LECCIÓN UNO-MEDITACIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN

  “Así es como puedes entender la naturaleza de tus tres corazones: El primero rige todas las cosas físicas; el segundo, o corazón sutil, rige todas las cosas espirituales; el tercero, o Corazón Sagrado, simplemente rige todas las cosas. Es el puente que te conecta con toda la realidad…”

(Estas lecciones son presentadas a través de la inspiración y la voz de Jeshua. ¿Quién mejor para describir el propósito del Corazón Sagrado dentro de cada uno de nosotros? James.)

 

 

Lección Uno.

“Había un arcoiris alrededor del trono, que se veía como una esmeralda”.
Revelaciones.

 Este día comenzamos un viaje, uno que no puede dejar de completarse. Es un viaje hacia tu corazón, y por lo tanto, hacia tu Hogar. No hay otro lugar al cual ir, ya que nada más te ha satisfecho nunca. Sólo hay una meta ahora, y aún así la recompensa que buscas ya es tuya.

Comenzamos con este conocimiento, este reconocimiento, ya que dándote cuenta de esto es que te mueves dentro de ello. Aún antes de que leas otra palabra, todas las cosas están completas dentro de ti. Abraza este único pensamiento, y el resto ocurrirá por sí mismo. Todas las cosas están completas dentro de ti ahora.

 Harás bien en comprender con tu mente el “corazón” que es nuestro destino y meta. ¿Te sorprendes cuando digo que tienes tres corazones, y que cada uno sirve para una función completamente diferente?

 Comenzaremos con el primero, el corazón que rige tu ser físico. Es el corazón de carne que nutre el cuerpo que tú has pedido, y por ahora, este conocimiento es suficiente. Muchos de vosotros también os habéis percatado del segundo, un centro de una energía más sutil, el corazón que rige el corazón. Este es el chakra que te enlaza con tu Propósito Divino en la tierra. Y todavía hay un canal aún más alto al que puedes acceder. El tercero y último corazón, que estamos llamando el “Corazón Sagrado”, es donde pondremos nuestra atención ahora. Tu verdadera llamada yace aquí, ya que los dones que trae trascienden todo el resto. Es el “Trono de Poder”, la entrada al universo entero.

 Así es como puedes entender la naturaleza de tus tres corazones: El primero rige todas las cosas físicas; el segundo, o corazón sutil, rige todas las cosas espirituales; el tercero, o Corazón Sagrado, simplemente rige todas las cosas. Es el puente que te conecta con toda la realidad.

 

La activación de tu Corazón Sagrado es el paso final en la toma de conciencia de tu unicidad con todos los seres. Esta es de hecho, su función primaria. Una vez que seas conciente, sabrás que todos los pensamientos son compartidos, y alegremente prestarás entonces tu Ser al servicio supremo de la Humanidad. Esto no puede ser alcanzado con el corazón más bajo, el sutil o segundo que hemos mencionado. Aún está enlazado al mundo que has creado en tu imaginación, pero que nunca ha sido real en el Corazón y la Mente de Dios. ¿Entiendes la diferencia? Hasta ahora has escogido vivir dentro de este sueño, y la función del corazón más bajo es conducirte fuera de este mundo hacia el siguiente, del mundo de sombras y niebla, hacia la Luz pura. Una vez allí, el superior, o Corazón Sagrado, se convierte en tu guía. No te dejará rezagado, porque una vez que se ha abierto serás entonces libre de una manera que ahora no puedes imaginarte.

 

Una vez que aprendas a vivir dentro del Corazón Sagrado que compartimos, te darás cuenta de que estás parado junto a mí, y el mundo de sueños será sanado.

 

Es un camino simple que andamos juntos, y sobre complicarlo sólo conducirá a una mayor confusión. Yo comienzo por reconocer que nuestra misión ya está completada. Pero ahora tú debes aprender a compartir mi convicción, y hay un proceso que debemos soportar juntos para hacerlo, el propósito del cual es enlazar tu intención con tu conciencia. Esto es lo que quiero decir cuando digo que ya estás parado junto a mí. Yo te percibo allí, pero tú aún tienes que percibirte a ti mismo. Por lo tanto, el único cambio que necesita ocurrir es una variación en tu percepción, o tu conciencia. Una vez que estés conciente de que nuestras misiones están enlazadas, entonces estarán completas.

 

La meta de hoy es despertar, y entonces iniciar tu Corazón Sagrado. Comencemos por identificar su posición. Tal vez has visto pinturas del “Sagrado Corazón de Jesús” mostrando el corazón físico con una Flama Divina arriba de él. La Flama Divina es el verdadero Corazón Sagrado, mientras que la porción más baja es una representación simbólica de lo que normalmente es llamado el “Chakra del Corazón”. El Corazón Sagrado es representado a menudo como una llama triple, y cada llama es símbolo de los atributos presentes en una persona cuyo corazón se ha abierto completamente.

 

La primera llama es azul, que es el color de la facultad de poder o el valor. El segundo es amarillo, que es el color de la sabiduría. La tercera llama es rosa, que es el color del amor incondicional. Cuando estás flamas se combinan como una se convierten en violeta, o el fuego de la transformación. El antiguo ser se ha ido y tu permaneces sólo con la verdad. El Ser vive para completar su misión en el Cielo y en la tierra. Esto, así de simple, es por lo que estás aquí ahora.

 

Encendiendo la Llama:

Ahora iniciaremos tu Corazón Sagrado para que pueda empezar a servir para su verdadera función. Primero lee esta descripción, después regresa y síguela tan bien como puedas.

 

El propósito de esta visualización es encausar la energía que está contenida en tus cuerpos físico y sutiles, para encender entonces esta energía dentro de tu corazón superior. Puedes pensar en él como si abrieras el gas de un horno. Primero enciendes el gas, luego una simple flama enciende todo un fuego. Estás lleno de energía ahora, alguna de la cual llamas buena o positiva, mientras otras formas son consideradas malas o negativas. En realidad no hay tal cosa como energía buena o mala, positiva o negativa. Solo tus pensamientos la hacen parecer de este modo, y es al abandonar esos pensamientos, o la historia detrás de los pensamientos, que adquieres la habilidad de trabajar con toda tu energía. Ese será el propósito de este ejercicio.

 

Paso Uno:


La primera parte de este ejercicio te ayudará a darte cuenta de que cuando no hay historia adherida a tu energía, se siente de igual manera. Comienza por cerrar tus ojos y relajarte. Recuerda un momento en el cual hayas experimentado una gran alegría, el momento más feliz de tu vida. Recuérdalo con tantos detalles como puedas, y conforme lo haces, trata de sentir las emociones que estabas sintiendo entonces. Imagina que estás reviviendo el evento. Ve y escucha a la gente alrededor de ti. Permítete sentir las emociones tan poderosamente como puedas.

Ahora nota dónde sientes la energía más fuerte en tu cuerpo. Quizá sea en tu corazón, o en tu región media. Imagina una bola de luz allí, y mientras continúas siguiendo la historia que ha disparado la emoción, pon ambas manos sobre ese sitio. Sabe que la bola de luz se está adhiriendo por sí misma a tu mano, luego, después de unos pocos segundos, si aún no está en tu corazón, empieza a mover tu mano hasta que la bola de energía esté contenida dentro de tu corazón bajo.

 

Paso Dos:

Ahora deja que la historia se vaya de tu mente completamente, y conforme haces esto, ve si la energía varía o cambia de alguna manera. Déjala descansar por un momento en tu corazón, la bola de luz, vibrando fuerte. Ahora deja que una de tus manos se mueva hacia arriba directamente arriba de la otra. Conforme haces esto, imagina que estás llevando algo de la energía hacia la región donde descansa tu Corazón Sagrado. Ahora es como el quemador que despide gas sin la flama. Deja que llene la región alrededor de tu corazón superior con gas intoxicante de amor puro.

 

Ésta ha sido la destinación de toda la energía, ya que siempre busca ir a donde servirá a la humanidad, tal como tu alegría superior busca expresarse a sí misma en el mundo. Siente esta energía llenando tu Corazón Sagrado completamente.

 

Paso Tres:

El encendido de la triple flama del Corazón Sagrado es tan simple como fijar tu intención. Se te ha otorgado todo el poder de crear y parece que destruye, pues aún debes aprender ahora a usarlo hábilmente. Mientras sostienes tu mano sobre el corazón superior, di estas tres palabras, y conforme las dices respira profundamente sabiendo que ellas están encendiendo tu luz más verdadera. Tu intención es todo lo que se necesita ahora.

“¡Ya está hecho!”

 

Has dicho SÍ al Universo, y ahora tu corazón está vivo. Entre más te enfoques en esta vida durante estos tres días, más sentirás sus efectos. Es como un niño recién nacido, que necesita que lo alimentes y lo nutras para que pueda crecer fuerte y brillante.

 

Ésta será tu tarea hasta la próxima lección. Entonces compartiremos más, para que puedas entender con tu mente lo que ya sabe tu corazón.

Me regocijo contigo.

Tu hermano.

(Estas lecciones son presentadas a través de la inspiración y la voz de Jeshua. ¿Quién mejor para describir el propósito del Corazón Sagrado dentro de cada uno de nosotros? James.)

 

 

Lección Uno.

“Había un arcoiris alrededor del trono, que se veía como una esmeralda”.
Revelaciones.

 

Este día comenzamos un viaje, uno que no puede dejar de completarse. Es un viaje hacia tu corazón, y por lo tanto, hacia tu Hogar. No hay otro lugar al cual ir, ya que nada más te ha satisfecho nunca. Sólo hay una meta ahora, y aún así la recompensa que buscas ya es tuya. Comenzamos con este conocimiento, este reconocimiento, ya que dándote cuenta de esto es que te mueves dentro de ello. Aún antes de que leas otra palabra, todas las cosas están completas dentro de ti. Abraza este único pensamiento, y el resto ocurrirá por sí mismo. Todas las cosas están completas dentro de ti ahora.

 

Harás bien en comprender con tu mente el “corazón” que es nuestro destino y meta. ¿Te sorprendes cuando digo que tienes tres corazones, y que cada uno sirve para una función completamente diferente?

 

Comenzaremos con el primero, el corazón que rige tu ser físico. Es el corazón de carne que nutre el cuerpo que tú has pedido, y por ahora, este conocimiento es suficiente. Muchos de vosotros también os habéis percatado del segundo, un centro de una energía más sutil, el corazón que rige el corazón. Este es el chakra que te enlaza con tu Propósito Divino en la tierra. Y todavía hay un canal aún más alto al que puedes acceder. El tercero y último corazón, que estamos llamando el “Corazón Sagrado”, es donde pondremos nuestra atención ahora. Tu verdadera llamada yace aquí, ya que los dones que trae trascienden todo el resto. Es el “Trono de Poder”, la entrada al universo entero.

 

Así es como puedes entender la naturaleza de tus tres corazones: El primero rige todas las cosas físicas; el segundo, o corazón sutil, rige todas las cosas espirituales; el tercero, o Corazón Sagrado, simplemente rige todas las cosas. Es el puente que te conecta con toda la realidad.

 

La activación de tu Corazón Sagrado es el paso final en la toma de conciencia de tu unicidad con todos los seres. Esta es de hecho, su función primaria. Una vez que seas conciente, sabrás que todos los pensamientos son compartidos, y alegremente prestarás entonces tu Ser al servicio supremo de la Humanidad. Esto no puede ser alcanzado con el corazón más bajo, el sutil o segundo que hemos mencionado. Aún está enlazado al mundo que has creado en tu imaginación, pero que nunca ha sido real en el Corazón y la Mente de Dios. ¿Entiendes la diferencia? Hasta ahora has escogido vivir dentro de este sueño, y la función del corazón más bajo es conducirte fuera de este mundo hacia el siguiente, del mundo de sombras y niebla, hacia la Luz pura. Una vez allí, el superior, o Corazón Sagrado, se convierte en tu guía. No te dejará rezagado, porque una vez que se ha abierto serás entonces libre de una manera que ahora no puedes imaginarte.

 

Una vez que aprendas a vivir dentro del Corazón Sagrado que compartimos, te darás cuenta de que estás parado junto a mí, y el mundo de sueños será sanado.

 

Es un camino simple que andamos juntos, y sobre complicarlo sólo conducirá a una mayor confusión. Yo comienzo por reconocer que nuestra misión ya está completada. Pero ahora tú debes aprender a compartir mi convicción, y hay un proceso que debemos soportar juntos para hacerlo, el propósito del cual es enlazar tu intención con tu conciencia. Esto es lo que quiero decir cuando digo que ya estás parado junto a mí. Yo te percibo allí, pero tú aún tienes que percibirte a ti mismo. Por lo tanto, el único cambio que necesita ocurrir es una variación en tu percepción, o tu conciencia. Una vez que estés conciente de que nuestras misiones están enlazadas, entonces estarán completas.

 

La meta de hoy es despertar, y entonces iniciar tu Corazón Sagrado. Comencemos por identificar su posición. Tal vez has visto pinturas del “Sagrado Corazón de Jesús” mostrando el corazón físico con una Flama Divina arriba de él. La Flama Divina es el verdadero Corazón Sagrado, mientras que la porción más baja es una representación simbólica de lo que normalmente es llamado el “Chakra del Corazón”. El Corazón Sagrado es representado a menudo como una llama triple, y cada llama es símbolo de los atributos presentes en una persona cuyo corazón se ha abierto completamente.

 

La primera llama es azul, que es el color de la facultad de poder o el valor. El segundo es amarillo, que es el color de la sabiduría. La tercera llama es rosa, que es el color del amor incondicional. Cuando estás flamas se combinan como una se convierten en violeta, o el fuego de la transformación. El antiguo ser se ha ido y tu permaneces sólo con la verdad. El Ser vive para completar su misión en el Cielo y en la tierra. Esto, así de simple, es por lo que estás aquí ahora.

 

Encendiendo la Llama:

Ahora iniciaremos tu Corazón Sagrado para que pueda empezar a servir para su verdadera función. Primero lee esta descripción, después regresa y síguela tan bien como puedas.

 

El propósito de esta visualización es encausar la energía que está contenida en tus cuerpos físico y sutiles, para encender entonces esta energía dentro de tu corazón superior. Puedes pensar en él como si abrieras el gas de un horno. Primero enciendes el gas, luego una simple flama enciende todo un fuego. Estás lleno de energía ahora, alguna de la cual llamas buena o positiva, mientras otras formas son consideradas malas o negativas. En realidad no hay tal cosa como energía buena o mala, positiva o negativa. Solo tus pensamientos la hacen parecer de este modo, y es al abandonar esos pensamientos, o la historia detrás de los pensamientos, que adquieres la habilidad de trabajar con toda tu energía. Ese será el propósito de este ejercicio.

 

Paso Uno:

La primera parte de este ejercicio te ayudará a darte cuenta de que cuando no hay historia adherida a tu energía, se siente de igual manera. Comienza por cerrar tus ojos y relajarte. Recuerda un momento en el cual hayas experimentado una gran alegría, el momento más feliz de tu vida. Recuérdalo con tantos detalles como puedas, y conforme lo haces, trata de sentir las emociones que estabas sintiendo entonces. Imagina que estás reviviendo el evento. Ve y escucha a la gente alrededor de ti. Permítete sentir las emociones tan poderosamente como puedas.

Ahora nota dónde sientes la energía más fuerte en tu cuerpo. Quizá sea en tu corazón, o en tu región media. Imagina una bola de luz allí, y mientras continúas siguiendo la historia que ha disparado la emoción, pon ambas manos sobre ese sitio. Sabe que la bola de luz se está adhiriendo por sí misma a tu mano, luego, después de unos pocos segundos, si aún no está en tu corazón, empieza a mover tu mano hasta que la bola de energía esté contenida dentro de tu corazón bajo.

 

Paso Dos:

Ahora deja que la historia se vaya de tu mente completamente, y conforme haces esto, ve si la energía varía o cambia de alguna manera. Déjala descansar por un momento en tu corazón, la bola de luz, vibrando fuerte. Ahora deja que una de tus manos se mueva hacia arriba directamente arriba de la otra. Conforme haces esto, imagina que estás llevando algo de la energía hacia la región donde descansa tu Corazón Sagrado. Ahora es como el quemador que despide gas sin la flama. Deja que llene la región alrededor de tu corazón superior con gas intoxicante de amor puro.

 

Ésta ha sido la destinación de toda la energía, ya que siempre busca ir a donde servirá a la humanidad, tal como tu alegría superior busca expresarse a sí misma en el mundo. Siente esta energía llenando tu Corazón Sagrado completamente.

 

Paso Tres:

El encendido de la triple flama del Corazón Sagrado es tan simple como fijar tu intención. Se te ha otorgado todo el poder de crear y parece que destruye, pues aún debes aprender ahora a usarlo hábilmente. Mientras sostienes tu mano sobre el corazón superior, di estas tres palabras, y conforme las dices respira profundamente sabiendo que ellas están encendiendo tu luz más verdadera. Tu intención es todo lo que se necesita ahora.

“¡Ya está hecho!”

 

Has dicho SÍ al Universo, y ahora tu corazón está vivo. Entre más te enfoques en esta vida durante estos tres días, más sentirás sus efectos. Es como un niño recién nacido, que necesita que lo alimentes y lo nutras para que pueda crecer fuerte y brillante.

 

Ésta será tu tarea hasta la próxima lección. Entonces compartiremos más, para que puedas entender con tu mente lo que ya sabe tu corazón.

Me regocijo contigo.

Tu hermano.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: