidad de existencia independiente.

SEPTIMO CRITERIO: Para lograr este autorreconocimiento, el estudiante puede mediante una meditación, visualizar al cuerpo etérico, sentirse identificado con él y empezar a trabajar las fuerzas que este vehículo maneja.

OCTAVO CRIETRIO: Las primeras actividades que el estudiante podría hacer en los planos etérico, sería la de investigar la naturaleza de su propia aura y descubrir en ella pequeños huecos, manchas, irregularidades y demás factores que pueden contribuir a una desarmonía en su vida normal.

NOVENO CRITERIO: Finalmente, en el vehículo etérico el estudiante está sujeto a otras fuerzas y a otras influencias. Procuren trabajar siempre dentro del aura de protección de su Maestro personal, de esta manera su desarrollo será tranquilo y alineado con el propósito Divino.

En resumen, he querido establecer esto como criterio, porque no son de ninguna manera reglas ni principios que deben regir la voluntad del estudiante, sino más bien, ciertas indicaciones o sugerencias que puedan servir a los estudiantes sinceros en sus intentos por hacer conscientes sus vehículos superiores.

Una vez que el estudiante ha aprendido ya a situarse en sus diferentes vehículos, podrá iniciar una investigación seria y libre de tergiversaciones acerca de la verdadera naturaleza de los mundos espirituales.
Viene a mi mente esos primeros intentos que el hombre dió, de tratar de explicar la existencia de los mundos espirituales mediante sesiones espiritistas.

En esos primeros intentos, el hombre cometió el mismo error que cometieron los primeros pobladores de este planeta. Así como el hombre en sus primeras etapas antropomorfizó a sus Dioses dándoles figura humana, así, los primeros investigadores de los mundos invisibles, dieron a estos mundos una descripción similar y análoga, al único mundo que conocía que era el tridimensional. Incapaces de desligarse del espejismo en el cual los seres humanos moran, pero reconociendo que existían mundos superiores, dieron a estos una descripción similar a la que se encuentra en el plano que conocen, se formaron así los primeros espejísmos de esos planos espirituales.

Para el estudiante sincero, para el ocultista científico que busca incansablemente la comprobación de todos aquellos resultados de sus investigaciones, hoy les decimos:
“EL CAMINO CORRECTO ES AQUÉL QUE PUEDE SER TRAZADO HORIZONTALMENTE
CON LA ENERGIA DE SUS VEHICULOS SUPERIORES”

En las siguientes lecciones iremos dando más claves de como el ser humano puede lograr una elevación a otras dimensiones y un trabajo consciente en cada una de ellas.

Me despido y los invito a que estudien profundamente cada una de esta comunicaciones, porque representan el fruto del esfuerzo de toda una humanidad y esto ha sido posible gracias al trabajo continuo de todas las mentes entrenadas de la tierra; es por eso que estas comunicaciones deberán llegar al mayor número posible de seres humanos en el menor tiempo posible.

Invitamos a todos aquéllos que tienen este papel en sus manos para que lo distribuyan entre aquellos seres que reconozcan con los mismos objetivos de evolución.

Mis bendiciones quedan entre todos ustedes.
COMENTARIOS A LA SERIE: “LA SALUD DEL HOMBRE”.
“TÉCNICAS PRANAYAMA”

(3) Cuando la semilla humana fue “implantadas” en los cuerpos de los primates, el vehículo etérico de esos animales que constituyen el vehículo intermedio de manifestación entre el alma grupal de los primates y sus cuerpos fisicos fue modificada por la energía de la semilla y pudo autoreconocerse como unidad de vida independiente. El ser humano se individualizó.
“LAS CUALIDADES DEL PRANA”
(4) Recordemos que la clasificación que el Maestro está siguiendo es la publicada por Alice Bailey en sus libros: Fisico-Emocional (Astral) Mental Instruccional Espiritual Monadico Divino (Iniciación Humana Y Solar).
PRÁCTICAS DEL PRANAYAMA
YO SOY JOSUÉ y deseo continuar con el tema que hemos venido tratando.
Dijimos que las corrientes energéticas humanas fluyen en dos direcciones: verticalmente en ambos sentidos y horizontalmente también en ambos sentidos.
Dijimos también que el prana era una energía etérica que podría ser utilizada para limpiar los diferentes canales que el hombre tiene, a través de los cuales fluye esta energía.
Sintetizando ambas lecciones, es posible entender que el prana nos ayudará, por una parte, a integrar nuestros diferentes vehículos de manifestación, y por otra, a comprender mejor a nuestros semejantes.
Hay dos formas de utilizar el prana: Para limpiar los vehículos por medio de los conductos verticales energéticos y para limpiar los conductos horizontales de energía.
Empezaremos nuestras prácticas tratando el tema de los conductos verticales:
Las energías pránicas tal como se explicó al principio, es posible encontrarlas de una manera más basta en ciertas regiones del planeta, regiones normalmente despobladas de seres humanos.
El prana es atraído por el hombre cuando su mente es enfocada en el vehículo etérico.
Ahora bien, para enfocar la mente en este vehículo superior humano se debe centrar toda la atención en el chakra frontal e iniciar una serie de respiraciones rítmicas al tiempo que se va visualizando como si el prana (al cual pueden verlo en una primera instancia, como una niebla dorada) ingresara al cuerpo orgánico y saliera de él con el mismo ritmo que la respiración le impone, es decir, expuesto en diferentes pasos, podríamos explicarlo así:
1o.- El ser humano busca un lugar en donde el prana abunde: Montañas, selvas, lugares aislados, campos con flores, minas, etc.
2o.- El ser humano se sienta perfectamente relajado y en posición tal que le permite una respiración rítmica, pausada, profunda y sin obstrucción.
3o.- Inicia sus prácticas respiratorias procurando relajar el cuerpo profundamente.
4o.- Pone toda su atención en su tercer ojo o chakra frontal.
5o,- Visualiza cómo en cada inhalación, una niebla dorada penetra a través de los poros de su piel, compenetrándolo totalmente y durante la exhalación, esa misma niebla dorada sale de él y se reintegra al cosmos.
6o.- Finalmente el útil paso, consiste en que una vez que se ha energetizado o pranificado el cuerpo orgánico, el individuo simplemente da gracias al cosmos por haberle provisto de tan maravillosa energía.
No hace falta remarcar que antes de cualquier trabajo práctico, es preciso que el ser humano invoque a sus Maestros espirituales: Esto con el objeto de efectuar dichos trabajos dentro del aura protectora de los Maestros.
Ahora bien, dado que el ser humano mediante estas prácticas revitaliza su cuerpo orgánico y purifica los conductos energéticos, le es posible, al principio de una manera inconsciente pero después perfectamente clara, integrar completamente sus diferentes manifestaciones como ser humano, como unidad de vida en acción en este plano físico.
Viene después el proceso de la utilización de este prana, para adquirir una mayor comprensión de los seres que lo rodean, es decir, la limpieza de los canales horizontales.
Para limpiar estos canales es preciso localizarlos primero. Es muy claro entender que el ser humano posee canales de entrada y salida de energía en su cuerpo. Al igual que los diferentes metales, la conducción de energía se hace a través de las extremidades, es deir, a través de los polos.
El hombre posee las dos manos, los dos pies y su cabeza, como los cinco puntos a través de los cuales las energías pueden entrar y salir. Existen otro punto localizado en los orgános genitales, cuya función será explicada en lecciones posteriores; sin embargo, estos primeros cinco puntos constituyen los fundamentales para entender las relaciones humanas.
Los dos pies le permiten al hombre concentrarse con el planeta tierra, es decir, los dos pies le permiten al ser humano establecer contacto energético con la Madre de su vehículo físico. Su cabeza le permite conectarse y establecer un nexo del enlace con su Padre y su dos manos, son las que le permiten correlacionarse con el resto de sus congéneres. Así pues, los conductos horizontales se referirán a las manos y los verticales tendrán que ver con la cabeza y los pies.
Las manos tienen la particularidad de poder ser alineadas reforzando el puente entre el cielo y la tierra, o bien, dirigidas horizontalmente hacia el mundo.
El manejo de las energías pránicas de manera horizontal, requiere del uso inteligente de las manos. La activación de estos órganos como impulsores de energía se efectúa de diferentes formas: Una de ellas es la alimentación.
La alimentación a base de semillas que son altamente energética, produce beneficios en los canales horizontales. El aseo de estas manos con agua magnetizada, igualmente produce resultados beneficiosos para los canales y finalmente, la respiración rítmica llevada a través de cerrar los puños y abrirlos, también produce resultados positivos. Esta también produce resultados positivos. Esta última práctica se puede resumir en tres pasos:
1o.- El primero paso es sentarse si es posible en posición de loto y si no, simplemente en posición cómoda con las palamas hacia arriba o descansando sobre las rodillas.
2.- En cada inhalación se cierran los puños de las manos y se visualiza cómo la energía está siendo retenida en el cuerpo; en cada exhalación se abren los puños y se visualiza como si la energía saliera de ellas. Después de repetidos ejercicios es posible observar como las manos experimentan una cantidad de energía como raras veces se había experimentado. Estas energías pueden ser utilizadas al momento de saludar a las personas o colocándoles la mano a la altura del corazón.
3o.,- Seré más explícito: Cuando el ser humano manda energía pránica al corazón de otra persona, automáticamente se establece un lazo de unión y comprensión entre ambos; ésto se debe a que la energía fluye más rápidamente y libremente desde el aura de la persona que puso la mano, hasta el aura de la persona que la recibió.
Hagan esto que es completamente inofensivo, práctiquenlo con diferentes personas y en particular con los niños y verán el efecto que tiene podrán establecer lazos de amistad de una manera más plena y armoniosa.
Dejaré aquí mis palabras y continuaremos en las siguientes lecciones.
Quedad en paz.

RECONOCIENDO EL CAMINO
Hermanos: YO SOY JOSUÉ. He aquí la siguiente lección:
En la superficie de la tierra existen multiplicidad de energías de diferentes naturalezas, diferentes cualidades, diferentes intensidades y todas juntas conforman una atmósfera de energía en la que todos nos movemos.
A la luz espiritual estas energías semejan como pequeñas nubes de diferentes colores, tonalidades e intensidades. La energía predominante es sin duda la que el agua provee a la superficie del planeta; estando éste rodeado en tres cuartas partes por los océanos, esta energía azulosa y verde matiza completamente y predomina sobre la otras alrededor del planeta.
Los seres humanos igualmente dan su nota su color y forman con sus diferentes energías la analogía superior del comúnmente llamado MAYA por la filosofía oriental. El maya no es más que el efecto de esas nubes de energías en las que el ser humano desarrolla su vida. Sin embargo, los seres humanos aparecen a nuestros ojos como esponjas que son compenetrados de las energías del medio ambiente y que a la vez se convierten en forma automática, en repetidores de estas mismas energías, no son por decirlo claramente, generadores de luz consciente sino más bien, estaciones repetidoras de las mismas energías que reciben de su entorno.
Los seres humanos en su proceso de despertar empiezan a generar energías de una manera pulsante, intermitente. En ocasiones son invadidos por las corrientes energéticas que se mueven en la superficie del planeta y en otras, son capaces de permanecer dentro de su propia luz.
Las mareas astrales que otras veces hemos mencionado, representan fenómenos interesantes para el estudio de todos ustedes.
Ciertos acontecimientos tanto cósmicos como humanos pueden de pronto hacer que un gran número de seres humanos enfoquen su atención de una misma manera; esto ocasiona energéticamente una nube que puede desplazarse de la misma manera como una ola lo hace en el océano. Esa energía enfocada momentáneamente por tantas de las conciencias de los seres humanos e impulsa a otros a pensar de la misma forma y a enfocarse en el mismo aspecto. De esta manera la onda se propaga y en ocasiones puede incluso dar la vuelta al mundo, tal es el caso de las guerras.
Las guerras obligan a los seres humanos a enfocar su atención sobre aspectos emocionales con una gran intensidad, provocando una ola de energía discordante que impulsa a los seres humanos a la irritación, al enojo y esta ola puede propagarse hasta involucrar a todo el planeta. Ha habido casos de estos en ocasiones anteriores.
Últimamente los movimientos espirituales están preocupados por formar esas olas astrales pero de pensamientos positivos; es así que nacen las campañas de dar amor para el mundo, de conceder unos minutos para la paz, manos unidas por la paz, conciencia ecológica, limpieza de pensamiento, armonía espiritual, etc.
Estos movimientos que son iniciados por seres de luz en toda la superficie del globo, permiten formar mareas astrales de pensamientos luminosos que por unos instantes pueden llegar a dar la vuelta al mundo e impulsar en la conciencia de los seres humanos, pensamientos de una nota superior, de una cualidad superior a la que normalmente vibran.
Hoy les digo: Que lo más importante en las mareas astrales, es poder tener un núcleo de personas lo suficientemente numerosos para que el impulso inicial pueda ser emprendido con la suficiente fuerza para su propagación. Toda ola deja un valle, toda cresta deja una hondonada, es decir, cuando el impulso de luz es fuerte, inevitablemente la ley del ritmo empujará a los seres humanos hacia el otro extremo, es por eso que la generación de luz no debe nunca hacerse en un sólo momento y después desligarse completamente.
Para que la ola no cause obscuridad posterior, es preciso que la intensidad vaya bajándose de manera gradual y si se pide en un determinado día hacer tantos minutos de oración; que en los días subsiguientes la intensidad de la oración vaya bajando gradualmente; de esta manera, la luz no producirá obscuridad posteriormente. La utilización de esta técnica lleva implícito el conocimiento de la ley del péndulo tantas veces mencionada en las diferentes escuelas espirituales.
Dentro de este mar de energías el ser humano pretende desarrollar sus vidas. Lógico es que si el ser humano desea alcanzar la salud permanente, debe formar tan pronto como le sea posible, un escudo de energía que lo aísle de esas mareas astrales y lo mantengan al reguardo de las olas que en ocasiones se abaten dentro de ese mar.
El escudo de energía se forma principalmente por la frecuencia en que se vibre y por lo constante en que esta intensidad se mantenga durante el mayor tiempo posible, es decir, la continuidad y la frecuencia de vibración es lo que determina la fortaleza del escudo en que el iniciado se protege.
Todos ustedes deberán entender que la disciplina es uno de los factores importantes para la formación de un escudo permanente. Por otra parte la pureza de emociones, la pureza de sentimientos, la pureza de las aspiraciones que el ser humano tenga en determinados momentos, caracterizará el color del escudo y las cualidades que éste tendrá.
El pranayama es la disciplina que permite al individuo formar, fortalecer y acrecentar ese escudo para que no únicamente lo envuelva a él y lo proteja de los embates de las energías humanas, sino que en determinado momento, esta protección pueda alcanzar a los seres que le rodean, a sus pertenencias y eventualmente a toda una ciudad, un país o una humanidad.
Por hoy únicamente deseo expresar que la disciplina, la constancia en las prácticas y la pureza de los sentimientos y aspiraciones, son los aspectos en los que debemos trabajar en las siguientes sesiones.
Que la luz del Padre provea el primer escudo para todos ustedes es mi deseo. Que Así Sea.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: