GENERALIDADES DEL SER, APLICANDO EL METODO PARA COMUNICARSE CON EL INTERNO

“Esta sabiduría no es mía; ésta sabiduría está en mí.”

11o El mundo está compuesto de energías atómicas inteligentes, diversas e infinitas. 2o Todo ser aspira y respira; sólo el hombre aspira, respira y piensa.

3o El pensamiento en el hombre es la base de sus aspiraciones y la aspiración forma el futuro del hombre.

4o Las inteligencias infinitas y diversas que palpitan en la Naturaleza esperan, ansiosamente, las aspiraciones y respiraciones del Rey de la Creación, para servirle y obedecerle.

5o Cuando el pensamiento entra en los mundos de esta inteligencia se apresuran a obedecer, entregando la clave de toda comprensión.

6o El mundo de estas inteligencias es el mundo interno. 7o Lo que encadena al hombre a su ignorancia es su pensamiento y sus aspiraciones en el mundo

externo.

8o No hay infierno ni cielo; no existe mal ni bien, sino en el pensamiento del hombre.

9o En el pensamiento se halla lo verdadero y lo falso, cuando llega el hombre a distinguir entre los dos y cuando llega a desintegrar a los dos, logra la unión con su verdadero YO SOY en el Reino de los Cielos.

10o El cuerpo es la quinta esencia de estas inteligencias que residen en todos sus centros. Las inferiores (que otros las llaman malas) residen desde el ombligo para abajo; las superiores (o buenas) desde el ombligo para arriba.

11o El objeto de la vida es convertir a los inferiores en superiores y el hombre se convierte en Dios. 12o Por donde pasa un hombre Dios, purifica todos los átomos inferiores y llena la atmósfera de

superiores. 13o Pensar alto y aspirar hondo es atraer al cuerpo las más evolucionadas inteligencias.

14o El átomo es una inteligencia viva que rodea el pensamiento, esperando la aspiración y respiración, para penetrar en él.

15o Los átomos son ángeles inteligentes que tienen, como los hombres, jerarquías. 16o El hombre en su cuerpo es la miniatura del Cosmos: Todo lo que está arriba es igual a lo que está

abajo, y todo lo que contiene el Macrocosmos lo contiene el Microcosmos.

17o El objeto del hombre es salvar a sus átomos inferiores que encuentran en la naturaleza inferior, mas no dominarlos, Una vez salvados desaparece toda aflicción: ésta es la misión del Cristo en el hombre.80 / JORGE ADOUM

18o El hombre que aspira y concentra, abre un camino directo a su objeto. 19o Los átomos ángeles que residen en el mundo interno del hombre son dueños de toda la

Sabiduría. 20o Estos ángeles internos contestan toda pregunta dirigida por la concentración sostenida.

21o La Iniciación significa ir dentro en busca del Cristo, impulso que es el iniciador en toda sabiduría; todo hombre es su propio iniciador y su propio salvador.

22o Quien busca en el interior de su Templo vivienda halla al Dios Íntimo que mora en él. 23o Nuestra actual edad es la más adecuada para esta búsqueda por medio de la concentración,

aspiración e inspiración. 24o Aspirar, concentrar y respirar átomos de luz nos conduce a la iluminación. 25o Pensar y aspirar la belleza, es adquirir la BELLEZA.

26o El objeto del pensar y del aspirar, en nuestra nueva edad, es libertar nuestros sentidos de la esclavitud de nuestros átomos inferiores para lograr el futuro desenvolvimiento. 27o Cada centro, en el cuerpo del hombre, es un grado de conocimiento especial y todos forman una universidad; debemos cursarlos todos.

28o Cada Grado es dirigido por un Dios maestro. Todas sus enseñanzas son internas, sólo puede el hombre entrar en estos cursos por la aspiración y aprenderlos por la concentración.

29o Toda sección en el cuerpo tiene una vibración y una ley individual; pero la Ley de las LEYES emana del Absoluto Íntimo.

30o Aspirar y respirar meditando, es el único camino que nos conduce a la única Ley del Reino Interno.

31o El objeto de nuestra unión con el Íntimo es darle libertad de acción más allá de nuestro cuerpo objetivo y ser conscientes de sus obras.

32o La concentración es el puente tendido desde nuestro cuerpo hacia el Íntimo Infinito, cuyo objeto es comunicarnos con EL.

33o Respirar es vivir, meditar es crear. 34o El cuerpo físico es como un país que está gobernado por varias jerarquías de gobierno. Su rey es

el Pensador, sus gobernantes son los pensamientos y sus obreros obedientes son los átomos. 35o El Pensador es el Rey que vitaliza y estimula todas las dependencias gubernativas y obreras.

36o Un pensamiento sano, una aspiración pura y una respiración completa y perfecta, vitaliza todo el cuerpo.

37o El valle que separa nuestra mente del YO SOY se puede salvar con la meditación aspirada. 38o Una meditación en lo puro y justo pone en orden la atmósfera de nuestros ángeles trabajadores.

39o Una concentración voluntaria y perfecta une a los elementos de la mente con la conciencia de la Naturaleza.

40o Cuando el hombre medita y aspira, todo su cuerpo se convierte en filtro: absorbe mucha fuerza hacia adentro y esta fuerza forma alrededor del cuerpo una armadura protectora que impide la penetración de las fuerzas destructivas.

41o Hay que meditar hasta obtener un pensamiento propio y una fuerza propia y no acudir a otros seres pidiéndoles protección.

42o El pensamiento propio viene de lo interior y es el que nos guía en el camino de la evolución y la liberación.

43o La meditación en el Íntimo, rasga la atmósfera que cubre la sabiduría divina, herencia de todo hombre.

44o Los archivos de la Sabiduría Divina están en manos de los Ángeles de Luz que nos circundan y viven en nuestro cuerpo; para poseer esta sabiduría hay que conquistar a estos ángeles por la contemplación y la aspiración.

45o El hombre actual trabaja con la mitad de sus ángeles o átomos y cuando llega a estimular a la otra mitad, su unión será consciente y perfecta con Dios y se convertirá en una columna en el Templo del Reino Interno.

46o La Sabiduría Divina es Única, solamente su objetó varía según los ángeles atómicos que le enseñan.

47o El hombre es bueno o malo según la calidad de los ángeles que prevalecen en él.

48o Hay que tener en cuenta, una vez por todas, que cada átomo es un ángel bueno o malo; superior o inferior. Una Inteligencia superior puede comunicarse con la mente humana por medio de sus ángeles superiores y elevados, y una inferior por medio de ángeles inferiores.

49o La salud física, psíquica y mental es el único poder a quien se someten los ángeles buenos internos, mientras que la enfermedad es casi siempre un instrumento de los inferiores.

50o Todo excitante estimula la sangre y con ella los átomos inferiores que se hallan debajo del ombligo. Estos, excitados, obstruyen el camino que conduce al Reino Interno y nos comunican sus propias instrucciones falsas y malignas.

51o Meditación y aspiración puras abren la puerta del corazón que conduce a los diversos departamentos del Reino. La frase, puerta del corazón no es un término poético sino es una verdad: en el corazón se encuentra una pequeña puerta de escape que está custodiada por el Átomo Hijo o Logos quien la cierra y la abre según la calidad del pensamiento.

52o Un pensamiento de sacrificio y salvador puede abrir la puerta del corazón para descender, como Cristo al Infierno, salvar a los átomos de luz encadenados. allí y subir con ellos nuevamente al cielo de la cabeza.

53o El Átomo Demonio o Enemigo, que reside en la parte más inferior del Sacro del hombre, intenta siempre enviar sus ángeles malignos o átomos al corazón; pero la puerta está siempre cerrada para ellos.

54o Todas las células del hombre piensan, y toda célula pensante se alimenta de los átomos que penetran por la respiración.

55o El mejor alimento para las células es el pensamiento puro. 56o Un pensamiento puro y una respiración solar, que absorbe la ventanilla derecha de la nariz,

queman todos los residuos impuros que posee un hombre desde el pasado.

57o La aspiración, respiración y meditación continuas y puras comunican al hombre con las más elevadas vibraciones de lo Absoluto Íntimo y entonces adquiere un poder mental ingente para dirigir a la humanidad.

58o El hombre tiene muchos enemigos secretos que le perturban durante la concentración y la aspiración; para vencerlos hay que dirigir el pensamiento al plexo Solar en la región del estómago; en este plexo residen las fuerzas lumínicas; estas fuerzas abren el camino al pensamiento y lo conducen

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 81

82 / JORGE ADOUM

hacia arriba, por la médula espinal, hasta llegar a la conciencia de lo Real interno, en donde mora todo saber y toda felicidad.

59o En la médula espinal y sus ramificaciones se encuentran todas las ciencias del mundo desde el principio. Cada inteligencia angelical que reside en estas regiones es un archivo de saber: inventores, poetas, artistas, genios, etc., si son buenos reciben sus inspiraciones de la parte superior, y sin son malos las reciben de la inferior.

60o El libertino no puede penetrar en esta Universidad, porque su plexo solar carece de la energía de luz o de ángeles luminosos que le abren el camino.

61o La energía creadora del sexo tiene que llenar con su poder todos los centros magnéticos y convertirlos en soles en la densa oscuridad del cuerpo. Esta fuerza de luz Creadora mantiene la salud del cuerpo, del alma y de los átomos dentro y fuera del cuerpo.

62o Cada centro de poder tiene una comunicación directa con el Íntimo por medio de la energía creadora; pero en el momento que decrece esta energía se corta la comunicación.

63o Dentro del hombre existen dos principios o dos fuerzas, a las que las religiones dan el nombre de buenas y malas; los ocultistas las llaman positivas y negativas; los alquimistas dicen: rápidas y lentas y otros dicen armónicas y desarmónicas; Cristo y Anticristo, etc …

64o El principio del bien está representado por un Átomo Divino llamado por los ocultistas ÁTOMO NOUS o Conciencia Divina y reside en el corazón, cuyos impulsos son constructivos. Este Átomo es la Encarnación del Segundo Atributo de la Divinidad que se halla en la Glándula Pituitaria. Es la deidad manifestada de la causa que permanece oculta.

65o El principio del mal reside en otro Átomo en la parte inferior de la espina dorsal y su impulso es destructivo; llamémosle el Rey del mal o el Rey del infierno.

66o Ambas entidades tienen legiones de ángeles atómicos a sus órdenes y ambas luchan para atraer al hombre.

67o El impulso de Nous o Crístico domina el mundo interno y trata de absorber el pensamiento del hombre hacia este mundo; el impulso del Lucifer jefe de los ángeles rebeldes domina el mundo externo y conduce el pensamiento del hombre hacia este mundo.

68o El reino de Lucifer abarca desde el ombligo para abajo y la memoria del pasado está escrita en esta parte. El reino del Nous está en el pecho, en donde están grabados los archivos del presente. En la cabeza Reina el Padre y en su dominio se hallan los archivos del futuro. Con letras de fuego están escritas las vidas pasadas en el sacro; con letras de luz están escritas las vidas futuras en la cabeza, y el fuego del Sacro y la luz de la cabeza se unen en el Corazón, centro de vida y residencia del Salvador.

69o No hay ni bien ni mal, tal como los comprende la humanidad, solamente hay diferencia de vibraciones.

70o Las vibraciones se tornan rápidas o lentas según el impulso y la índole del pensamiento. 71o Lucifer es el impulso que limita nuestros pensamientos y aprisiona nuestra mente en la atmósfera

del mundo externo.

72o El NOUS es el impulso que nos libra de esta limitación y de esta prisión para convertirnos en amos del mundo externo.

73o El Átomo Lucifer evoca todos los átomos malos captados por nuestros malos pensamientos, desde nuestra aparición en el mundo, para formar con este ejército su reino inferior (infierno) y dominar el mundo externo.

74o Cristo por medio del Átomo NOUS, en donde reside su impulso, evoca todos los buenos átomos para librar al hombre de lo inferior y hacerle penetrar en el Reino Interno del Íntimo en donde no hay ni mal ni bien.

75° No hay cielo ni infierno, como no hay ni mal ni bien, mas, sí existen vibraciones rápidas y vibraciones lentas. El conjunto de las vibraciones rápidas forman una entidad que es llamada YO SUPERIOR y la reunión de las vibraciones lentas, se llama Yo Inferior o naturaleza inferior. Más adelante hablaremos de estos dos poderes en el Hombre.

76o Cuando un hombre transforma sus vibraciones densas y lentas en sutiles y rápidas se dice que se ha vuelto Salvador del mundo, o un Cristo; y, cuando transforma sus vibraciones rápidas en lentas se convierte en Anticristo.

77o El pensamiento es quien forma del hombre un Cristo o Anticristo o mejor dicho, el pensamiento es quien manifiesta el Cristo o el Anticristo en el Hombre.

78o El misterio del hombre consiste en el deber de emplear la Conciencia de la Realidad que está dentro de sí y no su querer que le llama después “Voluntad”. Por eso dijo Cristo: Hágase tu voluntad, Padre mío “esto es, la Conciencia de la realidad llamada por Jesús: Padre” y, no la mía.

79o Cada vez que Lucifer con su ejército anticristo nos llama la atención para librar la batalla, nos aconseja la religión acudir a la oración, a los santos, etc… Pero hay otro método también eficaz que consiste en lo siguiente: elevar el pensamiento a la cabeza, cielo del Padre; con esta elevación arrebatamos al Anticristo una parte de sus ángeles atómicos, que quedaron adheridos al pensamiento y al pasar por las esferas de la Luz Central se queman y se transforman en ángeles de luz; entonces se dice: El demonio fue derrotado.

80o Los seres superiores, muchas veces, provocan estas guerras voluntariamente: dirigen el pensamiento a lo inferior y cuando comienza la lucha, ellos con el pensamiento principian a salvar los átomos o ángeles de vibración densa, que desean trabajar bajo el estandarte del bien. Esto es lo que significa la tentación de Jesús en el desierto y, dice el Evangelio: Cuando triunfó el Cristo en Jesús le abandonó el demonio. Jesús por experiencia conoció los peligros, en estos momentos, que muchos no pueden resistir estas pruebas, y enseñó después “no nos dejes caer en la tentación”.

81o Nunca se debe provocar la tentación antes de llenar los centros con la fuerza Crística Solar; porque la fuerza solar en el hombre es el poder de la fe que triunfa y este triunfo se obtiene por la práctica del Yoga o del Sermón de la Montaña.

82o La fuerza anticrística nunca puede penetrar más arriba del ombligo, pero si puede atraer pensamientos llenos de Átomo s destructivos a lo inferior. Todos los inventos de la guerra actual son pensamientos utilizados por el Anticristo en el mundo objetivo.

83o En el principio hubo gran batalla en el cielo (la cabeza del hombre) Miguel (EL YO superior) y sus ángeles lidiaban con el dragón (Yo Inferior); y lidiaba el dragón y sus ángeles; y fue lanzado aquel grande dragón, aquella antigua serpiente, que se llama diablo y satanás, que engaña a todo el mundo, y fue arrojado en tierra y sus ángeles fueron lanzados con él. “Apoc. XII, 7, 9” (Cuando el Yo inferior cuyo nombre es el diablo, desobedeció a la llamada del Absoluto y se “rebeló contra el Señor”, fue arrojado por Miguel el YO superior, al infierno o inferior del cuerpo del hombre en donde arde el fuego del deseo y del instinto.

84o “Y cuando el dragón (Diablo, Yo inferior, principio de la desarmonía) vio que había sido derribado en tierra (en la parte inferior del cuerpo) persiguió a la mujer que parió el hijo varón (persiguió a la materia que engendró al hombre, hijo de Dios, y su mente) Apoc. XII, 11, 13.

85o Todos estos archivos se hallan en las energías atómicas del sacro en donde se puede leer, por medio de la concentración, el origen de esta guerra en el cielo, en donde también están anotadas las vidas pasadas y las consecuencias de ellas en vidas futuras.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 83

84 / JORGE ADOUM

86o Para poder penetrar hasta aquel punto, debe librarse del bien y del mal y obrar según la Conciencia Divina.

87o Nadie puede ascender a su cielo, si no desciende primero al infierno o inferior del cuerpo. Desde allí puede escalar la materia, como hizo el Cristo, para salvar a aquellos ángeles que fueron atraídos por el pensamiento del hombre hasta aquellas regiones.

88o Cada hombre debe llegar a la estatura de Cristo para poder salvar a estos ángeles en cadenas, si no, tendrá por enemigo terrible el FANTASMA DEL UMBRAL (del Yo inferior) que puede enloquecer a todo aquél que no sea Cristo. La única arma contra esa entidad, creada por el mismo hombre, cuando bajamos al infierno por la tentación, es el elevar nuestro pensamiento a la Cabeza residencia de las tres manifestaciones de lo Absoluto.

89o El Fantasma del Umbral es un ángel tenebroso formado por el acumulado mal de las vidas pasadas (Es el lugarteniente del Demonio) y tiene su residencia en el eje inferior de la espina dorsal.

90o El Yo Superior, enemigo terrible del anterior, está representado por Miguel y reside en el eje superior de la espina dorsal.

91o El campo de batalla actual de estos dos enemigos, se halla en la región del ombligo. Al principio Caín mató a Abel, el mal triunfa sobre el bien. “Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande águila, para que volase al desierto en su lugar, en donde es guardada por un tiempo, y dos tiempos y la mitad de un tiempo de la presencia de la serpiente”. (Apoc., XII, 14). El alma, ánima, vida, durante tres rondas y media (durante el período de Saturno, del Sol y de la Luna y por último la mitad del terrestre) que acompañaron la involución del hombre y su descenso en la materia, cuando prevalecían en el los átomos densos y lentos; pero después del nacimiento de Cristo en la mitad del cuarto tiempo, período actual de la ascensión, el hombre se encamina hacia su unión consciente con lo Absoluto de donde procedió.

92o Lucifer puede atraer al cerebro izquierdo todos los átomos que encadenan el pensamiento a los instintos animales; mas no puede hacerlos ascender nuevamente; mientras que Nous en el corazón puede hacer bajar los átomos del cerebro derecho, llenos de luz, hasta el infierno para salvar a sus hermanos presos allí.

93o Una vez obtenido este descenso, el Hombre puede descubrir en la intuición, o memorias de la naturaleza su evolución desde el mineral, vegetal, animal y ver las fuerzas que trabajaron en su cuerpo humano.

94o El Yo inferior es lugarteniente del átomo Enemigo en el Hombre o Lucifer; el Yo Superior es el del Átomo Nous, manifestación del Cristo. Todo mal pensamiento mana del cerebro izquierdo; el bueno viene del derecho. El izquierdo ayuda a la magia negra, empleando los elementos inferiores de la naturaleza; el derecho emplea para su trabajo los elementos superiores o ángeles de luz.

95o La Magia es un poder mental que la poseen los dos principios.

96o La respiración por la ventanilla izquierda absorbe átomos lunares oscuros influidos por el enemigo interno del hombre; pero al mismo tiempo son necesarios para la vida; la respiración derecha es solar cuyos átomos son luminosos. Los que respiran siempre átomos lunares tienen miedo a la luz del sol.

97o “Si no volviereis como niños, no podréis entrar en el Reino de Dios.” Cuando el hombre por medio de su aspiración y pensamiento inicia su entrada en el mundo subjetivo, se vuelve como niño, protegido de todo mal.

98o “No resistáis al mal”. El deseo de resistir al mal nos atrae en nuestra contra ángeles guerreros, fieles servidores de Lucifer y la resistencia se convierte en guerra destructora como la que está sucediendo entre las Naciones. La resistencia contra estos ángeles malignos debe ser con el amor y la caridad y el mal se desintegra por sí mismo, como el fuego que no encuentra qué devorar, se devora a sí mismo. 99o La mente que piensa mal o que causa mal, reabsorbe lo que ha emitido por la respiración, el alimento y la bebida.

100o Los sensitivos y muchas veces los niños se encuentran molestos y acongojados al lado de estos seres.

101o Tristeza, melancolía, depresión, ira y demás defectos son heraldos del Enemigo Secreto del hombre; pensar felicidad y aspirar alegría es la escoba que barre y elimina a estos mensajeros nefastos o ángeles malignos.

102o Hay una voz en el corazón que siempre nos habla en cada eventualidad, nos pone sobre aviso contra toda mente maligna; aquél que obedece esta voz que viene de su Íntimo nunca será defraudado.

103o Nunca debemos meditar en el Rey de las tinieblas que está en la base de la columna vertebral, porque con esta meditación le enviamos nuevos poderes o átomos respirados en estos momentos, que le ayudan contra nosotros. A veces este enemigo nos ofrece poderes y sabiduría con tal que le enviemos nuestro consentimiento.

Esto se llama el pacto con el demonio, que los magos negros han firmado con la propia sangre, a cambio de bienes materiales o de fines egoístas.

104o Alimentan la mente del mago negro y de sus discípulos con ciertas frases sofísticas y le obligan a aspirar, pensar y respirar átomos que le ayudan a llegar a sus propósitos. Por ejemplo: Sólo el fuerte debe subsistir y el débil debe morir; o esta otra: El fin justifica el medio, etc., una vez grabados estos sofismas en la mente de una nación, su primera aspiración será la guerra.

105o Esta filosofía luciférica y endemoniada atrae a los pueblos por la inspiración y el pensamiento, motivos de destrucción; porque pierden en sus corazones el sentido de: Igualdad, fraternidad y justicia.

106o Una vez dirigida la meditación hacia adentro, puede el hombre ver desde la puerta de su corazón, la lucha incesante en su bajo vientre, y sentir los dolores y desgracias que esperan al mundo en el futuro.

107o El objeto de la iniciación interna es convertir al hombre en salvador de sus propios átomos energéticos, convenciéndolos de ser obediente al Dios Íntimo; entonces no habrá más guerra, porque no habrá guerreros, ni destrucción al no haber destructores.

108o Sólo el pensador y sus pensamientos son los llamados a librar la inteligencia de las garras de estos enemigos internos y librar al hombre y al mundo del pulpo del mal.

109o El pensamiento es como un imán pegajoso: si es malo atrae espíritus malos y los adhiere al cuerpo de deseos; una vez lleno este cuerpo de estas inteligencias malignas, debilitan lo bueno que hay en el hombre y lo arrastran a la acción; por sus frutos se conoce al árbol.

110o Estas malas entidades pululan en el bajo vientre y están esperando con ansias un pensamiento maligno para convertirse en vampiros y combatir las emanaciones que salen de la conciencia o la voz del corazón. Una vez acallada esta voz obligan al hombre a obrar, según la voluntad del Rey de los Infiernos y las obras serán ferocidad y odio.

111o La energía sexual es un arma tremenda en manos de la magia, sea blanca o negra, y con su fuerza creadora puede el hombre unirse con su Íntimo y más fácilmente con el demonio. Es el pensamiento que atrae a la espina dorsal el fluido sexual para depositarlo en su bolsa respectiva; si el deseo es animal o satánico que causa el derrame de este fluido, el cuerpo de deseos recoge de los infiernos, millones de átomos demoníacos en compensación de los derramados, pero si este fluido es contenido por un pensamiento de pureza, su luz vuelve al cuerpo de deseos y aparece más astral o brillante.

112o El mundo de los deseos o cuerpo astral, es la primera etapa en el sendero de la iniciación, en donde el hombre debe vencer en las cuatro pruebas de los elementos inferiores. El iniciado puede rememorar estas pruebas cuando medita en su centro umbilical en donde se unen las corrientes del cuerpo astral.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 85

86 / JORGE ADOUM

113o Lucifer, el Enemigo Secreto, el Enemigo Íntimo, el Demonio, significan una sola entidad; ya hemos dicho que es el principio del mal y está colocado en la base de la espina dorsal; más encima, en el eje de la misma espina, se encuentra otra entidad que es lugarteniente del primero, del Enemigo Interno del hombre, un ángel de las tinieblas, llamado por los ocultistas el Terror del Umbral o el Fantasma del Umbral. Es una entidad terrible formada por los malos deseos del hombre y rige el cuerpo de deseos o astral; este ángel maligno impide con sus ejércitos la entrada del hombre a su Reino Íntimo.

114o El mundo o cuerpo de los deseos es la creación del yo inferior o mente animal que ha arrastrado el hombre durante varias vidas; pero una vez purificado este cuerpo se convierte como vidrio transparente ante los ojos del hombre, tras del cual puede ver el mundo interno, aunque no puede entrar en el. Es la alegoría de Moisés: pudo ver, pero no le fue permitido entrar en ella.

115o En la base del cerebelo se encuentra, en contraposición a Lucifer que se halla en la base de la espina dorsal, el Arcángel (llamémosle MIGUEL por no encontrar otro nombre más adecuado) cuyo lugarteniente es el ángel de la espada, contraparte del Fantasma del Umbral. Este ángel intercede y ruega por nosotros, cuando ve que realmente deseamos la unión con el Íntimo, que, a su vez, concede la balanza a Miguel para pesar nuestros hechos: buenos o malos. Esta alegoría la vemos pintada en todos los cuadros del Arcángel Miguel, en el momento de derribar el principio del mal. Si los hechos buenos son mayores, nuestros pecados pueden ser perdonados y entonces podemos, con la ayuda del Ángel de la espada, entrar en el Reino de Dios Íntimo.

116o El Arcángel Miguel es el YO Superior formado por nuestros buenos deseos; pensamientos y obras en toda nuestra existencia anterior. Su Lugarteniente es el Ángel de la espada en la puerta del Edén. Volveremos a hablar de este ángel y del Terror del Umbral, más adelante.

117o Mientras vive el hombre debe pensar, y mientras piense debe absorber átomos enemigos y amigos, en sus compañías, amistades y ambiente en donde vive. Pero mientras hay enemigos hay guerras. Los enemigos del hombre son los de su casa, dice el Evangelio, estos son los átomos hermanos y parientes que viven, en su propio cuerpo, más queridos que hermanos por el mismo hombre. En el Bagavad Gita o el Canto del Señor, Krishna aconseja a Arjuna, matar a estos parientes y hermanos; pero el mejor medio de librarse de ellos no es el matarlos sino el conquistarlos. Jesús cuando dijo: “Si te escandaliza tu mano (esto, es los átomos malignos de tu mano) córtala, porque es preferible entrar en el Reino de los Cielos manco y no entrar en el Infierno con dos manos”; pues, cuando dijo esto no quiso decir que el hombre debe cortar, efectivamente, su brazo y echarlo lejos de sí; sino que el pensamiento debe descender a estas regiones con el objeto de salvación. Hay que conquistar y eliminar por la iluminación el ejército del enemigo Secreto y éste se desintegra por sí mismo. Este es el objeto de la Iniciación interna y el descenso del Cristo al Infierno, para librar a los átomos de la garra del Enemigo Secreto.

118o Actualmente estos átomos enemigos viven, como zánganos, alimentándose de nuestra fuerza; pero una vez conquistados se vuelven trabajadores obedientes en la viña del Señor.

119o Existe un adagio oriental que dice: La mente desocupada es el almacén del demonio. Para librarse de las mercaderías del demonio, es menester llenar la mente con pensamientos útiles y prósperos.

120o Un pensamiento nefasto, sobre todo en un día triste y oscuro, llena nuestro cuerpo de deseos de átomos de depresión. El pensamiento de amor está simbolizado por el incienso que cuando es inhalado por el cuerpo de deseos, le acerca mucho a Dios; así también un pensamiento concentrado pone al hombre con la realidad del ser en quien se piensa.

121o Siguiendo la Iniciación interna o el camino hacia el Reino, el aspirante o Iniciado debe sufrir varias pruebas. La misma aspiración a conquistar el Reino es la que pone al hombre en contacto con seres elementales, unidos a la madre Naturaleza, y componen en total la Naturaleza del hombre.

122o También los elementales son creaciones de la Trinidad del hombre, viven y trabajan con nosotros; son llamados espíritus o ángeles del aire, del agua, de la tierra y del fuego. Todos estos ángeles han trabajado en la formación y evolución del hombre en el pasado y seguirán trabajando en el futuro.

123o Según el Dogma, hay tres personas en Dios, y esas tres personas no son más que uno solo; tres y lino clan la idea de cuatro, así también el nombre de Dios, en casi todos los idiomas consta de cuatro letras.

124° En todas las religiones encontramos los cuatro elementales, aunque con distintos nombres; pero nuestro objeto es aplicarlos al cuerpo humano: los elementales son en alquimia la sal, el mercurio, el azufre y ázogue; en el Apocalipsis están representados en el trono del Señor (Cuerpo físico) por cuatro animales: igual a la esfinge ole la pirámide de Egipto; cara de hombre, patas de león, alas de águila y cuerpo de toro; que, interpretados por cuatro verbos pueden combinarse juntos de cuatro maneras y se explican cuatro veces los unos por los otros.

125o Estos cuatro elementales son la emanación del Íntimo y la plasmación del pensamiento del hombre. Todas han trabajado para la formación del hombre y siguen trabajando. Los elementales o ángeles del aire trabajaron la mente del hombre, o su cuerpo mental; los del agua trabajaron y formaron el cuerpo de deseos; los de la tierra formaron el mundo ole las emociones y los- instintos. Todos estos cuatro cuerpos se interpenetran en el cuerpo humano para formar el hombre completo. El Hombre crucificado sobre estos cuatro elementos por los cuatro elementales tiene los del aire alrededor de la cabeza y ole los pies; los del agua en todo el lado derecho; los del fuego en el pecho y los de la tierra en el lado izquierdo de su cuerpo, todos confundidos e interpenetrados.

126o Estos seres son muy amantes del hombre que piensa con justicia y sabe aplicarla (el Saber), Osar en practicar; hacer la voluntad del Íntimo y callar por no desear recompensa y farra; entonces se convierten en servidores de los genios y artistas en general. Ellos plasman sus características en las obras del hombre según la pureza del pensamiento.

127° Domina y es servido por los ángeles del aire, aquel ser que dedica toda la fuerza del pensamiento al mundo interno; con una concentración perfecta puede llegar a los planos de la vida Espiritual, donde alcanza la iluminación. Para dominar a los elementos del cuerpo de deseos o del agua, hay que extirpar las pasiones groseras y llegar a la impersonalidad. Para dominar a los ángeles del fuego, hay que vencer los instintos animales, emociones y todo lo que puede recordarle del animal. El dominio de los elementales de la tierra consiste en un ayuno racional y limpieza interna y externa, y por la respiración y demás prácticas esotéricas.

128o Cuando el hombre se convierte en impersonal, como su madre la Naturaleza, ésta pone bajo sus órdenes, sus elementos y elementales que le descubren las leyes, filosofías y ciencias de todas las edades. Los elementales superiores respetan y obedecen a todo hombre cuya concentración es perfecta; ellos mismos le invitan a que penetre en su reino, para instruirle en la sabiduría Superior, que está escrita en las etapas internas del cuerpo físico; le muestran las divisiones y subdivsiones de su mundo interno y los habitantes de cada división.

También le enseñan la manera de vencer las emanaciones de los átomos malignos, le instruyen cómo distinguir las formas del pensamiento, el cambio que sufre el cuerpo y la mente con las estaciones y con los años. Le enseñan las cuatro etapas de la vida, el movimiento interno del organismo humano, y la relación de cada parte del cuerpo con los mundos y sistemas solares; la circulación de la sangre con el movimiento universal, la respiración con los períodos del universo, etc. (Reléase el capítulo titulado “La Iniciación egipcia y su relación con el hombre”, en la primera parte de esta obra.)

129o Cuando el hombre puede atravesar y traspasar con el pensamiento el cuerpo o mundo de deseos llamado astral, triunfante sobre todos los elementales inferiores de este mundo, pasa a otro más sutil cuyas fuerzas tienen relación íntima con el Espíritu de la naturaleza. El cuerpo de deseos es elaborado en la región umbilical del hombre y se manifiesta en el HIGADO; el tercero que es más sutil tiene su puerta en el BAZO y se manifiesta en el sistema Simpático.

130o El que llega a este mundo, por el pensamiento sostenido, está en comunicación permanente con las inteligencias angelicales poseedoras de la memoria de la naturaleza, manifestada en el hombre por la intuición, y ante él no habrá pasado ni futuro.

131o Las religiones se valen de la magia ritualística y simbólica para llegar a este mundo.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 87

88 / JORGE ADOUM

132o Los sagrados símbolos como la cruz, el triángulo, el círculo y el sello de Salomón, etc., son teclados en el mundo físico cuyos sonidos repercuten en el sistema simpático, de donde el hombre recibe contestación.

133o El significado de cada símbolo es interno y no como se le explica exteriormente; por ejemplo, la cruz no significa la muerte, sino el triunfo sobre la materia; así como la fábula encierra una verdad muy honda.

134o La meditación es un símbolo sagrado, atrae a la mente átomos sagrados de luz y de sabiduría; así como la meditación en la imagen de un verdadero santo, atrae al sistema simpático las vibraciones del santo; de manera que la iglesia católica no anduvo errada al colocar en sus altares los símbolos e imágenes de verdaderos santos.

135o Para cada cualidad y virtud hay un símbolo, así como existe una palabra para cada una de ellas; pero hasta hoy, no se da a la mente más símbolos porque no ha aprendido, ni ha comprendido su lección en los actuales existentes.

136o En el sistema simpático, el hombre comprende el significado del Génesis y se da cuenta de que en el se hallan dos YO: Yo superior y Yo inferior; Arcángel Miguel y Arcángel Lucifer. El primero es la reunión de todo lo bueno hecho por el hombre y el segundo la aglomeración de todo lo malo; el primero es luz, reina sobre los ángeles de la luz y está siempre en presencia del Íntimo; él reside en la parte superior de la espina dorsal; el segundo es tinieblas, reina sobre los ángeles de las sombras y reside en la parte inferior de la misma espina dorsal; ambos son arcángeles, pero de distintas vibraciones.

137o Justamente en la mitad de la espina dorsal se encuentra la puerta del Edén de donde salió el hombre; a la entrada de esta puerta se hallan dos ángeles: uno es llamado el ángel de la espada flamígera, para impedir la invasión de la mente inferior al Edén, y el otro es llamado ángel Custodio; ambos interceden por el hombre, que ansía el regreso a su morada edénica o el Reino Interno.

138o El fantasma del Umbral es el agente del principio del mal; reside encima del sacro o eje de la espina dorsal; tiene el objeto de aterrorizar al iniciado, con mil modos, para impedirle ir en el sendero de la luz. Las pruebas en el cuerpo o mundo de deseos no son nada ante esta última prueba. Quien ha meditado en la lectura de la obra “Zanoni”, puede darse cuenta de lo que significa el Terror del Umbral. El ángel custodio ayuda mucho al hombre, quien sinceramente desea la unión con su íntimo y cuando triunfa y derrota al Fantasma del Umbral, llega a la puerta del Edén, en donde el ángel guardián del paraíso tiene su morada; este ángel le entrega su espada flamígera para cortar el nudo que obstaculiza la abertura de la puerta.

139o Los dos ángeles serán guías hasta que el hombre pueda abrir la puerta edénica. entonces lo abandonan, porque ya no son necesarios, así como cuando el cuerpo físico, después de la muerte, se desintegra y vuelve a la tierra de donde vino.

140o En el sistema simpático se pueden leer las memorias remotísimas de la creación, las vidas pasadas de la humanidad y de este mundo. Del sistema simpático las religiones han copiado la historia de su Génesis, dioses, demonios, cielos, infiernos, etc.

141o El pensamiento devocional, dirigido al ángel de la espada, libra a la mente de la ansiedad; la devoción al Arcángel de luz, convierte al hombre en la MISMA LEY NATURAL y podrá leer con su intuición la memoria de la Naturaleza.

142o El ángel de la espada es quien dota al hombre del poder de hacer milagros: curar enfermos, resucitar a los que aparentemente son muertos, dominar la magia de los elementales y poner al hombre en condición de escalar y llegar a la presencia de su Arcángel. El Arcángel y el ángel de la espada regularizan la respiración del hombre para poder absorber los átomos solares y lunares; con la ayuda de estos ángeles podemos cortar las cadenas que nos atan a lo animal, y abrir la puerta de la prisión del Íntimo, para que pueda manifestar sus poderes-hacia lo exterior.

143o Invocar al ángel de la espada, es atraer la fuerza curativa de todas las enfermedades. Con la pureza del pensamiento y la impersonalidad de este ángel, señala al hombre la causa de la enfermedad y la manera de curarla. Él ordena a sus huestes para que desalojen el mal; pero a un enfermo con pensamiento de lujuria u odio, le abandona en manos de los átomos de la muerte, ejército del Terror del Umbral.

144o El que tiene el don de curar debe impregnar el pensamiento del enfermo con vibraciones positivas y puras para poder vencer, en él, las huestes de la enfermedad. Limpiando la mente del enfermo con el amor, entonces puede invocar a su ángel, con una oración mental, colocando sus manos en la mitad de la espina dorsal, en donde reside; en este estado, debe aspirar y respirar átomos curativos y colocarlos bajo la dirección del ángel, quien los forma en ejércitos contra los de la enfermedad. Todas las curaciones milagrosas son efectuadas por el Angel de la espada.

145o Una magnífica costumbre es la de invocar nuestro ángel antes de dormir, porque el hombre, durante el sueño, viaja muy lejos de su cuerpo y abandona su casa, la cual al no tener un guardián, cualquier ladrón de los elementales malignos puede asaltarla o habitar en ella.

146o La mejor sabiduría es la reeducación de sí mismo y no la enseñanza de una escuela; este ángel de luz tiene a su cargo nuestra reeducación, y una vez reeducados podemos entrar en todas las etapas de la naturaleza.

147o Con la aspiración, concentración y sobre todo la impersonalidad, el hombre puede identificarse con su ángel de espada; entonces la inteligencia recibe la respuesta de toda pregunta, aunque la mente no se da cuenta de ello, lo que nosotros enviamos a otros nos será devuelto, con creces, sea bueno o malo.

148o Cuando el iniciado llega al final de esta etapa y obtiene del ángel de la puerta edénica, la espada flamígera, su deber será abrir la puerta del Edén o del Reino que conduce a la Unión con lo REAL, el Íntimo. Y cuando el Alma ha transpuesto la puerta del Íntimo, ya nunca más saldrá afuera.

149o El Edén o el Paraíso de la Biblia y el Reino de Dios del Evangelio son una misma cosa; el Estado Edénico o el Reino de Dios representa el Estado del hombre cuando era Uno con su Dios Íntimo.

150o Mientras moraba el hombre en el jardín Edénico era completamente Impersonal; esto es, mientras que su pensamiento y su alma atendían, siempre, a las cosas celestiales que residen en la cabeza, vivía en el paraíso divino Impersonal; pero desde el momento en que el pensamiento y el alma quisieron probar del árbol cuyo fruto se llama conocimiento del Bien y del Mal, cedieron sus poderes al deseo y se vieron envueltos por condiciones nuevas y extrañas. Y llegó el hombre al estado incapaz de ver la realidad.

151o Desde el momento en que el hombre comenzó a materializar sus pensamientos divinos e impersonales, por la fuerza tuvo que caer y ser arrojado del jardín del Edén; porque con la aglomeración de sus deseos creó el Intelecto y abandonó la Conciencia Impersonal Divina. Con la creación del Intelecto formó un nuevo mundo en la parte inferior de su cuerpo y lo pobló de toda clase de átomos atraídos por sus deseos e instintos. Este mundo es el Infierno.

152o En este estado de caída nunca olvidó de su estado edénico, Reino de la felicidad; muchas veces ha intentado regresar al Paraíso, pero al llegar a la puerta de entrada, encontraba que su intelecto había creado muchas barreras infranqueables, como los querubines con la espada flamígera y el fantasma del Umbral de quienes hemos hablado anteriormente. Entonces comenzó a estudiar el Bien y el Mal, el cielo y el infierno, el ángel y el demonio y todo lo que no tiene nada de real, sino en su intelecto, creyendo que con este estudio intelectual puede volver nuevamente al paraíso.

153o Al fin llegó un momento en que cansado del uso externo de su mente, replegó hacia su interior y allí encontró el verdadero camino hacia el Reino de Dios, prometido desde la formación de los siglos; pero lleno, como hemos dicho, de dificultades y trabas; entonces pensó y meditó en la manera de salvar los obstáculos y esto fue el principio de su iniciación o su camino hacia el interior.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 89

90 / JORGE ADOUM

154o Después por medio de la Iniciación Interna comprendió y sintió que el fin es igual al principio; el estado edénico fue Impersonal, el Estado del Reino de Dios Interno debe ser lo mismo, IMPERSONAL.

155o El Infierno del hombre se halla en su bajo vientre, su purgatorio en el inferior de su sistema simpático-nervioso y su cielo en su médula espinal hasta la cabeza.

156o Después de la muerte; el hombre lleva consigo su mente y sus cuerpos de deseos o astral, su mental y otros más sutiles; de manera que si la mente con el pensamiento y la aspiración, ha aglomerado en la parte inferior de su cuerpo muchos átomos malignos, quedará sujeto a estas creaciones mentales durante un tiempo más o menos largo, sufriendo y quemándose en el fuego de sus propios deseos y pensamientos, y se dice que el alma está en el infierno o purgatorio; después tiene que ascender al cielo, creado por su pensamiento, para gozar de. sus buenas obras. Cielo e infierno no son más que creaciones del mismo hombre y están en el mismo hombre.

157o Durante la vida y no después de la muerte, el hombre debe explorar y penetrar todos estos misterios; porque después de la muerte no puede realizar lo que debía hacer en su cuerpo durante la vida, así como el compositor no puede ejecutar sus obras si no posee el instrumento.

158o Ya se ha dicho que el pensamiento es como imán; atrae los átomos por medio de la aspiración. La bebida y el alimento son seres vivos o ángeles que tienen afinidad con la vibración del pensamiento; de manera que el pensamiento, la respiración y el alimento son el material que elabora la sangre, vehículo del Yo. Si el vehículo es bueno y puro, nuestra aspiración atrae la atención del Yo Soy que comienza a trabajar para convertir al hombre en Salvador del Mundo.

159o Con el pensamiento puro y concentrado hemos llegado en nuestra peregrinación interna a la puerta del Edén; el ángel de la puerta nos dio su espada para alejar al Terror del Umbral, y a los ángeles malignos; ahora nos falta despertar el Cristo en el Corazón, en donde debe nacer para hacernos entrar.

160o El amor IMPERSONAL y la pureza despiertan este Impulso en el corazón y comienza a invadir la Médula espinal y todo el sistema nervioso, sintonizando todos sus centros de energía, para abrirnos el camino hacia el Reino de la Realidad.

161o Desde el centro de la médula espinal el Iniciado tiene que detenerse para contemplar lo inferior y lo superior en el; puede ascender hasta identificarse con el Íntimo; pero si es verdaderamente un salvador del Mundo, tiene que descender nuevamente para salvar a aquellos seres que sirvieron de escalones para su ascenso. Cristo dijo: “Yo voy al Padre…”, y después también dijo: “Estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos, hasta que el último miembro llegase a la perfección.”

162o En este estado el hombre ya es OMNISCIENTE. 163o Al convertirse en Cristo principia a escoger sus discípulos y apóstoles que deben trabajar bajo

su dirección.

164o Más tarde veremos en dónde están colocados los apóstoles. Ahora podemos decir que el hombre en este plano siente la Inteligencia Cósmica en sí, y al decir YO, habla en nombre del Padre o de su Íntimo, como lo hacía Jesús.

165o Puede a voluntad subir a la montaña para comunicarse con el Padre, como lo hacía Jesús, y después bajar a los mundos inferiores, en donde tiene que sentir sus sufrimientos y dolores; pero al mismo tiempo aprende el misterio de la mente humana y adquiere el poder para el dominio de las mentes sanas y enfermas.

166o En este mundo el hombre se une a la Gran Inteligencia que registra toda experiencia. Esta Inteligencia es un Sol en el centro del cerebro que dirige todo el sistema dentro de su órbita. Los ocultistas, al referirse a esta inteligencia, dicen: Cuando el discípulo está preparado viene el Maestro, o lo que significa que cuando el discípulo está iniciado en el mundo interno, viene a él el saber del átomo maestro o la experiencia de todas las edades.

El Evangelio relata que cuando Jesús salió del agua, descendió sobre él el Espíritu Santo en forma de paloma; los términos son distintos, pero el significado es uno solo.

167o Bajo la dirección de este Maestro o del Espíritu Santo trabajan los señores o ángeles de la mente. Estos ángeles están simbolizados por el Maná (Mente) que bajó del cielo sobre los hebreos (los que pasaron los reinos inferiores) en el desierto (y llegaron a tener un cuerpo humano). El objeto de estos ángeles, que formaron la mente, es el aproximarnos a la Verdad.

168o Llegando a este estado el hombre es dueño de su mente, de sus pensamientos y de su mundo interno; entonces se desellan ante él los siete sellos apocalípticos.

169o El primer trabajo del’ Iniciado en este mundo es salvar a los ángeles inferiores que habitan con los átomos animales, y que dictan leyes tiránicas a la humanidad, valiéndose de hombres instrumentos del demonio, para causar las guerras y la destrucción.

170o Hay un adagio que dice: Dios se vale del hombre para castigar al mundo; mas, ¡ay! de quien se vale Dios como instrumento de castigo. El Iniciado ve de antemano la mejora que sigue al castigo y se une con el Rayo que guía los destinos del mundo. Con la iluminación mental podemos ver lo que ES, y ya no hay ni pasado, ni futuro; podemos participar de la Sustancia Mental Divina y entonces ya no necesitamos de un ángel guía o protector invisible; este ángel se desintegra y vuelve a su esfera, de donde procedió.

171o El hombre, al abandonar el Estado Edénico tomó el camino del descenso; esto es, de la cabeza, le guió el deseo por la médula espinal; de ella le condujo al sistema simpático; después al mundo del deseo o cuerpo de deseos y por último al físico; hoy, para volver a su Paraíso tiene que recorrer ascendiendo el mismo camino por el cual descendió, guiado por la aspiración, la respiración y los pensamientos puros y positivos. La positividad consiste en cuerpo y mente puros, sanos y fuertes; porque un cuerpo enfermo está dominado por los ángeles malignos y nunca puede adelantar en el sendero del ascenso con semejante carga encima; una mente enferma emite vibraciones densas y lentas que no sólo estorban a su dueño sino a los demás.

172o El silencio es un factor importante para el adelanto. Saber, Osar, Hacer y Callar son las cuatro leyes del Iniciado; cada palabra vana sale, del interior del hombre, como una flecha, rompe la envoltura áurea que lo protege de los ángeles malignos, quienes aprovechan esta rotura para penetrar en nuestro interior.

173o La positividad es el puente que nos conduce del sistema simpático al sistema nervioso o mundo mental. La enseñanza que nos ilustra sobre la positividad la hemos encontrado en el método Yoga y en el Sermón de la Montaña del Cristo, en la primera Parte de esta Obra. Sin la práctica de estos métodos nadie puede dar un paso en el sendero ascendente interno.

174o La ley de dar y recibir es rigurosamente aplicada en el mundo interno. A quien le fue dado la sabiduría superior está en la obligación de instruir, sanar y salvar a los ángeles inferiores que sostienen y mantienen su vida.

175o No hay que confundir la Sabiduría Divina, la Ciencia Oculta, la Teosofía, que es práctica de las leyes del íntimo, con la Teología u otras instrucciones recibidas de los elementales de los deseos. Toda alma cuyo espíritu es infantil, reside en un cuerpo sensitivo; estos seres frecuentemente reciben comunicaciones de los elementales o de seres desencarnados, que muestran una inteligencia, que aunque no carece de utilidad, no tiene nada de superioridad.

176o El Genio es aquel ser que practica en su arte la sabiduría superior.

177o Aquí debemos hablar algunas palabras sobre la respiración. Dice un sabio ocultista que el hombre muere porque inhala mucho más de lo que exhala; porque durante la respiración normal no exhalamos todos los restos de bióxido de carbono que con el tiempo, este gas mortal que resta en nuestros pulmones, causa la muerte.

178o La sangre es el vehículo del YO SOY; para que el vehículo sea apto en las manifestaciones del Yo Soy necesita tres cosas: Respiración completa y perfecta, alimento sano y pensamientos puros.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 91

92 / JORGE ADOUM

179o El hombre no sólo aspira átomos de la misma afinidad que sus pensamientos, sino que al exhalar impregna todos sus trabajos con los mismos átomos aspirados. El alimento que tomamos sigue la misma ley de la respiración. Hay un dicho oriental que dice: Fulano o Fulana tiene buen aliento para cocinar; esto es verdad, porque el mismo manjar preparado aparte, por dos personas distintas, tiene que tener un sabor distinto.

180o Cada persona, antes de comer, debe bendecir el alimento, con invocación al YO SOY, mientras que sus manos estén extendidas sobre el alimento, o formar con la derecha el símbolo de la cruz, porque la bendición emana rayos de luz que, al impregnar el alimento, ahuyentan los malignos átomos que penetraron por otros pensamientos.

181o Ya hemos dicho, en la primera parte, que el misterio de la Unidad está más allá de nuestra comprensión y está puesto al principio de todas las cosas; pero si no podemos seguir ese desconocido en su principio, podemos seguirlo en sus consecuencias. La Unidad Principio de la Creación debe abarcar los mundos: DIVINO, HUMANO Y NATURAL o DIOS, HOMBRE Y UNIVERSO.

182o El Hombre al abandonar su estado Edénico o su Unidad con el YO SOY, descendió tomando el camino de la medula espinal y de allí salió el sistema nervioso, al simpático, al cuerpo deseos, al vital hasta llegar al físico; en su descenso tuvo que dividirse en dos, manifestarse en tres, equilibrarse por cuatro, dominar por el cinco, etc., etc. Ahora para volver a su prístino estado debe tomar el camino de regreso o el ascenso interno, por medio de la aspiración, la respiración y el pensamiento.

183o Desde que el YO SOY, en el Principio, quiso manifestarse, la Unidad dividió el Círculo en Dos, formando las dos polaridades, para convertirse con ellas en trinidad. Si formamos un círculo sobre un papel y le dividimos con una raya vertical tenemos un símbolo, aunque tosco, del YO SOY, quien al manifestar su primer atributo, de hecho se formaron al mismo tiempo la Dualidad y la Trinidad.

184o Hay verdades opuestas unas a otras, porque el ritmo hace triunfar a cada cual a su vez. Existen dos polaridades en el hombre que toman su origen de una misma fuente, como existen el día y la noche; pero existen simultáneamente y no en el mismo hemisferio; pero como hay sombras en la luz, hay claridad en la oscuridad.

185o Todo deseo es centrífugo y toda voluntad espiritual es centrípeta. Todo ser polarizado debe aspirar y respirar el alma del mundo, si no, deja de ser o tener existencia.

186o El hombre, el ser más perfecto de los seres, es quien debe encerrar en sí estas dos leyes inseparables una de otra y que hacen sólo una. El poder verdadero y el Saber verdadero es el equilibrio forzoso de estos contrarios; porque el equilibrio es el poder del amor que triunfa sobre la naturaleza; lo sobrenatural no es más que el amor equilibrante.

187o El caduceo, en la espina dorsal del hombre, representa dos serpientes. Una a la derecha y otra a la izquierda; en el medio, encima de la varilla central, brilla el globo de oro o cabeza que representa la Luz equilibrada.

188o La serpiente Edénica que fue causa del descenso, de la muerte, es la que se apoderó de la mente humana y del pensamiento para arrastrarlos al mundo inferior, al mundo de los instintos y deseos; la serpiente de bronce, en el desierto de la Materia física o cuerpo, es la que salva de la muerte. Ambos están colocados en la espina dorsal, sobre el Tau o médula. Tal es el misterio de la Unidad en su manifestación dual.

189o El sabio, el Iniciado, debe ser equilibrador y justo al adquirir el poder en el punto central; tiene que derramar equitativamente la energía a ambos lados. Este poder que es la Unidad se bifurca en: Saber y Osar (Sabiduría y Fe) y en Crear y transformar (Hacer y callar). Los puntos extremos se asemejan y se tocan por la Ley del Equilibrio que es el poder central, UNO, en cada ser.

190o Este Poder CENTRAL UNO está: 1) en el hombre, y 2) en la unión del hombre a la mujer. Hablemos primero de la Unidad en el hombre y después de la unión del hombre a la mujer.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 93

191o Quien se coloca en este punto de unión será servido por los dioses; este punto es la inmortalidad entre la vida y la muerte; es el movimiento perpetuo entre el día y la noche; es la magia entre el saber y la fe; es el poder creador entre el hombre y la mujer; es el amor entre la voluntad y la pasión. Todo Iniciado debe saber la verdad para hacer la ley.

192o El Reino de Dios está dentro de nosotros, esto es, en la UNIDAD o punto de unión de la dualidad en el cerebro; el reino del infierno está dentro de nosotros, esto es, en lo que está fuera de este punto de unión y se manifiesta en dualidad.

193o YO SOY es la Sustancia de la cual el mundo y todo lo que en él existe está emanado o creado. Es la Fuerza creadora Universal: Espíritu es una forma de esta fuerza; alma o fuerza vital de vida es otra forma de Ella.

194o El Átomo Nous representa al YO SOY EN EL CORAZON del hombre y es esencial para la perfecta manifestación de la materia. Nous debe estar presente como Unidad, a fin de actuar. NOUS es Dual Binario: es la Ley Universal, todo cuanto existe es dual en su naturaleza y TRIUNO en su manifestación.

Según la Ley divina, todo aquello que tiene dentro de sí una potencialidad, para manifestarse debe dividirse en dos polaridades, cada una es absolutamente necesaria a la otra para manifestarse. Negativo y Positivo.

195o Entonces NOUS es a la vez Negativo y Positivo y la ley nos explica que cuando están presentes o infundidas las dos polaridades como UNIDAD, sólo entonces el hombre puede actuar o crear. NOUS no es el YO SOY. NOUS es el Sol material, el YO SOY es el SOL ESPIRITUAL mucho más allá que el Sol físico.

196o Volvemos a la Ley: Todo cuanto existe es dual en esencia y todo cuanto se manifiesta es TRIUNO en Principio.

Podemos formar un triángulo para comprender esta Ley:

94 / JORGE ADOUM

197o En todas las manifestaciones materiales, las dos esencias en el hombre están siempre unidas por la infusión de la una en la otra y el punto de contacto es la manifestación de la combinación de las dos. Las manifestaciones materiales son negativas y limitadas, las manifestaciones espirituales son ilimitadas y divinas. Así, en los materiales hallamos a NOUS negativo porque sus vibraciones son limitadas y finitas y en los espirituales son Ilimitadas e Infinitas. POSITIVO Y NEGATIVO, aisladamente, no tienen el menor vestigio de energía o fuerza; pero al unirlos tenemos una manifestación de la energía. Esta Energía no se debe a una de las polaridades sino a la UNION de los DOS EN UNO.

Cuando se unen estas dos, una tercera condición surge, que hace factible la manifestación.

198o YO SOY, el Dios Íntimo es la gran fuerza Vital en el cuerpo del hombre. El Átomo NOUS, su emanación, es Dual que se manifiesta cuando sus dos polaridades se combinan en una Unidad. El Positivo de Nous es Electricidad y lo negativo es magnetismo, puede ser que el magnetismo es creado por la electricidad (Espíritu) y la electricidad o espíritu es una manifestación directa de NOUS. La electricidad procede del sol y el magnetismo viene de la Tierra.

199o Negativo significa algo que es menos, aunque no existe por si mismo, ni puede tener esencia propia. Negativo es algo que falta en lo positivo; es el elemento necesario, complementario deseado por y para el positivo. No hay corriente negativa, mas sí hay una condición necesaria a la positiva. Positivo tampoco existe en sí, sino es una condición que inicia su simpatía al negativo para actuar en él. El Positivo penetra, el negativo absorbe. El negativo se aviva cuando está movido por el positivo.

200o La Unidad de ambas condiciones o elementos, positivo y negativo, es necesaria para cualquier manifestación. La manifestación ocurre en el punto que une ambos elementos. En este punto de unión se encuentra el equilibrio.

La Unión de ambos elementos + con – causan la vida y la manifestación de la vida. La materia es el ropaje del Espíritu; pero el Espíritu se manifiesta en formas diversas a través de sus principios: Tierra, Aire, Agua y Fuego y de sus Divinidades: sólidos, líquidos, gases y éteres. El Espíritu sustenta todos los grados y distinciones de las formas creadas y es la unidad de la creación. El Hombre es la más alta manifestación de Dios. Todos los seres: hombre, animales, plantas están formados con las sustancias terrenas negativas, en las cuales las vibraciones positivas de NOUS entran para darles vida. y el mero hecho de respirar y vivir demuestra la Unidad de la misma Fuente. La Única fuente es YO SOY, lo Absoluto; el Espíritu presta a la materia su calidad negativa y Nous da al aire o atmósfera la calidad positiva.

“Dios formó al hombre de polvo de la tierra y sopló en sus narices el aliento de vida, y el hombre se hizo un alma viviente. ” La Unión de ambos polos forman un tercero o la Trinidad.

201° En la dualidad hay placer y dolor, en la unidad de la Dualidad hay LEY; el pensamiento debe atravesar el placer y dolor de la Dualidad hasta llegar a la VERDAD en la Unión. Si se dirige el pensamiento a la cabeza punto de Unión de la dualidad invade c l hombre la felicidad celestial, exenta del placer y del dolor; pero si se dirige a los varios extremos de la dualidad el hombre: vive sintiendo placer y dolor.

202o El Iniciado es el que manifiesta el Alma del Mundo, cuya Ley no tiene ni mal, ni bien, sino la Unidad. Para el Iniciado el bien es su mano derecha, su ojo derecho, su oído derecho, etc., y el mal es su mano izquierda, su ojo izquierdo: dualidades necesarias para la Unidad perfecta. El lado derecho es positivo activo, el lado izquierdo es negativo pasivo. El derecho emana color rojo; el izquierdo, color azul y ambos unidos forman un tercero, color violeta: espiritualidad.

203o El equilibrio no es ni mal ni bien, es el resultado de dos fuerzas y por consiguiente la vida es el movimiento alternado.

204o La vida está compuesta de una aspiración y de un soplo; muerte y vida son la continua generación. Aquél que da recibe y el que recibe tiene que dar: todo es cambio perpetuo. Conocer este cambio, a voluntad, es poseer a sabiendas, la divinidad humana.

205o El cuerpo del hombre encierra una doble ley,: atrae e irradia. Nuestra atmósfera es húmeda, pegajosa: cuando atraernos a ella un mal pensamiento, éste nos rodea con sus vibraciones, como enjambres de moscas que giran en torno de una suciedad. En la superficie del cuerpo se hallan muchas antenas que atraen pensamientos buenos y malos. El cuerpo es como imán andrógino, atrae las dos potencialidades del alma del mundo, El YO SOY nos juzga por el aura que nos rodea.

206o Los rayos del sol, al llegar a la cabeza, estimulan el sistema nervioso; los de la luna obran sobre el simpático. Las personas dominadas por los pensamientos del mal tienen que evitar los rayos lunares, exponer la cabeza desnuda a la luz del sol por la mañana y huir de las ciudades en donde flotan cadáveres de pensamientos putrefactos.

207° Es necesario conocer que toda acción provoca una reacción y al atacar hay que defenderse y al destruir hay que regenerar imitando a la Naturaleza. La sabiduría completa consiste en el empleo de las fuerzas antagónicas, y en este manejo reside el secreto del movimiento perpetuo y la duración del poder.

208° Todo el Universo aspira y respira y lo que es en el Universo así es en el hombre. Toda aspiración y respiración es dual. El hombre aspira alternativamente una hora por la fosa nasal derecha, otra por la izquierda, y unos minutos por ambas a la vez. La aspiración por la derecha absorbe energía solar y por consiguiente positiva, mientras que la izquierda hace lo mismo con la energía lunar negativa. Las ramas de ambas fosas nasales se extienden por el cerebro y bajan a cada lado de la columna vertebral hasta fusionarse en el Sacro. Los Yoguis llaman Pingala por donde desciende la aspiración positiva y es un nervio al lado derecho de la columna; Ida al nervio izquierdo por donde pasa la energía lunar, y Sushumna a un tercero que se conecta con los otros dos en el ganglio Sacro y sube por el. centro de la columna hasta el cerebro, después de repartir diversas energías, por las diversas ramificaciones, a los Plexos y centros vitales.

209° Justamente en la Unión de los nervios nasales reside la energía del Padre, desciende por la derecha; la energía del Hijo, en la mitad y a la izquierda, la del Espíritu Santo. Los dos que están en los dos lados transmiten la energía que las fosas nasales absorben, y el del medio la distribuye por todo el organismo, con la cual se equilibra constantemente el cuerpo y se conserva la actividad de cada órgano.

210o Hay una membrana muy sensible, más arriba del centro de la nariz, se halla bajo el dominio del Yo Soy; esta membrana hace funcionar los tres conductos; estos nervios, más arriba indicados, reciben su impulso de una Entidad inteligente, sensible a los efluvios positivos y ‘negativos, con que cada hora, el signo ascendente del Zodíaco impregna el aire de la región en que culmina, y en obediencia a las leyes que rigen la electricidad, cierra una fosa nasal y pone en actividad la otra. Cada signo ocupa el meridiano durante dos horas y el mismo signo tiene una fase positiva y otra negativa, el flujo por las dos ventanillas es igual y el cuerpo asimila las dos energías en iguales proporciones.

211o El Universo Respira y el hombre aspira lo que el Universo respira: Oxígeno, hidrógeno carbono, electricidad, prana, rayos de las lejanas Galaxias, soles, planetas, satélites y corrientes siderales que afectan la vida de la tierra y el pensamiento del hombre, y según la ventanilla por la que respíranos se harán positivas o negativas nuestras disposiciones físicas y mentales y seremos sensibles y aptos para ciertas clases de influencias, que van modelando lo que somos y hacen que cada persona sienta, piense y obre en relación a su manera de aspirar: positiva por la derecha y negativa por la izquierda y neutral cuando fluyen simultáneamente por los dos.

212o Esta propiedad de la aspiración es una base de la Ley de la Dualidad para disciplinar el cuerpo y la mente, para alargar la juventud y tener en sí el poder mágico de la iniciación y demás poderes ignorados por la ciencia.

213o Las escuelas Orientales y Occidentales tienen métodos diferentes. El Oriental, que es atractivo o pasivo, aconseja la respiración contenida o retenida para agrandar el campo de su aura y por

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 95

96 / JORGE ADOUM

consiguiente, se hace más receptivo; pero según el Oriental esta aspiración debe durar a veces hasta doce segundos, retenerla cincuenta y dos segundos y exhalarla durante veinticuatro segundos; debe comenzar por la Izquierda y terminar por la Derecha. El Occidental que es positivo refuta este ejercicio y aconseja comenzar por la derecha. El Oriental va en pos del misticismo y el psiquismo, el Occidental corre tras de la magia y del poder.

214o El Iniciado debe llegar al completo conocimiento y uso de la Ley del binario, uniendo ambos procedimientos para el equilibrio de la Ley.

215o El pensamiento es el hombre; toda persona pasiva y mística aspira, con mayor fuerza, por la ventanilla izquierda, y toda persona activa aspira forzosamente por la derecha; pero en estos casos no entran los defectos nasales salvo que por una ley de compensación oculta se halla un defecto en la ventanilla derecha para obligar al hombre a ser místico y pasivo o viceversa.

216o El Binario o Dualidad se manifiesta en la aspiración y en la respiración; en el soplo caliente y en el frío; hasta una posición de mano puede respirar y aspirar según el pensamiento. Nunca se debe extender la derecha al colérico, al excitado, al apoplético; ni la izquierda al agotado, al afligido y al débil. La mano derecha debe acariciar al último y la izquierda tiene que calmar al primero. Ambas polaridades forman la Ley.

217o El Fluido solar proveniente del Astro Rey es el mismo que el del centro cerebral del organismo humano y el fluido lunar es igual al medular y simpático inferior; para la depresión lunar hay que fortificarse con la energía solar y para la excitación solar hay que calmarse con el fluido lunar.

218o La depresión y la cólera son dos puertas: una a la derecha y otra a la izquierda del centro medular, por donde penetran los mensajeros del enemigo que reside en el bajo vientre; estos mensajeros son los gérmenes de la enfermedad y de la destrucción del organismo; el único remedio es el equilibrio por medio del pensamiento de felicidad.

219o Cuando la depresión invade hay que cerrar la ventanilla izquierda y respirar por la derecha, y cuando la cólera domina, hay que cerrar la derecha y respirar por la izquierda. La aspiración por la derecha evita el enfriamiento, y la aspiración por la izquierda refresca en el calor y baja la fiebre.

220o La dualidad está en el cuerpo humano; el alma del mundo manifiesta la simpatía masculina en el lado derecho y la simpatía femenina en el lado izquierdo. Pero la aspiración por las ventanillas de la nariz obra en forma de cruz: el aliento por la derecha, que es solar, anima los órganos internos de la parte izquierda. Por eso encontramos el corazón, el órgano más noble del hombre, colocado al lado izquierdo, mientras que el aliento de la izquierda invade los órganos del lado derecho.

221o La sabiduría exige seres normales que tratan de equilibrar la ley, respirando alternativamente por una y otra ventanilla, o llegar al equilibrio perfecto, respirando por ambas al mismo tiempo, de una manera igual. Aquí cabe un consejo para los aspirantes: Cada cual debe estudiar su temperamento: si es muy pasivo, debe, por medio de la respiración derecha, hacerse activo; y’ si es muy activo, debe aspirar por la izquierda para obtener una dosis de misticismo.

222o También los pensamientos son duales: armónicos e inarmónicos, para no emplear las palabras buenos y malos. Los armónicos vienen al hombre del cerebro derecho, y los inarmónicos del izquierdo. En las escrituras cristianas, estos dos hemisferios del cerebro están simbolizados por Galilea y Cafarnaum; Edén y Tinieblas externas; Fe y Duda, etc., Estos dos hemisferios en el hombre son los dos conductores por donde se diversifica el alma del mundo, y manifiesta sus emanaciones. El amor, la dulzura, el sacrificio, la actividad y todo sentimiento armónico, son elaborados en el cerebro derecho; el odio, la crueldad, el egoísmo, etc., vienen del izquierdo.

223o En el estado inarmónico, el hombre debe dirigir su pensamiento al cerebro derecho y la armonía se restablece nuevamente. También la respiración positiva derecha influye en este estado.

224o Los médicos aconsejan que el hombre debe dormir sobre el lado derecho; este consejo tiene una parte de la verdad; decimos una parte porque los sensitivos al dormir la mayor parte de la noche sobre el lado derecho, amanecen deprimidos, desganados y sin apetito; nuestro consejo será que el hombre debe dormir sobre el lado izquierdo y para esto hay una ley: al dormir sobre el lado derecho,

se abre la ventanilla izquierda y el hombre aspira las influencias lunares- negativas; mientras que al acostarse sobre el izquierdo se abre la ventanilla derecha y los átomos positivos solares llenan al hombre y amanece alegre, contento, con apetito y dispuesto a trabajar con más energía. Los sacerdotes hindúes conocen esta ley y caminan de día, sujetando bajo el brazo izquierdo un paraguas u otro objeto que al presionar sobre una arteria debajo del’ hombro, influye en abrir el lado positivo de la nariz, y de esta manera resisten al cansancio y a la fatiga.

225o Dijo Rama Prasad: “Feliz el que respira.” Seguramente quiso decir: Feliz el que respira bien; también nosotros podemos decir: Desdichado el que ‘respira mal; porque la felicidad consiste en pensar y aspirar positivamente, y la desgracia y la enfermedad son para aquellos que piensan y aspiran mal. Cada pensamiento crea un ejército de átomos vivos y cada aspiración absorbe lo que han creado los pensamientos. Entonces debemos comprender que el pensamiento inarmónico es la causa de todo mal y desgracia.

226o Cuando las escrituras dicen que el hombre está vigilado por dos ángeles, uno bueno y otro malo, quiso hacernos entender la verdad aunque por medio de un símbolo. Como el pensamiento influye sobre la sangre propia y ajena, se deduce que el pensamiento negativo entrega todos sus átomos malignos, como un ejército, al demonio oculto en nosotros, y éste puebla nuestro cuerpo con su poder destructor; mientras que los pensamientos buenos entregan sus átomos al ángel de la espada que está en la Puerta Edénica y producen en nosotros la regeneración y el rejuvenecimiento.

227o El hemisferio izquierdo del cerebro es el instrumento del enemigo o demonio, y este instrumento es empleado para herir por medio de la difamación, la calumnia y la crítica acerba que destruye el genio de los demás.

228o El cerebro izquierdo, llamado también por las Escrituras Babilonia, es el que absorbe los átomos de la enfermedad. El Yo Soy por medio de sus ángeles, protege al templo-cuerpo de este enemigo o contrario; el ángel de la intuición es quien más lucha contra la inarmonía del cerebro izquierdo.

229o Desde el centro del corazón, el hombre puede contemplar estos dos mundos opuestos para el equilibrio de la Ley. El izquierdo atrae, por medio de su vehículo o cuerpo de sus deseos, los pensamientos inferiores que se hallan en las bajas etapas del mundo mental y viven de la putrefacción de las fuerzas que han destruido. El derecho atrae, por medio de su vehículo cuerpo vital, los superiores para la positividad de la Ley.

230o El misterio de la Unidad por medio de la dualidad consiste en armonizar y entrefundir los dos cerebros, para que las aspiraciones y respiraciones del hombre y sus pensamientos contrarios lleguen a neutralizarse; por el momento, cada aspirante, al iniciarse internamente, debe luchar con los pensamientos putrefactos para no perder el contacto con Yo Soy; de lo contrario, tendrá que pasar muchas vidas para reanudar este contacto.

231o El mejor medio para evitar este desligamiento o separación, es el cuidar como a la niña de los ojos la energía sexual; porque la lujuria es una puerta ancha, por donde puede entrar la maldad, el odio y todo vicio que degenera al hombre y a todos los que le rodean. Esta influencia degeneradora persiste hasta durante generaciones.

232o La fama, la gloria y el poder buscados y adquiridos por medio de la energía creadora, toman la dirección hacia el sendero del mal. Pronto hablaremos de la magia sexual empleada por las fraternidades negras.

233° No hay que olvidar que en la respiración hay iluminación, la aspiración pasiva es la fuente de la recepción, como lo es método oriental; mientras que la activa es el mejor método para practicar.

234o La vida del hombre debe ser una incesante lucha para el perpetuo equilibrio. Muchos sienten y dicen que hay doble alma inteligente dentro ‘de si mismo, y dicen la verdad, porque sienten la ley antagónica en ellos. En el hombre hay dos naturalezas inteligentes y fuertes; estas dos naturalezas son llamadas Yo Superior y Yo Inferior. El Yo Superior tiene por ejército todas las entidades elevadas de nuestros pensamientos, palabras y obras buenas: el Yo Inferior es la aglomeración de todo lo bajo.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 97

98 / JORGE ADOUM

El iniciado, para llegar a adepto, y para unirse con su Íntimo, debe disolver con el pensamiento penetrante al primero y al segundo.

235o Sin la dualidad no hay manifestación, y sin la trinidad no `hay equilibrio. Todos los órganos del hombre son pares opuestos equilibrados por la nariz, la lengua,: el ombligo y el falo. ¿Qué es la sabiduría? Es el equilibrio o la hija de dos principios opuestos.

236o Tenemos dos ojos, dos oídos, dos distintos hemisferios cerebrales, como instrumentos de nuestra -inteligencia; dos manos y dos pies, instrumentos de la voluntad. El pensamiento ordinario puede comprender solamente la dualidad, pero la intuición sabe que esta dualidad es el símbolo del árbol de la ciencia del bien y del mal, cuyos frutos hipnóticos causan la muerte o el olvido de la conciencia de la Unidad primordial, esencial y eterna.

237o No en todos está despierto el ojo interno ni el discernimiento para conocer la realidad de la Unidad; por eso este secreto fue celosísimamente guardado, porque nadie podía comprenderlo y los hombres comían, por ignorancia, el fruto mortífero.

238o Los dos principios complementarios, humanizados en todos nuestros órganos, en los des lados derecho e izquierdo, llegan a su punto de culminación en los dos sexos que integran la raza humana y todos los reinos de la naturaleza. Los dos sexos representan los dos aspectos masculinos y femeninos de la Divinidad. El ser que quiere ingresar al templo de la sabiduría, tiene que volver a la Unidad de la vida.

239o La unidad central se halla en el centro del cerebro, por donde el alma del mundo parte, en el cuerpo físico, en dos líneas distintas; es el ángulo de los masones que representa el oriente o mundo de la realidad divina, indivisible; la parte contraria es el mundo visible, occidente, en donde la Unidad se divide. Siempre el hombre tiene que volver al punto central de la cabeza, al oriente de luz, a la única realidad de donde mana todo poder.

240o Cada hombre tiene que ser su mundo y morar en el centro, como un rey que vigila a sus súbditos. Cada cuerpo es un templo y el verdadero hombre es un supremo sacerdote que mantiene la Casa del Señor en orden. Todas las religiones han delineado sus templos, esquemáticamente, de acuerdo con el cuerpo humano: el Arca de Noé, el Tabernáculo, la Pirámide de Keops, el Santuario de Karnac, el Templo de Salomón, la Basílica de San Pedro en Roma, etc., no son más que copia del cuerpo humano. La logia masónica es símbolo del organismo del hombre.

241o Los trabajos dentro del templo, de la Iglesia ‘y de la Logia, son una serie de actividades que se desarrollan dentro del cuerpo de una manera física y espiritual El sacerdote, para oficiar, se viste con ropa femenina, porque conserva la idea de que por medio de la dualidad se llega a la unión con el Yo Soy, y porque de esta bisexualidad nace el Verbo. El objeto de toda religión y de todo misterio era conducir al hombre al mundo interno y no al externo. El verdadero iniciado es aquel que rasgó el velo leyendo y descifrando los símbolos.

242o La antigua sabiduría enseña que el hombre debe llegar a poseer dos sistemas espinales perfectos, que trabajan juntos armónicamente en su gobierno. Para ello los antiguos simbolizaron este misterio con una figura bicefal, una cabeza masculina y otra femenina, indicando con esto que el hombre fue andrógino y lo será en lo futuro; entonces será negativo y positivo equilibrado y no se reproducirá como lo hace actualmente, y al fin será como al principio. Entonces el hombre dará nacimiento a sus nuevos cuerpos o vehículos y será su propio padre y su propia madre, completos en sí mismo.

243o Los Maestros legaron al mundo la iniciación para hacer posible este proceso en el futuro inmediato y no esperar el curso natural de la Evolución; los místicos le llamaron el Misterio del Fuego, mientras que los ocultistas le llamaron el Misterio del Sexo o la Magia Sexual. Entonces, el Misterio del Fuego o del sexo es la segunda Llave del Reino.

244o Los antiguos han buscado esta llave del Arcano Supremo del poder del Fuego y los modernos los imitaron, aunque éstos tergiversaron las doctrinas arcaicas. El fuego era y es la Divinidad que arde en el hombre y en el Universo. Es el misterio del Espíritu Santo, que con lenguas de Fuego desciende sobre los discípulos, con lenguas de luz e inspiración en el corazón, altar del alma.

245o Prometeo robó y trajo el fuego divino a los hombres, y porque los hombres lo utilizaron para la destrucción, él fue encadenado para que un buitre le devorara el hígado, hasta que un ser humano dominara al fuego y lo librara de su encadenamiento. Esta profecía la cumplió Hércules, que es el iniciado perfecto, el hijo de la Luz. Prometeo es Lucifer; Lucifer es la estrella matutina, la Estrella matutina es la Virgen María: María es el símbolo de la mujer y la mujer es el emblema de la Naturaleza.

246o El Génesis relata: (Cap. 111-vers. 15) “Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje; ella quebrantará tu cabeza y tú pondrás acechanzas a su calcañar.” El hombre es la Voluntad y el Poder, la mujer es la acción del fuego; por la unión de los dos se formó la sabiduría que modeló la tierra, el Universo, y todos los seres visibles e invisibles. El primero es la vida, la segunda es el movimiento; del cerebro derecho cruza la vida a la zona izquierda y del cerebro izquierdo cruza el movimiento a la zona de la vida, y ambos forman la luz que es mitad vida y mitad acción, y forman la esfera de la unión.

247o Todo hombre que trabaja para difundir su luz en el mundo, es el Iluminado Hércules que salva, a Prometeo encadenado, a la Naturaleza por medio de la Espiritualización.

248o En el hombre hay tres soles: el Sol. Padre en la cabeza que ilumina; el Sol Madre o E. S. en el sexo, que alimenta y fortalece el cuerpo, y el Sol Hijo en el corazón, que desarrolla la inteligencia, o en otros términos, el Sol Íntimo manifiesta su calor en el sexo, su vitalidad en el corazón y su luz en el cerebro.

249o Las vírgenes vestales de los Templos antiguos eran las encargadas de mantener siempre el fuego del altar; es a la mujer a quien cabe este privilegio de encender esta llama sagrada en el templo divino, en el cuerpo del hombre.

250o La mujer es el delegado Supremo de la Deidad, es ella la que debe encender el fuego del altar en el corazón del hombre; porque es ella solamente capaz de atraer o producir el fuego divino o la fuerza generadora al hombre. Pero el fuego es humo y luz y el hombre quien debe escoger entre uno y otro.

251o Los sacerdotes antiguos empleaban sustancias, hierbas, animales para atraer la luz astral o el Alma del mundo, de una manera especial; pero los iluminados modernos han suprimido toda planta y todo animal para sustituirlos con el magnetismo de la mujer en sus trabajos de alta magia.

252o Hasta el cristianismo adquirió el incensario que representa el cuerpo humano, el fuego del incensario es la chispa espiritual de la Llama Divina y el incienso es el símbolo del germen espiritual encerrado en el corazón del hombre. La llama consume el incienso y el fuego espiritual del corazón consume la naturaleza inferior del hombre.

253o La Virgen María o la mujer, es la que debe espiritualizar esa materia densa humana, y elevarla como fragante incienso, hasta el Altísimo. Uno de los significados de la cruz es la fricción de dos palos cruzados para reproducir el fuego, un significado fálico, emblema del fuego Cósmico.

254o El fuego encendido por la mujer en la gaseosa sangre del hombre, circula por el sistema, anima y mantiene el cuerpo en contacto con el Alma del mundo, por medio de sus rayos áuricos y centros magnéticos.

255o La Llama Sagrada encendida por la mujer se traduce en humo en el sexo, el hígado le transforma en calor en el corazón y la glándula pineal en luz en el cerebro. Toda esta transmutación depende de la imaginación del hombre; si la imaginación se dirige abajo, durante la llama, atrae materias cerebrales para aumentar el humo sofocante y si se eleva al corazón y al cerebro, produce el calor del amor en el uno y la luz en el otro.

256o Se nos ha enseñado que el hígado es la fuente de la imaginación. También el Mar Rojo cruzado por los hebreos (de haber), el que cruza, el que pasa y de esta palabra viene (Pascuas) significa que el hombre debe pasar, o cruzar la naturaleza emocional que brota de

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 99

100 / JORGE ADOUM

los centros formadores de la sangre, del hígado y entra por la puerta defendida por el Querube, al Paraíso de la Luz, al Reino de los Cielos, a la Tierra de promisión.

257o El fuego atizado por la mujer debe ascender por la medula espinal hasta el cerebro de donde sale por el occipucio como luz dorada, como nimbo, que los artistas clarividentes pintaron alrededor de las cabezas de los santos, y que significa la regeneración del hombre o su iluminación.

258o Los antiguos adoraban a Dios, colocando sobre sus altares la figura o la imagen de un hombre; los mismos cristianos colocan en sus altares al hombre y a la mujer, Jesús y María, José y María.

Sabemos de una secta del Oriente que adora solamente a la Divinidad bajo la forma femenina, y colocan en sus altares a la mujer. Primitivamente esta adoración tenía por objeto el llegar a descubrir los misterios de la Divinidad en el hombre. Los antiguos comprendían y sentían perfectamente lo dicho por Hermes: “Como es arriba, así es abajo”. Comprendían que cada parte del organismo humano tenía su significado secreto; las medidas de este cuerpo y sus movimientos, servían para medir todas las partes del Cosmos y conocer con exactitud sus movimientos. Ejemplos de esta sabiduría los conservan la Pirámide de Egipto, el Arca de Noé, el Templo de Salomón.

259o Cuando el tiempo echó el velo de la ignorancia sobre las mentes humanas, comenzó el hombre a adorar el símbolo en sí, olvidando la Realidad Simbolizada y dio a cada acto de sus misterios un significado objetivo. El mundo actual aprende lo que le dictan los sentidos externos y no se detiene a estudiar inteligentemente el mundo interno del hombre para llegar a descubrir el verdadero arcano de la Sabiduría.

260o Cuando el hombre vuelva al Reino Interno y Subjetivo entonces comprenderá las palabras del Divino Maestro que dice: “El Reino de los Cielos está dentro de vosotros.” Comprenderá que Adán no es un hombre, sino la primera emanación positiva del Absoluto. Que Eva no es una mujer, sino la segunda emanación pasiva.

Que el Jardín del Edén está en el cuerpo que reúne estas polaridades. Que la Tierra de promisión es el cuerpo humano.

Cae el Santo Sepulcro es el corazón. Que Judas es el propio egoísmo. Que el Mar Rojo es la naturaleza emocional del hígado del hombre. Que los Evangelios son un relato de la vida pasada del hombre, y que el Apocalipsis es el de la vida futura. Que el espíritu del hombre es el sol Central que arde como una llama solar.

Que en el Reino Interno es halla el Absoluto, manifestado por la Dualidad y conocido por la Trinidad. Que los siete ángeles del Señor son sus siete centros y cada uno está presidido por un espíritu planetario. Que el Reino de los Cielos está dentro del hombre, en la cabeza; el de la Tierra en el pecho y el del infierno en el bajo vientre.

Que el fuego infernal arde eternamente en el sexo y .atormenta al que lo busque y que Lucifer, la Bestia, está en esta parte del cuerpo.

Que la serpiente del Edén que engañó al hombre, está en la parte izquierda de la espina dorsal, y la serpiente del desierto en la parte derecha. Que el Querube con la espada flamígera, está en la mitad de la espina dorsal, que impide al profano la entrada al reino de Dios, si no se ha iniciado en los misterios internos. Que el árbol de la Vida y del Conocimiento del Bien y del Mal, en medio del jardín del Edén, es el sexo que está en medio del cuerpo humano.

Que los centros del cuerpo humano despiden energías que se cruzan y entrecruzan por interminables corrientes: es la contraparte del sistema solar, con sus astros y planetas (soles y lunas y cometas), que giran regular e irregularmente alrededor del Único Centro, Yo SOY.

Que las oleadas de vida emanadas de Dios, a todo el Universo, es el mismo sistema nervioso que comunica todas las partes con el Íntimo, en quien viven, se mueven y tienen el Ser. Que la crucifixión del Cristo es un suceso que se repite dentro del cuerpo; su sepultura en una tumba nueva, esto es un cuerpo nuevo, cada reencarnación; su descendimiento al infierno, al saco en donde arde el fuego eterno, para librar a los buenos átomos y resucitarlos con su resurrección y atraerlos con El en la Ascensión al Cielo o Cabeza, y sentarse a la derecha del Padre.

Todos estos misterios eran revelados a aquellos que habían demostrado ser dignos de poseer el misterio del Fuego, llave de la vida y de la muerte.

261o Que el Hijo de Dios es el hijo del fuego sagrado, mientras que el Hijo del Hombre es el hijo de los deseos humanos, representados en la Biblia por Adán y Eva, Caín y Abel, aunque estos dos hermanos son enemigos acerbos y el uno mata al otro; pero en el misterio de Adán y Eva, tienen que vivir el uno con el otro, para volver a la completa Unidad, porque dentro de todo ser viviente, tienen que existir el uno y el otro.

Que cada hombre debe ser Rey y Sacerdote al mismo tiempo. Que el Espíritu unge al cuerpo de Rey de la Creación, porque el Espíritu es el Sacerdote del Altísimo.

262o Este es el Misterio de la Dualidad, del Binario, del equilibrio del hombre y de la mujer. El espíritu no es masculino ni femenino; no es positivo ni negativo: es andrógino y neutro. Por tal motivo, crea cuerpos andróginos. Pero la mente humana tiene que pasar por muchas etapas de la evolución para poder comprender el misterio de la Unidad y las palabras de Cristo, al decir: “En aquellos tiempos no se casarán ni serán casados, ni engendrarán ni serán engendrados, sino que vivirán como ángeles ante mi Padre.”

263o Cuando el hombre vuelva a ser andrógino, será un Dios completo; pero mientras tenga un sexo diferente, será la mitad de un Dios y necesita de la mujer para divinizarse. Por el momento es la mujer la que perfecciona al hombre y el hombre a la mujer, porque los dos se complementan en la Unidad.

264o Los Iniciados, los Santos, los Maestros, pueden llegar al equilibrio sin la intervención del sexo, porque han podido desarrollar igualmente las dos polaridades por medio de la verdadera intuición. Por tanto esta insignificante obra no está escrita para ellos; tampoco está escrita para aquellos que quieren ver para creer, aunque hemos descubierto por medios naturales, ver lo que está más allá de la materia; porque el que no cree, aunque viera no creería. Solamente hemos escrito estas páginas para aquellos corazones que buscan la verdad interna.

265o Cada individuo está provisto de dos elementos de magnetismo universal, del Anima Mundi, llámesele como quiera: el elemento positivo y protector y el elemento negativo o atractivo. Los plexos o centros son los polos dispuestos en diferentes lugares del cuerpo. Ya hablaremos de ellos más adelante.

No obstante, hay ciertos temperamentos que son más proyectores que atractivos, y en otros sucede lo contrario. Quien llega al equilibrio, será un Dios y por eso hemos dicho que sólo los Santos, los Maestros y los Grandes Iniciados son los que llegan a semejante estado. El fluido en el cuerpo nunca está estacionado sino que circula de un individuo a otro.

Por consiguiente, cuando un hombre de temperamento positivo se reúne con una mujer, que es de temperamento receptivo o negativo, se produce un intercambio que activa en el organismo cierto calor de índole desconocida: este es el fluido que surge y penetra en los centros vitales del cuerpo, sobre todo si no tiene el estorbo de los vestidos.

266o Todo lo que activa la circulación de la sangre aumenta el volumen del fluido; por lo tanto los cinco sentidos son los medios de esta combustión que aceleran este movimiento.

267o El cuerpo es una pila inagotable, que expele magnetismo por los plexos positivos. Hasta en los Centros magnéticos existe esta doble polaridad. El fuego sagrado expelido por los centros positivos, comunican al hombre con las huestes superiores; mientras que los centros pasivos o atractivos reciben este fuego superior; este es el objeto de la llave del poder en la dualidad.

268o El hombre y la mujer proporcionan simultáneamente:

1. Mayor actividad y libertad de los centros magnéticos. 2. Alcanzar con éste el mayor grado de vibraciones que los capacita para comunicarse con los dioses externos, que tienen sus representantes en el mismo cuerpo, y 3. Se transforman en este estado en verdaderos creadores.

269o Aquellos que no creen en la fuerza del magnetismo pueden comprobarlo por si mismos en la misma materia.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 101

102 / JORGE ADOUM

Suspéndase en un hilo flexible de una longitud de dos metros o más, un anillo de plata. De otro hilo igual, suspéndase otro de cobre; si no hay anillos pueden servir otros objetos de peso, pero que sean de plata y de cobre, porque el primer metal es positivo y el segundo es negativo. Una vez colocados los dos hilos con los objetos suspendidos, el operador se coloca entre ambos, extendiendo la mano derecha abierta horizontalmente hacia el hilo que contiene el anillo de plata y a la izquierda al de cobre, que ambos están a buena distancia.

Tras algunos momentos de quietud, en este estado, una de las dos masas se moverá; luego la segunda. La que se mueve primero indica la clase de temperamento magnético que tiene el sujeto: si es la de plata, él es positivo proyector; si el de cobre, es negativo receptor; pero durante este experimento el sujeto no debe cargar sobre si ningún metal, y sobre todo quitarse los anillos de los dedos.

270o Por el mismo procedimiento se puede estudiar la armonía que se halla entre el hombre y la mujer, sobre todo entre los novios que piensan contraer matrimonio; porque si en la mujer predomina el mismo temperamento que en el hombre, este matrimonio no debe realizarse, porque la Ley del Binario no está equilibrada.

Mientras menos están las prendas de vestir sobre el cuerpo, será mayor el movimiento, porque cuando el hombre está desnudo mucho más serán las irradiaciones.

271o En la misma naturaleza se hallan dos ritmos: la noche y el día: la noche es atractiva y el día es activo. El hombre también, durante el día es activo y durante la noche es pasivo; es decir, que durante la noche puede atraer hacia sí el aura de las huestes superiores, mientras que durante el día puede comunicar la suya a todos los seres.

272o Ya se ha dicho en la segunda clave de la obra “PODERES o EL LIBRO QUE DIVINIZA”: Hay que buscar a la esposa espiritual… Hay que amarla sin deseo y adorarla sin profanación. El objeto de esta clave es encender en el hombre el fuego sagrado. Actualmente algunos sabios recomiendan que cuando el hombre desea entregarse a un trabajo mental o intelectual intenso, procure encender este fuego, por una excitación genésica, pero naturalmente, no debe apagarlo. Porque. esta excitación facilita el trabajo, dando a la mente intuitiva cierta elasticidad para tocar ciertas fuentes de iluminación ignoradas por la mente objetiva. Nosotros no nos detenemos solamente en esto, al contrario, nos vamos mucho más lejos. Ya hemos dicho en la obra “PODERES”, que este fuego sagrado creará .felicidad, sabiduría, abundancia, valor y hará del hombre un Dios en la tierra.

273o Cuando la mujer enciende en el hombre, y éste en ella, el fuego sagrado o la energía llamada la fuerza solar, entonces se puede decir que el hombre está en camino de la Gran Iniciación Interna, porque esta energía, al brotar, asciende por la médula y llega a los diversos centros del cuerpo, activando’ en cada uno su propia luz y su propia nota. Entonces el Hombre podría distinguir al propio Cristo que nuevamente está de vuelta y leerá el nombre del Salvador, compuesto de siete vocales de la naturaleza, que están escritas en los siete centros magnéticos del cuerpo. Este mismo fuego encendido le dará sabiduría para vocalizarlos; entonces se sintoniza con la Conciencia de la Naturaleza, y recibe la contestación de su salvador.

274o Este fuego puede consumir toda traba que se halla entre hombre y su Salvador cuando está bien dirigida. Cuando invade todo el sistema nervioso, entonces transformará al hombre para engendrar en él al Salvador del Mundo. Este es el renacimiento del cual habla Jesús en el Evangelio. En este estado, asciende a la cima de la montaña a la que iba Jesús a orar; esto es, a la parte superior del cráneo que despide el fuego sagrado.

275o Cuando esto sucede, llega el hombre a la unión perfecta con el mismo Dios Íntimo o Interno. La zarza de Horeb habrá ardido en todo el sistema nervioso, sin consumirlo, y el Iniciado penetra en el Reino de Dios Interno, en donde iniciará su dominio en el cielo y en la tierra, en el positivo y negativo, porque ya se convierte en el Uno.

Cuando el fuego sagrado asciende a la cabeza, allí se transforma en luz, y se dice que el hombre es iluminado; porque allí se halla la Gran Escuela Mental, dirigida por los Señores de la Mente abstracta y el Iluminado se coloca al unísono de la Gran Inteligencia; será el omnisciente y estará más allá, mucho más allá, de lo que los hombres llaman la ciencia del futuro. Por eso dicen que el genio viene antes de tiempo; porque en un momento dado, el genio vio la luz de la fuerza solar, mucho más allá del presente.

276o El Salvador es el que, en el hombre, enciende el fuego apagado del corazón y su llama alcanza entonces la mente, para que este fuego vuelva a descender el día de Pentecostés sobre los discípulos en forma de lenguas de llama solar, otorgándonos el don de las lenguas. El don de las lenguas no significa el poseer y hablar muchos idiomas, sino el aprender el idioma universal de la naturaleza; este lenguaje es común y es aprendido por toda mente y todo corazón. Mientras el hombre vive en el humo de este fuego, sigue construyendo torres de Babel que causan la confusión de las lenguas.

277o Cuando la mujer atiza el fuego sagrado en el hombre, y el hombre no trata de apagarlo, él se convierte en una luz en un mundo de tinieblas y todos los seres maléficos van contra él; pero chocan contra esta armadura luminosa, como las olas contra las rocas. El Iniciado se olvida de sus propios sufrimientos, y sólo sufrirá los ajenos; pero más tarde se convierte en inmune: ni dolor, ni aflicción, ni enfermedad, ni ningún contratiempo, puede afectarle más de lo que puede afectar una nube delante del sol.

No ha errado la Iglesia Católica en copiar la letanía de Isis y aplicarla a la Virgen María, en donde se traslucen tantos misterios en la mujer, cuando invoca diciendo: Refugio de los pecadores; consuelo de los afligidos; Arca de la alianza; Puerta del Cielo, Estrella Matutina, curación de los enfermos, etc., pues esto, y mucho más, puede la mujer otorgar al hombre al mantener en él el fuego divino siempre, y sin tratar de apagarlo. Salud, Felicidad, Poder, Abundancia, Sabiduría, Santidad, etc., serán vasallos del hombre.

278o Hay que recordar siempre que el hombre es igual a la mecha, y la mujer al fuego, y el pensamiento es el que produce humo o calor o luz. Y, aquel que ve esta luz puede leer en su cerebro el mapa del sistema solar.

279o El hombre vive de tres alimentos, a saber: el alimento físico que nutre al cuerpo; la aspiración, al cuerpo anímico, y el pensamiento, al cuerpo mental. Así como el cuerpo físico recibe su nutrición de los átomos del alimento, el anímico, de los átomos atmosféricos, así también el mental recibe su alimentación de la atmósfera del pensamiento que le rodea. Aquí llegamos al punto importantísimo del ayuno. Según nuestro falible entender, el ayuno no significa solamente la abstinencia de comer, sino según la etimología de la palabra, viene de (A-sin) y (Yunar-juntar, unir), esto es, sin unión sexual; de manera que es interesante notar que cuando un hombre ayuna durante unos días, se efectúan en él dos fenómenos: el primero, al no comer se disminuye la densidad atómica del cuerpo; y el segundo, por no apagar el fuego creador, éste, al ascender a la cabeza, se siente mentalmente estimulado.

Cuando dijo Jesús: “Los padres comen el agraz y los hijos sufren la dentera”, ha revelado una verdad. La energía seminal o el fuego sagrado, es una energía hereditaria; si la humanidad actual no engendra hombres fuertes, física y espiritualmente, es porque los padres no supieron conservar su energía creadora.

280o Muchos discípulos hablan del Maestro y la mayoría de ellos no comprenden todavía quién es él. El verdadero maestro es una fuerza superior que puede tener o no un cuerpo físico. Esta fuerza divina es el conjunto del fuego sagrado que al ascender a la cabeza, allí se convierte en átomos de luz, que ilumina al discípulo para poder entrar en su mundo interior.

A la luz de este átomo, aprende el iniciado los misterios de la naturaleza, que es la casa de Dios, de la cual la mujer es su santuario; se ilustra en la ley secreta del binario, aprende el misterio de la Cábala, de la Iglesia, de la Madre, etc., y toda sabiduría que se encierra en la mujer.

281o La futura salvación del hombre depende de la mujer, que algún día será verdadera santa vestal del hombre en el que enciende y conserva el fuego sagrado. El hombre ante la mujer, debe elegir entre la libertad y la esclavitud: la libertad es la iluminación y la esclavitud es la muerte; son los dos platillos de la balanza en la mujer, con fines evolutivos; es el pensamiento quien registra la inclinación de la balanza.

La ley de la oposición es la ley de la atracción al mismo tiempo. Cuando un mal nos ataca, es porque lo ha atraído la misma fuerza del mal que está en nosotros, para atormentarnos; esta es la ley. El hombre debe proteger a la mujer de sí mismo como protege su ojo o su mano izquierda.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 103

104 / JORGE ADOUM

282o El verdadero maestro es esa entidad de luz que se halla en el centro del cerebro; no trata de aniquilar al ángel de las tinieblas en la base de la espina dorsal; porque este último proporciona el combustible en la zarza del sistema nervioso y el Yo Soy convierte el fuego en luz. Esta entidad negra es un maestro también, cuyas enseñanzas necesitamos hasta hoy, él nos comunica siempre el. poder de hacer milagros por medio del deseo ardiente; mientras que la entidad blanca es quien nos da la sabiduría desde la cabeza, para mantenerla y no tratar de apagarla.

283o Una vez que el Iniciado siente la influencia lunar y solar, sus ojos se abren para apreciar el valor de la parte pasiva en su lado izquierdo o en el cuerpo de la mujer, cuyas corrientes fluyen como fuentes de inteligencia que por el momento son de tendencia pasiva, pero fueron escalones para que el hombre ascienda hasta la Inteligencia Superior.

284o La mujer es la inmensidad de la Naturaleza, en cuyo vientre reside el Emmanuel: Dios con nosotros. En el vientre de la mujer está escondida la máxima sabiduría, pero esta sabiduría está al fondo de un abismo oscuro y peligroso; a este abismo hay que bajar ayudado por la Luz. Pero quien desciende guiado por el humo de sus ardientes deseos, se estrellará infaliblemente.

La mujer debe pisotear la luna para poder otorgar la sabiduría secreta al hombre.

285o Toda persona puede ver un ejemplo de esa luz sagrada. De noche o en la oscuridad basta presionar suavemente, con el dedo, el globo del ojo y se ve con los ojos cerrados una luz brillantísima; de día hay ciertas personas que ven, no con los ojos, chispas luminosas que salen de los ojos: estas chispas son de naturaleza de luz sagrada, y se las debe ordenar que vuelvan al cerebro, de donde salieron, y ellas obedecen dócilmente.

286o “Y los dos serán una sola carne”, dice el Evangelio. La Torre de Babel y la Pirámide egipcia tienen el significado del Binario, o de la unión del hombre con la mujer en Babel, la torre es la unión de la tierra con el cielo; en Egipto, la Pirámide es la unión del cielo con la tierra. Y en la visión de Jacob, “había una escala apoyada en la tierra, y su extremo tocaba al cielo. Y los ángeles de Dios subían y bajaban por esa escala”.

“De tus caderas hizo trono, y Tu vientre más vasto que los cielos”, canta la Iglesia en sus letanías a la Virgen. Benditos son los ojos que ven a Dios en las entrañas de la mujer.

287o “Y dijo Jehová Dios: He aquí al hombre: es como uno de Nosotros en saber el bien y el mal; ahora pues, impidámosle que alargue su mano y que tome también el árbol de la vida y coma, y viva para siempre.” ¿Hasta cuándo sigue el hombre ciego y torpe para no ver, ni comprender el misterio de estas palabras? ¿Hasta cuándo sigue el hombre el camino de la muerte, siendo inmortal?

“El Señor puso el Paraíso en tierra del Edén”, en Oriente, en la cabeza y cuando se aleja de ella hacia el Occidente, el sexo prostituido, la llora como el paraíso perdido.” Es la mujer quien había hecho al hombre uno de los Dioses. ¿Por qué el misterio de los dos, es el misterio de la Unidad?

288o Cuando los dos sean uno, una sola carne, cuando lo masculino sea femenino y no haya femenino ni masculino, vendrá el reinado de Dios. La Tercera persona de la Santísima Trinidad es una persona femenina: Pneuma = soplo, pertenece al género neutro; Spiritus, en latín, es en masculino; Ruach, en: hebreo, es unas veces masculino y otras veces femenino; Ruach, en arameo, es siempre femenino. Jesús enseñaba su Evangelio en lengua aramea, y su enseñanza tocaba el misterio del Ser Femenino en Dios.

En donde hay solamente lo masculino, todavía no hay sexo, todavía no hay Divinidad. El sexo entra en Dios con el Ser Femenino.

289o “Hay que amarla sin deseo y adorarla sin profanación. Quien adora a Dios en la mujer, no necesita ir a ningún templo”, se ha dicho en `PODERES”, porque la Naturaleza es el templo de Dios, y la mujer es el sagrario que santifica el templo; es el Santo de los Santos. Sancta Sanctorurn era un recinto en el templo, cerrado por tres lados, por paredes en blanco, y cuya única abertura estaba cubierta por una cortina. Este era el sarcófago o tumba del Dios Solar, a quien el templo estaba consagrado.

Esta tumba es el símbolo de la resurrección cósmica, solar y humana; es el despertar a la nueva existencia.

290o El Arca de la Alianza de la Biblia, tiene el mismo significado y símbolo de la Matriz de la Naturaleza y la Resurrección. Así también, en lo humano, la Matriz de la Mujer es la Tumba del Alma y su Resurrección a la Nueva Vida. Aquel que adora a la mujer, sin profanar su sagrario o el Santo de los Santos, forzosamente tiene que resucitar a la nueva vida espiritual.

291o El Arca de Noé, en la cual se conservan los seres vivos necesarios para volver a poblar la tierra, corresponde al ombligo de la mujer. El ombligo está unido por la placenta, con el receptáculo, en donde se halla el embrión en la matriz que contiene los gérmenes de todas las cosas vivas. La Cámara del Rey, en la pirámide de Egipto, es la representación de la Matriz de la mujer. El Iniciado, que representa al Dios-hombre, tenía que ser colocado en el sarcófago y representar el rayo vivificador, penetrando en la Matriz fecunda de la naturaleza, al salir en la mañana del tercer día, representaba la resurrección de la vida, después de la muerte.

292o La Tumba es el símbolo del Principio Femenino en el Cosmos, en la Naturaleza y en el hombre. El mismo Jesús el Cristo, ha cumplido este misterio pasando por las fases de la ley. Todos los símbolos de las religiones, tales como Barco, Nave, Recipiente, Cáliz, Ballena, Mar, Luna nueva, etc., son símbolos de la mujer y el principio femenino en el hombre.

También las personificaciones de estos símbolos: Venus, Astarte, Madre de Dios, Reina de los Cielos, Reina del Abismo o de la Tierra, Reino de la Fecundidad, Madre del Salvador, Eva, Virgen María, Vestal, etc., representa la mujer o el principio femenino, o el Espíritu Santo. Los antiguos sabían disfrazar el misterio de los arcanos con símbolos: la Nave, o media luna, el barco de la vida, era la Madre, la Mujer cuyo secreto o sabiduría a nadie se le enseña, excepto al … Más elevado.

293o ¿Quién es el Más elevado? Es el Yod, es el Dios Masculino … Ya se ha dicho que la Cámara del Rey en la Pirámide de Egipto es el Santo de los Santos, símbolo de la Matriz de la Naturaleza y de la Mujer. Ningún hombre podía entrar, por el pasaje de entrada, a la Cámara del Rey, con el cuerpo erguido, sino que tenía que encorvarse, y el hombre encorvado para entrar al Santo de los Santos, es Jehová de los hebreos, o el Espíritu Santo de los cristianos, el dador de vida por la acción generadora.

294o Dice la Biblia: “Dios creó al hombre a su propia imagen, a la imagen de Dios El le creó, macho hembra los creó.” Y no como se ha traducido “macho y hembra”, porque siendo el hombre a imagen de Dios, no debe ser ni macho ni hembra sino Andrógino; pero cuando después se realizó la separación del sexo, fue necesario que Adán conociera a su mujer para Convertirse, nuevamente, en creador a imagen de Dios. “La suma de mi nombre es Sacr, el portador del germen”, dice Jehová a Moisés, De manera que Yod- Eva o Jehová significa el matrimonio que es un Sacramento en la Iglesia. Todas las diferencias radican en que las regiones exotéricas han tomado el misterio de los Dos, como cosa real y es completamente metafísico y espiritual. Entonces la diferencia está en el sentimiento, pero los símbolos bíblicos son idénticos.

295o La Ética del primer símbolo, el hombre encorvado a la entrada del Santo de los Santos, significaba la concepción y el renacimiento del individuo y su regeneración por medio del Fuego Sagrado, para convertirse en el ser espiritual que es antes de su nacimiento físico. Las religiones exotéricas maldicen este oculto, sublime y grandioso significado y lo traducen en la caída del espíritu de la generación y se horrorizan al hablar del sexo y de su unión.

296o De todo lo dicho anteriormente, debemos tener la comprensión de que la unión sexual, representada por la entrada al sarcófago, en la cámara del Rey, al Santo de los Santos en el Tabernáculo o el Templo de Salomón; la adoración de Noé en el Arca o también en el Santo de los Santos, significan regeneración, mas no generación. En este Santuario de los Santuarios es donde se convierten los hombres en sacerdotes inmortales e Hijos de la carne.

El verdadero misterio de los dos era y es demasiado sagrado para poderse revelar al vulgo; pero tenemos la seguridad de que la comprensión no penetra sino en la mente del que merece comprender las enseñanzas. El Arca de la Alianza denuncia el misterio de los dos o de Jehová: el Yod o “falo” y Heva la abertura o matriz.

297o María dijo al ángel: “¿Cómo ha de ser, si no conozco marido?” El ángel respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre Ti y la fuerza del Altísimo os bendecirá.”

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 105

106 / JORGE ADOUM

Esta es la llave del reino en la Dualidad: el Espíritu Santo es la Madre, el Altísimo es el Padre. En el cuerpo purísimo de María, el Padre se unió a la Madre. Dios es Padre-Madre, pese al cristianismo exotérico y a toda otra religión. El Hijo del hombre es la sombra del Hijo de Dios, todavía por venir cuando se une al Altísimo, al Espíritu Santo.

“El Eterno te ha reclamado como el esposo reclama a la esposa” (Is., 1-6). Dios Hombre es el desposado de la Diosa Mujer y será una misma carne. Entonces Dios es El y Ella juntos, Hombre y Mujer, El Padre-Madre es el Dios verdadero creador. Es Adán-Eva, “a imagen y semejanza de Dios”. Los dos sexos separados en la materia forman la Unidad del Todo en el Espíritu.

298o Todo individuo de un sexo determinado guarda en sí el embrión del sexo opuesto y encierra al ser en su integridad perfecta o la personalidad futura; porque sin la unisexualidad no hay impersonalidad y sin la bisexualidad no hay personalidad. El hombre que no tiene algo de femenino y la mujer que no tiene algo de masculino, serán como las bestias, macho y hembra, pero no seres humanos.

Este misterio se cumple en el cielo del hombre: es el misterio del sexo que conduce al hombre a la vida eterna, a la resurrección. Así llevan los ángeles atómicos, del cielo del hombre a su tierra el polen del Árbol de la Vida. Esta simiente es traída del mundo Divino para ser sembrada en la matriz de la naturaleza-mujer y vive por el sentimiento y el amor.

299o Toda unión -dijo un sabio- es un paso de constelaciones enteras de almas humanas, Vía Láctea, Vía Celeste. El Misterio de los Dos, es el Misterio del Espíritu Santo: quien blasfema contra este misterio no será perdonado. “Y preguntaron a Jesús: ¿Cuándo vendrá tu reino? Y dijo El: “Cuando dos sean uno, y lo masculino pase a ser femenino y no haya masculino ni femenino ya.” (Clemente de Alejandría: Stromata, XIII-92.)

300o El hombre para volver a la Divinidad debe tener una mujer en sí y no una mujer para sí. Muy pocas mentes son capaces de pensar por sí mismas, porque están dominadas por los átomos de la bisexualidad. Cuando evoca la mujer en el hombre, y éste en ella la llama Luminosa, ilumina los siete centros del cuerpo y los compenetra con su poder, teniendo en cuenta que esta llama no debe ser apagada.

301o Esta llama en el sacro, convierte al hombre en creador. Conocerá sus vidas pasadas que están escritas en la base de la espina dorsal, comprenderá y sentirá el misterio del Espíritu Santo con su fuego creador. El en centro esplénico verá el desarrollo de la vida y de la salud corporal, mental y espiritual, y este fuego será en el cuerpo el elixir de la vida. En el centro del ombligo adquirirá el poder de la intuición y el don de la profecía, lo futuro y lo pasado se convertirán en presente. En el centro cardíaco siente el hombre el nacimiento del Cristo en el y comprende el objeto de su Sacrificio y el significado verdadero de las religiones y ciencias.

En el centro laríngeo adquiere la clariaudiencia y oirá los sonidos celestiales para traducirlos y vocalizarlos en palabras creadoras, constructivas. Y entonces podrá decir con Cristo: “Mi palabra es la verdad que sale de la boca de Dios”, y luego obtendrá el don de las lenguas. En el centro frontal, llegará -por medio de la intuición- a ver hasta el corazón de la Tierra y el cielo estará siempre abierto delante de él. Conocerá sus vidas futuras y el desarrollo de la evolución del Universo. Y cuando ascienda esta luz al centro coronario ya puede sentir y decir al mismo tiempo:

Yo soy El; El es Yo, porque ha llegado a la última etapa de la evolución, se convierte en la misma Divinidad. Cada centro tiene siete puertas y tras cada puerta se hallan siete atributos de lo Absoluto; pero cada atributo tiene una relación directa con cada puerta y cada puerta tiene un pasaje secreto a cada centro.

302o El Supremo Poder, lo Absoluto recibe nombre distinto en cada religión: Dios, Alá, Ormuz, Ishvara, Brahma, etc. Pero como todos estos nombres designan un ser personal, nosotros le llamamos con un nombre Impersonal: el Íntimo o YO SOY. Yo Soy, es siempre Unidad, pero como Creador y Autor del Universo se manifiesta en tres modos fundamentales: Primero Padre, Segundo el Hijo y Tercero el Espíritu Santo. Esta trinidad se halla en todas las religiones: en la egipcia tenemos a Osiris, Isis y Horus; en la escandinava a Odín, Freyre y Thor. Asirios y fenicios tenían Anu, Ea y Bel; la cábala judía: Kether, Binah y Chokmah, etc., etc.

Para nosotros, que vivimos en un ambiente cristiano, seguimos la nomenclatura cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo. A estos tres aspectos del YO SOY corresponden los tres atributos: Poder, Sabiduría y Actividad.

303o Cuando el YO SOY quiso manifestarse, emanó de sí la materia primordial a la cual dirigió sus tres atributos para plasmar la creación. El tercer aspecto llamado Espíritu Santo, como fuerza eléctrica, comenzó la realización del plan divino como fuerza material. El vacío del espacio llamado Koilón fue desalojado por su energía formando como burbujas o puntos de conciencia, sostenidos únicamente por el poder de su voluntad. Esto es lo que significa los dos primeros versículos del Génesis: “En el principio creó Dios el Cielo y la tierra. Y la tierra (materia primordial) estaba desnuda y vacía, y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo, y el espíritu de Dios era llevado sobre las aguas.

De siete burbujas formó espirales que, a su vez, formaron otras mayores compuestas de siete de las de primer orden, y en igual forma, se construyeron las del segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto órdenes. Diez hilos de espirales de sexto orden se trazaron de una manera particular, semejante a un ovillo de hilo devanado en espirales para formar el átomo físico. La materia, pues, no es otra cosa que un conjunto de espirales, de puntos de conciencia del tercer aspecto llamado Espíritu Santo, mantenidos en esa forma por el enfocamiento determinado en su energía.

Este suceso es un misterio que pertenece a todas las regiones.

Los evangelistas que relatan la historia del hombre, simbolizaron este misterio, de una manera muy poética. San Mateo dice: “Y la generación de Jesucristo fue de esta manera: que siendo María su madre desposada con José, antes que viviesen juntos se halló haber concebido en el vientre, de Espíritu Santo.” (Cap. 2, vers. 18.)

El profeta dice: “He aquí la Virgen concebirá y parirá hijo; y llamará Emmanuel, que quiere decir con nosotros Dios.” De manera que el descenso del tercer aspecto de la Divinidad, sobre la materia primordial pasiva, está simbolizado por el descenso del Espíritu Santo sobre la Virgen María.

Cuando meditamos cómo se formó el átomo ya podemos comprender varios puntos: la formación del universo, la formación del hombre y el significado del descenso del Espíritu Santo al vientre de María. San Lucas relata en el capítulo primero y versículos 34 y 35: “Y dijo María al ángel: ¿Cómo será esto porque yo no conozco varón?”

Y respondió el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te hará sombra la virtud del ALTISIMO, y por eso lo santo que nacerá de ti, será llamado hijo de Dios.” 3049 Cuando el tercer aspecto de lo Absoluto deja constituida la materia-fuerza, aparece el segundo aspecto en el vientre de María o materia física. Al contacto de su Energía, la materia se anima y brota en ella la vida forma. Esta vida emanada del segundo aspecto o Hijo, agrupa la materia en formas persistentes, únicamente, mientras son objetos de enfocamiento de su energía.

Al descender el segundo aspecto hasta la materia, comunica a los elementos físicos, el poder de combinarse entre sí para formarse los distintos estados, desde el mineral hasta el animal.

305o El primer aspecto llamado Padre esperó hasta que el ser animal, esto es animado por la vida, se individualice del alma de su especie para enviar sobre él un fragmento de sí, de su espíritu, para que empiece su evolución, buscando la divinidad en todo, cuando existe en la Unidad del todo. De manera que Dios, el Íntimo, Yo Soy, considerado por sus tres aspectos es: como Padre, tiene a la naturaleza, María por hija; como hijo, tiene a la naturaleza como madre; como Espíritu Santo, que la fecunda, tiene a la naturaleza por esposa.

306o De una vez por todas debemos comprender lo siguiente: al decir aspecto o persona de la trinidad, nunca jamás debemos imaginar un ser, un hombre o una entidad; porque esta concepción nos conduce a muchos errores; pero al conceptuar las tres personas o manifestaciones de lo Absoluto como Poder, Vida y Movimiento, nuestra inteligencia puede ayudarnos a comprender el misterio de la Trinidad, o de los Tres en uno.

307o El hombre que es la miniatura del universo, y es a la imagen de Dios, tiene el asiento del poder en el átomo que se halla en el impenetrable entrecejo. La vida tiene su morada en otro átomo en la glándula pituitaria y el movimiento está en otro que yace en la glándula pineal.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 107

108 / JORGE ADOUM

308o El Primer átomo que representa al Padre, domina la cabeza y la médula, de la energía nerviosa, origen del poder pensante e inteligente. El átomo Hijo materializa la vida en el tórax, origen del sentimiento, de la pasión y del saber. El tercer átomo que es movimiento, fabrica la materia.

Mas, por encima de los tres, se halla el cerebro, contraparte del Yo Soy, que abarca a los tres y a todas sus creaciones. De la unidad del cerebro, emanan todas las diversificaciones en el cuerpo, sin embargo, siguen siendo una Unidad en él.

309o Es preciso comprender que nada hablamos del Yo Soy, pues de El nada sabemos sino que existe; mas, estamos hablando de sus aspectos. El primer aspecto, llamado Padre, no puede manifestarse en un plano inferior al supremo; sólo en el hombre, mientras que el segundo aspecto desciende al plano inmediato inferior -el tórax en el hombre-, de cuya materia se reviste y se diferencia del primero: habita en todo ser vivo. Mientras que el tercero desciende hasta el vientre de María, la materia inerte, para darle movimiento. Estos tres aspectos en la cabeza están al mismo nivel y los tres son uno; pero en su descenso al tórax y al vientre, resultan muy distintos cada uno de su propio plano.

310o Cada uno de los tres aspectos tiene su especial función que cumplir en la preparación y desarrollo del hombre: hemos dicho en el párrafo 208 que los yoguis llaman Pingala al nervio por donde desciende la aspiración positiva, y está situado en el lado derecho de la médula vertebral; Ida, al nervio izquierdo por donde pasa la energía negativa o pasiva y Sushumna a un tercero que conecta con los otros dos, en el ganglio sacro, y sube por el centro de la columna hasta el cerebro, después de repartir diversas energías a todos los centros.

Ahora podemos comparar las funciones de los tres aspectos: el Padre no puede manifestarse en un plano inferior al supremo, pero su energía, poder, que semeja la electricidad, afecta al nervio del lado derecho hasta el fin de la espina dorsal. El Espíritu Santo hace bajar su energía movimiento, por el lado izquierdo pasivo, y al llegar a la base de la espina dorsal esta energía unida a la del Padre, se transforma en fuego llamado Fuego Serpentino. El Hijo recibe las energías de los dos y neutralizándolas, forma de ambas la Vida Luz que asciende con ella desde el reino mineral hasta el divino, o desde el bajo vientre, vientre, corazón, hasta la cabeza.

La tríada superior así manifestada, se convierte en Unidad, sea porque Dios se hace hombre, o sea porque el hombre se convierte en Dios por medio del Poder, Vida y Movimiento; por el pensamiento, aspiración y respiración.

311o Con la pureza y la respiración equilibrada de ambas fosas nasales, el hombre equilibra los dos principios en la base de la espina dorsal, y con el pensamiento concentrado puede hacer que ascienda la energía por la médula central hasta el cerebro y formar, alrededor de su cabeza, una aureola de fuerza que despierta al átomo de la glándula pineal. Una vez despertado este átomo, el hombre encuentra a su Maestro. Esto es lo que significa el decir: Cuando el discípulo está preparado, viene el maestro; o lo que equivale a: cuando la mente del discípulo está envuelta con la aureola lumínica de la energía creadora, viene el maestro a ocupar su trono en el cerebro. El Maestro es el mismo Átomo del Espíritu Santo, que antes de la iniciación es latente en el Hombre; pero después de ella deja sentir su voluntad en la mente del Iniciado.

312o Según la aspiración y la perseverancia del hombre se agranda el área de esta aureola, porque mientras más se llena de átomos mentales puros, mayor será su resplandor.

313o Cuando el átomo del Espíritu Santo se convierte en Maestro del hombre, envía sobre él la iluminación y como dice la religión, desciende sobre el Iniciado y éste se convierte en Adepto, en Luz del Mundo; pero tiene que estar preparado para la crucifixión. Así cuando descendió sobre Jesús, éste comenzó su misión y al mismo tiempo se preparaba para la muerte.

314o El Adepto sentirá en este estado que su cerebro es un espejo que refleja los siete sistemas solares, y que tiene en él siete estaciones emisoras y receptoras para comunicarse con los siete sistemas planetarios por medio de sus siete centros magnéticos.

315o El pensamiento es como foco de luz, ilumina su interior como al mismo tiempo el exterior; es también un alimento para el aura mental, así como el alimento físico nutre al cuerpo. El alimento del físico juega un papel importante en esta aura. Todos los Santos ayunaban para disminuir los átomos densos en el cuerpo, motivo por el cual se estimula la mente.

316o El hombre casto lega a sus hijos un átomo de Espíritu Santo muy robusto y fuerte, mientras que el lujurioso seminiza su energía cerebral y nunca puede tener un pensamiento fuerte, ni superar en su medio.

317o Al despertar el Átomo del Espíritu Santo envía su iluminación en forma de lengua de fuego sobre las doce facultades del alma que simbolizan los doce discípulos del Cristo. En este estado el Adepto puede librarse del demonio, desintegrándolo para siempre.

318o La aspiración pasiva mística puede darnos la iluminación cuando está acompañada con el pensamiento de devoción; pero si la acompaña el pensamiento de odio nos coloca en manos del demonio, y forma de nosotros adeptos satánicos o magos negros, ilustrándonos en la sabiduría de nuestro pasado involucionado inferior.

La respiración negativa es llamada lunar porque nos trae de la luna ciertos átomos que, cuando son muchos, perturban nuestra energía solar en la mente y se dice que el hombre es lunático; pero para una mente sana, estos átomos, son la inspiración de los poetas, artistas e inventores.

319o La mayoría de los enfermos mueren de noche, porque la tierra es como el cuerpo humano, pierde la energía solar positiva cuando la energía lunar domina; por eso es aconsejado dormir de noche sobre el lado izquierdo para que la ventanilla derecha se abra y aproveche del resto de la energía solar durante el .sueño.

320o Mientras más aspiramos y respiramos más purificamos nuestra aura mental que es el trono del Maestro, entonces podemos dedicarnos a libertar al YO SOY de la prisión que habíamos construido mentalmente alrededor de El. Mientras más grande el área mental, más se unen y se interfunden los dos hemisferios del cerebro y llega un momento en que se convierten en Unidad; así se desvanece nuestra naturaleza inferior, porque ya no recibe alimento de la mente, y ésta ya puede unirse con la envoltura que rodea a todo el cuerpo, para eliminar la cizaña o suciedades que se encuentran en la parte inferior de ella. La devoción y la concentración son los mejores depuradores de estas escorias.

321o Desde el sistema simpático puede el hombre ser iniciado en las iniciaciones pasadas, puede comprender el Génesis y los libros sagrados de todas las religiones con sus respectivos símbolos; pero desde el momento que entre por la puerta del Edén será iniciado en la Cuarta Iniciación Futura o el estado al cual llegará algún día.

El Yo Superior es el Iniciado en la Iniciación pasado. El Átomo Nous, que es la miniatura del hombre perfecto que llegó a la estatura de Cristo, como dice Pablo, será el Iniciador en la Cuarta Iniciación Futura.

322o Los símbolos de las iniciaciones pasadas los encontramos en todas las religiones. La masonería tiene una gran parte de ellos, mientras que los de la Futura se hallan en el Apocalipsis de San Juan. Aquel que concentra la mente en los símbolos pasados recibe del Yo Superior una iluminación que descifra todos los misterios menores encerrados en su sistema simpático, que son reflejos de unas Inteligencias de las esferas pasadas, porque todos estos símbolos están escritos en este sistema; en el sistema nervioso están escritos los del futuro de los cuales habla el Apocalipsis.

323o El Yo Superior inicia al hombre en las iniciaciones menores, en las etapas del mundo mental concreto, después en todas las del deseo, luego en el anímico. El Yo superior le enseña como evitar los peligros de todos ellos, porque en la parte inferior de cada mundo hay etapas terribles y espantosas.

324o Comenzando por el plano mental que es el que sigue al del deseo; éste no está separado de aquel sino por la atmósfera diferente de vibraciones, lo mismo que el cuerpo de deseos del plano físico. El átomo más sutil de la materia astral contiene una envoltura de materia mental densa. El mundo mental no funciona por medio del cerebro, sino en su propio mundo, libertado de las ligaduras del espíritu-material físico. El cerebro no es la mente, pero es el instrumento de la mente que transmite los átomos construidos por ésta al sistema nervioso. El mundo mental está dividido en dos

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 109

110 / JORGE ADOUM

secciones: Superior e inferior. El primero es abstracto, el segundo es concreto y objetivo. En estas dos grandes divisiones viven átomos inteligentes innúmeros, seres que guían el proceso del orden natural y dirigen las legiones que se hallan en ambas divisiones.

325o En el plano Inferior del mental residen átomos inteligentes que vibran de una manera rápida, pero siempre están alcanzados por las vibraciones del deseo; de manera que pueden servir para la armonía y para la desarmonía del Universo. En este plano inferior reside el amor, como veremos más tarde; pero el amor puede ser egoísta, personal y puede ser altruista impersonal. Es el hombre quien debe dirigir estos átomos según la intención concebida de antemano. El mago Negro puede utilizar estas inteligencias por su amor al mal; mientras que el mago Blanco los utiliza por su amor al Bien.

326o El Mago es aquél ser que obra directamente sobre la esfera mental de sus semejantes. Si los sugiera buenos pensamientos, ideas nobles que les puede ayudar y confortar, se llama Mago blanco, porque toma de sus átomos de luz la energía y la trasmite a su prójimo. Su mayor privilegio y su más intenso goce consiste en ayudar a sus hermanos que luchan, sin que tengan conocimiento de sus servicios, ni la menor idea del poderoso brazo que les aligera la cruz. No se le ve, ni se le reconoce. Amigos y enemigos reciben por igual sus diversos beneficios que los atrae de las superiores esferas para derramarlos todos a manos llenas, sin esperar recompensa alguna. El Mago negro siente placer en hacer daño a sus semejantes, ama al mal por el mal, más que su provecho personal.

327o El iniciado tiene que bajar al mundo del deseo inferior donde domina el demonio por medio de la naturaleza o yo inferior, cuyas vibraciones son muy densas. Los átomos de este mundo son creados por los malos instintos y los bajos deseos que residen en el vientre y bajo el vientre. Cada vez que el hombre quiere concentrar en algo superior el demonio o enemigo oculto envía a estos átomos como ejército enemigo para obstruir el camino que conduce a lo superior y tratan de convencer a la mente de la inutilidad de combatir sus influencias; hacen todo esfuerzo para ganar el hombre a su causa y satisfacer sus deseos.

En este estado de caos el YO SUPERIOR envía su mensajero, el ángel de la guarda, o protector secreto, le habla desde el corazón para fortificarle y ayudarle en el sendero y continuar adelante. Si el hombre escucha la voz interior, su Maestro en el cerebro le da las indicaciones para ayudar y salvar, por medio de los pensamientos, a aquellos átomos de las garras del demonio y al mismo tiempo para salvar aquellas almas recientemente desencarnadas y que están presas en las etapas inferiores del mundo de los deseos. El pensamiento es como corriente de luz que rasga las tinieblas de los mundos inferiores y alumbran a sus habitantes.

328o El Iniciado es un aspirante a Mago blanco y a Maestro de compasión, tiene que descender, por compasión, a los planos inferiores para salvar a los que están encadenados allí e ilumina a todas las inteligencias engañadas que, funcionan en este plano y en cada una de sus etapas, con el velo de la ilusión y son iguales a las almas poco evolucionadas que están allí y reciben sus impresiones a través de una atmósfera mental densa. Las tres subdivisiones superiores del plano mental son moradas del Pensador. Desde este plano Superior y sutil, el Pensador conoce de antemano las dificultades y obstáculos que le guardan al hombre en su sendero y obra conscientemente a través de sus vehículos inferiores con toda certeza y saber.

329o Un hombre inferior vive siempre acumulando átomos mentales en su bajo vientre y estos átomos le hacen sufrir la influencia de los mundos inferiores (infierno); responden con pereza a todo estímulo superior. Allí radican los placeres, la cólera, la ira, los sufrimientos, el terror y todo lo que ha traído con el de animal. Los deseos animales, en el hombre, toman mayor vigor cuando están alimentados por fuerzas mentales inferiores. Aquí forman la memoria y la imaginación que corresponden al instinto. Este instinto es modelado y creado por átomos a su propia semejanza e imagen. Estos átomos formados por los sentidos atraen a ellos fuerza mental más densa y pueden reproducirse, a voluntad, por los nacientes poderes de la conciencia.

El demonio en el hombre se apodera de estas inteligencias creadas por la imaginación y las une a sus ejércitos para estimular la actividad, interiormente engendrada por el deseo experimentado una vez; el mismo enemigo las dirige nuevamente a los sentidos para que estos experimenten, de nuevo, el placer evitando el disgusto.

330o El mental inferior excita el deseo que duerme en él y éste estimula el cuerpo físico; por eso el hombre, poco evolucionado, busca sus placeres y cada día se vuelve un bruto más peligroso que el

mismo animal, hasta que el mismo placer provoque en él el dolor y el dolor le infunde imágenes más fuertes que los del placer; entonces comienza a usar y emplear su voluntad que le atrae del mundo mental superior una ayuda para vencer la tentación, y, el hombre esclavo de sus pasiones se torna hombre de voluntad para perfeccionar su naturaleza inferior.

331o El hombre Superior, por el dominio de su voluntad sobre la naturaleza animal y por el poco uso de sus pasiones, absorbe la energía de los átomos superiores y las emplea en todas sus empresas; entonces los inferiores se desintegran, una vez abandonados por la energía mental que les daba vida y uso.

Cada tentación da a estos átomos una vida nueva; pero al quitarles esta vida, dirigiendo el pensamiento hacia arriba o encauzando la mente para efectuar una buena obra, estos átomos quedan como cadáveres, que serán expulsados con su material viejo. El triunfo sobre ellos depende del primer esfuerzo y la repetición del acto determina el carácter; el hombre de carácter se vuelve potencialmente espiritual, porque ha eliminado del cuerpo mental todo deseo denso y grosero, y todo lo animal de sus sentidos, los que ya no pueden responder simpáticamente a las vibraciones inferiores. Este es el objeto de la iniciación, sea antigua o moderna. En este estado, el pensador se reviste con átomos diáfanos con los cuales puede descender, a voluntad y sin peligro alguno, a las regiones del infierno en su cuerpo, como desciende el buzo a las profundidades del mar.

332o El lector debe comprender aquí un punto muy esencial que cuando el hombre asciende o desciende a una etapa de los mundos mental y de deseo que se encuentran en su propio cuerpo, de hecho queda en comunicación con los seres y almas humanas que habitan estos mundos. En el mundo físico se halla en comunicación con todos los hombres y con todas las etapas sociales, así también cuando se inicia internamente tiene que comunicarse con aquellas almas desencarnadas, cuyos deseos y pensamientos las encadenan en todas las etapas del mundo mental. Esta advertencia nos enseña que los mundos internos son diferenciados por la calidad de las vibraciones y no como se imagina el intelecto que yacen arriba o abajo.

Cuando decimos que el hombre baja al mundo inferior, debemos comprender que el pensador aminora la rapidez de la vibración y cuando asciende es porque acelera la misma vibración.

333o La primera división del mundo mental inferior se comunica con la séptima superior del mundo astral o del deseo, porque hay una semejanza en las vibraciones de ambos. El Maestro Interno en el hombre no permite a éste que baje directamente a lo más inferior de este mundo y tiene que comenzar por la séptima etapa, cuyas vibraciones son más elevadas que las demás inferiores.

La séptima etapa o subdivisión superior del mundo del deseo está dentro y fuera del cuerpo humano; está ocupada por los átomos intelectuales que el hombre arrastró durante sus vidas; estamos hablando a lo que respecta al interior del cuerpo; mas en la parte que se halla fuera del cuerpo encontramos a las almas desencarnadas que han vivido esa intelectualidad cuyo objeto fue para el provecho personal.

También encontramos átomos y almas que trabajaron para la formación de los pueblos e hicieron de cada país una patria y con fines políticos instituyeron la separatividad en la humanidad, pisoteando el principio de fraternidad y de igualdad. Estos átomos y almas vivificados, por el pensamiento, forman los políticos y los hombres de estado en el mundo actual que trabajan para el provecho propio, ocultándose bajo el escudo de la palabra patria.

334o En la sexta etapa encontramos átomos y almas intelectuales y artísticos que prostituyeron el talento por el goce personal, en pro de la naturaleza sensible. También se encuentran aquellos devotos que desearon la salvación propia sin importarles nada de los demás. Es la devoción egoísta que pretende, si le es posible, monopolizar el cielo para sí.

335o También en la quinta etapa de vibración se encuentran los átomos y almas devotos que piden recompensa material por su devoción, o un cielo más material que pueda imaginarse. Aquí están los seres que prostituyeron la religión para obtener provecho y dominio sobre los demás, en vez de trabajar por la dicha humana desinteresadamente.

También hay átomos y almas filantrópicas que formaron asilos, iglesias para los sectarios de una misma religión, excluyendo a los sectarios de otras religiones. Estas almas en la parte externa influyen a los átomos internos del cuerpo, que tienen las mismas ideas, para convertir al hombre en un médium y dar explicaciones y conferencias religiosas.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 111

112 / JORGE ADOUM

336o En la cuarta se ven átomos y almas de aquellos seres que buscan siempre el adelanto material y tienen apego a los bienes de este mundo físico. Son los adoradores del oro y el provecho.

337o En la tercera residen los avaros y todos los que buscan el provecho a costa de los sufrimientos ajenos. Para ellos todo es lícito con tal que ganen la partida.

338o En la segunda yacen aquellos átomos y almas lujuriosas y libertinas que viven interesándose por las trivialidades de la vida, sujetos a satisfacer siempre cualquier deseo animal e inferior; están quemándose siempre por el fuego de sus apetitos y goces físicos. Estos átomos y almas viven siempre descontentos, ambiciosos e inquietos. Padecen de todos los sufrimientos según la intensidad de los deseos.

Aquellos que están dominados por estos átomos son charlatanes, vanos, sobre todo en el elemento femenino. Estos goces dejan al hombre con escasa inteligencia. En sus sueños están siempre molestados por visiones eróticas, porque nunca sintieron el amor verdadero impersonal. Sus átomos siempre les inspiran malestar, depresión, disgusto, etcétera.

339o La primera división es la más terrible y horrorosa. Esta es el verdadero infierno en el hombre y fuera de él. Aquí residen los átomos y almas de viles deseos e instintos que ellos formaron y crearon para que en el futuro los aprisionen en esta etapa de densísimas vibraciones. Es muy difícil eliminar estos gérmenes porque ya son partes del propio carácter y naturaleza. Estos átomos tienen la misma atmósfera del demonio que vive en medio de ellos. Todos los horrores de la vida se encuentran allí, en toda su espantosa realidad.

Estos átomos están formados por los apetitos bestiales que hemos traído y alimentado desde un tiempo inmemorial; ellos dan a la fisonomía una forma semi-animal. Los iniciados que bajan a esta etapa describen a estos átomos y almas de una manera espantosa que parece increíble al lector. Aquí están los átomos y almas criminales, asesinos, borrachos, ateos, suicidas que tuvieron miedo a la vida.

Ellos encienden el fuego de las pasiones brutas y los apetitos feroces de venganza y odio, modulan hasta la fisonomía, según los deseos animales, y están esperando el momento para obsesionar al hombre y llevarlo a mayor exceso.

340o El objeto de la iniciación es limpiar al cuerpo físico de todos estos átomos, enseñándole aspirar a la pureza y armonía con el Infinito; porque ya hemos repetido varias veces, que el hombre aspira y respira átomos semejantes a sus deseos y pensamientos. También se ha dicho que después de la muerte, lleva con el sus aspiraciones y sus obras; de manera que estos átomos que atormentan al hombre en vida son los mismos que le atormentan después de muerto, en el mundo inferior del deseo. El hombre dominado por sus deseos bajos vive siempre atormentado, temeroso y deprimido en esta etapa que creó y llenó de inteligencias que le hacen sufrir en vida y después de la muerte.

341o El cuerpo de deseos o mundo astral está en el vientre y bajo vientre y se comunica con el sistema simpático. Ahora hablemos del mundo mental que reside en el sistema nervioso y se comunica con la cabeza.

342o En la primera etapa del mundo mental, comenzando desde abajo hacia arriba, están los átomos y almas que radian el amor paterno, materno, fraterno y de la amistad desinteresada. También están aquellos que tienen anhelos de imitar a un ser perfecto y desean llevar una vida más elevada: sin embargo, no tienen la firme resolución de seguir sus anhelos, aunque sienten ansia de comenzar la Obra.

343o En la segunda, permanecen los de la devoción y del amor hacia Dios tal como lo concibió la mente; todos viven llenos de avidez de beatitud. Cuando el Iniciado penetra en esta parte de su mundo interno, siente la atmósfera de la piedad que creó en pasadas vidas, por su devoción y su entusiasmo de comunicarse con el Ser Adorado. Estos átomos son para fortalecer las cualidades del corazón y de la inteligencia.

344o En la tercera, se hallan los átomos y almas sinceras y nobles que consagraron sus servicios para la humanidad; estos tienen mucha sabiduría para mejorar siempre el estado del mundo. Enseñan e inspiran al hombre los proyectos filantrópicos y la concepción de un mundo de bondad. El ser desinteresado está impregnado de estos átomos, realiza las obras más gigantescas en el mundo, sin pedir recompensa.

345o En la cuarta residen las inteligencias del Arte y de la Ciencia que inspiran a la mente humana la idea del adelanto espiritual a las elevadas esferas. Son ellas las que derraman su luz y su inspiración sobre los genios en materia de arte; a los sabios les levantan el velo de la Naturaleza. Estos seres tienen la verdadera inspiración, el don de la profecía y los inventos. En esta etapa recibe el hombre la sabiduría celestial para descifrar los misterios de todas las religiones y se vuelve un instructor de los hombres. La mente puede comunicarse con los maestros y reformadores que vinieron al mundo; porque en esta división ya puede hablar con su propio maestro que reside en la pineal que se convirtió en trono del Espíritu Santo.

346o: Hay hombres de una evolución más adelantada: aquellos que se emanciparon de la esclavitud de la carne y de las pasiones. Sus átomos residen en la quinta etapa del mundo mental. En esta etapa el hombre y el alma sienten la vida real y la existencia sublime del alma. Aquí la persona obtiene una paz verdadera, porque descubre su sendero individual, puede ir adelante y retroceder a voluntad en la inmensidad de la Naturaleza, descubriendo y conociendo las operaciones inmutables, bajo los fenómenos más diversos. Sentirá la existencia del alma sin necesidad del razonamiento.

Intuitivamente revisa sus propios hechos del pasado, sus frutos en el presente y sus consecuencias en el futuro.

347o A la sexta van los átomos y las almas de los seres que experimentaron débil apego a las cosas temporales, y se dedicaron a la vida superior: intelectual y moral. Sus átomos les ayudan a trabajar por el bien, depurando de sus vehículos inferiores, restos de males incompatibles con su naturaleza intima, que el ser siente en sí; adquiriendo ciertas virtudes que responden a las exigencias irresistibles de la voz interior. Aquí siente el hombre la Inteligencia Divina en sus actividades creadoras; estudia la evolución de todos los seres y resuelve sus problemas, porque en esta etapa cada fenómeno tiene su justo valor y todos los misterios de Dios dejan de ser misterios. Todo lo insondable será resuelto por la intuición que rasga el velo de la ley de causa y efecto.

En esta etapa el alma goza con la comunión de otras grandes almas que cumplieron con su evolución terrestre y vibra en armonía con ellos, semejándose poco a poco a ellos.

348o En la séptima y última etapa están los átomos y almas de seres completamente evolucionados, es la puerta que conduce a la vida eterna. Los átomos de esta división son la fuente del saber y de la moral que derraman su energía sublime sobre el cuerpo. De allí proviene la inspiración del genio. En esta etapa viven los Iniciados, teniendo o no cuerpos o vehículos inferiores, ellos están siempre en contacto permanente con la Conciencia Divina y están identificados con la Voluntad del Íntimo; ya no pueden sentir la separatividad, aunque todavía no han llegado a ser maestros.

349o Muchos preguntan: ¿Qué objeto tiene el Iniciado con la penetración en su propio cuerpo y conseguir el camino hacia su mundo interno por medio de la Iniciación? Cuando el hombre, por medio de la Iniciación, pierde el apego a las cosas materiales por su aspiración a la superior, pierde también todo temor a la muerte y a toda desgracia ilusoria; entonces tiene que penetrar en su mundo interno para enfrentarse con los átomos animales y demoníacos que trajo con él desde centenares de vidas anteriores. Después tiene que desintegrarlos y hacerlos desaparecer de su cuerpo, para que éste sea un verdadero templo del YO SOY.

Para esto es necesario afrontar el Fantasma del Umbral, aquella entidad tenebrosa formada por los hechos pasados del hombre. Es necesario descender al infierno para sentir el sufrimiento que el ha hecho sentir a los demás y desarraigar el árbol del mal que plantó en su naturaleza desde el comienzo.

350o En el infierno podemos darnos cuenta de la Ley de causa y efecto que enseña que todo dolor infligido a los demás, tiene que sufrirlo el que lo ha causado. Cuando llega a este mundo tiene que identificarse con sus habitantes, sufriendo las consecuencias de sus hechos. Este es el significado del enterramiento de la Iniciación Egipcia, esto es, el descenso a las profundidades de su yo inferior.

El tormento es tremendo, pero el Iniciado está siempre vigilado y ayudado por su Maestro Interno, aunque él no sepa. Basta que el Iniciado invoque la Conciencia Divina a fin de que el Maestro aparezca para ayudarlo y elevarlo de nuevo.

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 113

114 / JORGE ADOUM

351o Los magos negros utilizan los átomos de estas etapas inferiores y los proyectan sobre personas determinadas para influenciar y dominar al mundo con el arma del mal. Cuando desciende el Iniciado a ellos tratan de convencerle de la inutilidad de sus tentativas, le ofrecen el provecho personal si se une a ellos, afiliándose al ejército del Demonio; pero el Maestro Interno nunca le abandona. Una vez triunfante, sobre estas tentaciones, le invade con el sentimiento de amor impersonal y la sed de justicia, de la cual habla Jesús en su cuarta Bienaventuranza, y sé convertirá en la misma Ley que no es ni el Bien ni el Mal.

Si él no baja a estas regiones no puede nunca sentir el dolor causado por él a los demás y en consecuencia, no podrá, en el futuro, reparar el daño hecho, aunque de una manera inconsciente; pero el Iniciado tiene que hacer esto en vida y no esperar nunca la muerte para repararlo. Después de la muerte hay que esperar mucho tiempo para reparar el daño; pero después de la iniciación el hombre puede comenzar la obra en el momento.

352o En el Infierno se encuentran muchas almas y átomos desesperados de quienes fuimos nosotros la causa de su desesperación. Nosotros hemos creado este Infierno y en él hemos colocado a estas inteligencias y a estas almas; hemos influenciado sobre ellos directa o indirectamente por nuestros pensamientos y deseos.

El único medio de libertarlos consiste en desintegrar nuestra naturaleza inferior para que se desintegre este infierno. Muchas luchas tiene que trabar el Iniciado con los habitantes de esta región; sólo el amor desinteresado e impersonal es la única arma que puede triunfar en estas guerras. Cuando siente y palpa los sufrimientos que él ha causado, al crear a estos átomos que dominan a sus hermanos por la fuerza del mal, comienza en él una nueva vida cuyo objeto es reparar el daño y salvar al mundo.

353o Los Seres Superiores permiten, en esta región, al mal que se divide entre si y la lucha se entabla entre las dos partes. Estas luchas se comunican y contagian a las naciones, en el mundo físico, que están contaminadas con la fuerza del mal para que declaren guerras entre ellas, hasta que las dos partes se debilitan y dejan el paso al surgimiento de una nueva raza, más pura que posee mejores sentimientos de fraternidad y de igualdad. Allí el iniciado aprende cómo combatir al mal por el bien, a defenderse y defender a la humanidad. Por eso vemos que cada instrumento inventado para la destrucción está combatido por otro que anula sus efectos.

En el Infierno tiene que estudiar todos los males para saber cómo anularlos en el futuro, cuando llega a Salvador de la Humanidad, quien, al apoderarse de los conocimientos que poseen las entidades inferiores busca cómo ganarlos para el servicio del YO SOY, depurándolos y desintegrando al infierno de su cuerpo.

354o Muchos seres y almas viven en estas regiones inferiores y sufren lo indecible. Cuando un iniciado baja hasta el mundo inferior, de su cuerpo, se pone en contacto con ellos, porque ya se ha dicho que en el bajo vientre hay vibraciones muy densas y esta densidad de vibración es la que comunica al hombre con el infierno en donde residen las almas y los átomos. El Infierno está dentro y fuera del hombre y la relación que se encuentra dentro de la parte externa y la interna es la densidad. Cuando desciende el Iniciado a estos infiernos, todos sus habitantes claman hacia él, con toda su fuerza, para que los salve de sus tormentos: él tiene que acudir a sus llamadas, venciendo todo obstáculo, y luchando contra las entidades malignas que quieren impedir la salvación de estos seres y estas almas.

355o En las etapas inferiores del mundo de los deseos, se encuentran aquellos átomos criminales que se han apoderado de la mente del hombre que vive, en vigilia y en sueño, reconstruyendo sus crímenes.

356o El Iniciado espiritualista siente, en este estado, que tiene a su rededor una aura impenetrable, que le defiende de todo mal manado de estas entidades demoníacas y por más que ellas tratan de penetrar en él, chocan contra su aura y retroceden como la piedra lanzada contra una muralla de acero.

La Iniciación Interna vuelve al ser invulnerable, física, mental y espiritualmente.

357o En la Iniciación Interna, el hombre puede recibir comunicaciones de los seres que han atravesado, antes, el mismo sendero y la manera de proceder para acelerar la evolución.

358o Las fuerzas del mal no se aquietan ni se conforman con la derrota; a su vez ellas tratan de inspirar a otros seres la ejecución de sus planes. Siempre escogen por presa a los literatos y artistas de índole baja y corrompida y estampan los átomos del mal en su obra. Estos átomos impregnan la mente humana y tratan de arrastrarla al crimen; mucho se ha oído de que después de leer la obra de un autor, el lector trató de suicidarse o se suicidó; la naturaleza inferior del lector absorbe los átomos depositados por el autor en sus obras, éstos producen en su mente ciertas vibraciones similares a las que fueron depositadas por el demonio en la mente del autor; que la hacen perder su contacto con el YO SOY y le cierran el oído interno a la voz de la conciencia.

359o Muchos son los fines del descenso en vida a los infiernos, por medio de la iniciación interna; pero el mayor es el siguiente: Quien llega durante su vida hasta esta esfera, no sufrirá daño en la Segunda Muerte que está anunciada en el Apocalipsis, que es la muerte astral; porque la mente al aprender a atravesar estas regiones una vez no puede quedarse aprisionada en ellas después de la muerte del cuerpo, el alma podrá pasar fácilmente al mundo mental y el iniciado se convierte en salvador: auxilia a los recientemente muertos en sus viajes mentales, ayudándoles a atravesar las etapas inferiores, enseñándoles cómo deben abandonarlas y despertando en ellos la aspiración para que se eleven a mundos superiores.

360o Con la práctica del método Yoga y con la observación de los preceptos del Sermón de la montaña, el Iniciado se vuelve héroe, a quien no le amedrenta nada en el cumplimiento de su deber. Su amor impersonal es la mejor armadura y defensa en su descenso al mundo infernal. Ni el terror del umbral, ni el demonio interno pueden infundirle miedo en su obra de salvación, porque por donde pasa emana amor y el mismo amor le abre el camino, colocando en su sendero centinelas o ángeles de Luz que le acompañan en su descenso y en su ascenso.

El que ama nada teme. El iniciado llega a amar la muerte y quien ama la muerte ama al mayor enemigo; con el amor y el descenso al infierno será muy fácil, porque el infierno no es más que el estado desprovisto de Amor.

361o En el sistema simpático y en el sistema nervioso hay muchísimas cosas que aprender. No se puede decir cuánto tiempo necesita pasar el Iniciado, en el estudio y la práctica, en estos mundos; todo depende de la fervorosa aspiración y de la práctica perseverante en despertar los átomos dormidos en el propio cuerpo; pero una vez despertados por la aspiración, la respiración y la concentración, el Iniciado puede desintegrar la Bestia, la Serpiente y el demonio que se encuentran en él.

Desde estos momentos principia el trabajo arduo para llegar a Maestro. Debe explorar todas las regiones de su cuerpo, vitalizarlas con sus respectivos habitantes, para llegar a la estatura de Cristo. Debe descubrir por sí mismo la iluminación que está oculta en el; tiene que dirigir todo lo que se encuentra en él y descubrir las grandes corrientes de inteligencias que trabajan por la construcción del cuerpo. Estas Inteligencias trabajaron en el pasado y trabajarán en el futuro hasta que el cuerpo se convierta en Jerusalén, la Ciudad Santa, simbolizada en el Apocalipsis. Tiene que penetrar en la inmensidad del pasado y estudiar la inmensidad del futuro.

362o Con la aspiración fervorosa el hombre atrae el material adecuado y necesario para la realización del objeto deseado; con la respiración armónica y regularizadora, este material entra en el cuerpo y con la concentración dirige la sangre, vehículo del YO SOY, a la parte deseada del cuerpo, llevando consigo los átomos aspirados, como un ejército triunfante, para derrotar y desintegrar los átomos del mal y abrir el sendero hacia la Unión.

Hasta aquí fue necesario enseñar al profano que está fuera del Templo, por medio de la palabra, para saber conducirse; de hoy en adelante será Iniciado y debe practicar, descubrir y sentir por sí mismo para llegar a Adepto. El profano es el hombre antiguo, el Iniciado es el hombre moderno y el Adepto es el hombre Futuro.

363o Muchos preguntan: ¿Será cierto que el hombre puede salvar su mundo y salvar a la humanidad? A esta pregunta podemos contestar: El problema individual es el problema universal. Todo cuanto ocurre y existe en el mundo externo, es la expresión (de ex: fuera y presionar) de algún pensamiento interno creado y generado, con anterioridad, por un individuo.

Si el individuo es desgraciado, todo el mundo que lo rodea es desgraciado; es imposible separar el individuo del mundo, porque ambos son Uno; por eso, para salvar al mundo hay que salvar primero al

LAS LLAVES DEL REINO INTERNO / 115

116 / JORGE ADOUM

individuo. El Universo es el conjunto manifestado de todas las emociones, pensamientos y deseos del individuo y de los individuos, que constituyen al mundo con sus naciones, razas, castas y países. Un sólo Hombre puede dirigir los pensamientos de una nación, sus emociones y sus deseos. El hombre de un pensamiento potencial puede contagiar con la índole de su pensamiento a todo su pueblo. Este es el origen de todas las guerras y de las miserias que acompañan las guerras.

364o El Iniciado Interno debe ser soldado en el ejército del YO SOY, debe afrontar los hechos y disolverlos en el silencio, infundiendo en los demás elevadas aspiraciones, espiritualidad, fraternidad y buena voluntad, y todas las virtudes que puede concebir; pero si él no posee estas virtudes y no los ha experimentado en sí mismo, ¿cómo puede aliviar a los demás?

La Iniciación Interna tiene por objeto la Unión con el Íntimo y con todos los seres. Una vez Unido el Iniciado a su Íntimo irradia compasión, misericordia, caridad, fraternidad y todos los atributos de la Divinidad; entonces puede por medio de su pensamiento encauzar los impulsos generados, de la Fuente Interna, en el silencio y la impersonalidad.

365o El Iniciado en el mundo Interior ve todos los problemas del mundo externo, surgido desde el mundo subjetivo, desde el cual puede trabajar para resolverlos, aplicando las leyes eternas e inmutables que están descritas en el método YOGA y en el SERMON DE LA MONTAÑA. De esta manera el Iniciado genera el flujo de su aspiración y de sus pensamientos y los infunde en sí mismo y en la Humanidad. Este flujo organizará la sociedad futura en la cual, el Espíritu del Cristo, se expresará por el corazón de todos los individuos y vivirán las naciones como una sola familia, de un sólo Padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: