Archivo de la categoría: PRINCIPALES CLAVES EN EL PROCESO

Importante para reflexionar y NO OLVIDAR…

EXPLICACIÓN DE LA COMUNICACIÓN Y EL MUNDO ESPIRITUAL

1 Cuando en el futuro os interroguen acerca
de cómo se llevaba a cabo la manifestación
tanto del Padre como del mundo espiritual a
través del entendimiento humano, y
pretendan confundirla con prácticas espiritas,
les responderéis, que aunque limitada y
materializada, la comunicación por el
entendimiento humano no dejó por ello de ser
espiritual y elevada.

La comunicación a través del
entendimiento humano.

“Si he venido a comunicarme con los
hombres por medio del
entendimiento de algunos de ellos, es
porque el hombre constituye la obra
máxima de cuanto deposité en la
Tierra, si consideráis que lo doté de
espíritu. ¿Qué mejor intérprete que él
podría encontrar mi Espíritu para
hablar a la humanidad? Ahí tenéis la
razón de por qué en todos los tiempos
ha sido el hombre mi mejor conducto
para expresaros mis divinos
pensamientos”.
AdS 97:14

2 Nuestros espíritus, los de vuestros
protectores, no se posesionan de la carne como
sucede en el espiritismo; nuestro espíritu
transmite, envía su luz espiritual que es
inteligencia, que es idea, que es razón superior
a vuestra inteligencia; nuestros sentimientos
espirituales buscan los sentimientos que
anidan en vuestra conciencia, y es ahí,
hermanos, donde descargamos nuestra luz,
nuestra fuerza, nuestra influencia espiritual.

3 Por tanto, para que podáis asimilaros
perfectamente con el mundo espiritual de luz,
tenéis que elevaros de gran manera y en esa
elevación alcanzaréis el éxtasis, que siendo
más interior que exterior, es totalmente
diferente al trance, porque el trance espirita es
más posesión que comunicación.

La posesión espirita, diferente a la
comunicación a través del
entendimiento humano:

“No confundáis esta comunicación
con aquella que libremente hacen los
hombres bajo su propia voluntad,
inspirados unos en la ciencia, otros en
la curiosidad y otros en las
supersticiones”.
AdS 188:45

4 ¿Qué es la posesión espirita? Es el estado de
trance en que un espíritu en tiniebla se impone
sobre el espíritu del poseído, y la posesión es
absoluta, le transforma, le domina, le hace
actuar como es su voluntad.

5 En cambio, nosotros no venimos a dominar
vuestra carne, ni a imponernos con nuestra
fuerza espiritual sobre vuestra materia: ¿para
qué?
6 Si de antemano os habéis preparado para
entregaros plenamente al cumplimiento,
despojando a vuestra materia de bajas
pasiones, de todas las ligas terrestres ¿qué
necesidad tenemos de materializarnos, de
dominar vuestra carne si esa tarea vosotros la
sabéis desempeñar?

El éxtasis verdadero:

“El silencio es el reino del espíritu,
reino que es invisible a los ojos
humanos. En el instante de penetrar al
éxtasis espiritual es cuando se logra
que despierten los sentidos
superiores, surge la intuición, la
inspiración brilla, el futuro se
presiente y la vida espiritual palpa lo
distante y hace posible lo que antes le
parecía inalcanzable”.
AdS 22:38,39

7 Vosotros y nosotros nos comunicamos por
medio de vuestra inteligencia, de la conciencia
común en todos, y nos servimos de ese estado
de elevación y de pureza que alcanzáis en los
momentos de vuestro éxtasis.
8 Así elevados y extasiados, las ideas e
inspiraciones del mundo espiritual de luz las
traducís en palabra humana que brota de
vuestros labios.
9 Este es el verdadero éxtasis y la verdadera
comunicación del mundo espiritual a través
de la facultad espiritualista, espiritualista os
digo, no espirita.


Espiritualismo y espiritismo.

“Antes de que mi voz marcara el
instante para esta comunicación, hubo
en la Tierra desobedientes, curiosos e
impacientes que, profanando lo
prohibido, se convirtieron en los
precursores de otra clase de
comunicación, donde las tinieblas y la
turbación se han manifestado, porque
no estaban ordenados por mi
Divinidad. Mi Obra es otra; hasta que
os consideré capacitados y conscientes
para alcanzar estas enseñanzas, vine a
traeros esta gran lección.”
AdS 188:42

10 ¿Por qué permitió el Padre la aparición del
espiritismo científico? Porque aun siendo
atrasado, vino a sacudir el escepticismo, la
duda y la incredulidad de un mundo ajeno a
toda manifestación del más allá, que muchos
consideraban un engaño o una teoría.
11 Pero la Obra Espiritualista Trinitaria
Mariana es diferente.
12 Dentro de esta Obra, estáis sujetos a una
voluntad superior, a la Voluntad divina;
dentro de esta Obra, no sólo el mundo
espiritual se ha manifestado, sino la propia
Divinidad, limitándose en un rayo de luz.
La comunicación del mundo espiritual
de luz a través del entendimiento
humano, mandato divino.

“En este tiempo he permitido que se
acerque a vosotros mi mundo
espiritual, y os he dado el don de que
se comunique por medio de vuestro
entendimiento, para que todos palpéis
la realización de estos prodigios y
creáis en mi presencia”.
AdS 200:49

13 Hemos venido a manifestarnos entre
vosotros únicamente aquellos espíritus que el
Padre ha designado, y hemos llegado como
protectores o enviados solamente cuando el
Señor lo ha permitido; como veis, todo se da
en la obediencia y el acatamiento a la
Voluntad divina.
14 El Señor no ha permitido ni tolerado que
espíritus en tinieblas se acerquen a vosotros
para manifestarse como maestros o
conductores: en esta Obra, en esta Doctrina,
tenéis la garantía de que es el Padre quien os
enseña, quien os inspira, quien os ha
autorizado y revelado estas cosas, y es el
mismo Espíritu Divino quien os está
preparando.
15 Lo único que debéis procurar es vuestro
celo y vuestra dedicación espiritual, el anhelo
de elevaros, de extasiaros en un mundo
superior, vibrante de ideas y pensamientos de
luz. En esta forma, difícilmente podrá
confundirse a una facultad espiritualista con
un médium espirita.
16 Haced vuestra elevación con mayor
preparación y pureza, para que la inspiración
que recibáis sea divina y espiritual y que
mientras más inspiración reciba vuestro
espíritu, mayor vaya siendo vuestra elevación,
hasta llegar al verdadero éxtasis. En ese
momento, la carne dejará de tener importancia
para vosotros y solamente percibiréis vuestra
inspiración: ese es el momento culminante de
la verdadera comunicación espiritual.
17 Ese estado de éxtasis, sólo tiene punto de
contacto con el de aquéllos que han
alcanzado alto grado de espiritualidad a
través del tiempo, aunque no haya sido
semejante del todo.

La facultad espiritual:

“He permitido que mi mundo
espiritual en la misma etapa de mi
manifestación en este tiempo, se
comunique con vosotros a través de
los facultados para recibir a esos seres
saturados de mi bálsamo, para que
fuesen como maestros de amor y
caridad entre vosotros”.
AdS 311:20

18 No debéis usar el nombre de “médium” que
los espiritas dan a aquéllos por quienes se ha
manifestado el mundo espiritual de escasa luz,
sino el término “facultad”, que describe mejor
lo que vosotros usáis para vuestros trabajos
espirituales.
19 Tampoco es exacto el término de “trance”
para describir el estado de éxtasis interior de
la facultad espiritualista, y esa palabra debe
desaparecer de entre vosotros para no
provocar confusión.
20 En los tiempos pasados, nos concedió el
Señor hacernos sentir en la materia de
nuestros protegidos tal y como ellos lo pedían,
porque eran los principios, los balbuceos de
una manifestación que siendo tan espiritual, a
muchos les parecía extraña.
21 Mirad que aquellas complacencias no
tienen más razón de ser y ahora vuestro
éxtasis es más elevado, más sutil, más
espiritual.
22 Vuestras sensaciones no son ya las de la
carne, ahora son del corazón, de la mente y del
espíritu, las sentís en la parte más elevada de
vuestro ser.
23 El espiritismo ha sido permitido por el
Padre, y no me refiero con esto a las
manifestaciones de espíritus atrasados, sino al
alto espiritismo que se ha encaminado hacia la
espiritualidad de una manera noble, y bien
podéis verlo como un movimiento precursor
del verdadero espiritualismo; porque en el
seno de ellos donde han existido seriedad y
respeto, el mundo espiritual vino a destruir el
escepticismo, la duda y la incredulidad de
muchos hombres, dando testimonio de su
supervivencia y explicando muchos misterios
del más allá.

La manifestación divina del Tercer
Tiempo no se ha dado en el seno de
ninguna secta, filosofía o religión.

“A nadie extrañe el que no haya
aparecido en este tiempo en el seno de
alguna iglesia, tampoco en el Segundo
Tiempo surgí de religión alguna. No
me encontraré donde exista vanidad,
materialismo e idolatría; quiero
manifestarme en el seno de la más
grande sencillez y humildad, donde
no existan ritos que os hagan olvidar
la esencia de mi Ley”.
AdS 33:28,29

24 Pero esta Obra, hermanos míos, es algo
muy diferente, porque en ella habéis estado
sujetos a una voluntad superior, y no sólo se
ha manifestado el mundo espiritual de luz,
sino la misma Divinidad, limitada en un rayo
de luz: esto no ha acontecido en el espiritismo,
ni mucho menos en el seno de ninguna secta,
filosofía o religión.
25 Esperamos que estas explicaciones las
compartáis con todas las congregaciones de
labriegos, para que todos persigáis una sola
idea de progreso, adelanto y espiritualidad.
26 La paz del Señor sea con mis hermanos.

oracion4

Anuncios

La Verdadera Oración Espiritual

La comunicación de espíritu a Espíritu
y el don de palabra.

“Ahora viene hacia vosotros la
comunicación directa con vuestro
Padre, cuando vuestro espíritu haya
aprendido a desprenderse de su
materia, cuando ya conozca e
interprete el idioma divino, cuando su
corazón sea verdaderamente un
santuario donde exista el culto puro,
sencillo y elevado hacia Dios”.
AdS 239:90

21 Sabréis que verdaderamente estaréis
comunicándoos con el Espíritu Santo, cuando
vuestro don de palabra desarrollado de
manera notable, asombre a los incrédulos que
intenten sorprenderos y someteros a prueba,
pues hablaréis de cosas elevadas que ignora
vuestro propio espíritu. Así daréis testimonio
de que la comunicación de espíritu a Espíritu
es en vosotros una realidad.



La verdadera oración espiritual.

“Cuando oréis, buscadme en lo
infinito, más allá de todo lo material,
poneos en comunicación Conmigo y
cuando retornéis a vuestro mundo, se
habrá disipado toda duda, no habrá
obstáculos en el camino y os sentiréis
llenos de mi sabiduría”.
AdS 8:37

22 En vuestra oración, sentiréis cómo vuestro
espíritu se desprende de la materia y vuestro
pensamiento se eleva y atraviesa el infinito y
llega a vuestro Señor, y lleno el espíritu de
respeto, amor y humildad, sin necesidad de
palabras o frases formadas por vuestro
pensamiento humano, sentirá el abrazo del
Padre, la fuerza de su Señor, la luz del Espíritu
Santo vibrando en la mente espiritual.
23 Es en este instante cuando sentirá vuestro
espíritu que sus males, sus penalidades y sus
sufrimientos son sanados al instante con el
bálsamo del Doctor de los Doctores, y el
porvenir que se mostraba incierto para él, se
iluminará con la luz del Divino Maestro.
24 La comunicación de espíritu a Espíritu es el
mejor de los lenguajes, el mejor de los
idiomas, es el lenguaje que llega a Dios pues
es el idioma del amor y la humildad; es la voz
que no se detiene en las bóvedas de vuestro
mundo, es la voz que traspasando el tiempo y
la distancia llega y resuena en la Gloria, y
halla eco en el corazón de vuestro Padre; es
entonces cuando sentís un gozo inefable en el
espíritu, y cuando éste desciende a la carne,
encuentra los ojos anegados por el llanto, el
corazón de paz y todas las fibras de vuestro
cuerpo fortalecidas, porque desde el más allá
vuestro espíritu se comunicó también con la
esencia de vuestra materia.
25 ¿Pensáis por un momento, que todos estos
bienes puedan encontrarse en lo material?
Vuestro espíritu encuentra las cosas superiores
solamente en el infinito valle espiritual, es por
esto que el Padre os ha buscado a través de
tiempos y edades, ha sido el Peregrino que ha
salido a buscar en todos los caminos a los
perdidos, bendiciéndoles en todo momento,
dándoles complacencias y beneficios, como
prueba de que el Espíritu Universal del Padre
vive por siempre y para siempre, por todos y
para todos.

oracion2

La comunicación divina a través del tiempo

“Comprended que en este tiempo he
limitado mi palabra y mis
manifestaciones al comunicarme por
medio de estos portavoces, como me
limité al hablar en los tiempos
pasados por boca de los profetas”.
AdS 300:50

13 Por todo esto, el Padre ha debido
materializar Su comunicación con los hombres
a través del tiempo, haciendo encarnar a
espíritus luminosos, enviados y emisarios de
su Divinidad, a los cuales ha protegido para
evitarles la contaminación con el pecado que
reina en esta humanidad, dotándoles de
fortaleza para entregar el mensaje divino, que
siempre ha sido una exhortación a la oración,
una invitación a la regeneración y a la
espiritualidad.
14 Esos enviados son aquéllos que conocéis
como profetas del Altísimo. En esta forma el
Padre ha ido haciendo avanzar al espíritu
humano, de Tiempo en Tiempo, de Era en Era,
de revelación en revelación.
                         

El origen de las religiones:
“¿Podría la humanidad haberse
comunicado Conmigo de espíritu a
Espíritu en el Primer Tiempo? No; fue
necesario que se ayudase con el culto
material, con el rito y las ceremonias,
con el festín tradicional y con los
símbolos para poder sentir cerca de sí
lo divino y lo espiritual. De esa
incapacidad para aproximarse a lo
espiritual, de elevarse a lo divino, de
conocer lo profundo y de esclarecer
los misterios, surgieron las diversas
religiones, cada una de acuerdo con el
grado de atraso o adelanto espiritual
de los hombres”.
AdS 12:93

15 Mas la mayor parte de los espíritus que
habitan este plano son frágiles, pues se dejan
dominar por el mundo y por la carne; y en vez
de elevarse por sobre las cosas materiales y de
fortalecerse a sí mismos para encontrar a su
Señor en la oración y en las grandes pruebas
de la vida, los espíritus materializados crean
sus propias religiones, intentando materializar
a su Dios para sentirle más cerca,
materializando su culto. Entonces, el hombre
convierte a su Dios en un ídolo, en un objeto al
cual venera y unge, le hace sagrado y acaba
postrándose ante él.

16 Pero aún así, el espíritu sigue
desarrollándose, de tiempo en tiempo se sigue
desenvolviendo y capacitando cada vez más,
para vencer las flaquezas de la carne, para
derrotar el ambiente maligno que le rodea, y
vencer las pasiones y obstáculos que
encuentra a su paso.

17 Por eso, es en este Tercer Tiempo que el
espíritu del hombre, después de tantas caídas
y luchas, se encuentra capacitado para
emprender su vuelo, extender sus alas
espirituales y comunicarse de espíritu a
Espíritu con su Dios y Señor.

La buena nueva del Espiri tualismo
Trinitario Mariano.

“A vosotros os digo: ¿qué esperáis
para dar la Buena Nueva? ¿Acaso
pretendéis ir a profetizar sobre
escombros? Todo os lo estoy diciendo
y revelando, para que tengáis siempre
una sabia respuesta a toda pregunta
que os hagan vuestros hermanos”.
AdS 63:42

18 Vosotros, Israel, tendréis que llevar al
mundo la buena nueva del Espiritualismo
Trinitario Mariano, esta Doctrina sublime;
libre de fanatismo, de cultos materiales, de
ídolos y ritos, libre de toda falsedad.
19 Tendréis que sorprender al mundo con la
verdad de esta Doctrina, con la comunicación
de espíritu a Espíritu, y ¿cómo lo haréis si no
comenzáis en vosotros mismos la práctica de
la espiritualidad y de la comunicación
espiritual que vais a enseñar?
20 No penséis, hermanos, que en la
comunicación de espíritu a Espíritu vais a
escuchar la voz materializada del Padre, no;
no serán vuestros oídos materiales quienes
escuchen lo espiritual, sino vuestro oído
espiritual quien oiga la voz verdadera del
Padre, manifestada en ideas, inspiraciones,
presentimientos, intuiciones y sueños.

oracion (1)

CLAVES PARA LA EDIFICACIÓN DEL ESPÍRITU

REVELACIONES5 REVELACIONES1 REVELACIONES2 REVELACIONES3 REVELACIONES4

 

Esto no es aprehensión intelectual, sino realización del alma. No es una mera creencia en hechos sostenidos por otros. Es un CONOCIMIENTO; y el verdadero conocimiento no viene de fuera sino de la CRISTEIDAD INTERIOR.
Toda vida, todo amor, todo poder pertenecen al alma. Cuando el cuerpo ha decaído, el alma mantiene todavía estas tres cualidades: amor, vida, poder. Por consiguiente, no construyáis solamente para el presente, sino para toda la eternidad.

A LOS PIES DEL MAESTRO -J. KRISHNAMURTI

CON LA ESPERANZA DE QUE AL COMPRENDER Y APLICAR CADA UNA DE LAS CLAVES CONTENIDAS EN ESTE ESCRITO, LA PERSONA QUE LO LEA PUEDA PREPARARSE PARA CONTRIBUIR A UN MUNDO MEJOR…

 Este libro fue pasado a formato Word y con LETRA AMPLIADA para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibiólo pueda hacer llegar a alguien más.                  HERNÁN

PREFACIO

Por ser un hermano de más edad, se me ha concedido la distinción de escribir algunas pa­labras como prefacio de este pequeño libro, el primero que ha escrito un hermano más joven de cuerpo, ciertamente, pero no de alma.

Las enseñanzas contenidas en él se las im­partió su Maestro cuando lo preparaba para la Iniciación, y él las ha transcripto de memoria, lenta y laboriosamente, porque el año anterior sabía mucho menos inglés que ahora.

Este libro es, en su mayor parte, una repro­ducción literal de las propias palabras del Maes­tro; y lo que no, es el pensamiento del Maestro expresado con las palabras del discípulo.

El Maestro suplió dos frases omitidas. En otros dos casos más, se añadió otra palabra omitida. Aparte de esto; es enteramente de Krishnamurti: es su primer donativo al mundo. Que este libro pueda ayudar a otros como las enseñanzas verbales lo ayudaron a él. Con tal esperanza las da. Pero las enseñanzas pueden tan sólo dar fruto si las vivimos como él las ha vivido, desde que brotaron de los labios de su Maestro. Si el ejemplo se sigue de acuerdo con el precepto, en­tonces se abrirá el gran Portal para el lector como se abrió para el autor, y sus pies hollarán el Sendero.

 

annie besant

A LOS QUE LLAMAN

Conducidme desde lo ilusorio a lo Real.

Conducidme de las tinieblas a la Luz.

Conducidme de la muerte a la Inmortalidad.

 

PRÓLOGO

Estas palabras no son mías: son del Maestro que me enseñó. Sin Él no hubiera podido hacer nada, pero con Su ayuda he puesto los pies en el Sendero. Vosotros también deseáis penetrar en este Sendero; y así, las mismas palabras que Él me dijo os ayudarán si queréis obedecerlas. No basta decir que estas palabras son bellas y verdaderas; quien desee lograr éxito debe hacer exactamente lo que ellas entrañan. Mirar la co­mida y decir que es sabrosa no satisfaría a un hambriento: ha de comerla. Así pues, no basta escuchar al Maestro: debéis practicar lo que Él aconseja, atendiendo a cada palabra y fijándoos en cada insinuación. Si no advertís una indica­ción, si no atendéis a una palabra, queda perdi­da para siempre, porque Él no las repite.

 

En este Sendero se requieren cuatro cualida­des:

DISCERNIMIENTO

CARENCIA DE DESEOS

BUENA CONDUCTA

AMOR

Trataré de explicaros lo que el Maestro me dijo acerca de cada una de ellas.

A LOS PIES DEL MAESTRO

I

La primera cualidad es el DISCERNIMIENTO. Se denomina así, generalmente, a la facultad de distinguir entre lo real y lo ilusorio, y la cual guía a los hombres para entrar en el Sendero. Pero también es mucho más que esto, y debe practicarse no tan sólo en los comienzos del Sendero, sino en cada una de sus etapas, diaria­mente, hasta el fin.

Vosotros entráis en el Sendero porque habéis aprendido que tan sólo en él pueden encontrar­se las cosas dignas de ser alcanzadas. Los que no saben esto trabajan para adquirir riqueza y poder, pero esto dura a lo más una vida tan sólo y, por lo tanto, no es real. Hay bienes ma­yores, reales y perdurables, cuando los hayáis alcanzado, ya no desearéis jamás aquellos otros.

En el mundo hay dos clases de seres: los sa­bios y los ignorantes. Esta sabiduría es la que nos interesa. La religión que un hombre profe­se, la raza a que pertenezca, importan poco; lo realmente importante es que los hombres co­nozcan el plan Divino. Porque el plan de Dios es la evolución. Una vez que el hombre realmente lo reconoce, no puede sino identificarse con sus designios y trabajar de acuerdo con él, porque es tan glorioso como bello. Así, conociéndolo, permanece al lado de Dios, firme para el bien y resistente contra el mal, trabajando para la evolución y no por egoísmo.

Si está al lado de Dios, está unido a nosotros, y no importa lo mínimo que se llame hindú o buddhista, cristiano o mahometano, ni que sea indio o inglés, chino o ruso. Los que están al lado de Dios saben por qué están aquí y cuál es su misión, y procuran cumplirla; los demás no saben todavía lo que han de hacer, y así obran a menudo erróneamente e intentan trazarse vías que imaginan placenteras sin comprender que todos somos uno y que, por lo tanto, tan sólo lo que el Uno quiere puede ser verdaderamente agradable para todos. Ellos van en pos de lo irreal, en vez de lo real. Hasta que aprendan a distinguir entre los dos, no se colocarán al lado de Dios, y, para aprenderlo, discernimiento es el primer paso.

Pero, aun después de efectuada la elección, debéis recordar que hay muchas variedades de lo real y lo irreal, y por lo tanto debemos dis­cernir también entre lo justo y lo injusto, lo esencial y lo accesorio, lo útil y lo inútil, lo verdadero y lo falso, lo egoísta y lo altruista.

Aquellos que, deseosos de seguir al Maestro, han resuelto servir a lo justo a toda costa, no hallan dificultad en la elección entre lo justo y lo injusto. Pero el cuerpo es distinto del hom­bre, y la voluntad del hombre no siempre coin­cide con el deseo del cuerpo. Cuando vuestro cuerpo desee algo, deteneos a pensar si vosotros realmente lo deseáis. Porque vosotros sois Dios, y queréis únicamente lo que Dios quiere; así, debéis buscar profundamente en vosotros mis­mos para hallar el Dios interno y escuchar Su voz, que es vuestra voz. No confundáis con vos­otros mismos ni vuestro cuerpo físico, ni vues­tro cuerpo astral, ni vuestro cuerpo mental, porque cada uno de ellos pretenderá ser el Yo, a fin de obtener lo que desea. Debéis conocerlos todos y reconoceros por su dueño.

Cuando se ha de hacer un trabajo, el cuerpo físico quiere descansar, pasear, comer y beber; y el ignorante se dice a sí mismo: “Yo quiero hacer estas cosas y debo hacerlas.” Pero el sa­bio dice: “Lo que en mí desea no soy yo, y pue­de esperar.” A menudo, cuando se presenta alguna oportunidad para ayudar a alguien, el cuerpo incita a pensar: “¡Qué molestia me cau­sa esto! Dejemos que otro lo haga.” Pero el hombre le replica a su cuerpo: “Tú no me es­torbarás para practicar el bien.”

El cuerpo es nuestro animal, el caballo en que cabalgamos. Por lo tanto, debéis tratarlo y cui­darlo bien; no debéis fatigarlo; debéis alimen­tarlo tan sólo con comidas y bebidas puras, y llevarlo escrupulosamente limpio de la más leve mancha. Porque sin un cuerpo perfectamen­te limpio y sano no podríais llevar a cabo el arduo trabajo de preparación, ni podríais sopor­tar el esfuerzo incesante. Pero vosotros debéis gobernar constantemente al cuerpo, nunca el cuerpo a vosotros.

El cuerpo astral tiene sus deseos a docenas; él os inclina a la cólera, a la injuria, a la envi­dia, a la avaricia, a codiciar los bienes ajenos, a sumiros en la depresión. El cuerpo astral quie­re todas estas cosas y muchas más, no porque desee perjudicaros, sino porque le gustan las vibraciones intensas, así como el cambio cons­tante de ellas. Mas vosotros no necesitáis estas cosas, y por esto debéis saber distinguir entre vuestros deseos y los de vuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo mental desea pensar orgullosamente que es algo separado de lo demás; pen­sar dándose mucho valor a sí mismo y poco a los otros. Aun cuando lo hayáis apartado de las cosas mundanas, persiste en especular sobre sí mismo, en incitaros a pensar en vuestros pro­pios progresos, en vez de pensar en la labor de los Maestros y en ayudar a los demás. Cuando meditéis, tratará de haceros pensar en las di­ferentes cosas que él desea, en vez de pensar en lo que vosotros queréis. Vosotros no sois esta mente, sino que ella está a vuestro servicio, y así también en este caso es necesario el discer­nimiento. Debéis vigilar constantemente, so pe­na de fracaso.

El Ocultismo no tiene compromiso entre lo justo y lo injusto. Debéis hacer a toda costa lo justo; debéis dejar de hacer lo injusto, sin importaros lo que el ignorante piense o diga. Debéis estudiar profundamente las leyes ocul­tas de la Naturaleza, y cuando las conozcáis, ordenad vuestra vida de acuerdo con ella, em­pleando siempre la razón y el sentido común.

Debéis saber distinguir lo importante de lo secundario. Firmes como una roca cuando de lo justo y de lo injusto se trate, dad siempre la razón a los demás en cosas de poca importan­cia. Porque debéis ser siempre amables y cari­ñosos, razonables y condescendientes; habéis de conceder siempre a los demás la misma liber­tad que necesitáis para vosotros mismos.

Tratad de ver lo que es más meritorio que hagáis, y recordad que no debéis juzgar las co­sas por su aparente grandeza. Es mucho más meritorio hacer una cosa mínima pero útil a la labor del Maestro, que otra de mayor apariencia de las que el mundo llama buenas.

Debéis distinguir no tan sólo entre lo útil y lo inútil, sino entre lo más útil y lo menos útil. Alimentar a un pobre es bueno, útil y noble; pero alimentar su alma es todavía más noble y más útil que alimentar su cuerpo. Cualquier rico puede alimentar el cuerpo de un necesitado, pero tan sólo los sabios pueden alimentar su alma. Si sois sabios, vuestro deber es ayudar a otros en el logro de la sabiduría.

No obstante, por sabios que seáis, tenéis mu­cho que aprender en este Sendero, y por esto también en él es preciso el discernimiento. De­béis pensar cuidadosamente lo que es mejor que aprendáis. Todo conocimiento es útil, y llegará un día en que lo alcancéis; pero mientras tan sólo poseáis una parte, cuidad de que ésa sealamás útil.

Dios es tanto Sabiduría como Amor, y cuanta más sabiduría alcancéis, mejor podréis mani­festar a Dios. Estudiad, pues; mas, en primer lu­gar, estudiad lo que os ayude a ayudar a los otros. Estudiad pacientemente, no porque los hombres os llamen sabios, ni aun por tener la dicha de serlo, sino porque tan sólo el sabio puede ayudar sabiamente. Por mucho que de­seéis ayudar, si sois ignorantes, podréis hacer más mal que bien.

Debéis saber distinguir lo falso de lo verda­dero; debéis aprender a ser verídicos en todas las circunstancias, en pensamiento, en palabra y en obra.

Primero en pensamiento; y esto no es fácil, porque en el mundo hay muchos pensamientos falsos, muchas supersticiones tontas, y nadie que esté esclavizado por ellas puede progresar. así pues, no debéis sostener una idea precisa­mente porque otros la sostienen, ni porque se haya creído en ella durante siglos, ni porque esté escrita en algún libro que los hombres tengan por sagrado. Debéis pensar acerca de aquel asunto por vosotros mismos, y juzgar si es razonable. Recordad que la opinión de un mi­llar de hombres acerca de algún asunto que des­conozcan no tiene ningún valor. Los que pien­san hollar el Sendero deben aprender a pensar por sí mismos, porque la superstición es uno de los mayores males del mundo, una de las liga­duras de que totalmente debéis desembarazaros.

En lo tocante a los demás, vuestros pensa­mientos deben ser verídicos; no debéis pensar acerca de nadie lo que no sepáis. No supongáis que los demás están siempre pensando en vosotros.

Si un hombre hace algo que parezca perjudi­caros, o dice algo que creáis que se refiere a vosotros, no penséis entonces: “Quiere ofender­me.” Probablemente ni siquiera piensa en vosotros, porque cada alma tiene sus propias tribu­laciones y pensamientos, que flotan principal­mente alrededor de ella. Si un hombre os habla colérico, no penséis: “Me odia, trata de herir­me.” Quizá otra persona o alguna otra cosa lo han contrariado, y porque tropieza eventual­mente con vosotros, descarga su cólera en vos­otros. Él obra imprudentemente, porque toda clase de cólera es prueba de insensatez; pero vosotros no os debéis formar de él un juicio equivocado.

Cuando seáis discípulos del Maestro, podréis poner siempre a tono la pureza de vuestros pen­samientos comparándolos con los Suyos. Porque el discípulo es uno con su Maestro, y debe pro­curar fundir su pensamiento con el Suyo y ver si coinciden. Si no están a tono, su pensamiento no es recto, y debe variarlo inmediatamente, porque los pensamientos del Maestro son per­fectos, puesto que Él lo sabe todo. Los que to­davía no han sido aceptados por Él, no pueden hacerlo del todo; pero pueden ayudarse mucho deteniéndose a pensar a menudo: “¿Qué pen­saría el Maestro en estas circunstancias?” “¿Qué haría o qué diría el Maestro acerca de esto?” Porque no debéis nunca hacer, decir o pensar lo que no podáis imaginar al Maestro haciéndo­lo, diciéndolo o pensándolo.

Aun al relatar habéis de ser verídicos, exactos y sin exageración.

Nunca atribuyáis intenciones a otro; tan sólo su Maestro conoce sus pensamientos, y él puede estar obrando por razones de que no tenéis idea. Si oís que dicen algo en contra de alguna per­sona, no lo repitáis; podría no ser verdad, y aun cuando lo fuese, es caritativo callar. Pensad bien antes de hablar, no sea que incurráis en inexactitudes.

Sed verídicos en la acción; jamás pretendáis ser otro del que sois, porque toda pretensión sirve de impedimento a la pura luz de verdad que debe brillar a través de vosotros como la luz del sol brilla a través de un diáfano cristal.

Debéis distinguir entre el egoísmo y el desin­terés; porque el egoísmo se presenta bajo mu­chas formas, y cuando creáis que al fin lo habéis destruido en algunos de sus aspectos, surge en otro tan fuerte como siempre. Pero gradualmen­te os irá animando tan por completo el pensa­miento de ayudar a los demás, que no habrá lu­gar ni tiempo para pensar en vosotros mismos.

También debéis distinguir en otro sentido. Aprended a reconocer a Dios en todos los seres y en todas las cosas, prescindiendo del mal que puedan presentar en la superficie. Podéis ayu­dar a vuestros hermanos por medio de lo que te­néis de común con ellos, esto es, la Vida Divina. Aprended a despertarla y a vivificarla en ellos, así los salvaréis de lo falso.

 

II

 

Hay muchos individuos para quienes la cuali­dad “CARENCIA DE DESEOS” es verdaderamente di­fícil, porque sienten que sus deseos son ellos mis­mos, y que si desechan sus deseos peculiares, sus gustos y disgustos, dejará de existir su yo. Pero esto les sucede tan sólo a quienes no han visto al Maestro. A la luz de su Santa Presencia se extinguen todos los deseos, menos el de igua­larse a Él. Sin embargo, antes que gocéis, de la felicidad de encontraros frente a frente con Él, podréis alcanzar, si queréis, la “Carencia de deseos”.

El Discernimiento os ha mostrado ya que las cosas que los hombres más desean, como la ri­queza y el poder, no tienen valor alguno. Cuando esto no se dice tan sólo, sino que se siente en ver­dad, cesa todo deseo de ellos.

Así pues, todo eso es sencillo; sólo se requiere que lo comprendáis. Pero hay algunos que cesan de perseguir los bienes terrenales, con el fin de ganar el cielo o alcanzar la liberación personal del renacimiento; no debéis caer en este error. Si habéis olvidado al yo, no podéis pensar en la hora en que este yo sea libre o qué clase de cielo tendrá. Recordad que todo deseo egoísta ata, por elevado que sea su objeto, y en tanto no os ha­yáis librado de él no estaréis enteramente pre­parados para dedicaros a la labor del Maestro.

Cuando desaparezcan todos los deseos que se refieren al yo, todavía puede existir el deseo de ver los resultados de vuestra obra. Si ayudáis a alguien, querréis ver en cuánto lo habéis ayuda­do; aun tal vez queréis que aquel a quien habéis ayudado, también lo vea y os lo agradezca. Esto es todavía deseo, y, además, falta de confianza.

Cuando hacéis todo el esfuerzo que podéis pa­ra ayudar, debe dar un resultado, tanto si po­déis verlo como si no; si reconocéis la manera de obrar de la Ley, sabéis que esto es así. Por esto debéis obrar rectamente por amor a lo recto, no con esperanza de recompensa; debéis trabajar por amor al trabajo, no por la esperanza de ver el resultado; debéis entregaros al servicio del mundo, porque lo amáis y no podéis dejar de en­tregaros a él.

No deseéis poderes psíquicos; ya vendrán cuando el Maestro comprenda que debéis tener­los. Además, es esforzarse en adquirirlos trae consigo, muy a menudo, gran perturbación; fre­cuentemente, a su poseedor le descarrían los fa­laces espíritus de la naturaleza, o se envanece y cree que él no puede caer en error; y el tiempo y el esfuerzo que emplea para alcanzar estos po­deres podría emplearlos, de cualquier otro modo, en trabajar para los demás. Los poderes vendrán en el curso del desarrollo; deben venir; y si el Maestro ve que es útil que los tengáis antes, os enseñará a desarrollarlos sin peligro. Hasta en­tonces, estaréis mejor sin ellos.

Además, debéis precaveros de ciertos peque­ños deseos que son comunes en la vida diaria. No deséis jamás brillar o parecer superior en nin­gún sentido; no habléis mucho. Es mejor hablar poco; es mejor todavía callar, hasta que estéis seguros de que lo que vais a decir es VERDADERO, BUENO y PUEDE AYUDAR A OTROS. Antes de hablar, pensad cuidadosamente si lo que vais a decir posee estas tres cualidades; si no es así, no lo digáis.

Lo mejor es acostumbrarse desde el primer momento a pensar cuidadosamente antes de ha­blar, porque cuando alcancéis la Iniciación de­béis fijaros en cada palabra, no sea que digáis lo que no debe decirse. Mucha habladuría vulgar es insensata y vana; cuando es chismosa, es ma­ligna. Así, acostumbraos a escuchar, mejor que a hablar, no expongáis opiniones, a menos que os las pidan directamente. En resumen; las cua­lidades son: saber oír, querer y callar; y la últi­ma es la más ardua de todas.

Otro común deseo que debéis reprimir severa­mente es el de inmiscuiros en los asuntos de los demás. Lo que otro haga o diga o crea, no es co­sa vuestra, y debéis aprender a dejarlo comple­tamente solo. Él tiene perfecto derecho al pen­samiento, palabra y acción libres, mientras no se meta con otro. Así como vosotros reclamáis la libertad de hacer lo más conveniente, debéis con­cederle la misma libertad, y cuando la usufruc­túa no tenéis ningún derecho a ocuparos de él.

Si pensáis que obra equivocadamente, y podéis hallar oportunidad de decirle privadamente y con la mayor delicadeza vuestra opinión, es posi­ble que lo convenzáis; pero hay muchos casos en que, aun de esta manera, la intervención sería impropia. Nunca debéis hablar a una tercera per­sona acerca del asunto, porque ésta es una ac­ción muy baja.

Si veis un caso de crueldad contra un niño o un animal, vuestro deber es defenderlos. Si está­is encargado de instruir a otra persona, es vues­tro deber reprender afectuosamente sus faltas. Excepto en semejantes casos, ocupaos de vues­tros propios asuntos y ejercitad la virtud del silencio.

 

III

 

Las seis reglas de conducta que particular­mente se requieren, las da el Maestro en este orden:

1ª Dominio de la mente.

2ª Dominio de la acción.

3ª Tolerancia.

4ª Alegría.

5ª Aspiración única.

6ª Confianza.

Sé que algunas de estas cualidades se han de­nominado diferentemente, pero yo hago uso de los nombres que el Maestro mismo les daba al explicármelas.

1ª dominio de la mente. — La cualidad “Ca­rencia de deseos” nos demuestra que debemos dominar el cuerpo astral; esta otra significa lo mismo con relación al cuerpo mental. Ello impli­ca dominio del temperamento, de suerte que no podáis sentir cólera o impaciencia; dominio de la mente, de modo que podáis sosegar y tran­quilizar el pensamiento y, por medio de la men­te, dominio del sistema nervioso, a fin de que se excite lo menos posible.

Esto último es difícil, porque cuando os pre­paráis para entrar en el Sendero, no podéis evi­tar que vuestro cuerpo se haga más sensitivo, y así los nervios son perturbados por cualquier choque o sonido, y sienten agudamente cualquier presión; mas debéis hacer lo posible por evitarlo.

Mente tranquila significa también valor para arrastrar sin temor las pruebas y dificultades del Sendero; significa además firmeza para con­siderar serenamente cuanto os acontezca en la vida cotidiana, y evitar el incesante tedio e in­quietud que dimanen de ciertos pormenores de la vida, en los que muchos malgastan la mayor parte del tiempo. El Maestro enseña que a un hombre no le debe importar lo más mínimo cuan­to provenga del exterior: tristezas, disgustos, en­fermedades, pérdidas; todo esto nada debe sig­nificar para él, ni ha de permitir que perturbe la calma de su mente. Estas cosas son resultado de pasadas acciones, y cuando sobrevengan, de­béis soportarlas con calma, recordando que todo mal es transitorio, y que vuestro deber es permanecer siempre contentos y serenos. Aque­llo pertenece a vuestras vidas anteriores, no a ésta; no podéis alterarlo, y, así es inútil preocu­paros por ello. Pensad, mejor, lo que hacéis aho­ra, lo cual determinará los acontecimientos de vuestra próxima vida, pues esto podéis modi­ficarlo.

No cedáis jamás a la tristeza ni a la depresión.

La depresión es un mal, porque contamina a otros y torna sus vidas más penosas, a lo cual no tenéis derecho alguno. Por esta razón, si alguna vez os acometen, desechadlas para siempre.

Aun en otro sentido debéis dominar vuestro pensamiento; no le permitáis errar a la ventura. Fijad la atención en lo que estéis haciendo, sea lo que fuere, para que lo hagáis con toda la per­fección posible; no acostumbréis vuestra mente a la vagancia; antes bien conservad buenos pen­samientos siempre en su fondo, dispuestos a surgir en el momento en que ella esté libre.

Emplead todos los días el poder de vuestro pensamiento en buenos propósitos; convertíos en un poder que trabaje de acuerdo con la evolu­ción. Pensad cada día en alguno de quien sepáis que está triste, que sufre o que necesita ayuda, y enviadle pensamientos de amor.

Apartad vuestra mente del orgullo, porque el orgullo es hijo de la ignorancia. El ignorante cree ser grande, cree que ha hecho esta o aque­lla gran cosa; el sabio sabe que tan sólo Dios es grande y que sólo Él es el hacedor de todas las cosas buenas y perfectas.

 

2a dominio de la acción. — Si vuestra men­te es tal como debe ser, se perturbará muy poco con vuestra acción. Recordad que para ayudar a la Humanidad, el pensamiento debe conver­tirse en acción.

En esta labor no caben tibiezas, sino una cons­tante actividad. Pero debéis cumplir vuestro propio deber, no el de los demás, a no ser con su permiso y con el fin de ayudarlos. Dejad que ca­da cual cumpla su propio deber, a su modo pe­culiar; estad siempre dispuestos a ofrecer vues­tro apoyo cuando sea necesario, pero nunca os entrometáis. Porque, para algunas personas, la cosa más difícil del mundo es aprender a cum­plir sus propios deberes, y precisamente esto es lo que vosotros debéis hacer.

Aunque tratéis de realizar una labor más ele­vada, no por ello debéis olvidar vuestros deberes ordinarios, pues hasta que éstos no queden satis­fechos, no estaréis en libertad para prestar otros servicios. No os comprometáis a nuevos deberes mundanos; mas debéis cumplir perfectamente aquellos de que estéis encargados, esto es, todos aquellos deberes que reconozcáis como eviden­tes y razonables, no deberes imaginarios que otros traten de imponeros. Si queréis servirles a Ellos, debéis cumplir vuestros deberes ordina­rios mejor y no peor que los demás; porque ha­ciendo esto también Les servís.

 

3ª tolerancia.—Debéis sentir perfecta to­lerancia hacia todos y un sincero interés por las creencias de los que profesan otras religiones, tanto como por la que profesáis. Porque la religión de los otros es un sendero que conduce a lo más elevado, lo mismo que la vuestra. Para ayudar a todos, debéis comprenderlos.

Mas, para alcanzar esta perfecta tolerancia, debéis libraros antes del fanatismo y de la superstición. Debéis saber que no hay ceremonias necesarias; de otro modo es consideraríais algo mejores que los que no las practican. Sin em­bargo, no debéis vituperar a los que aun las ne­cesitan. Dejadles hacer su voluntad; pero ellos no deben meterse con vosotros, que sabéis la ver­dad, ni deben tratar de imponeros aquello que habéis trascendido. Sed indulgentes y bondado­sos en todo.

Ahora que vuestros ojos están abiertos, quizás os parezcan absurdas algunas de vuestras anti­guas creencias y ceremonias; tal vez lo sean en realidad. Pero, aunque ya no toméis parte en ellas, respetadlas por consideración a aquellas buenas almas para quienes todavía tienen impor­tancia. Ellas tienen su lugar y su utilidad, como la falsilla le sirve a un niño para escribir dere­cho, hasta que aprende a escribir mejor y con mayor igualdad sin ella. Hubo un tiempo en que las necesitasteis, pero ya pasó aquel tiempo.

Un gran instructor dijo: “Cuando yo era niño, hablaba, comprendía y pensaba como niño; pero ya hombre, di de lado las niñerías.”

Quien haya olvidado su infancia y perdido la simpatía por los niños no puede enseñarles ni ayudarles. Así, sed bondadosos, amables, tole­rantes con todos los hombres sin distinción, sean buddhistas o indos, jainas o judíos, cristianos o musulmanes.

 

4ª alegría.—Debéis sobrellevar alegremen­te vuestro karma, cualquiera que sea, aceptando como un honor que el sufrimiento caiga sobre vosotros, porque esto demuestra que los Señores del Karma os consideran dignos de ayuda. Por muy penoso que resulte, agradeced que no sea peor. Recordad que podréis servir muy poco pa­ra la labor del Maestro, mientras vuestro mal karma no se extinga y quedéis libres. Al ofrece­ros a Él, habéis pedido que se acelerase vuestro karma, y así, en una o dos vidas haréis lo que de otro modo hubierais debido hacer en cientos. Pero a fin de obtener el mejor resultado, debéis sobre­llevarlo alegremente.

Todavía hay otro aspecto. Debéis desechar to­da idea de posesión. El Karma puede arrebataros las cosas que más queráis y hasta a las per­sonas que más améis. Aun entonces debéis per­manecer alegres, dispuestos a separaros de todo. A menudo el Maestro necesita verter Su fuerza sobre otros por medio de Su discípulo e incondi­cional servidor; y si éste cayese en la depresión no podría Él realizarlo. Así, la alegría debe ser vuestra norma.

 

5ª aspiración única.—El objetivo que de­béis tener a la vista es realizar la obra del Maestro. No debéis jamás olvidarla, cualesquiera que sean las ocupaciones que os salgan al paso, y ninguna otra labor puede interponerse en vuestro camino, porque toda la que sea fecunda y desin­teresada es labor del Maestro, y debéis ejecutar­la por amor a Él. Además, debéis poner toda vuestra atención en cada parte de la misma, pa­ra que la hagáis lo más perfecta posible. El mis­mo Instructor dijo también: “Sea lo que fuere que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres. Pensad cómo eje­cutaríais una obra si supieseis que el Maestro ha de venir a verla; así debéis realizar toda labor.” Los más conscientes sabrán mejor lo que este versículo significa. Y hay otro semejante y mu­cho más antiguo: “Esfuérzate tanto como puedas en cumplir cualquier cosa que se te presente.”

Aspiración única significa también que nada deberá jamás desviaros, ni siquiera por un momento, del sendero en que habéis entrado. Ni tentaciones, ni placeres terrenales, ni mundanos afectos deberán nunca apartaros de él. Porque vosotros mismos debéis identificaros con el Sen­dero, el cual ha de formar parte de vuestra natulareza, de tal modo que lo sigáis sin necesidad de pensar en él ni en la posibilidad de abando­narlo. Vosotros, la Mónada, lo habéis decidido; desprenderos de él equivaldría a desprenderos de vosotros mismos.

 

6ª confianza.—Debéis confiar en vuestro Maestro; debéis confiar en vosotros mismos. Si ya habéis visto al Maestro, confiaréis del todo en Él a través de vidas y muertes. Si aún no Lo habéis visto, debéis tratar de imaginároslo y confiar en Él, porque si no lo hiciéreis, no podrá Él ayudaros. Sin completa confianza no puede establecerse la perfecta corriente de amor y de

Debéis tener confianza en vosotros mismos. ¿Decís que os conocéis bien a vosotros mismos? Si tal creéis, no os conocéis; tan sólo conocéis la débil corteza externa que con frecuencia cae en el cieno. Vosotros, vuestro Yo real, es una chispa del propio Fuego Divino; y como Dios, que es omnipotente, está en vosotros, nada hay que no podáis hacer si queréis. Decíos: “Lo que hizo un hombre, otro hombre puede hacerlo. Yo soy un ser humano, más aún, soy Dios en el hombre: puedo y quiero hacerlo.” Porque vuestra volun­tad debe ser cual acero templado, si queréis ha­llar el Sendero.

 

IV

 

El Amor es la cualidad más importante, por­que cuando es bastante fuerte en un hombre, lo estimula a revestirse de todas las demás, que sin ella nunca serían suficientes. Suele definirse el amor como un intenso deseo de unión con Dios y de liberación de la rueda de nacimientos y muertes. Pero este concepto del amor suena a egoísta e implica sólo una parte de su significa­do. El amor es más que deseo; es voluntad, reso­lución, determinación. Para producir este resul­tado, la resolución debe llenar vuestra natura­leza entera, hasta el punto de no dejar lugar para ningún otro sentimiento. Es, sin duda, la volun­tad de ser uno con Dios, no para escapar del su­frimiento y de la fatiga, sino a fin de que, en ra­zón de vuestro amor profundo hacia Él, podáis obrar con Él y como Él obra… Pues siendo Dios Amor, si queréis llegar a ser uno con Él, debéis también estar poseídos de amor y perfecto al­truismo.

En la vida diaria, esto significa dos cosas: pri­mera, que procuréis cuidadosamente no causar daño a ningún ser viviente; segunda, que siem­pre estéis alerta por si se presenta la oportunidad de ayudar.

Primero, no dañar. Hay tres pecados que causan en el mundo mayores males que todos los demás: maledicencia, crueldad y superstición, porque son pecados contra el amor. Si el hombre quiere henchir su corazón de amor divino, ha de vigilarlos y combatirlos constantemente.

Veamos los efectos de la maledicencia: Prin­cipia con el mal pensamiento, y esto en sí mismo es ya un crimen. Porque en todas las personas y en todas las cosas existe el bien y el mal. A cualquiera de éstos podemos prestarle fuerza, pensando en él, y por este medio ayudar o estor­bar la evolución; podemos hacer la voluntad del Logos o trabajar en contra de ella.

Si pensáis mal de otro, cometéis tres iniquida­des a un tiempo:

1a Llenáis el ambiente que os rodea de malos pensamientos en vez de buenos, y así aumentáis las tristezas del mundo.

2a Si en el ser en quien pensáis existe el mal que le atribuís, lo vigorizáis y alimentáis; y así, hacéis peor a vuestro hermano en vez de hacerlo mejor. Pero, si generalmente el mal no existe en él y tan sólo lo habéis imaginado, entonces vuestro maligno pensamiento tienta a vuestro hermano y lo induce a obrar mal, porque, si no es todavía perfecto, podéis convertirlo en aque­llo que de él habéis pensado.

 

3a Nutrís vuestra propia mente de malos en vez de buenos pensamientos, y así impedís vuestro propio desarrollo y os hacéis, a los ojos de quienes pueden ver, un objeto feo y repulsivo, en vez de bello y amable.

 

No contento con hacerse todo este daño y ha­cerlo a su víctima, el maldiciente procura con to­das sus fuerzas que los demás participen de su crimen. Les expone con vehemencia su chisme, con la esperanza de que lo crean, y entonces los convencidos cooperan con él, enviando malos pensamientos al pobre paciente. Y esto continúa día tras día, y no lo hace sólo una persona, sino miles. ¿Veis ahora cuán bajo, cuán terrible es este pecado? Procurad evitarlo en absoluto. No habléis jamás mal de nadie; negaos a escuchar a quien os hable mal de otro, y decidle, afectuo­samente: “Tal vez eso no sea verdad, y, aunque lo fuese, es mejor no hablar de ello”.

En cuanto a la crueldad, ésta es de dos clases: intencionada y sin intención.

 

La crueldad intencionada consiste en causar, de propósito, dolor a otros seres vivientes, y éste es el pecado más grave de todos: obra de diablo más bien que de hombre. Diréis que ningún hom­bre puede hacer una cosa semejante; pero preci­samente los hombres la han hecho muy a menu­do y aún la están haciendo cada día. Los inquisi­dores la practicaron, y también muchas gentes religiosas en nombre de su religión; los vivisectores, así como habitualmente algunos maestros de escuela. Todas estas personas tratan de ex­cusar su brutalidad con la costumbre; pero un crimen no deja de serlo porque muchos hombres lo cometan. Karma no tiene en cuenta las cos­tumbres; y el karma de la crueldad es el más terrible. En la India, al menos, no puede haber excusa para tales costumbres, porque todos co­nocen el deber de no acusar mal a nadie. El des­tino de los crueles cae también sobre aquellos que se dedican intencionadamente a matar a las criaturas de Dios, y llaman a esto deporte.

Ya sé que tales cosas no las efectuáis vosotros, y por amor de Dios hablaréis claramente contra ellas cuando la oportunidad se os presente. Pero también hay crueldad en las palabras como en los actos, y una persona que diga una palabra con intención de herir a otra es culpable de este crimen. Esto tampoco lo haréis vosotros; pero algunas veces una palabra dicha al descuido ha­ce tanto daño como una maliciosa. Así pues, de­béis estar siempre en guardia contra la crueldad no intencionada.

En general, ello procede de la irreflexión. Hay hombres tan poseídos de la ambición y de la ava­ricia, que ni siquiera se dan cuenta del sufri­miento que causan a los demás pagándoles poco, o haciendo pasar hambre a su mujer e hijos Otros, pensando tan sólo en su codicia, se preocupan poco de los cuerpos y de las almas, a quie­nes arruinan por satisfacerla. Para librarse de unos cuantos minutos de molestia, un hombre deja de pagar a sus obreros el día que les corres­ponde, sin acordarse de las dificultades que este hecho les reporta. ¡Tanto sufrimiento se causa por descuido, por olvidar cómo una acción ha de afectar a los demás!… Pero Karma nunca olvida, y no tiene en cuenta que los hombres ol­viden los hechos.

Si deseáis entrar en el Sendero, debéis pensar en las consecuencias de vuestros actos, para que no seáis culpables de crueldad irreflexiva.

La superstición es otro mal tremendo, que ha causado grandes y terribles crueldades. Las per­sonas esclavas de ella menosprecian a las que saben más, y tratan de obligarlas a hacer lo que ellas hacen.

Pensad en la horrorosa matanza debida a la superstición de sacrificar a los animales y al todavía más terrible prejuicio de que el hombre necesita alimentarse de carnes. Pensad en el trato a que la superstición ha dado motivo con respecto a las clases oprimidas en nuestra amada India, y ved cómo esta mala tendencia puede engendrar una despiadada inconsideración, aun entre los que conocen el deber de fraternidad.

Los hombres han cometido muchos crímenes en nombre del Dios de Amor, movidos por la pesadilla de la superstición; cuidad mucho de que no quede en vosotros ni el más leve vestigio de ella.

Debéis evitar estos tres grandes delitos, por­que son fatales a todo progreso, por ser pecados contra el amor. Pero no tan sólo estáis obligados a refrenaros de este modo ante el mal, sino que habéis de ser activos para el bien. El intenso de­seo de servir ha de llegar al máximo, hasta el punto de estar siempre a la mira para aplicarlo alrededor de vosotros no tan sólo a las personas, sino a los animales y a las plantas. Debéis pres­tar vuestro servicio hasta en las pequeñas cosas de la vida diaria, de modo que, acostumbrándoos a ello, no podáis substraeros, cuando se presente la oportunidad de hacer cosas de mayor impor­tancia. Pues si deseáis llegar a ser uno con Dios, que no sea para vuestro propio beneficio, sino para convertiros en canal por donde fluya Su amor para alcanzar a vuestros semejantes.

El que está en el Sendero no vive para sí mis­mo, sino para los demás; se olvida de él para po­der servirlos. Es a manera de pluma en manos de Dios, por la que fluye Su pensamiento y tiene expresión aquí abajo, lo que no podría suceder sin ella. Es a manera de un canal de fuego vi­viente que derrama sobre el mundo el Divino Amor que llena su corazón.

La sabiduría que os capacita para ayudar, la voluntad que dirige la sabiduría, el amor que inspira la voluntad, éstas son vuestras cualidades.

 

Voluntad, Sabiduría y Amor son los tres as­pectos del Logos; y vosotros, que deseáis alistaros para servirlo, debéis, hacer gala de ellosenel mundo.

 

 

 

Quien la palabra del Maestro anhele,

De Sus mandatos póngase en escucha

Entre el fragor de la terrena lucha,

Y la escondida Luz atento cele.

 

Sobre el inquieto y mundanal gentío,

Del Maestro atisbe la señal más leve,

Y oiga el susurro que Su voz eleve

Del mundo entre el rugiente griterío.

 

FUENTE: http://jcvives.wordpress.com/2012/08/17/55-libros-del-maestro-krishnamurti-por-orden-alfabetico/

 

 

LIBROS DEL TERCER TIEMPO-ESPIRITUALIDAD EN LA NUEVA ERA

El Tercer Testamento
Compendio de las Comunicaciones Divinas del Tercer TiempoN

TercerTestamento-COMPENDIO

Precursor – Tomo I

Los Consejos de Elías, nuestro Pastor (1866-1950)

Los Protectores – Tomo I

Consejos del Mundo Espiritual de Luz (1866-1950)

El Mensaje de María – Tomo I

La Ternura Divina (1866-1950)

La Misión de la Mujer
Desde la mirada Mariana

María, el ejemplo a seguir

DAR CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR ÉSTOS Y OTROS LIBROS MÁS:

http://es.144000.net/libros-en-linea

LA CULMINACIÓN DE LOS TIEMPOS-ENSEÑANZAS DEL MAESTRO JESUCRISTO

TOMADO DEL LIBRO DE LA VIDA VERDADERA TOMO 3 librodelavidaverdaderatomo3

EN ESTA EDICIÓN:

–LA CUMBRE DE LA MONTAÑA
–DÍA DE MUERTOS
—POR UN ÁTOMO DE FÉ
—EL LIBRO DEL AMOR Y LA SABIDURÍA
—-EL CANTAR DE LOS CANTARES
—–LA SIMIENTE QUE RECIBIRÁ EL PADRE
——EL CONCIERTO CELESTIAL
——-EL CORDERO DESATANDO EL SEXTO SELLO
——–LA LUCHA ESPIRITUAL
———LA CULMINACIÓN DE LOS TIEMPOS
———-EL CAMINO
———–LA CONCIENCIA
————LAS CUENTAS QUE SOLICITARÁ EL PADRE
Comprended que tenéis por maestro a Cristo, que os ha unido mi palabra dada a través de estos labios humanos y que esta palabra es el libro del amor y de la sabiduría. Cada vez os traigo una nueva lección para recreo de vuestro espíritu. Hoy sentís deleite al escucharme,
mañana sentiréis gozo practicando mi enseñanza, Dicho está por Mí que han de llegar a vosotros las multitudes en busca de esta luz, y es menester que la encuentre en vuestras palabras, en vuestras obras y en vuestra vida.

Para que vuestra virtud sea creída y vuestra palabra tenga fuerza para convencer y convertir, tenéis que permanecer en el camino del bien. Cuando sintáis que mi amor os ha apartado del sendero del mal y os ha puesto en el camino de la regeneración, afirmad ahí vuestros pasos y no volváis más al lugar del cual fuisteis rescatados. Entonces, cuando os levantéis a predicar regeneración, enmienda y perseverancia en el bien, fácilmente podréis redimir y conmover al corazón del pecador. Si sabéis limpiar vuestro corazón y vuestros labios en los momentos de dirigir vuestras palabras al duro corazón de vuestro hermano, si sabéis en esos instantes elevar vuestro pensamiento a Mí lleno de confianza, seré Yo el que hable por vuestro conducto y toque con mi palabra las fibras más ocultas de aquel corazón haciéndole sentir mi presencia.

Vosotros seguiréis trayendo ante mi presencia a los pecadores, a los que se hayan manchado con el hurto, con el adulterio o con el crimen, no para acusarles delante del Señor, sino para que sean perdonados y apartados de sus tinieblas y de sus manchas.
20. Seguiréis ungiendo con amor y en mi nombre a los enfermos con tanta o mayor confianza y fe de la que ahora tenéis, para que Yo siga haciendo prodigios entre vosotros. Esa será la simiente que Yo reciba y guarde en mis graneros.

Pensad que sólo lo que es perfecto llega a Mí; por lo tanto vuestro espíritu penetrará en mi Reino sólo cuando haya alcanzado la perfección. Brotasteis de Mi sin experiencia, más habréis de volver engalanados con la vestidura de vuestros méritos y virtudes.

Mi Concierto Celestial es escuchado en la Tierra para que se cumplan las predicaciones de los profetas y la palabra de Jesús. Ha mucho tiempo Joel os habló de un tiempo en que los hijos y las hijas de Israel profetizarían y tendrían visiones y sueños y que mi Espíritu seria derramado sobre toda carne. En verdad os digo, que éste es el tiempo anunciado.

Cada quien respete el lugar señalado a los demás y respétese a sí mismo.
32. Orad, arrepentíos. Si sois hipócritas, sed ahora sinceros; si sois imprudentes, sed ahora sensatos; si vivís entre escombros, levantaos a la luz; si no tenéis divinas inspiraciones, oídme y os llenaréis de luz. Os habla quien es principio y causa de todo lo creado y os dice: Tomad la cruz de amor de Jesús y llegad a Mí.

58. Estad preparados y comprendedme. El que lleva la luz del espíritu Santo desborda luz en todo necesitado.
59. Si alguien siente que mi palabra le hiere, es porque ella es como espada; pero las heridas que abre son de amor. Mañana comprenderéis que mi palabra siempre es justa.
E63

ENSEÑANZA N° 63

1. ¿Porque se sobrecoge de temor vuestro corazón cuando escucháis mi
palabra de Juez? ¡Ah, sí siempre tuvieseis temor, pero no al castigo,
sino a la vergüenza de ofenderme y de mancharos, cuánto bien
alcanzarías para vuestro espíritu!
2. Yo os he dicho que os hagáis dignos de mi presencia bajo esta forma,
que no os cerréis las puertas de mi caridad.
3. Soy perfecto y espero de vosotros perfección, sólo en esa forma
llegaréis a la cumbre de la montaña; para ello os doy el tiempo, la luz y
la fortaleza.
4. En este día, que los hombres dedican al recuerdo de los que han
partido al más allá y que erróneamente llaman “día de muertos”, os
concedo que aquellos seres se comuniquen con vosotros para que os
den una prueba de que viven. Ellos os dirán que, así como vosotros
habéis recibido misiones espirituales que cumplir en la Tierra, también
ellos cumplen en el valle espiritual cargos delicados.
5. No lloréis por esos seres, no les materialicéis, no les faltéis al
respeto; dejadles comunicarse con vosotros, recibid en vuestro corazón
su mensaje y su sano consejo y luego dejadles ir en paz al mundo
donde habitan y desde donde velan por vosotros. Esta gracia de
escucharlos pronto pasará; después sólo sentiréis su presencia en
vuestro corazón.
6. Mientras Yo os estoy uniendo, no sólo con todos los que habitan en
la Tierra, sino aún con los que viven en otros mundos, muchas de las
naciones no sienten mi presencia porque se encuentran ocupadas en sus
guerras; mas sin saber están dando cumplimiento a mi palabra del
Segundo Tiempo en la que os anuncié que Yo volvería cuando éstos
acontecimientos ocurrieran entre la humanidad.
7. Levantaos, analizad con ahínco esta palabra. ¿Qué sería de vosotros
si no la volvieseis a escuchar, si antes del tiempo señalado estas bocas
enmudecieran? ¿Qué enseñanza daríais a los que están por venir, si aún
no os he dado todas mis revelaciones?
8. Perseverad en vuestra regeneración; velad, orad y estudiad. Oídme
cuanto queráis, mas no os familiaricéis con mi presencia. Buscadme
siempre como Padre y como Maestro, jamás desafiéis mi justicia.
9. Ved cómo por ese átomo de fe que habéis tenido, habéis logrado
muchos prodigios, como éste de ahora, por medio del cual oiréis la voz
de los que fueron vuestros en el mundo.
10. No serán las tumbas las que se abran para dejar salir a los que
inertes dentro de ellas se encuentran; serán las puertas del mundo
espiritual las que dejarán pasar a los que llenos de luz y de vida vienen
a haceros conocer su supervivencia.
11. Si alguno de aquellos seres manifestase aún tendencias humanas o
materialización, tened caridad de él y dadle la luz con vuestra oración;
recordad que debéis ayudaros los unos a los otros.
12. Así, paso a paso, vais por el camino que asciende hasta la cumbre
de la montaña a donde llegaréis cuando tengáis pureza y perfección en
el espíritu.
13. Comprended que tenéis por maestro a Cristo, que os ha unido mi
palabra dada a través de estos labios humanos y que esta palabra es el
libro del amor y de la sabiduría. Cada vez os traigo una nueva lección
para recreo de vuestro espíritu. Hoy sentís deleite al escucharme, mañana sentiréis gozo practicando mi enseñanza, Dicho está por Mí
que han de llegar a vosotros las multitudes en busca de esta luz, y es
menester que la encuentre en vuestras palabras, en vuestras obras y en
vuestra vida.
14. Yo he preparado la mesa y os he invitado a mi banquete; mas os
digo que después seréis vosotros los que preparéis la mesa para recibir
a vuestros hermanos, prolongando así hasta la eternidad este festín de
fraternidad y de amor. En este Tercer Tiempo vuestro espíritu cumplirá
su destino de enseñar a vuestros hermanos y compartir con ellos todo
cuanto de mi caridad ha recibido; no serán bienes materiales puesto que
de ellos carecéis, serán bienes espirituales que son de lo que os
encontráis colmados. Para que vuestra virtud sea creída y vuestra
palabra tenga fuerza para convencer y convertir, tenéis que permanecer
en el camino del bien. Cuando sintáis que mi amor os ha apartado del
sendero del mal y os ha puesto en el camino de la regeneración,
afirmad ahí vuestros pasos y no volváis más al lugar del cual fuisteis
rescatados. Entonces, cuando os levantéis a predicar regeneración,
enmienda y perseverancia en el bien, fácilmente podréis redimir y
conmover al corazón del pecador. Si sabéis limpiar vuestro corazón y
vuestros labios en los momentos de dirigir vuestras palabras al duro
corazón de vuestro hermano, si sabéis en esos instantes elevar vuestro
pensamiento a Mí lleno de confianza, seré Yo el que hable por vuestro
conducto y toque con mi palabra las fibras más ocultas de aquel
corazón haciéndole sentir mi presencia.
15. Comprended que tenéis que transformaros espiritual y
materialmente, que muchas de vuestras costumbres y tradiciones,
herencia de vuestros antepasados, tendrán que desaparecer de vuestra
vida para dar paso a la espiritualidad.
16. Mirad a esta humanidad precipitándose en un abismo, mientras
vosotros aún dormís en un profundo sueño, en el que sólo buscáis
vuestra tranquilidad y os desentendéis de lo que pase a los demás. Os
digo una vez más que dejéis de ocuparos de lo superfluo, de lo nocivo,
para que esos instantes los consagréis a hacer obras de caridad, a
sembrar mi simiente de amor en el espíritu de vuestros hermanos.
17. Este es el tiempo que vieron y anunciaron mis profetas, éste es el
tiempo que Yo os anuncié en mi palabra. Ved cómo una por una de
aquellas profecías van cumpliéndose. Mi palabra de Rey nunca vuelve
atrás, ni se contradice, ni se niega a sí misma. También por medio de
estos portavoces humanos os he dado muchas profecías las cuales
habéis visto cumplirse una tras otra. Os digo esto, porque el año 1950
se acerca y después os quedaréis sin oír mi palabra a través del
entendimiento humano. l8. Os hablo con palabras dulces llenas de amor para convenceros de
que debéis prepararos para ese gran día. Bienaventurados los que
confían en que mi palabra es inmutable y se preparen para este tiempo
porque a ellos no les sorprenderá que termine esta forma de mi
comunicación.
19. Oíd mi voz, aún podéis recrearos con ella unos años, es el cantar de
los cantares que vibra en los Cielos y cuyo eco es escuchado en la
Tierra, Cuando este canto cese de oírse por los labios de mis
portavoces, haré que lo sigáis escuchando en lo más recóndito de
vuestro corazón, al comunicaros espiritualmente Conmigo, En verdad
os digo que ya es corto el tiempo que falta para que estas profecías se
cumplan; mas también os digo que el hombre no podrá hacer su
voluntad sobre la mía tratando de prolongar mi comunicación entre
vosotros. Estad alerta porque muchos se levantarán engañando a sus
hermanos. Vosotros seguiréis trayendo ante mi presencia a los
pecadores, a los que se hayan manchado con el hurto, con el adulterio o
con el crimen, no para acusarles delante del Señor, sino para que sean
perdonados y apartados de sus tinieblas y de sus manchas.
20. Seguiréis ungiendo con amor y en mi nombre a los enfermos con
tanta o mayor confianza y fe de la que ahora tenéis, para que Yo siga
haciendo prodigios entre vosotros. Esa será la simiente que Yo reciba y
guarde en mis graneros.
21. ¿Cuál de vuestros actos habrá sido perfecto? Vuestra conciencia os
dice que hasta ahora no habéis tenido uno solo.
22. Pensad que sólo lo que es perfecto llega a Mí; por lo tanto vuestro
espíritu penetrará en mi Reino sólo cuando haya alcanzado la
perfección. Brotasteis de Mi sin experiencia, más habréis de volver
engalanados con la vestidura de vuestros méritos y virtudes.
23. Pueblo, levantad vuestra faz y mirad al Cielo; cuando sentís que
vengo como Juez os estremecéis y doblegáis vuestra cerviz.
Comprended que el tiempo de mi comunicación espiritual con el
hombre ha llegado como estaba escrito.
24. Portavoces de este pueblo que sois los instrumentos para que hable
a la humanidad, escuchad mi palabra que os dice: Vosotros sois la
fuente, mi palabra es el agua cristalina, dejad que ella se desborde, mas
conservad su limpidez.
25. Sobre este pueblo descenderán mis órdenes para que quede
cimentada mi verdad. De vosotros saldrán los escritos fieles que más
tarde se grabarán en los corazones de los hombres de todas las razas.
Entre vosotros se encuentran los discípulos que reunirán y ordenarán
los escritos.
26. Mi Concierto Celestial es escuchado en la Tierra para que se
cumplan las predicaciones de los profetas y la palabra de Jesús. Ha mucho tiempo Joel os habló de un tiempo en que los hijos y las hijas de
Israel profetizarían y tendrían visiones y sueños y que mi Espíritu seria
derramado sobre toda carne. En verdad os digo, que éste es el tiempo
anunciado.
27. Aquí tenéis a mi Espíritu comunicándose por vosotros, a mi mundo
espiritual hablando por vuestra boca. Aquí tenéis hombres y mujeres de
todas las edades que penetran con su vista en lo espiritual y a otros que
reciben anuncios y revelaciones en sus sueños.
28. Este es el tiempo en que mis huestes espirituales se acercan al
mundo a levantar a los que tienen que seguirme y destruir la cizaña y la
mala hierba del pecado.
29 Videntes, miradme. Quisierais descubrir alguna forma y no la
encontráis, sólo contempláis la claridad de mi luz, porque eso soy Yo:
La Luz.
30. Os dejo velando ante la luz del Sexto Sello; de él brota el don de la
palabra, de ahí surge este concierto que oís en vuestro corazón y que
estremece a vuestro espíritu porque Yo soy el Señor. Ante vosotros está
el Cordero desatando el Sexto Sello para mostraros el camino, porque
el Cordero es Cristo y Cristo es el camino.
31. Cada quien respete el lugar señalado a los demás y respétese a sí
mismo.
32. Orad, arrepentíos. Si sois hipócritas, sed ahora sinceros; si sois
imprudentes, sed ahora sensatos; si vivís entre escombros, levantaos a
la luz; si no tenéis divinas inspiraciones, oídme y os llenaréis de luz. Os
habla quien es principio y causa de todo lo creado y os dice: Tomad la
cruz de amor de Jesús y llegad a Mí.
33. Hoy os ha sorprendido mi llegada porque no estabais preparados;
ese es el origen de la duda de algunos. Cuando alguien ha elevado su
interrogación al infinito preguntando si esta manifestación será verdad,
al instante ha recibido en medio de mi cátedra, una sabia y amorosa
respuesta que ha encendido una flama de luz en su corazón.
34. El que tiene fe, no siente jamás cansancio ni hastío de oírme; puede
atravesar valles y escalar montañas cada vez que me manifiesto para
venir a escuchar mi palabra.
35. El que ha reconocido cuál es el agua que calma su sed y el pan que
mitiga su hambre no lo cambia por nada, ni nada lo detiene para
encontrarlos. El que siente el deleite de escuchar al Divino Maestro y el
gozo de penetrar un instante en lo eterno, no lamenta dejar durante esos
instantes los placeres del mundo.
36. Discípulos: Ha habido momentos en que mi palabra, llena de justo
reclamo, os ha parecido amarga, es que no la habéis sabido entender,
porque en verdad os digo que Yo no vengo a aumentar la amargura que
recogéis en la Tierra. 37. Mi divina enseñanza os ha venido apartando de los caminos
inciertos, de los falsos placeres y del vicio; a cambio de ello ha hecho
que conozcáis y gocéis el placer de hacer el bien.
38. No os dejaré sin heredad cuando mi palabra cese de oírse por estos
conductos, porque quiero conservaros para que testifiquéis ante las
nuevas generaciones de la verdad de mis lecciones de amor y para que
seáis consejeros de vuestros hermanos.
39. No todos conocerán en este tiempo la palabra que os di a través del
entendimiento humano, porque no ha llegado para ellos el instante de
su despertar. Ellos serán llamados, mas no escogidos; pero mañana,
cuando estén ya dispuestos a seguirme, volverán a ser llamados y
entonces sí serán de los escogidos.
40. Los elementos de la Naturaleza, a imitación de una campana
sonora, están despertando a la humanidad que duerme invitándola a
orar y a meditar; los que no entiendan esa voz es porque están turbados
0 sordos a los mensajes espirituales. Hoy aún atribuyen estas
manifestaciones a simples fenómenos de la Naturaleza; mas llegará el
momento en que los ministros de las religiones y los hombres de
ciencia y del poder, se pregunten llenos de temor: ¿Será en verdad la
justicia del Señor que llama a nuestras puertas? ¿Será el tiempo de su
presencia entre nosotros?
41. Yo os digo que es mucha la reaciedad del hombre; todavía se resiste
al dolor y se opone a mi justicia que lo toca; mas cuando doblegue su
cerviz, todo el linaje humano será reunido en un mismo aprisco.
42. A vosotros os digo: ¿Qué esperáis para dar la buena nueva? ¿Acaso
pretendéis ir a profetizar sobre escombros? Todo os lo estoy diciendo y
revelando, para que tengáis siempre una sabía respuesta a toda pregunta
que os hagan vuestros hermanos. Ved que seréis combatidos con
grandes argumentos que llenarán de temor a quien no esté preparado.
43. Grabad mi palabra y no olvidéis los grandes pródigos que os he
concedido para que cada uno de vosotros sea un testimonio viviente de
mi verdad; entonces, quien os escudriñare y hurgase en mi palabra, verá
que ella no contradice en nada a cuanto os dije y profeticé en los
tiempos pasados. La lucha será grande, al grado de que algunos,
habiendo sido mis discípulos se llenen de temor y me nieguen diciendo
que nunca me escucharon. A los que sepan ser fieles a mis
mandamientos y sepan hacer frente a la lucha, les cubriré con un manto
bajo el cual se defenderán y saldrán ilesos de todo trance. Para el que
vaya sembrando mal esta simiente o profane la pureza de esta Obra,
será el juicio, la persecución de los hombres y la intranquilidad en toda
hora. Es necesario que cada quien conozca el árbol que ha cultivado,
por el sabor de su fruto. 44. Tengo reservados grandes milagros para el tiempo de la lucha
espiritual de mí pueblo; prodigios y obras que asombrarán a sabios y a
científicos; nunca os abandonaré a vuestras propias fuerzas. No vayáis
a ofuscaros cuando la humanidad os burle; no olvidéis que en el
Segundo Tiempo las turbas se burlaron de vuestro Maestro.
45. Cuando muchos esperan aún mi llegada, ya esta próxima mi
partida; mas en verdad os digo que el Espíritu Santo estará iluminando
eternamente a todo entendimiento y a todo espíritu, porque estáis ya en
la culminación de los tiempos.
46. De cada quien recibo un presente: la niñez me presenta su
inocencia, las doncellas su fragancia, las madres sus lágrimas, los
padres su cruz, la ancianidad su fatiga. Mas mi amor alienta vuestra fe;
Yo velo por esa lámpara para que su flama nunca se extinga.
47. En este tiempo no descendí a la Tierra en cuanto hombre para ser
visto por los ojos de vuestro cuerpo. Esa era ya pasó. Este es el tiempo
en que debéis hacer méritos para vuestra salvación. Buscadme en lo
invisible y pronto me hallaréis. Buscadme cual Padre, cual Maestro y
así me tendréis. No me busquéis como siervo, aunque de cierto os digo
que siempre os he servido. Mis servicios no esperan pago, pero si en
alguna forma quisieseis compensar mis beneficios, sólo os diré que os
améis los unos a los otros, pues si así lo hicieseis, mi Obra será
coronada.
48. No os extrañe que siendo Yo el dueño de todo lo creado me
presente entre vosotros pidiendo amor; Yo soy el Dios de la
mansedumbre y de la humildad. De mi grandeza no vengo a hacer
alarde, antes bien, oculto mi perfección y mis galas para acercarme a
vuestro corazón. Si me contemplaseis en todo mi esplendor ¡Cuánto
lloraríais por vuestras faltas!
49. He aquí el camino, venid por él y os salvaréis. En verdad os digo
que no es menester haberme escuchado en este tiempo para alcanzar la
salvación; todo aquel que en la vida practique mi Ley divina de amor, y
ese amor inspirado en el Creador se traduzca en amor hacia su
semejante, ése está a salvo, ése da testimonio de Mí en su vida y con
sus obras
50. Estáis escuchando al Espíritu Santo, mas no a un espíritu distinto
del que os ha hablado como Cristo o como Jehová; es el mismo, el
único que existe, pero que se ha manifestado en cada una de las tres
eras en forma diferente.
51. En el Primer Tiempo, sobre el Sinaí, se manifestó vuestro Dios y la
fase que os presentó fue la de su Justicia y su Ley. En el Segundo
Tiempo el mismo Dios os habló en Cristo y os presentó una fase que no
habíais comprendido: el amor; y en esta era que es el Tercer Tiempo,
mi Espíritu Santo os habla desde el infinito, se comunica desde lo espiritual con vuestro espíritu y os muestra así una fase más, la de su
sabiduría, que es luz para toda la humanidad. ¿Por qué mirar misterios
donde no los hay? El misterio de la Trinidad está esclarecido.
52. ¿En qué me inspiré para crearos? En mi amor, porque antes de
formaros ya os amaba en Mí. Amaba el Señor a los que habían de ser
sus hijos; mas también quería sentirse amado por ellos. Para los hijos
formé la Naturaleza, los elementos, los mundos o moradas para que
pudieseis disfrutar de la vida materia y empezar así una jornada de
perfeccionamiento y elevación; di a los espíritus un cuerpo material
donde pudiesen reflejar sus sentimientos y sus potencias, guiados por la
conciencia.
53. Al hombre así formado y dotado le concedí libre albedrío; en su
interior deposité la hoja de mi Ley y de mi justicia y le puse en el
principio del camino.
54. Sin esa ley interior, el hombre jamás me hubiera reconocido,
comprendido, ni amado; mas la conciencia que ha sido el faro que
ilumina el camino y la voz que aconseja el bien, os han hecho
comprender las manifestaciones del Padre hasta llegar a este tiempo en
que el espíritu encarnado se manifestará libremente y se impondrá a lo
superfluo y a lo material.
55. ¿Por qué he tenido que descender en tres ocasiones a vosotros;
porque habéis tropezado en la dura jornada y he tenido que venir a
levantaros del polvo de la Tierra, porque con pleno conocimiento os
alejáis del camino y cuando os perdéis y lloráis me decís: “Padre ¿Por
qué me castigáis?” ¿Por qué decís que soy Yo quien os ha castigado?
pensad que mientras blasfemáis, la vida de que os he rodeado sigue
dándoos su caricia. Aprended a vivir y no tendréis tropiezos, eso os
enseña mi Ley. No esperéis de las doctrinas de los hombres la paz o la
verdadera vida.
56. Mi juicio llegará a todos; llegado el momento preguntaré a los
ministros de mi Ley y a los hombres que forjan doctrinas: ¿Cuál es tu
cosecha? Y unos y otros me presentarán sólo vanidad, odios y el no
haber tenido caridad de la humanidad.
57. Antes que a nadie, juzgaré a los ministros de mi Ley, porque ella es
mi testamento de amor y sabiduría para todos mis hijos, porque de ella
proviene la redención de los hombres. ¡Ay de los que hayan ocultado
estas enseñanzas en su entendimiento porque éste será una caverna de
oscuridad, o en su corazón, porque él sólo será cueva de egoísmo!
58. Estad preparados y comprendedme. El que lleva la luz del espíritu
Santo desborda luz en todo necesitado.
59. Si alguien siente que mi palabra le hiere, es porque ella es como
espada; pero las heridas que abre son de amor. Mañana comprenderéis
que mi palabra siempre es justa. 60. Llamaré a los padres de familia y les preguntaré: “Oh padres de los
hombres ¿Qué habéis hecho de vuestros hijos?” Juzgaré a los maestros
de la humanidad entre los que estarán los filósofos, los teólogos y
científicos, y también les preguntaré cuál ha sido la simiente que han
depositado en el corazón y en la mente de sus propios hermanos. Les
preguntaré al servicio de qué causa pusieron los dones que les confié.
61. Vendrán a mi presencia los gobernantes de pueblos, naciones y
reinos, y les preguntaré por qué camino han conducido los destinos
humanos y qué han hecho de sus pueblos; les pediré cuenta del pan de
sus hermanos, del trabajo y el jornal, y si sólo me presentasen en su
corazón la codicia y la vanidad, y en su mano la riqueza, mientras sus
pueblos perecen de miseria y de hambre, ¡Cuán grande será su
responsabilidad!
62. También serán llamados los médicos. A ellos les preguntaré que
han hecho del secreto de la salud que Yo les revelé y del bálsamo que
les confié; les preguntaré si en verdad han sentido el dolor ajeno, si han
sabido descender hasta el más humilde lecho para sanar con amor al
que sufre. ¿Qué me responderán los que han alcanzado grandeza,
comodidad y lujo con el dolor de sus semejantes, dolor que no siempre
supieron calmar? Todos se harán preguntas en su corazón y ante la luz
de su conciencia me tendrán que responder.
63. Si a vosotros os he revelado que sois parte de Israel, no pensáis que
os amo más que a otros pueblos; ¿Por qué había de amaros más que a
otro si todos sois mis hijos?
64. En verdad os digo que si la humanidad hubiese perseverado en la
Ley que interiormente le dictaba la conciencia, no hubiese sido
necesario enviaros guías, ni profetas, ni habría sido necesario que
vuestro Señor descendiera entre vosotros hasta tener que grabaros mi
Ley en una piedra en la Primera Era, ni tener que humanizarme y morir
como hombre en una cruz en el Segundo Tiempo.
65. Si formé un pueblo y lo colmé de dones no fue para que se
engrandeciera y humillara a los demás, sino para que fuera un ejemplo
de sumisión ante el Dios verdadero y un ejemplo de fraternidad entre
los hombres.
66. Escogí a este pueblo para que fuese instrumento de mi voluntad en
la Tierra y portador de mis revelaciones, para que invitara a todos a
vivir en mi Ley, para que toda la humanidad llegase a formar el único
pueblo del Señor.
67. Si este pueblo ha sufrido mucho a pesar de haber sido el escogido
es porque creyó que la heredad era sólo para él; que su Dios no podía
ser Dios para los paganos, porque contempló como extraños a los
demás pueblos y no les participó de lo que el Padre les había confiado.
Si Yo lo aparté por un tiempo de los demás pueblos, fue para que no se contaminara de la maldad y el materialismo. Mas cuando él se encerró
en su egoísmo y creyó ser grande y fuerte, le demostré que su poder y
su grandeza eran falsos y permití que otras naciones cayeran sobre él y
lo redujeran a la servidumbre. Reyes, Faraones y Césares fueron sus
señores, cuando Yo les había ofrecido ser su Señor. El Padre, en su
infinito amor, volvió a manifestarse a su pueblo para darle la libertad y
recordarle su misión, y en este tiempo vengo a entregarle mis lecciones
de amor y es tan sólo mi mirada la que puede descubrir entre la
humanidad a los hijos de Israel a quienes llamo y congrego para que
reciban la luz del Espíritu Santo.
68. He venido a manifestarme ante vuestro espíritu porque el tiempo en
que os hablaba a través de la Naturaleza y por medio de
manifestaciones materiales que llamasteis milagros, se encuentra lejos
de vosotros. Hoy podéis ya sentirme en vuestro espíritu así como en lo
más recóndito de vuestro corazón.
69. En este tiempo no ha sido Palestina testigo de mi manifestación
porque no es un lugar determinado lo que vengo a buscar, sino a
vuestro espíritu. Busco al pueblo de Israel por el espíritu, no por la
sangre, al pueblo que tiene la simiente espiritual que a través de los
tiempos ha recibido por mi caridad.
70. Preparaos pueblo, aprovechad el tiempo, porque el tiempo es luz.
Se acerca 1950 y no quiero que al retirar mi palabra os sintáis
huérfanos. De cierto os digo que quienes se preparen, me sentirán más
cerca, tendrán gran inspiración, sanarán enfermos con sólo orar y
sorprenderán por su don de palabra.
71. Conservaréis estas reuniones porque en ellas grandes inspiraciones
derramaré; el don de videncia se desatará y por vuestros labios hablaré
a sabios, a científicos y esta profecía quedará escrita por quienes tienen
la misión de anotar mi palabra.
72. Varones y mujeres que escucháis esta palabra, ¿Creéis en mí
llegada entre vosotros? ¿Creéis en mi comunicación a través del
entendimiento del hombre? En unos responde la fe ardiente: ¡Sí
Maestro, creo en vuestra presencia! En otros responde su silencio que
dice: ¡Quién sabe!
73. El Maestro os dice: No sólo me escudriñéis a Mí; penetrad en el
interior de vuestro corazón y ved qué ha salido de él; si han brotado
palabras de amor y de verdad, podéis estar satisfechos; si ha brotado
consuelo para los demás, podéis decir que de vuestra fuente han
manado las aguas cristalinas. Si estuviereis en un alto grado de
perfección, mi Manifestación entre vosotros no tendría razón de ser,
pero si vuestra conciencia os reclama muchas imperfecciones, ¿Por qué
me preguntáis a Mí a qué he venido? Es necesario que sepáis que he
venido buscando a vuestro espíritu que está destinado a perfeccionarse en el camino trazado por mi caridad, para que alcanzado su
purificación, pueda lograr la dicha a que intuitivamente aspira todo ser.
Yo vengo a enseñarle la manera de hacer méritos para alcanzar esa
meta.
74. En verdad os digo que los espíritus de los justos que moran cerca de
Dios, con sus propias obras labraron el derecho a ocupar ese lugar, no
porque Yo se los haya dado; Yo sólo les enseñé el camino y les mostré
al final de él un galardón.
75. Benditos sean los que me dicen: “Señor, vos sois el camino, la luz
que lo alumbra y la fuerza para el caminante. Vos sois la voz que indica
el rumbo y nos reanima en la jornada y también sois el galardón para el
que llega al fin”. Sí, mis hijos, Yo soy la vida y la resurrección de los
muertos.
76. Basta que sepáis, como os lo dije en mi palabra, que la
reencarnación del espíritu es verdad, para que una luz se encienda en
vuestro corazón y admiréis más mi amorosa justicia. Comparad las
teorías y diversas interpretaciones que las religiones han dado a estas
enseñanzas e inclinaos por aquella que encierre mayor justicia y tenga
mayor razón. Más de cierto os digo que esta es una de las revelaciones
que más conmoverá al espíritu en este tiempo, en el cual se está
despertando la intuición sobre esta gran verdad.
77. Si por decir la verdad al mundo, los hombres vuelven a juzgarme,
podrán hacerlo, Yo dejaré que me juzguen; mas si quieren tocarme y
aprehenderme, no podrán, porque estoy en espíritu y ante ellos soy
intangible e invisible.
78. Vosotros habéis resucitado a la vida verdadera bajo el milagro de
esta palabra; ya no viváis más en la indiferencia ni pequéis, como hacen
los que no me han oído, porque entonces descenderíais al nivel de los
muertos. Sólo Yo puedo y debo hablaros así.
79. A mis apóstoles en el Segundo Tiempo les anuncié mi nueva
manifestación y cuando ellos me preguntaron qué señales anunciarían
ese tiempo, Yo se las anuncié una a una, así como las pruebas que les
daría. Las señales han aparecido hasta la última; ellas anunciaron que
este es el tiempo profetizado por Jesús y Yo os pregunto: Si esta
manifestación que os estoy dando no fuera verdad, ¿Por qué Cristo no
se ha presentado, a pesar de las señales? ¿O creéis que también el
tentador tiene potestad sobre toda la creación y sobre los elementos
para engañaros?
80. Yo os previne mucho tiempo para que no cayerais bajo la seducción
de falsos profetas, de falsos cristos y falsos redentores; mas hoy os digo
que el espíritu encarnado se encuentra tan despierto por su evolución,
por su luz y experiencia, que no es fácil darle tinieblas por luz, por
mucho artificio que ella tenga. Por eso, os he dicho: Antes de entregaros con fe ciega en este camino, escudriñad cuanto queráis. Ved
que esta palabra ha sido dada para todos y que nunca me he reservado
parte de ella sólo para determinados seres. Ved que en esta Obra no hay
libros en los cuales pretenda ocultaros alguna enseñanza. Mas también
os dije en aquel Segundo Tiempo por labios de Juan mi apóstol: “Si
alguno oyera mi voz y abriese la puerta, entraré en él, cenaré con él y él
Conmigo”. También os enseñé la parábola de las vírgenes para que la
tuvieseis presente en este tiempo.
81. Elías, quien había de llegar primero para aparejar el camino del
Señor, se manifestó por vez primera por el entendimiento humano en
1866. ¿Queréis dedicar unos instantes a investigar las señales y
acontecimientos que surgieron en todos los órdenes y coincidieron con
el tiempo de esa manifestación?
Nuevamente serán los hombres de ciencia que estudian los astros los
que en la antigüedad eran llamados magos, los que testifiquen que el
cielo ha dado señales que son voces divinas.
82. A vosotros que os ha tocado la dicha de oírme os digo: Yo llamé a
vuestra puerta y me abristeis, he cenado con vosotros y vosotros
Conmigo. Contemplasteis el resplandor del relámpago y el estruendo
del rayo y aquí me tenéis.
83. Ved al Sexto Sello desatado y abierto ante vuestros ojos. ¿Quién lo
desató? ¿Quién desató los cinco anteriores? No fue Moisés, ni Elías ni
patriarca alguno. Fui Yo, el Mesías, el Verbo, el Cordero Inmolado,
porque ese libro de sabiduría es el camino y la vida, y Yo os he dicho
que Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
84. Yo envié a Elías a que anunciara al mundo que el Sexto Sello
estaba próximo a ser desatado y él, bañado por la luz del Espíritu Santo,
descendió entre los hombres como precursor de mi venida en el Tercer
Tiempo. Ya sabéis cómo se comunicó Elías, cómo se ha manifestado el
Maestro, cuánto os ha entregado y os ha enseñado. Sólo os digo ahora
que conservéis con toda su pureza esta Doctrina, que caminéis hacia la
regeneración y la espiritualidad, para que mi llegada en espíritu sea
creída, y mi palabra sea escuchada con respeto y amor.
85. Hablad con la verdad siempre y seréis reconocidos como discípulos
del Espíritu Santo, porque ni los campos de la nieve tienen la pureza de
mi palabra. El reflejo del sol sobre las nieves de las montañas hiere
vuestra vista, mas la luz divina ni hiere, ni ciega al espíritu,
86. Oídme, soy Cristo el Verbo del Padre. No vengo a destruir nada de
lo revelado desde los primeros tiempos. Mi Ley es la misma, es la Ley
de amor. Las formas podrán cambiar, más no la esencia, por eso os he
dicho que no porque escuchéis mi palabra por conducto de seres
humanos, la pongáis en duda. 87. He aquí de nuevo el camino ante vuestra vista; comenzad a elevar
vuestro espíritu, decíos a vosotros mismos con íntima satisfacción que
sois mis discípulos. ¿Quiénes son los discípulos del Divino Maestro?
Los que aman a sus semejantes, los que practican mi Doctrina de
perdón, de caridad y desinterés.
88. Párvulos sois todos en la vida y todos se hallan bajo el manto de mi
providencia.
89. El que en su oración me dice: “Padre, hágase en mi tu voluntad” y
cuando la prueba le sorprende, exclama, “Señor, ¿Por qué me tocas de
esta manera?” Ese no es aún discípulo, sino que apenas es párvulo,
porque no ha comprendido la lección. Si aspiráis a ser mis discípulos,
observad la vida de Jesús, vuestro Maestro en la Tierra, mirad su
obediencia y sumisión ante el Padre desde su niñez. El vino al mundo
para hacer la voluntad de su Padre y pasó por la humillación, las
calumnias, las ingratitudes, el desprecio, el dolor y el sacrificio, sin
apartarse del sendero trazado por el Eterno.
90. ¿Qué responderéis acerca de vuestros pasos cuando lleguéis a la
presencia del Señor? Antes sabíais que tendríais que responder cada
quien de sí mismo, ahora habéis sabido que de cada uno de vosotros
depende una porción de espíritus de los cuales también tendréis que
responder. He ahí la importancia de vuestro ejemplo en la vida para que
mañana no tengáis que recoger amarguras en vez de un fruto dulce y
agradable. No olvidéis que de esos seres que os confié, brotarán las
nuevas generaciones que tendrán que florecer el Espiritualismo en la
Tierra; esas generaciones benditas son una promesa divina para la
humanidad, vosotros tenéis el deber de prepararles el camino y la
morada y darles la bienvenida en un ambiente de espiritualidad y de
amor.
91. ¿Podréis reconocerlos cuando lleguen? ¿Será necesario que os
encontréis velando? ¿Sabrá el mundo sentir ese acontecimiento? Antes
tendréis que dar la voz de alerta para que todos aparten los espinos que
han dejado en el camino y también las impurezas para que no se hieran
ni se manchen sus hijos cuando lleguen a la Tierra.
92. Unión os pido pueblo, para que mi semilla divina germine en
vuestro seno. No quiero que lleguéis a Mí llorando vuestras faltas a mi
Ley o lamentando el tiempo perdido; nada remediaría vuestro llanto en
aquellos instantes.
93. He venido a hablaros en este tiempo como si fueseis criaturas
limpias y sin mancha para convertiros por medio del amor.

¡MI PAZ SEA CON VOSOTROS!

 

LA RESTITUCIÓN ESPIRITUAL-ENSEÑANZAS DEL MAESTRO JESUCRISTO

-LOS OJOS ESPIRITUALES
–LOS DONES Y POTENCIAS
—EL FANATISMO RELIGIOSO
—-EL LIBRO DE LOS SIETE SELLOS
…. LA RESTITUCIÓN ESPIRITUAL
—–LA VESTIDURA

Ahora os dice Cristo: “Yo soy la puerta de la nueva Jerusalén, bendito sea todo aquél que por ella penetre a la blanca y santa ciudad, porque tampoco saldrá de ella, mas no porque vaya a encontrar la muerte; por el contrario, ahí encontrara la vida eterna”.

La gloria del espíritu es para aquellos que llevan sobre su hombro el peso de su cruz y tienen una mirada de perdón para quienes les ofenden, una palabra de consuelo para los que sufren y una mano que bendice a cuantos cruzan por su camino.

Hablaréis como os he enseñado, no brotará de vuestros labios el verbo florido sin esencia que usan los hombres; dejad que la palabra humilde, sencilla y sincera, sea la que brote de vuestros labios y ella conmoverá todas las fibras de quien la reciba.

Os levantaréis revestidos de humildad al cumplimiento de vuestra misión y os sorprenderá ver cómo una fuerza misteriosa lo va disponiendo y preparando todo en vuestro camino. Así, cuando lleguéis a depositar la semilla de mi Doctrina en algún corazón, descubriréis que antes de que a él llegaseis, ya había sido prevenido y dispuesto y que por eso supo recibir en su seno la simiente.

He ahí a los hombres esperándome sin sentir que estoy entre ellos. Estoy delante de sus ojos y no me ven, les hablo y no oyen mi voz, y cuando por un instante llegan a mirarme, me niegan, mas Yo sigo dando testimonio de Mí, y a los que me esperan les sigo esperando.

El dolor, el cáliz de amargura y las pruebas de vuestra vida, os han dado temple para resistir la lucha que se aproxima, porque de cierto os digo que vuestra fe, vuestra espiritualidad y vuestra paciencia, serán puestas a prueba por la humanidad. Esto no sólo lo digo a quien me esté escuchando, sino a todo aquél que aún después del tiempo de esta manifestación, se levantase tomando su cruz para seguirme.
42. Revestíos de mansedumbre, de piedad, de humildad, para que podáis ser reconocidos como mis discípulos. Si os comportáis verdaderamente como discípulos de Jesús, los mismos fariseos, cuando se acerquen a vosotros ocultos bajo un disfraz para sorprenderos, serán los lobos que se conviertan en mansas ovejas ante vuestro ejemplo.

He querido comunicarme por medio de cerebros humildes, porque ellos, estando libres de prejuicios, limpios de torcidas interpretaciones a mi Ley, eran los indicados para trasmitir con mayor pureza mi palabra.

Que sea el amor a vuestro Dios, la caridad hacia vuestros hermanos y el anhelo de perfeccionamiento lo que os conduzca a la práctica de mis enseñanzas.
Que no sea el dolor o el temor a mi justicia lo que necesitéis para sentiros impulsados a trabajar, porque entonces vuestros méritos no serán verdaderos delante de Mí.

En verdad os digo que este pueblo no se ha formado al azar, ni ha llegado un solo corazón por casualidad; los 144,000 que en espíritu y materia han de levantarse, serán como un libro abierto de luz, experiencia y restitución. Por eso estoy tocando su espíritu a través de la conciencia, y en verdad os digo, que si en el día no se convierten, se convertirán al anochecer; pero ellos levantarán su vista hacia el Padre y luego emprenderán el camino del cumplimiento.
E62

ENSEÑANZA N° 62

1. Discípulos amados: vengo a confirmaros que cuanto os dije en
tiempos pasados se está cumpliendo; de la misma manera se cumplirá
lo que a través del entendimiento del hombre os he profetizado en esta
era. Esta es la razón por la cual se ha avivado la fe en estas multitudes
que en un principio vinieron a escudriñar mi palabra para comprobar si
era verdad que el Divino Maestro estaba entregando sus lecciones de
amor a sus hijos y que después se han dedicado al estudio y al análisis
para luego llevar esta Doctrina a la Humanidad.
2. Comenzáis a amar todo lo que es digno de vuestro corazón limpio de
pasiones y de vuestro espíritu, e insensiblemente vais dejando de amar
todo lo que antes ambicionasteis en el mundo. Así os habla el Espíritu
de Verdad en este tiempo en que manifiesta su palabra a través de
criaturas torpes, humildes y pecadoras. Pequeños y pobres recintos
habéis levantado en los rincones más apartados de las ciudades y
aldeas, y en ellos se han congregado las muchedumbres ávidas de
escuchar mi enseñanza.
3. En aquel tiempo los hombres oyeron hablar a Jesús en las aldeas, en
las riberas de los ríos y en los campos hasta que llegó el instante en que
debía consumarse mi obra y penetré en Jerusalén, la ciudad cuyo
nombre irá siempre unido al del Maestro; mas aquel pueblo no me dejó
ya salir, no porque me amara, sino porque había de dar muerte al que le
traía el mensaje de mayor enseñanza de los que hasta entonces había
recibido de su Señor.
4. Ahora os dice Cristo: “Yo soy la puerta de la nueva Jerusalén,
bendito sea todo aquél que por ella penetre a la blanca y santa ciudad,
porque tampoco saldrá de ella, mas no porque vaya a encontrar la
muerte; por el contrario, ahí encontrara la vida eterna”.
5. Mientras, vuestros cuerpos bajarán a la tierra, en cuyo seno se
confundirán para fecundarla, porque aun después de muertos seguirán
siendo savia y vida; vuestra conciencia que está sobre vuestro ser no
quedará en la Tierra, sino que vendrá con el espíritu para mostrarse ante
él como un libro cuyas lecciones profundas y sabias serán estudiadas
por el espíritu. Ahí se abrirán vuestros ojos espirituales a la verdad y en
un instante sabréis interpretar lo que en toda una vida no lograsteis
comprender; ahí sabréis lo que significa “ser hijos de Dios y hermano
de vuestros semejantes”; ahí comprenderéis el valor de todo lo que
hayáis poseído, experimentaréis el pesar y el arrepentimiento por los
errores cometidos, por el tiempo perdido, y nacerán de vosotros los más
bellos propósitos de enmienda y de reparación.
6. Era necesario que viniese Yo en este tiempo, con una enseñanza más
amplia y más completa a esclarecer misterios y a destruir tinieblas a fin de que pudieseis conocer todos los dones de que os ha revestido vuestro
Padre; sin ese conocimiento y sin ese desarrollo, no hubierais podido
acercaros a Mí y andaríais navegando siempre en vuestro mar de
incertidumbres.
7. Los dones y potencias que poseéis, no los habéis podido aprovechar
debido a vuestra ignorancia; más si en alguno de mis hijos se han
manifestado en forma espontánea o natural, no ha faltado quien lo
juzgue anormal o le atribuya poderes ocultos y perversos.
8. Pobre humanidad que teniendo por Dios al Dios verdadero, no lo
conoce ni lo comprende, como no ha podido conocerse a sí misma,
porque sobre sus ojos lleva una venda de tinieblas por su fanatismo
religioso, por ese culto impuro e imperfecto que siempre ha sido un
obstáculo para su elevación y evolución; mas Yo, que soy el verdadero
y único pastor de los espíritus, para conducirlos a la morada que les
tiene señalada mi caridad, vengo en busca de las ovejas descarriadas
para llevarlas al camino de luz que conduce al aprisco celestial.
9. Para ello vengo a mostraros una página nueva del Libro de la Vida
Verdadera.
10. De vosotros nada vengo a llevarme; por el contrario, vengo a
dejaros todo. Aún no es el tiempo de que venga por la cosecha.
11. Os estoy enseñando con mis divinas lecciones a labrar la tierra y
cuando hayáis adelantado en el análisis y conocimiento de mi Ley, le
daréis a conocer a vuestros hermanos con el testimonio de vuestras
obras de amor y caridad. Yo desde la eternidad seguiré vuestros pasos y
vigilaré vuestra siembra; cuando el tiempo sea propicio, me
presentaréis vuestra cosecha.
12. Vivís en un tiempo de pruebas, no hay ni una hora del día en que no
estéis bajo alguna prueba. Bajo el peso de ellas el profano blasfema y el
discípulo sorprendido se pregunta: ¿Por qué si voy siguiendo la huella
del Maestro, siento doblegarme bajo el peso de las pruebas? Y el
Maestro os contesta. Aquél que me siga llevará una cruz y mientras
más de cerca me acompañe y me imite, más amargo será su cáliz,
porque sin pruebas ¿Qué seríais? ¿Cuándo llegaríais a Mí?
13. La gloria del espíritu es para aquellos que llevan sobre su hombro el
peso de su cruz y tienen una mirada de perdón para quienes les
ofenden, una palabra de consuelo para los que sufren y una mano que
bendice a cuantos cruzan por su camino.
14. Alcanzarán la gracia los que en la vía dolorosa de su vida, al caer
sepan levantarse con resignación y sin arrojar la cruz de su misión,
lleguen con ella hasta la cumbre de la montaña; porque éstos habrán
imitado en su vida a su Maestro, y con El serán en su Reino.
15. No creáis que Cristo, por haber sido Dios hecho hombre, sangró y
murió sin sentir dolor en su agonía; en verdad os digo, que el dolor de Cristo fue real y no ha habido antes ni después dolor que lo iguale; fue
tan intenso en su misma carne, que ésta exclamó: Dios mío, Dios mío
¿Por qué me habéis abandonado?
16. A vosotros también llegarán a ofreceros el cáliz del dolor. ¡No le
rechacéis porque nunca os será enviada una prueba superior a vuestras
fuerzas!
17. Os estoy despertando con mi luz y así despertaré a las religiones
con la verdad de esta palabra.
18. Mi caridad ha iluminado a cada espíritu en este tiempo y en ellos ha
surgido la interrogación y la inquietud. Hombres y mujeres se levantan
en busca de luz porque se sienten como náufragos en medio de la
tempestad.
19. Desde los hombres de ciencia perdidos en el mar de la vida hasta
los rudos de entendimiento sienten la llegada del nuevo tiempo.
¡Cuántos de esos hombres al buscarme, tendrán que tropezar con
vosotros para preguntaros lo que os enseñó el Maestro! No todos
llegarán con mansedumbre, habrá quienes exijan pruebas para creer y
otros que os amenacen; ese es el tiempo para el cual debéis estar
preparados, esa será la ocasión para hacer méritos ante vuestro Señor.
20. Hablaréis como os he enseñado, no brotará de vuestros labios el
verbo florido sin esencia que usan los hombres; dejad que la palabra
humilde, sencilla y sincera, sea la que brote de vuestros labios y ella
conmoverá todas las fibras de quien la reciba. Haceos dignos también
de que os revele los misterios que en mi arcano aguardan el instante de
salir a la luz. Fortaleceos en Mí, no retrocedáis ante nada. No es mi
voluntad que los hombres, por medio del temor, cierren vuestra boca y
hagan enmudecer a mi pueblo.
21. ¡Valorizad las pruebas que habéis pasado para que no temáis ante
las que están por venir! Vencisteis al Faraón, pasasteis sobre los ídolos
que antes adorabais como si fuesen vuestro Dios, olvidasteis las
tradiciones para apegaros a la Ley y rechazasteis el fanatismo religioso
y en esa lucha se ha templado vuestro espíritu.
22. No deis a vuestro cuerpo mayor importancia de la que en realidad
tiene ni dejéis que ocupe el lugar que sólo a vuestro espíritu
corresponde.
23. Comprended que la envoltura es sólo el instrumento que necesitáis
para que en la Tierra se manifieste el espíritu.
24. Os levantaréis revestidos de humildad al cumplimiento de vuestra
misión y os sorprenderá ver cómo una fuerza misteriosa lo va
disponiendo y preparando todo en vuestro camino. Así, cuando lleguéis
a depositar la semilla de mi Doctrina en algún corazón, descubriréis
que antes de que a él llegaseis, ya había sido prevenido y dispuesto y
que por eso supo recibir en su seno la simiente. 25. No os acobardéis ante la esterilidad de los campos en este tiempo.
No os desaniméis si al sembrar una semilla descubrís que debajo de la
tierra sólo piedras existen. Luchad contra las mismas piedras, Yo os
estoy dando las herramientas; tened fe y Yo os prometo manifestarme
ahí donde me necesitéis. 26. Velad, porque los hombres se preparan y
se unirán en grupos grandes y fuertes sin saber por qué lo hacen; mas
vosotros sabéis que se levantan en busca de la tercera de mis
revelaciones, en busca del que les prometió volver. Ellos buscarán luz
en los pasados testamentos en espera de encontrar una palabra que les
confirme su creencia de que este es el tiempo de mi retorno como
Espíritu Santo.
27. Los hombres me interrogan y me dicen: “Señor, si vos existís ¿Por
qué no os manifestáis entre nosotros si en otros tiempos habéis
descendido hasta nuestra morada? ¿Por qué hoy no venís? ¿Es ahora
tan grande nuestra iniquidad que os impide venir a salvarnos? Siempre
buscasteis al perdido, al ciego, al leproso, de ésos ahora está lleno el
mundo, ¿Acaso ya no os inspiramos piedad? Vos dijisteis a vuestros
apóstoles que volveríais entre los hombres y que daríais señales de
vuestra llegada las cuales creemos estar contemplando. ¿Por qué no nos
mostráis vuestra faz?
28. He ahí a los hombres esperándome sin sentir que estoy entre ellos.
Estoy delante de sus ojos y no me ven, les hablo y no oyen mi voz, y
cuando por un instante llegan a mirarme, me niegan, mas Yo sigo
dando testimonio de Mí, y a los que me esperan les sigo esperando.
29. Y en verdad que las señales de mi manifestación en esta era han
sido grandes; la misma sangre de los hombres derramada a torrentes,
empapando la tierra, ha marcado el tiempo de mi presencia entre
vosotros como Espíritu Santo.
30. Todo estaba escrito en el libro de los Siete Sellos que se encuentra
en Dios y cuya existencia fue revelada a la humanidad por medio de
Juan, el Apóstol y profeta; el contenido de ese libro sólo el Cordero
Divino os lo ha revelado, porque no ha existido en la Tierra ni en los
cielos un espíritu justo que os pudiera esclarecer los profundos
misterios del amor, de la vida y de la justicia de Dios; mas el Cordero
Divino, que es Cristo, desató los sellos que cerraban el Libro de la vida
para revelar su contenido a sus hijos. Y ahora Elías fue enviado como
representante de la Tercera Era y como precursor de mi comunicación
entre los hombres para preparar a vuestro espíritu para comprender esta
revelación. Él fue quien puso la primera piedra del templo del Espíritu
Santo y quien os reveló que os encontrabais en la época del Sexto Sello
y que todos los que escucharen y contemplaren estas manifestaciones,
quedarían como testigos ante la humanidad, a la que deberían entregar
mi verdad testificando con sus obras la realidad de mi manifestación.
31. Los primeros cerebros por los que se manifestó esta luz estaban
preparados por mi caridad; mas para ser dignos de mi manifestación,
oraron y perseveraron en la fe, en el respeto y en la elevación; entre
ellos está mi hijo Roque y mi sierva Damiana, portavoces en los cuales,
primero Elías en él y después el Verbo Divino en ella, anunciaron a la
humanidad la llegada del Tercer Tiempo. Por su conducto comencé a
llamar a los hijos de Israel y a señalar a los escogidos de cada tribu.
32. Desde entonces algunos de mis hijos han tratado de apagar esta luz;
mas en verdad os digo que nadie podrá hacerlo, porque la luz del Sexto
candelero viene de Dios; antes bien, los que han querido luchar contra
esa luz han avivado su flama.
33. Ahora bien, estudiad mi lección y decidme si todas estas profecías
podrían haber tenido cumplimiento en el seno de alguna religión.
34. Con palabra de amor y de vida he venido a enseñaros un culto más
perfecto y habéis conocido una nueva comunicación con vuestro Padre
que os prepara para la comunicación perfecta de Espíritu a espíritu.
35. Os fueron descubiertos los dones que posee el espíritu y
comprendisteis que poseyendo una heredad, no la conocíais. Os
persuadí de mi presencia concediéndoos los beneficios que sólo mi
caridad puede hacer, tanto en vuestra salud corporal como en vuestra
moral, en el camino de vuestra vida, porque sólo la luz de la fe os podrá
hacer llegar hasta el final del camino de vuestra restitución espiritual.
36. Hoy recibo de cada uno de mis hijos su ofrenda y su petición.
37. Apartad de vuestro espíritu y de vuestro cuerpo el cansancio,
porque aún tenéis que caminar y que trabajar. Ha coincidido el tiempo
del dolor con el de mi llegada, así que no estáis solos. ¡Cuánto gozo
experimentará los que contrarresten los sufrimientos de la vida con la
práctica de mi Doctrina!
38. En este tiempo vuestro corazón aprenderá a latir de amor por los
demás, porque llegaréis a reconoceros en verdad como hermanos en
Dios. La mano del que ame será fuerte para levantar al caído. La roca
que sienta el toque de mi caridad, manará agua inagotable.
39. Hoy aún permanecen cerrados los labios de los hijos de este pueblo
para anunciar al mundo que Cristo, el Rabí ha vuelto; pero vuestro
mutismo no debe prolongarse porque mañana lloraréis vuestra
desobediencia.
40. Creed en verdad que vuestras obras quedarán como simiente para
las generaciones futuras y que por ello habéis tenido que pasar por el
crisol del dolor para purificaros y para que pudieseis comprender los
dones que os he entregado. Muchos tuvisteis que lavaros en las aguas
de la purificación. Se limpió el entendimiento del portavoz, el corazón
del que tuvo que conducir multitudes, la mano del que tuvo que ungir enfermos, la mirada espiritual de los que habían de penetrar en el más
allá para profetizar.
41. El dolor, el cáliz de amargura y las pruebas de vuestra vida, os han
dado temple para resistir la lucha que se aproxima, porque de cierto os
digo que vuestra fe, vuestra espiritualidad y vuestra paciencia, serán
puestas a prueba por la humanidad. Esto no sólo lo digo a quien me esté
escuchando, sino a todo aquél que aún después del tiempo de esta
manifestación, se levantase tomando su cruz para seguirme.
42. Revestíos de mansedumbre, de piedad, de humildad, para que
podáis ser reconocidos como mis discípulos. Si os comportáis
verdaderamente como discípulos de Jesús, los mismos fariseos, cuando
se acerquen a vosotros ocultos bajo un disfraz para sorprenderos, serán
los lobos que se conviertan en mansas ovejas ante vuestro ejemplo.
43. Vengo a salvaros con mi luz; no hay uno que pueda decir hoy que
está a salvo. En verdad os digo que si en este tiempo os ofreciese la
salvación a cambio de un justo, estaríais perdidos, porque ningún justo
me podríais presentar.
44. La humanidad naufraga en medio de una tempestad de pecados y de
vicios. No sólo el hombre cuando llega a ser adulto contamina a su
espíritu al permitir el desarrollo de sus pasiones; también el niño en su
tierna infancia, ve zozobrar la barquilla donde navega. Mi palabra llena
de revelaciones se levanta en medio de esta humanidad, como un
inmenso faro que descubre a los náufragos la verdadera ruta y alienta la
esperanza en los que estaban perdiendo la fe.
45. Escrito está que todo ojo me verá, porque, espiritualmente todos
conocerán mi verdad; los ciegos abrirán sus ojos a la luz y
contemplarán a Elías que conduce muchedumbres ante mi presencia. El
mundo increyente se verá abrumado por esta clase de testimonios, de
sorpresas y pruebas, y mientras unos me nieguen esgrimiendo como
pruebas las escrituras, otros se regocijarán porque verán llegada la hora
del cumplimiento de muchas profecías que anuncié por boca de mis
profetas y por labios de Jesús.
46. Los que en el seno de sus iglesias esperan mi llegada, ni siquiera
presienten en qué forma y en dónde me estoy comunicando, a pesar de
que mi manifestación se hizo sentir por medio de numerosos
acontecimientos. Como el relámpago que nace en el Oriente y se pierde
en el Occidente, así ha sido mi llegada; mas la vibración y el reflejo de
mi espíritu han quedado entre vosotros transformados en palabra
humana para que podáis entender quién fue el que llamó a la puerta del
corazón de los hombres y por qué fueron dadas las señales.
47. He querido comunicarme por medio de cerebros humildes, porque
ellos, estando libres de prejuicios, limpios de torcidas interpretaciones a
mi Ley, eran los indicados para trasmitir con mayor pureza mi palabra. Esta palabra será discutida con calor por la humanidad, aun cuando se
quisiese correr sobre ella un velo de indiferencia, porque será en este
tiempo, la única que dé luz sobre muchos misterios y sobre muchas
confusiones.
48. De cierto os digo que después de 1950, tocaré con mi poder y mi
justicia a todos los ritos que en el mundo se celebran, y si sus ministros
y pastores no despertasen ante este toque, Yo, sirviéndome de los
niños, les hablaré. Así como han sido tocadas por mi justicia las
naciones, así serán tocadas las distintas religiones. Toda corona, todo
cetro, todo título y jerarquía juzgados serán.
49. Pueblo: ¿En dónde guardáis las palabras y las enseñanzas que con
tanto amor os he traído? Mirad que esta palabra ha sido la caricia divina
con la cual ha venido vuestro Padre a despertaros en este tiempo, ¿O
acaso vais a esperar que sean los elementos desatados los que vengan a
despertaros de vuestro sueño?
50. No quisiera el Padre presentarse ante su pueblo con reclamos, sino
bendiciendo sus obras; pero no surge aún el propósito de regeneración
entre vosotros, y es que no habéis alcanzado a comprender todo el amor
que vuestro Maestro os ha demostrado, entresacándoos de la escoria
para revestiros de su gracia.
51. ¿No oís la voz de la conciencia que os dice que sois los discípulos
del Tercer Tiempo? Oíd esa voz y levantaos. Ya vuestro Maestro
escribió con su pasión, su doctrina y su ejemplo en el corazón de la
humanidad, la Ley que debéis seguir. Los apóstoles, aquellos mártires
lucharon por la preparación de la simiente de mi Doctrina; ahora luchad
vosotros en beneficio de las generaciones del mañana porque de ella
recogeréis el fruto maduro que dará paz y felicidad a vuestro espíritu.
52. Que sea el amor a vuestro Dios, la caridad hacia vuestros hermanos
y el anhelo de perfeccionamiento lo que os conduzca a la práctica de
mis enseñanzas.
Que no sea el dolor o el temor a mi justicia lo que necesitéis para
sentiros impulsados a trabajar, porque entonces vuestros méritos no
serán verdaderos delante de Mí.
53. Dejad que otros pueblos despierten para el nuevo tiempo al
contemplar las comarcas arrasadas por las aguas, las naciones
destrozadas por la guerra y la peste aniquilando vidas. Esos pueblos
ensorbecidos en sus ciencias y aletargados en el esplendor de sus
religiones, no reconocerán mi palabra bajo esta humilde forma, ni
sentirán mi manifestación en espíritu; por lo tanto, antes tendrá que
conmoverse la Tierra, y la Naturaleza dirá a los hombres: “El tiempo es
llegado y el Señor ha venido entre vosotros”. Para que la humanidad
despierte, abra sus ojos y acepte que Yo soy quien ha llegado, antes será tocado el poder y el orgullo del hombre; mas vosotros tenéis por
misión velar, orar y prepararos.
54. Alguien me dice en su corazón: ¿Señor, cómo es posible que
amándonos tanto hagáis sentir vuestra justicia en esa forma? A lo cual
os digo: si mi justicia no respondiese a vuestros actos en esa forma, os
perderíais irremisiblemente. Si Yo permito que el dolor pase por
vosotros y también la muerte, es porque el dolor purifica y la muerte
renueva al espíritu. ¿Cómo es que no habíais de apurar un cáliz de
dolor y de muerte si vosotros mismos lo habéis creado? En verdad os
digo que el dolor y la muerte en la carne son menos terribles que lo que
siente el espíritu por el remordimiento o por el pesar de haber ofendido
con sus faltas a su Creador.
55. Estáis escuchando sin comprender. No dejéis todo el peso de la
comprensión de mi palabra, bien al espíritu, bien a la materia, sino que
cada uno tome la parte que verdaderamente le corresponda; debe ser la
conciencia la que diga lo que toca a uno y a otra.
56. Cuando veáis que he venido lleno de paz a vosotros, ¿No os movéis
a compasión pensando en aquellos de vuestros hermanos que no tienen
un instante de paz? ¿No causaría gozo a vuestro corazón, si os dijese
que por vuestras oraciones y pensamientos envueltos en caridad,
pueden despertar a la luz vuestros hermanos?
57. El Padre vino en aquel tiempo a salvar a sus hijos; en este tiempo,
serán los humanos los que se salven los unos a los otros con el amor
que les enseñó su Padre.
58. Ha tendido mi caridad un puente entre mi Reino y la Tierra; ese
puente es mi pueblo, a través de él llegarán las multitudes a la Tierra
Prometida.
59. He derramado mi sabiduría entre mi pueblo; María ha derramado su
amor en vuestro corazón y ¿Dónde está ese amor y esa sabiduría que
aún no me presentáis? ¿Qué hacéis con lo que recibís de la misericordia
divina? Dudáis por momentos porque vengo en espíritu. Sentidme de
esta manera porque en verdad os digo que jamás me tendréis ya en
cuanto hombre.
60. Por los labios del portavoz escucháis mi palabra y esta voz ha
hecho el llamado a los que se habían perdido del camino, a los que
creyendo encontrar mejores lugares que los que el Padre tiene
asignados para cada uno de sus hijos, han ido en pos de los hombres,
placeres y riquezas del mundo. Estos hijos han llegado ante mi
presencia con la vestidura hecha jirones, con el corazón hastiado y con
las huellas que la embriaguez del materialismo ha dejado en todo su
ser. Cuando el Padre os pregunte por vuestra vestidura, entended que es
la de la dignidad, la cual es blanca y pura y así debéis de presentármela
siempre. 61. Muchos están volviendo hacia Mí, ¿Será acaso porque me aman?
No, es que llegó el instante en que el mundo no pudo ofrecerles lo que
le pedían, entonces se acordaron de que existo; pero Yo les recibo,
porque aquí, escuchándome, van a arrepentirse de sus pecados y va a
nacer en su corazón el amor hacia el Padre, La luz de mi palabra será
en mis hijos como una nueva aurora y su pasado será como la noche
cuando se ha desvanecido.
62. Calmad completamente vuestra sed, pensad que muy pronto vuestra
palabra tendrá que mitigar la de vuestro hermano. Si escuchándome y
bebiendo de este vino aún sentís sed, es que vuestro corazón está
ambicionando las glorias del mundo. Sólo mi palabra pacientísima y
amorosa podrá hacer el milagro de vuestra transformación y entonces sí
podréis ser dignos de levantaros por los caminos dando mi enseñanza a
vuestros hermanos. A nadie humillaréis ni negaréis mi caridad; a
ninguno distinguiréis, porque no me imitaríais. ¿Por ventura creéis que
mi sangre derramada en la cruz haya dejado de caer en alguno de los
pecadores?
63. Cuando Juan el Bautista anunció la venida inminente del Reino de
los Cielos, su profecía fue para todos. Ese profeta y precursor de Cristo
ha sido entre vosotros en este tiempo; vino antes de que mi rayo se
comunicara por medio del entendimiento humano y también vino a
anunciaros que la llegada del Espíritu Santo estaba próxima. Su
anuncio, su profecía, fue sin distinción para todos y le conocisteis en
este tiempo bajo el nombre de Elías, porque ese espíritu es el de aquel
profeta que ha estado en todos los tiempos ante la humanidad, y es el
precursor que ha aparejado los caminos del Señor. Por eso os doy la
bienvenida a todos, porque vine sin juzgar los pecados ni humillar al
que más se haya manchado. Estos serán de los que más ardientemente
me amen, porque fueron muchas sus faltas y todas les fueron
perdonadas.
64. La estrella que anuncia mi presencia y mi palabra ha sido
contemplada tan sólo por los humildes; los reyes y los hombres de
ciencia han dormido en su grandeza y no han sabido descubrir en el
firmamento la luz divina para levantarse en pos de ella, como aquellos
magos de Oriente que todo lo dejaron por llegar ante aquella luz del
cielo que anunciaba al mundo la llegada del Salvador. Si los hombres
de ciencia buscasen mi luz y los que viven en la opulencia practicasen
algo de mis enseñanzas, sentirían mi presencia dentro de su corazón.
65. En aquel tiempo os dije que antes pasaría un camello por el ojo de
una aguja, que un rico avaro en el Reino de los Cielos. Hoy os digo que
es menester que esos corazones se despojen de su egoísmo y practiquen
la caridad con sus hermanos, para que su espíritu pueda pasar por la estrecha senda de la salvación. No es necesario despojarse de
posesiones y riquezas, tan sólo del egoísmo.
66. Cuántos de vosotros fuisteis ayer dueños de algún caudal en la
Tierra y os olvidasteis de las miserias y necesidades de vuestros
semejantes; cuando llegó para vuestro espíritu la hora de su juicio,
sentisteis que era tan grande vuestro volumen de pecados y la puerta
espiritual tan estrecha, que comprendisteis que no podíais pasar.
67. Hoy no es un caudal de bienes materiales los que debéis compartir
con el necesitado; vuestro caudal en este tiempo es de luz y de saber
espiritual, por el cual podéis consideraros ricos de espíritu; mas pensad
que si es grave falta ante Dios negar al hermano las riquezas del mundo
teniéndolas, ¿Qué será negarle las gracias espirituales que nunca
merman por mucho que de ellas se dé? ¿Cuál será la justicia para estos
ricos del espíritu que se muestran tan egoístas?
68. Os tengo destinados para dar por conducto vuestro grandes
lecciones a la humanidad, En verdad os digo que este pueblo no se ha
formado al azar, ni ha llegado un solo corazón por casualidad; los
144,000 que en espíritu y materia han de levantarse, serán como un
libro abierto de luz, experiencia y restitución. Por eso estoy tocando su
espíritu a través de la conciencia, y en verdad os digo, que si en el día
no se convierten, se convertirán al anochecer; pero ellos levantarán su
vista hacia el Padre y luego emprenderán el camino del cumplimiento.
69. Aún voy a daros un tiempo más para que meditéis en vuestra
misión y preparéis vuestro corazón. Os envío en este tiempo para que
deis testimonio de mi verdad. El Sexto Sello habla, su luz se extiende,
su misterio se aclara. Llamad a los hombres mujeres y niños, para que
escuchen mi palabra porque llegará el año 1950 y dejará de escucharse
mi voz en esta forma.

¡MI PAZ SEA CON VOSOTROS!

“Abandonando el libre albedrío”

“Abandonar el libre albedrío para atravesar la tercera puerta” & “Volver la espalda a la revuelta” 30 de Enero 2014 Diálogo con mi Angel No. 28 por Sand y Jenael.

Diálogo con mi Ángel N°28/

el 30.01.2014
“Antes de intentar comprender este texto, recomendamos al lector impregnarse de su energía abriendo simplemente su corazón. La vibración de las palabras actúa sobre vuestro ADN y los prepara para la segunda relectura. Será entonces más fácil para el intelecto comprender el sentido profundo de lo que está escrito.”

Seguido a nuestra última publicación, numerosos testimonios han calificado nuestro último texto de “estremecedor” y muy “re encuadrado”. Sin embargo muchos lectores, nos han interpelado sobre el tema de la tercera posibilidad y de la influencia del karma en su vida presente. Hemos pues redactado este nuevo artículo con el fin de aportar más precisiones a los cuestionamientos confirmando así, que un gran número de personas están listas para responder al llamado de la liberación de su Alma. Eso se vuelve realmente una prioridad para cada vez más individuos.

Hemos notado también que los temas que abordamos en nuestros textos tienen tendencia a volverse recurrentes. La razón es que nos aplicamos a desmenuzar muy precisamente nuestro propio camino de realización, con el fin de que el lector pueda superponer nuestras experiencias con su propia vivencia.

Como lo hemos mencionado en la introducción del último escrito, hemos insistido voluntariamente sobre los esquemas de dualidad representados por los medios de comunicación, con el fin de poder demostrar el mecanismo inconsciente de la psique. Comprendemos muy bien que el ego de los individuos que se debaten desesperadamente en sus creencias bipolares está puesto a una dura prueba actualmente, puesto que las energías cósmicas las amplifican provechosamente. Lo que por ello, sobreentiende también cada vez más dificultades en la vida cotidiana de la gente en lucha con sus creencias duales.

Para pasar esta tercera puerta, aseguramos que la llave existe efectivamente. Sand y yo sabemos que ya la hemos pasado durante otras encarnaciones y que estamos realizándolo de nuevo hoy. Esta enseñanza Crística que reconocemos, nos ha hecho tomar conciencia de que el camino de liberación dictado por el Ángel, aunque complejo para comprender pero REALIZABLE PARA TODO INVIDIDUO ÍNTEGRO HACIA SÍ MISMO, es el dejado por el Maestro Yeshua.

Una vez que el ego ha comprendido realmente e integrado el proceso, la enseñanza se vuelve aplicable a cada instante en nuestra vida y eso con una gran facilidad. Es así que testimoniamos que las situaciones difíciles o conflictivas desaparecen literalmente de nuestra vida cotidiana.

Además, al mismo tiempo de la redacción de nuestros escritos, hacemos progresivamente la experiencia de acceder a escalones del “Conocimiento” cada vez más elevados, lo que demuestra bien que esas enseñanzas nos llevan a una verdadera Liberación. Estas desembocan en la física cuántica y predicen la Redención del Hombre en ese mundo de materia. Por su liberación, se autorizará progresivamente a su ego a arrancarse de la frecuencia de la dualidad.

Hay que comprender que desde millones de años, la humanidad está prisionera de su camino dual que solo existe a través de sus propios esquemas egóticos. Así pues es importante aceptar que la enseñanza Crística no se explica en dos líneas y no se aplica en cinco minutos. Yeshua ha puesto toda su vida para aprender e integrar la ley del karma, comprender sus propios esquemas de dualidad y percibir cómo se completan las dos polaridades masculino/femenino. Él también ha pasado por la física cuántica, es decir la comprensión de las leyes del Universo, de la circulación de la energía y del rol de los campos magnéticos, con el fin de llegar a extraerse de la ilusión de la dualidad y aprender a actuar sobre el flujo de la energía. Nos es pues, imposible explicar esto sucintamente, en algunas líneas.

Hemos preguntado pues a nuestro Ángel, que les recordamos es nuestra Conciencia superior o multidimensional, precisar lo que es “la tercera puerta”, la que se considera que nos libera de la dualidad.

Pregunta a nuestro Ángel:

Jacqueline Bousquet antes de fallecer, había dicho en una de sus conferencias que: “si el mundo en el cual ustedes evolucionan hoy no les conviene más… ¡y bien cambien de casete!”

¿Qué significa eso? ¿Puedes explicarnos claramente lo que es el casete y como cambiarlo?

La metáfora de Jacqueline Bousquet permanece para la mayoría de la gente todavía como un misterio ya que muchos no llegan a comprender cómo trasponer la imagen del casete en su vida cotidiana y todavía menos encontrar el botón “detener” para poder eyectarlo.

La explicación que va a seguir corre peligro de desconcertar a más de uno. Por ello voy a intentar utilizar palabras simples para traducir los conceptos más o menos complicados de física cuántica. Son en su mayoría conocidos por los científicos, pero no son verdaderamente comprendidos por el público en general. También voy a pedir prestada la metáfora del casete, de la película y de los actores con el fin de que ustedes puedan visualizar los principios que explico.

Supongan que vuestra vida es una película proveniente de un casete de video proyectado a través de un proyector sobre una pantalla. ¿Qué contiene pues el casete?

Consta de una cinta que contiene todas las secuencias de una película. Esas secuencias son los programas (informaciones) que vuestra ADN encierra, después proyecta como un proyector en vuestra vida cotidiana. Los programas (informaciones) que contiene el ADN son “memorias” engramadas por vuestro emocional durante todas vuestras encarnaciones (el karma).

Cuando la película es proyectada y para que la proyección de la película tenga sentido, tiene que haber, necesariamente, un espectador que la mire y en este caso ese espectador son ustedes, puesto que es vuestra película. Así pues, cuando miran la película, inevitablemente el ego entra en juego, puesto que evalúa la calidad de la película y valora los actores en su rol. Es así que las dos polaridades de la dualidad (bien/mal) ligadas a la estructuración del pensamiento del ego, entran en vigor a través del juicio, o en la calidad de la película, o en el rol de los actores.

La realidad de la película toma un sentido únicamente cuando el observador se toma al juego del “YO”, identificándose en el actor principal. Desde que hay una implicación emocional, hay automáticamente identificación. Es decir que tomado por una emoción subyacente, ustedes entran automáticamente en un juego egótico que consiste en tomar partido por uno u otro de los actores de la película.

Así pues atrapado de un bocado por el emocional, le otorgan importancia al rol del actor a quien ustedes se identifican. Por ejemplo identificándose ustedes en el rol del bueno, automáticamente van a “sostenerlo emocionalmente” y otorgarle vuestra energía para defenderse o luchar contra “su enemigo”. Es decir que entran en reacción con respecto a la situación en la película.

En ese estadio, hay creación de tres polos: el bien, el mal y USTEDES. A ese escalón de conciencia, ustedes se sitúan en una dimensión de dualidad.

Traslademos este esquema en vuestra vida actual. La película se vuelve vuestra vida cotidiana, los actores se vuelven la personas de vuestro entorno, padres, hijos, vecinos, amigos, enemigos… y ustedes, el actor principal.

No obstante es necesario integrar que vuestro ego modele vuestra personalidad desde vuestra más tierna infancia. En la vida corriente, ustedes no tienen medio, ninguna razón de identificarse al “otro”, puesto queustedes creen que “el otro” es diferente y separado de ustedes. Han aprendido a creerlo desde vuestro nacimiento. Por ello, toman esta separación por una realidad. Ustedes se creen separados del otro ya que se identifican a vuestro cuerpo físico y a vuestra personalidad. La persona tomada por el filtro del ego en una dimensión dual es engañada efectivamente por esta separación. Lo que quiere decir que el ego cree solo en la realidad de lo que ve.

El ego tiene por único rol permitir al individuo olvidar que CADA SER ENCARNADO ES UNA EXTENSIÓN DEL MISMO CAMPO DE CONCIENCIA.

Para la mejor comprensión del proceso, tomemos el ejemplo del vecino que entra en conflicto con ustedes por una razón u otra. Cuando éste los agrede, ustedes automáticamente o van a excusarse, o van a encontrar un pretexto para atribuirle la falta. En todos los casos, se trata de una reacción del ego ligada a una creencia dual.

Otro ejemplo, cuando dos personajes en vuestro entorno entran en conflicto, ustedes tienen tendencia a querer tomar partido por la causa de uno o de otro.Ahí también, se trata de una reacción del ego ligada a una creencia de dualidad. Vuestra vida cotidiana está sembrada de ejemplos de esta clase.

Evidentemente, ustedes van a decirme que vuestra reacción para defenderse es legítima. Seguramente lo es, puesto que ustedes están encarnados en un mundo de dualidad. No se trata de refutarlo ya que no saben todavía hacer otra cosa.

También hace mucho tiempo que el ego gobierna vuestra vida, ese género de acontecimiento corre peligro de surgir en todo momento. ¿No es el caso?

Así para comprender lo que realmente quiere decir “eyectar el casete”,ustedes deben conseguir no identificarse a vuestro ego y llegar a detectar vuestros propios esquemas de dualidad. Para ayudarlos, háganse las preguntas siguientes en cada situación de vuestra vida cotidiana:
– ¿Respondo reaccionando a la creencia de mi ego? 

En este caso, es importante tomar conciencia que ustedes reaccionan efectivamente al impulso del ego, que “quiere o no quiere” esta situación. El ego creyéndose separado del “otro” refuta su propia responsabilidad en la situación.

Cuando hay rechazo del ego, ese rechazo es debido a la ignorancia de haber mantenido este programa inscrito en vuestro ADN. Así pues inevitablemente, van a revivir una situación similar tarde o temprano. Esto implica que van a continuar mirando el mismo casete y así prolongan irremediablemente vuestro karma.

U

– ¿Observo la emoción que asciende en mí con el fin de concientizarla? 

En este caso, ustedes se ofrecen la posibilidad de extraerse de un esquema de pensamiento dual. ¿Por qué? Porque el otro frente a ustedes, solo juega el rol de vuestro propio espejo y existe únicamente porque ustedes han vibrado esta situación inscrita en vuestro ADN, con el fin de permitir salir a la superficie a las emociones reprimidas. No olviden que vuestras emociones están únicamente ligadas “al pasado” a través de experiencias ya vividas, así pues al karma.

Así cuando surge una problemática o un acontecimiento difícil, no se trata de dar la prioridad a la manera de resolverlo, sino de DETECTAR Y COMPRENDER EL MENSAJE SUBLIMINAL que se les dirige.

Se trata de no otorgar importancia a las cosas tales como las ven, sino de comprender por qué las ven.

“Ustedes mirarán con vuestros ojos y no verán” Isaías.

Es en ese momento en que tienen la ocasión de realizar que ustedes solo son un actor que juega en vuestra propia película gracias al ego, como lo hacen todas las otras personas de vuestro entorno.

Es solamente integrando perfectamente este principio, que ustedes conseguirán desidentificarse de este mundo de materia y de dualidad en el cual están encarnados. ¿Pueden entonces concebir, que no hay más razón de acordar tanta importancia al funcionamiento dual de vuestro ego (el “yo quiero/ yo no quiero”)?

Por ello, cuando un acontecimiento fastidioso surge en vuestra vida cotidiana, háganse más bien las preguntas siguientes:

¿Por qué me llega esta situación? ¿Qué tengo que comprender?

Lo que la mayoría de la gente no comprende, es que a partir del momento donde ustedes detectan y resuelven el mensaje subliminal que vuestro Universo les dirige, la problemática se resuelve generalmente por sí misma o al menos no los agobia más. Sin embargo cuando vuestro ego rechaza ver el mensaje, se pone a luchar contra la causa de la problemática,lo que la amplifica automáticamente puesto que ustedes le otorgan toda vuestra energía.

A partir del momento donde vuestro ego se borra en provecho de la guía de vuestro Sí superior, ustedes no tienen más que resolver esa clase de situaciones conflictivas puesto que muy simplemente, no aparecen nunca más en vuestra vida. ¡Y ahí está el secreto de la felicidad!

Así LA TERCERA VÍA que ustedes buscan es simplemente LA VÍA DE LA SABIDURÍA, LA VÍA DE LA NO IMPLICACIÓN.

No es una vía de resignación, de huída o de desinterés. Se trata de una vía que lleva a la aceptación de lo que ES, ya que LO QUE ES, USTEDES SON EL ÚNICO CREADOR A TRAVÉS DE VUESTRO PROPIO CAMPO DE ENERGÍA, NO LO OLVIDEN NUNCA.

Eso implica vivir los acontecimientos con desapego para no dejarse llevar por vuestras emociones después inevitablemente dejarse agarrar y engullir por el juego dual de la ilusión.

Se trata también de abrir los ojos del discernimiento y cerrar los de la ilusión, con el fin de no conceder energía a ese juego, que no es más que una proyección/manifestación exterior de vuestra dualidad interior.

Pregunta a nuestro Ángel:

¿Puedes darnos un ejemplo con el fin de permitir a la psique comprender cómo el ego en un mundo dual del “yo quiero/ yo no quiero”, puede integrar la noción de no dualidad y desapegarse de la soberanía del libre albedrío?
Tomemos el caso de la batalla ideológica entre el humorista Dieudonné y el Ministro Manuel Valls. El ejemplo de esta rivalidad entre sus dos personajes está alimentado, mantenido y atizado cotidianamente por los medios de comunicación. Se trata ahí de un ejemplo evidente de manipulación de masa de “gente dormida”, es decir que no tienen la conciencia bastante desarrollada para darse cuenta de esta manipulación. Estos dos personajes son muy simplemente las “marionetas” hábilmente manipuladas por la elite Iluminati.

Son simplemente los “títeres” de los Maestros de la sombra que implícitamente por su “pequeño juego” suscitan en el pueblo una reacción (quien dice reacción, dice ego).
Los temas de pelea que alimentan el duelo mediatizado entre esos dos personajes, tal como el racismo, el antisemitismo, la pedofilia, la injusticia, la política, el dinero, el desempleo, son objeto de altercados verbales muy juiciosamente elegidos. Por ese medio, afectan insidiosamente el emocional del espectador para suscitar en su inconsciente, sentimientos de injusticia, impotencia, cólera… que producen emociones y lo incita a las reacciones de venganza, de revuelta, de cólera, de odio…

Si cada uno de ustedes observa bien lo que sucede en sí sobre el plano emocional, inevitablemente uno de los temas de discusión que los dos personajes abordan, les concierne de cerca o de lejos o al menos los toca.

¡No olviden! Tomando partido por uno u otro de esos personajes “sobre-mediatizados”, irresistiblemente ustedes se dejan caer en las propias redes de vuestro ego, ya que reaccionan a la proyección de vuestra propia película, aunque esos dos personajes se hayan “manifestado a través de vuestras vibraciones” únicamente para mostrarles vuestra propia dualidad.

¿Por qué eso?

El simple hecho de que ustedes se sientan afectados por su “pequeño juego”, sobreentiende que esos dos personajes han entrado inevitablemente en vuestro campo de conciencia a través de vuestros campos de energía.

En realidad la escena que ustedes están observando activa automáticamente las memorias-programas todavía activos en vuestros anales kármicos y permite sondear vuestro emocional.

Los programas ADN que corresponden a vuestro karma no resuelto, han literalmente “invitado” a Dieudonné y Valls a vuestra vida, con el fin de que puedan observar vuestras memorias-programas conteniendo todavía emociones reprimidas, en correspondencia con su “pequeño juego”.

Aprendiendo a identificar el rol de los dos personajes, ustedes podrán darse cuenta que el que juega el rol de víctima, concentrará en sí a todas las personas que durante su curso kármico juegan el rol de víctima, el otro inversamente atraerá a los que se ponen en el rol de verdugo/perseguidor.
No se trata de incriminar ni a Dieudonné, ni a Valls, ni a quien sea, sino de tomar distancia con respecto a la escena que están observando. Se trata en ese momento, de congelar la imagen y observar no la pantalla, sino de “volverle la espalda” con el fin de mirar las emociones que aumentan en ustedes y observar vuestras propias reacciones.Pregúntense, ¿cuál es la emoción que los empuja a tomar partido? ¿Es un impulso de rechazo, de cólera, de odio y/o de simpatía, de afinidad, de afecto hacia uno o el otro de los dos personajes?

Así ustedes pueden comprender que no pueden cambiar, ni el escenario de la película, ni el comportamiento de los actores, pero que ahora pueden cambiar ¡“vuestro casete”! Deben concientizar que han manifestado esta “intrusión” en vuestra vida, para obtener una lección y únicamente para eso.
Desde este momento, después de haber mirado sinceramente las emociones que se manifiestan en ustedes respecto a uno o a otro de esos personajes, ustedes pueden simplemente apagar esa película y volver la espalda a vuestra propia creación ilusoria.

Vuestro pensamiento, que les recuerdo representa la energía, cesará de alimentar el egregor de la creencia de dualidad, que Dieudonné y Valls materializan delante de vuestros ojos ya que ellos solo representan el espejo de vuestra propia dualidad.

Además con el fin de demostrarles bien que ese “pequeño juego” solo es una ilusión, “por la más grande de las casualidades” ese “pequeño juego” pasa por un soporte virtual, puesto que solo existe para la mayoría de ustedes a través de las pantallas de los medios de comunicación.

Aceptando y comprendiendo todo esto, ustedes están encontrando la llave para abrir la tercera puerta. Después, les corresponde a ustedes atreverse a abrirla.

Pregunta a nuestro Ángel:

Muchos lectores se preguntan sobre la manera de aplicar “el Conocimiento” en su propia vida. No comprenden cómo es posible cesar de tomar partido por una causa u otra.
¿Cómo explicar que este automatismo es de origen egótico?

Esta pregunta demuestra innegablemente la incomprensión o la no-integración del “Conocimiento de las Leyes Universales.”

Es muy difícil para el humano que desde milenios ha aprendido a luchar por su supervivencia, consentir que este “Conocimiento” súbitamente revelado a él, lo invita simplemente a parar de luchar para aprovechar de la vida. La creencia de deber luchar para vivir está tan anclada en su psique, que la idea que existe otra solución le es totalmente inconcebible.
Así cuando es ignorante de las Leyes Universales, la pregunta que se hace todo individuo supuestamente considerado es: “¿Cómo se puede no reaccionar frente a un acontecimiento dramático o una situación de urgencia, sin resentimiento, sin cólera y sobre todo sin culpabilidad?”.

Evidentemente cuando es ignorante solo puede reaccionar, puesto que en ese momento entra en juego toda la panoplia de esquemas ligada a la culpabilidad, que ineluctablemente levanta las preguntas: “¿Qué debo hacer o no hacer, debo esperar, denunciar o no, informar o callarme?”

Habiendo integrado “el Conocimiento de las Leyes Universales” el humano no reacciona más al impulso del ego, pero ACTÚA EN CONOCIMIENTO de causa.

Habiendo comprendido que él es el realizador de su propia película, solo puede aceptar el curso de las cosas. Así, las preguntas existenciales no se sitúan más a nivel de la reflexión egótica, sino simplemente, ellas no se hacen más.
¿Y por qué razón?

La explicación a ese prodigio es que después de vuestra liberación kármica, habrán integrado la tercera vía, la de la guía del Ángel. Por esto, las situaciones que ponen en juego el “libre albedrío egótico”, desaparecen pura y simplemente de vuestra vida.

Efectivamente la gente no comprende que la tercera vía aparece solamente después de haber comprendido y aceptado que no tienen que querer dirigir su vida y todavía menos querer entreverarse en la vida de los otros. 

Esta Vía replantea duramente todas las creencias ligadas a la cobardía “acumulada” durante todos los procesos de encarnación y toda la culpabilidad que se deriva de ella.

Lo más difícil para la psique es admitir que el poder, el control son una solución ligada al juego del ego.

Por eso, cuando el individuo comprende realmente que nunca ha controlado el curso de las cosas, ¡se ve entonces súbitamente desposeído de su razón de vivir!

El ego completamente desamparado busca entonces desesperadamente un pretexto para agarrarse a ese juego de ilusión, puesto que no puede reconocerse, ni actuar más que a través de él.

Sin embargo, es hora actualmente para cada uno de retirarse de ese gran juego, con el fin de cumplir vuestra “TRANSICIÓN INTERIOR” y reconocer vuestra guía.

Algunas personas llegan a aceptar que la noción del bien y del mal haya sido necesaria para la experimentación del universo de 3era dimensión dual. Habiendo comprendido esta noción de equilibrio, consiguen generalmente abstenerse de llevar un juicio sobre ciertas situaciones y consiguen desapegarse intelectualmente.

Sin embargo, no “vibrando” todavía esta neutralidad en sus campos energéticos, sus propósitos o sus comportamientos no están en absoluto en adecuación con sus creaciones. Lo que sobreentiende simplemente, que ellas no vibran esta neutralidad porque no está integrada en sus células y por ello, no llegan todavía a imprimir esos cambios en su vida cotidiana. En su relacional, esos individuos no pueden ser entendidos ya que a pesar de su saber intelectual, las dos polaridades de la dualidad resuenan siempre en sus cuerpos de energía. No basta saber las cosas sino aplicarlas, integrarlas, es decir vibrarlas.

Ellos continúan así manifestando esta dualidad en su vida cotidiana por incesantes situaciones difíciles. El emocional de estas personas vivamente solicitado es muy a menudo empujado al extremo. Es durante esos momentos intensos que el ADN acumula de nuevo programas-memorias en sus cuerpos energéticos y perpetúan situaciones penosas, tanto tiempo como el equilibrio emocional no haya sido alcanzado.
A partir del instante en que ustedes saben convertir una contrariedad en vuestra vida en una oportunidad de comprender, ustedes permiten a vuestros codones del ADN liberarse de sus programas.

Desapegándose de todo juicio, una cosa que podía antes aparecerles como “bien o mal”, se vuelve una simple anécdota que no los afecta más.

Ustedes pueden simplemente extirparse del juego de la dualidad deteniendo la balanza del juicio, aceptando en primer lugar vuestros propios demonios y no llevando juicio sobre los de los otros…

Desde luego, cantidad de individuos continuarán a ser duramente afectados por el sufrimiento y la injusticia que dirige vuestra 3era dimensión dual y continuarán debatiéndose y sufriendo. Pero habiendo comprendido cómo funciona la tercera vía, la Vía Crística armónica con las leyes cósmicas, eso no les concernirá más.

Les recuerdo que son vuestros propios campos energéticos vibrando la neutralidad que los protegerán durante la gran Transición. Esos campos de energías vibrando la neutralidad corresponden a la “Vía Ascensionada” de la nueva humanidad en devenir. La dualidad egótica en estos fines de tiempos de la 3era dimensión, solo sobrevivirá poco tiempo todavía.
Yeshua lo había comprendido bien y había anunciado con estas palabras: “Dejar los muertos enterrar sus muertos, cuando la hora llegue…”

Pregunta a nuestro Ángel:

Sobre el plan cuántico ¿puedes explicarnos la ilusión de la dualidad del ego, de nuestras creencias del bien/mal, de la sombra/luz?

Yo les afirmo, los Maestros de la sombra como los Maestros de la luz son simplemente los Maestros de la Energía. Son entidades magnéticas “inteligentes” que saben regular y dosificar los flujos de las partículas de energía-información.
Su rol visto de un plano de conciencia superior no es destruir la tierra, engendrar la guerra, crear catástrofes, o aniquilar la humanidad… como el ego condicionado e ignorante del hombre ha aceptado creerlo, pero su propósito es simplemente estremecer a vuestro ego.

Su verdadera misión consiste en reequilibrar el egregor magnético dual engendrado durante la encarnación del Hombre y crear un nuevo enrejado magnético a una frecuencia más elevada alrededor de la tierra.

Para ir más lejos en la explicación de esta dualidad/ ilusión, vamos a ver sobre un plano metafísico lo que ocurre.

Hay que saber que la Conciencia es Información que circula en todas partes en el Universo bajo forma de energía/luz tal como los fotones, taquiones, neutrones, neutrinos, quarks… y otros.
Esta Conciencia/Información está omnipresente en el Universo y no está separada de la materia. Ella permite la agregación, la cohesión de los flujos de partículas y genera la densificación de la materia. Esta Conciencia/Información está presente en el vacío sideral entre los planetas, las estrellas, las galaxias, exactamente como está presente en el átomo entre el núcleo y los electrones.

Así las partículas de Informaciones- Luz que componen el “vacío”, vehiculizan la Conciencia- Inteligencia, es decir los códigos necesarios al funcionamiento de toda vida. Vuestro cuerpo está así formado de mismas partículas- luz que la ciencia llama “átomos”. Es así pues una proyección en tres dimensiones (holograma) de partículas-luz densificadas por esta Inteligencia y esta gracias a la acción de una multitud de campos y micro-campos magnéticos.

Así todo ser viviente evolucionando en el universo es una faceta de esta Conciencia-Inteligencia (Dios-Espíritu). Esta Conciencia- Inteligencia genera así una miríada de fractales que toman vida bajo la forma de cuerpo- alma- Espíritu del individuo.

En el humano, la “Inteligencia del Sí superior” se manifiesta todo el tiempo a pesar de las resistencias del ego. Sin embargo éste tiene la posibilidad de variar su densidad abriendo su campo magnético, lo que permite la recepción de la Presencia de la Inteligencia. El desequilibrio del ego determina directamente lo emocional del individuo y así pues su capacidad de discernimiento. Así más que batirse contra el ego, basta que él aprenda a aceptar los acontecimientos tal como son y sin juicio.

Así cuando el ego de un individuo se identifica abusivamente a su rol de control, es decir que su ego se esfuerza en controlar y administrar los flujos de energía por el “yo quiero/yo no quiero”, no hace más que reforzar inevitablemente sus propios campos electromagnéticos. Por resonancia, atrae a sí cada vez más situaciones de vida difíciles que su ego persiste en querer controlar.

Mantiene irremediablemente la dualidad que se manifiesta por situaciones conflictivas inextricables.
En este fin de los tiempos, debido al aumento del flujo de la Energía cósmica, el individuo que persevera en dar fuerza a su ego, se encamina entonces hacia la involución de su encarnación, su auto-destrucción.

Es pues inútil querer “redimir” el karma no resuelto con un gran golpe de amor, de gentileza, de bondad y de luz… Esta intención solo está ligada a un esquema puramente egótico del individuo que rechaza asumir la responsabilidad de su curso de encarnación. Les recuerdo que el karma representa la totalidad de las experiencias acumuladas durante el proceso de las encarnaciones y que las emociones influenciando vuestro comportamiento en vuestra vida presente, son la manifestación.

En este fin de ciclo, el Ser humano está llevado a encarnar el Amor, es decir encontrar el Equilibrio, la UNIDAD EN SÍ para encarnarla en la materia. No puede realizarlo cuando el campo magnético del ego obstruye el pasaje a la Luz/Información de la Conciencia superior.

Para comprender cómo cambiar “su vida”, lo que implica forzosamente estar liberado del ciclo kármico, es necesario tomar conciencia y aceptar que el Hombre es “Espíritu-Dios” encarnado, puesto que es su holograma (proyección en tres dimensiones).

Tomemos el ejemplo de un individuo que encuentra otro individuo. Que sean amigos o enemigos y cualquiera sea su pertenencia ideológica, son los dos un holograma de la Conciencia /Dios. Su encuentro ha sido encaminado por una sucesión de sincronicidades guiadas por la Inteligencia del “Espíritu-Dios”.

Esas “casualidades” son siempre transportadas por flujos de luz/información y son dirigidas por la “Conciencia universal” al servicio del Gran Plan de la Evolución. Teniendo conciencia de eso, ustedes no pueden más acusar a vuestro prójimo de haber “interferido” en vuestro recorrido kármico, sino que ustedes sabrán que lo ha hecho para que ustedes tomen lección.

Esos flujos de luz/información tienen también la particularidad de ser cuasi-intemporales, es decir que muchas de esas partículas no dependen de la velocidad de la luz, ni de la gravedad.

No son “procedentes” de la “Conciencia/Dios”, sino son la Conciencia/Dios fuera de la ilusión del tiempo.
Esos flujos de luz/información se fraccionan ellos también, en múltiples entidades inteligentes que ustedes llaman “Sí superior”.

Lo que sobreentiende que el “Sí superior” es una entidad de energía/información intemporal o eterna, puesto que ella no está sometida más a la gravedad, ni a la ilusión del tiempo. Las Almas que son miríadas de campos electromagnéticos, sufren el efecto del tiempo solamente cuando están encarnadas.
Así cada ser humano puede experimentar “el efecto de la encarnación” en espacios-tiempos diferentes, es decir la impresión del presente, pasado, futuro o paralelos. La suma de sus encarnaciones (el karma) expresa así todas las facetas del Alma. Las encarnaciones solo son pues, sensaciones ligadas a la gravedad terrestre.

El Sí superior, esta entidad “de energía/información” intemporal, representa pues la Multidimensionalidad del hombre, mientras que el Alma poseyendo la Conciencia dual, conoce el sufrimiento, la culpabilidad, el miedo, la cólera… es decir las emociones.

Así el Alma es un holograma más o menos polarizado del Sí superior, puesto que ella ha engramado a lo largo de sus encarnaciones, experiencias duales, o de verdugo, o de víctima.

El alma se expresa pues a través del AMOR que es un conjunto de fluctuaciones de energía/información piloteada por la Conciencia-Espíritu-Dios.

Cuando el ego desprogramado de su rol realiza el equilibrio con el Sí superior, las fluctuaciones entre las dos polaridades de la dualidad se estabilizan. Habrán entonces encontrado la clave del proceso de “liberación” de la ilusión de la materia y subirán el nuevo escalón de la Evolución.
A lo largo de su proceso kármico, el humano solo ha jugado y vuelto a jugar el mismo programa, el de la dualidad (que les recuerdo data de millones de años y no de algunas vidas).

La dualidad es una función magnética necesaria para que la Conciencia-Espíritu pueda penetrar en lo más profundo de la materia. Esta función de la dualidad mantiene el electrón separado del núcleo produciendo una vibración. Es esta vibración que permite generar frecuencias diferentes y pues hacer la experiencia de “la ilusión” sobre los diferentes planos de encarnación.

Así las diferentes frecuencias dimensionales representan el pasado-presente-futuro, que solo son planos diferenciados los unos de los otros, vibrantes en un eterno presente.

Ese juego de ilusión ligado a vuestros cinco sentido ha permitido crear y estabilizar el equilibrio entre dos polaridades:

-la de la luz sombría ligada a la densificación del flujo de la luz que representa la materia, la masa, el peso, la carga, la materialidad…

-la de la luz energía, ligada al flujo de luz no densificada que representa la energía, el movimiento, la fluidez, la facilidad, la ligereza…

Así la humanidad ha llegado al fin de su ciclo de encarnación para que la Conciencia del Espíritu pueda de nuevo estabilizar la vibración del flujo de la energía- materia. Eso se llama llevar el equilibrio a lo más profundo de la materia, es decir ¡EL AMOR!

Para ello, tomando rápidamente la metáfora del casete, va a tener que parar su desfile apoyándose sobre el botón “stop” y tomar distancia con respecto a la pantalla. Solo podrá hacerlo obligando a su ego a desapegarse del rol que jugaba en la película de la Vida: es decir obligándolo a desapegarse del mundo de materialidad en el cual se baña.

Eso corresponde al estado de la Aceptación. 

Es invitado a tomar conciencia del funcionamiento cuántico del mundo de dualidad. Es decir a aceptar que es él mismo el Dios creador de su vida cotidiana y comprender que por el sesgo de sus encarnaciones, visiona en bucle la película de la que es el realizador.

Así el humano podrá comenzar a “personificar” y “encarnar” la Conciencia superior, desapegando su mental-ego de las circunstancias agradables o desagradables, que le fabrican cotidianamente las memorias-programas de su ADN. Es decir parar de evaluar en bien o mal los acontecimientos que hacen irrupción en su vida.
Esta “Aceptación” es la realización del “no juicio”, del desapego. Este estado de Ser corresponde a “la Iluminación”, que es muy simplemente un fenómeno cuántico ligado a la disolución (de densificación) del campo magnético del ego, aceptando por fin dejar pasar la Conciencia- Información del Sí superior. Por ese proceso de iluminación, el Alma se libera de los planos psíquicos ilusorios del ego apegado a la 3era dimensión de consciencia-densidad.

El individuo habiendo vivido el “proceso de iluminación” podrá así comenzar a aceptar vivir encarnado en este mundo de materia y de densidad, dejando simplemente desarrollarse el curso de la Vida. Esta nueva vida se realiza entonces, sin que experimente más ningún disgusto, contrariedad o sufrimiento. Evidentemente esta “marcha” corresponde a la transición de la conciencia dual hacia los planos superiores no duales, ella no puede en ningún caso hacerse en grupo.

El proceso de traslación de la conciencia hacia los planos superiores es un fenómeno INDIVIDUAL. Se trata únicamente de UNA TRANSFORMACIÓN DE LA PSIQUE, es decir de la manera de pensar y del funcionamiento del intelecto del individuo. ¡“La Ascensión” no puede pues en ningún caso realizarse de a dos, en grupo o en comunidad!

Pueden ahora comprender, por qué las comunidades de luz, exactamente como en “la época de la Atlántida” son señuelos, con el fin de desviar al individuo de su verdadero camino de despertar.

Sus fundadores son los falsos profetas que abundan hoy, siempre listos a “jugar” en provecho de su ego.

La comunidad de los portadores de Verdad, se “materializará” no sobre un lugar geográfico como se quiere hacerles creer, sino únicamente a través de una nueva rejilla magnética de conciencia de Verdad y de Amor/Equilibrio que está ya realizándose alrededor del planeta.

Cuando el ego de cada uno haya comprendido que no hay que intentar dominar el flujo de la luz, sino simplemente ACEPTAR EL MUNDO TAL COMO ES, su “Ser realizado” se expresará así liberado en el nuevo Universo que se creó él mismo. El “juego quiero/no quiero” no tendrá absolutamente más ningún sentido.

Se dará cuenta entonces que el “libre albedrío” simplemente no tendrá más razón de ser, puesto que solo era una ilusión egótica necesaria a las creencias de la dualidad.

Será por esto lo que ustedes nombran una persona despierta, un Maestro ascensionado. Habrá permitido al ego desapegarse de la dualidad de este mundo en el cual se había zambullido.

Se dará cuenta entonces que alrededor de él, algunos individuos, quizá su vecino, su amigo, su compañero, había ya cumplido este largo camino de transición que es: LA ASCENSIÓN.
Transmitido par Sand & Jenaël.

Versión PDF en francés en:
http://bienvenussurlanouvelleterre.jimdo.com/
Traducido por A.I.
http://mensajes-interdimensionales.blogspot.com/p/dialogos-con-mi-angel-2012-2013-por.html

LOS 4 PILARES DEL CORAZÓN: MAESTRO O.M. AïVANHOV

O.M. AïVANHOV 16 de febrero de 2014 a través de Air

 

Audio
 

Mis muy queridos amigos, estoy extremadamente feliz de verlos esta noche y durante esta semana.

Vengo un poco para darles el programa, pero antes de eso, me gustaría proponerles un espacio de Comunión… Así que, si quieren, abramos un espacio juntos en el que podamos compartir en el corazón del Corazón…

[Comunión]

Así que, en lo referente al programa, eso va a ser muy simple. Mañana tendrán la visita de Osho. Entonces, podemos decir que mañana, comenzamos por el Fuego. Y luego, el Martes habrá todavía Fuego, y luego Fuego. Y para apaciguar todo eso, seguirá un poco de Agua. Después veremos si hay una necesidad de continuar la cocción o no. Y ahí sabremos dónde se encuentran y lo que queda. Así que la tarde del Martes, tendrán la visita de Ma Ananda Moyi, y los invito a preparar su visita leyendo o escuchando de nuevo el mensaje que ella entregó el 1 de diciembre de 2012, por otro canal.

Como pueden ver, vamos cada vez más hacia el Fuego. Esto me lleva a recordarles la importancia de los Pilares del Corazón: la Humildad, la Simplicidad, la Transparencia y la Infancia. Y los invito a estar muy, pero muy atentos, ahí dónde están parados. Esto, se lo hemos dicho durante años. Desde hace años, me mato diciéndoles, bueno, en realidad no me mato, es la manera de hablar, pero no dejo de decirles que en algún momento, ustedes no podrán ocultar nada, y el Fuego se llevará todo.

Así que, es muy simple. Me gustaría recordarles en particular lo concerniente a la Humildad. La humildad, los invita a permanecer en la Presencia e interiormente. ¿Porque, qué pasa, si ustedes viven la presencia de otros? ¿Qué demuestra eso? Si hay otros al interior, eso les muestra inevitablemente, que interiormente ustedes están en el “yo”. 

El otro sólo existe porque hay un “yo”. Ese es el punto de partida. Podríamos decir que el “yo” en el espejo, se convierte en el otro.

Si ustedes continúan tratando de encontrar la ramita en el ojo del vecino, significa que todavía tienen una viga en su ojo, es tan simple como eso. Este es el principio de la dualidad. No hay, ninguna excepción a esto. Esto, lo hemos hablado durante años. Tomemos por ejemplo, la noción de Servicio, el Servicio a la Luz. Nunca hemos dicho que se pongan al Servicio de la Luz. Nosotros nunca los hemos llamado Servidores de la Luz. Los hemos llamado, ancladores de Luz, los Sembradores de Luz, Polvo de Estrellas, pero no los Servidores de la Luz. Porque eso significa por ejemplo, que hay un “yo” que debe servir a la Luz para los demás. Vivir la Luz: ese es el Servicio. Esto es, de sí para sí, y cuando digo esto, sabemos, se lo hemos dicho una y otra vez; no hay nadie dentro. Por lo tanto, es de nadie a nadie.

Creo que es muy, muy importante de verse con honestidad, sobre todo ahora. Esto lo van a entender mejor después de la intervención de Ma Ananda Moyi. Pero no voy a develar todo ahora, de lo contrario me van a pegar en los dedos.

Pero ustedes pueden notar que, en general, todo se mueve un poco por todas partes. Por supuesto, están los Elementos, eso ustedes lo ven claramente. Hay cada vez más y más seres humanos que muestran su descontento, hay más y más gente entrando en resistencia. Esto, lo habíamos anunciado hace mucho tiempo. Así que si hay todavía, la presencia de un “yo” dentro de ustedes, deben estar muy alertas, y de ubicarse en los Pilares del Corazón. Este es su salvoconducto.

La Humildad, la Humildad de reconocer que si hay una opinión, un juicio hacia el exterior, entonces eso quiere decir que hay un “yo” en el interior. Y como he dicho en numerosas ocasiones, en ese momento, ¿qué se debe hacer? ¿Ocuparse del vecino o, ocuparse de sus nalgas?

Permanezcan en presencia de lo que está vivo en ustedes. Eso es lo más importante ahora para ustedes, en relación con lo que está ahí. No de lo que viene, sino de lo que ya está ahí. Deben entender eso, no paramos de decirles: todo ya está ahí.

Es muy simple, ya que si se ubican en la Humildad, si reconocen que en algún momento, ustedes ven a otro y eso les muestra que hay un “yo” al interior, entonces no necesitan extenderse hacia fuera. Ustedes saben que lo importante es el “yo”, no para hacerle la guerra, sino simplemente para reconocerlo que está allí.

Eso, los llevará a vivir la Simplicidad. Porque es muy simple: hay un “yo” y ustedes permanecen centrados en el “yo”. Si no hay nadie fuera, entonces inevitablemente, no hay nadie tampoco en el interior. Eso todos aquellos que han experimentado el Absoluto testifican. En determinado momento, no pueden decirles otra cosa. Ellos vieron que no había nadie en ellos, y ven que no hay nadie al exterior. Es muy simple.

Y esto los lleva a la Transparencia, Transparencia hacia sí mismo. ¿Es qué hay alguien en alguna parte? No hay por qué culparse, no tienen que juzgarse. Es simplemente eso la Transparencia: sí, hay alguien, no, no hay nadie.

Bueno, podría también desarrollar sobre la Infancia, pero esto ya se ha hecho, y la Transparencia, los lleva en una cierta forma automáticamente a vivir la Infancia. La Infancia no busca analizar en base a los elementos del pasado, porque el pasado no existe para la Infancia, al menos inicialmente. Por lo tanto la Infancia es acoger lo que llega, sin evaluar, sin juzgar. Porque ¿cómo evalúan lo que se presenta a ustedes? Necesariamente con los elementos del pasado que han vivido, o elementos del pasado que han integrados de alguna manera, en la memoria. Si borran el pasado, ustedes verán que no pueden juzgar, no pueden evaluar una situación. Porque ustedes se dicen, esto está bien, esto es agradable, o esto va a estar complicado, en función de lo ocurrido en el pasado.

Déjense sorprender por la Vida. El Maestro Philippe de Lyon, les ha dicho, que jamás, jamás podrán comprender la Luz. Eso es muy lógico: ¿cómo podrían comprender la Luz con una herramienta de la dualidad? La dualidad jamás podrá comprender la Luz, eso está muy claro. Incluso la dualidad misma, no puede comprender eso.

Si yo desarrollo todo esto esta noche, es para llevarlos en las mejores condiciones a vivir lo que se presente a ustedes ahora, que será desarrollado en los próximos días. Tanto como les sea posible, apóyense en los Pilares del Corazón. Permanezcan Tranquilos, y viviremos un Rencuentro muy caluroso. El Fuego, ustedes lo han comprendido, está en la Fiesta durante este período.

He aquí, lo esencial que quería decirles, lo que deseaba compartir con ustedes esta noche. No voy a abrir un espacio de preguntas. Prefiero que cada uno permanezca en su Profundidad, y pueda acoger lo que hay a vivir en los próximos días. Yo pienso que Osho permitirá preguntas. No estoy seguro, no quiero imponerle nada, ya veremos. De todas maneras, ustedes me conocen, ya encontraré el medio de volver por aquí, por allá. Yo me haré las invitaciones sobre medida.

Bueno, les deseo una buena semana. Diviértanse!

Transmiido por Air
http://www.envol-du-phenix.org

Traducido por HN

MA ANANDA MOYI Autres Dimensions 1o. de Diciembre del 2012 Sugerido por Om Aivanhov a través de Air el 16 de Febrero de 2014