CENTROS PLANETARIOS- VIDA MULTIDIMENSIONAL (AURORA, AIMERÁ, ERKS)

Vida Multidimensional I – Aurora/Arcángel Rafael

Agnimitra 8 de Febrero 2012

Introducción

Cada planeta, o campo de vida, es vivificado por una entidad, también llamada de Espíritu Planetario. Y para todo campo de vida, en cualquier nivel material de expresión (cualquier dimensión, plano, etc.) existen corrientes de vibración, corrientes que cargan códigos de información, que parten de aquel nivel de lo Indecible. Del Pensamiento Creador, de la Fuente, parten como caudales de vibración que cargan informaciones y que cargan la Voluntad de la Fuente o el arquetipo de manifestación para aquel Espíritu Planetario. Esas corrientes pasan a lo largo de todo el Universo a través de las dimensiones, hasta llegar al límite más denso de expresión de aquel Espíritu Planetario.

Gaia es el Espíritu Planetario de la Tierra. Entonces, los Centros Planetarios que son siete en 3ª Dimensión –campo de vida físico, con formas basadas en carbono- y 12 en 5ª Dimensión –campo de vida etéreo, con formas basadas en silicio, nivel del cuerpo de luz- son, caudales de información y de vibración que descienden directo de la Fuente; estos impulsos son transmitidos a través de estas corrientes vibrales por Entidades que hacen ese papel anclándose más allá del nivel del antropomorfismo. Los Centros Planetarios traen, entonces, el arquetipo de la manifestación para el Espíritu Planetario.

Algunos años atrás, algunas décadas atrás, algunos grupos que tenían por función transmitir ciertos conocimientos y cierta vibración de la Intratierra, transmiten al mundo el conocimiento de siete Centros Planetarios. En la época estos siete Centros Planetarios fueron todos relacionados con “Ciudades” Intraterrenas y eso era válido hasta cierto tiempo.

Hoy, estos siete Centros Planetarios no son presentados más relacionados con “Ciudades” Intraterrenas, incluso porque la civilización que mantenía muchas de estas “Ciudades”, se elevó, hizo ya su ascensión para la 5º Dimensión u otras dimensiones.

Permanece, y así y todo, ese caudal de Vibración que pasa a lo largo de todas las dimensiones y llega hasta esta, mientras este campo de percepción permanezca en 3º Dimensión, y esos caudales de Vibración trasmiten lo que sería el arquetipo y el impulso de manifestación. Y ellos transmiten también una cualidad vibratoria específica.

Como la falsificación y la disociación de este planeta, por un tiempo, por un largo tiempo o un poco de tiempo, dependiendo del punto de vista, la superficie fue mantenida en estado de separación de la Vibración de estos Centros Planetarios, en el nivel consciente. La forma como esa Vibración actuaba en la superficie y alcanzaba la conciencia humana, era muy frágil, muy sutil, casi imperceptible.

Con la fractura de las capas aislantes (niveles sutiles, subplanos de dimensión, física como el mental, astral y el etéreo o pránico) y con la reactivación de la Matriz Cristalina de la Tierra, la humanidad y el propio planeta en 3º Dimensión en el nivel de superficie volvieron a ser bañados directamente por esas corrientes de Vibración.

De forma que hasta algunas décadas atrás, esos Centros Planetarios tenían un punto focal de manifestación. Y esos puntos hasta fueron revelados por esos grupos.

Hoy, eso también no es más tan válido, porque ahora, el punto de focalización de esos Centros Planetarios, en ese momento en que la Tierra se vuelva Unificada, pasa a ser global. No existe más un punto único donde esos Centros Planetarios focalizan su Vibración. Todo el planeta es bañado directamente por ese caudal de Vibración.

Además, a eso, aquello que nosotros llamamos Conciencias Arcangélicas –que también en 3º Dimensión rigen el Sistema Solar y son en número de siete- pasan a anclar su Vibración directamente en esos Centros Planetarios, haciendo o prefigurando para la totalidad de la Tierra aquello que sucede y que sucedió algunos años atrás, cuando el Arcángel Miguel religó la Tierra al Sol. El hecho de que esas Consciencias Arcangélicas se anclaran en esos Centros Planetarios es la representación para la Malla Cristalina Intraterrena y de superficie de la 3ª Dimensión, de la fecundación de la Tierra por el Sol, el descenso del Supramental, el re-acceso a la Conciencia Solar. Entonces eso es un aspecto de esa fecundación de la Tierra por el Sol.

Centro Planetario Aurora y el Arcángel Rafael

En algunos contactos recientes nos fue pasado la relación que existe ahora entre esos Centros Planetarios y los Arcángeles. Hoy, nosotros vamos a hablar sobre Aurora.

Aurora es un Centro Planetario, cuya Ciudad Intraterrena no se encuentra más en 3ª Dimensión, o sea, no se encuentra más en un nivel físico de la Intratierra. Es un Centro Planetario que se enfoca en 5ª Dimensión ya, y la Vibración esencial de ese Centro Planetario es la Curación Cósmica, lo que quiere decir Alineamiento al Propósito. El Arcángel que se ancla en este Centro Planetario es el Arcángel Rafael.

Para que no haya un pensamiento disociado al respecto de eso solo vamos a esclarecer que el hecho de decir que un Arcángel ancla en un Centro Planetario no quiere decir que la vibración de este Arcángel esté ausente en otros Centros Planetarios. Al contrario, es que la Vibración de aquel Arcángel en aquel Centro Planetario, encuentra una resonancia más fuerte, así también un Centro Planetario está dentro de otro Centro Planetario. Hablando, entonces, de Aurora, podemos decir que todos los siete Centros Planetarios se encuentran en Aurora y se expresan en Aurora, coloridos por la Vibración de Aurora, y que la Vibración de los Siete Arcángeles se encuentran en la Vibración de Rafael, coloridos por la Vibración de Rafael.

Eso es la Unidad.

Eso es la no separatividad

Para que la gente se aproxime de lo que sería la Vibración de esos Centros Planetarios y de ese Arcángel, vamos a hablar de lo que sería ese impulso que Aurora transmite para el Alineamiento al Propósito.

Cuando hablamos del Alineamiento al Propósito probablemente nazca en la mente humana una idea de esfuerzo, una idea de hacer, un hacer personal, un esfuerzo que yo tengo que hacer, para alinearme al Propósito, el movimiento que tengo que hacer, porque yo no estoy alineado al Propósito, entonces tengo que salir de aquí e ir para allá para yo poder estar alineado al Propósito. No. El Alineamiento al Propósito es constante, y en este período en que vivimos, más que nunca, ese Alineamiento al Propósito tiene el mínimo posible que ver con un movimiento exterior. Ese alineamiento al Propósito es un no-movimiento.

Se vive el alineamiento al Propósito como el propuesto por Aurora y por el Arcángel Rafael, cuando se silencia delante de las cuestiones de donde se debe estar, de lo que se debe hacer, de cómo se debe actuar y cuando se acepta el impulso que parte del corazón.

Cuando se silencia y cuando se acepta el impulso.

Para que el impulso del corazón se manifieste es necesario que haya silencio.

El corazón no puede ser oído en el ruido.

El corazón no puede ser oído en el bullicio de la mente ni en las emociones, mucho menos en el bullicio exterior.

La voz del corazón es oída en el silencio.

Y es en el silencio que sucede el alineamiento al Propósito.

Hablando de una manera más específica para este período de transición: el Propósito de la conciencia es aquella elección que la conciencia hace tanto no en que dice respecto a su destino vibratorio, como de la forma como ella va a pasar por esta transición

Algunos seres escogieron pasar por esta transición dormidos, ajenos a la propia transición.

Algunos seres escogieron pasar por esta transición haciendo un esfuerzo para vivir esta transición. Y otros seres escogieron vivir esta transición en Paz, en Lucidez, en Abandono. Algunas conciencias escogieron acceder a los niveles de Seidad, los llamados niveles del Espíritu –niveles donde la forma no es fija, ilimitada. Otras conciencias escogieron permanecer en una 3ª Dimensión- nivel donde la forma es fija, física. Eso también formar parte de ese Propósito, de ese destino vibratorio.

Aurora es esa vibración.

Aurora es ese impulso que viene a colocar la conciencia en acuerdo total con aquello que es su propia elección, con aquello que es su destino vibratorio.

Y las formas de colocarse en ese alineamiento es estando en silencio y no oponiéndose a aquello que la vida le presenta. Porque a pesar de cual sea la elección que esa Conciencia haya hecho, siempre existe la posibilidad de que se esté en Levedad, tanto es que hace algunos meses atrás, cuando Asul vino (entidad vegaliana que ocupó mis cuerpos por 5 meses y once días, por medio de un proceso conocido como “walk-in”, él exploró intensamente la Llave de la Simplicidad, la Llave de la Levedad, y halló que esa Llave fue dada por Aurora. Entonces es preciso que la conciencia se mantenga en ese estado de Levedad para que haya acuerdo vibratorio, para que no haya tanta resistencia en relación a su propio Propósito.

La vibración de Aurora, ligada a la vibración del Arcángel Rafael, en ese momento también tomó un papel que está ligado directamente a las últimas zonas de sombra, una vez que esas últimas zonas de sombras sean todavía aquello que puede causar una distorsión en relación al propio destino vibratorio y a la propia elección vibratoria.

Existe un impulso que parte del Espíritu – o Ser, Pensamiento Creador.

Existe un impulso que es transmitido por el Alma – o Percibir, o Yo Soy, o Sí.

Y existen zonas de sombra, o que velan el alma del Espíritu o que velan la conciencia en el nivel de la personalidad del Alma.

Y esas zonas de sombra es que producen la distorsión de ese impulso, que producen un sufrimiento, porque la conciencia resiste obedecer al impulso.

Entonces la vibración de Aurora y del Arcángel Rafael son aquellos impulsos que vienen a colocar la conciencia en acuerdo con su propio Propósito, con su propia elección vibratoria.

Esa información está siendo transmitida, ahora, en este momento, porque este es el momento del Pasaje, porque este es el momento en que cada uno va a colocarse frente a frente todavía de su propia elección. Y para que no haya tanto desfase, tanto roce entre el punto en el que se está y el punto que es el Propósito, esta información viene a ser transmitida.

Es claro que esta información viene cargada de la Vibración de Aurora y del Arcángel Rafael.

Y esos instrumentos que están disponibles a la conciencia de aquellos que se interesan en estar de acuerdo con su propio Propósito.

Esos instrumentos están siendo disponibilizados para que este proceso sea colocado en un estado de mayor Levedad.

Entonces, es algo muy simple,

Es no silencio que tú vas a manifestar la intención de comulgar con Aurora.

Es no silencio que tú vas a manifestar la intención de comulgar con Rafael.

Es no silencio que tú vas a trascender todavía lo que resta de esta ilusión separada y distante de esas realidades multidimensionales.

Eso no está distante.

Eso no está fuera del alcance de las manos.

En ese momento de silencio en que la conciencia se propone comulgar con Aurora y con Rafael, en ese momento sucede esa Curación que Aurora propone.

Esa curación que es el papel del propio Arcángel Rafael.

Esa curación es un pasaje.

Esa curación no es un estado equivocado ni punto de un estado correcto.

No es eso.

No existe estado equivocado, no existe estado correcto.

Existe el momento del ahora y existe un Propósito en el ahora siguiente.

Entonces el alineamiento que Aurora ofrece es el constante realinear-se con aquello que es el propósito de aquel ahora.

Es una constante sintonía con lo interno.

Es una constante sintonía, una constante resonancia con el propio corazón.

Porque en la verdad solo quien sabe su propio camino es su propio corazón.

Nadie puede indicarle el camino.

Nadie puede decirle donde debes ir y lo que debes hacer.

Sólo su corazón es el que sabe el camino. Y sólo su corazón está habilitado a guiarlo por este camino. Lo que Aurora ofrece no es decirle qué camino debes seguir. Lo que Aurora ofrece es alineamiento al Propósito. Es colocarlo en el estado de escucha al propio corazón.

Lo que el Arcángel Rafael ofrece no es hacer el trabajo por ustedes.

Porque en la verdad, en el primer momento en que ustedes se abren a esta vibración, y en que ustedes se abren al Espíritu, eso es el propio alineamiento al Propósito.

Eso es la prueba y la curación que el Arcángel Rafael puede ofrecer.

Y esa curación significa la disolución de las zonas de sombra, que son muchos velos entre la conciencia en ese nivel denso y aquello que es su realidad multidimensional. Porque el Espíritu como realidad multidimensional, el alma también, como una realidad un poco más sutil que cuerpo físico, están constantemente para transmitir impulsos, para hacer llamados, y a intentar traer la conciencia para un estado de mayor lucidez. Y esas franjas de interferencias que son esas zonas de sombra, son muchas capas que distorsionan esos impulsos.

Entonces la conciencia aquí, no oye directo, no percibe directo, y ella tropieza y sufre, porque no hay resonancia entre aquello que es el impulso más interior y aquello que es manifestado afuera.

Entonces, la curación que el Arcángel Rafael propone, es la disolución de esas últimas zonas de sombra. Eso es de importancia vital para aquellos seres que son, en este momento, los Portadores de la Realidad, los Portadores de la Vibración, los Portadores del Amor.

Porque va a ser tanto más doloroso para esos seres cuanto mayor sean esas zonas de sombra. Porque en esos seres el impulso a expresar el Espíritu es muy fuerte y cuanto mayor es ese impulso y cuanto más esos seres resistan en esas zonas de sombra, mayor es el sufrimiento. Porque esa conciencia ya tocó el Estado de Levedad. Ella ya bebió del Verdadero Amor. Pero todavía existen cositas que atrancan un poco el proceso. Atrancan todavía un poco que ella se zambulla completamente en este Amor y se disuelva en ese Amor.

Ella no consigue más estar insertada en esta realidad tridimensional disociada completamente, pero todavía se siente no integrada completamente a este Verdadero Amor.

Entonces cada vez más esa realidad tridimensional se va volviendo pesada, se va volviendo sufrimiento, porque la conciencia fragmentada es sufrimiento.

Solo existe Paz en el Espíritu.

Solo existe Alegría en el Espíritu.

Entonces esas conciencias que son las Portadoras de la Realidad tocaron el Espíritu y todavía se mantienen, de cierta forma, envueltas en algún nivel con el ego.

Y el ego representa sufrimiento.

Entonces, este instrumento de alineamiento está siendo propuesto para todos los seres como una forma de facilitar ese proceso de disolución de esas zonas de sombra.

De nuevo, tú tienes que ir al silencio.

Eso es hecho con Atención e Intención.

Es un entregar-se.

Es un abrir-se al contacto.

Eso viene justamente al encuentro del llamado que la Madre hace, en el último domingo, la intimidad con la propia realidad, la familiaridad como la propia realidad.

Entonces, esas son los instrumentos, son propuestas para que nosotros nos aproximemos cada vez más de eso que es nuestra realidad.

Para que nos familiaricemos y nos volvamos tan íntimos a punto de que la extrañeza que nace sea todavía en relación a esa vida pesada que llevamos.

Para que llegue un punto en el que la Verdadera Realidad, aquello que es realmente la Realidad, y que eso sea encarado de manera verdadera, sea aquello que vivimos con nuestro corazón y no aquello que vivimos con nuestros ojos, con nuestros sentidos.

Para que llegue un punto en que estemos tan inmersos en esa experiencia del corazón, en esa vivencia del corazón, que la vida nos parezca un sueño, que esa vida banal, esa vida humana, nos parezca un sueño.

Y que la única realidad nosotros solo podamos encontrar aquí adentro (en el Corazón).

Entonces, el llamado de Aurora es el llamado de Rafael y un llamado a la Levedad, antes de todo, porque no existe alineamiento con resistencia, no existe alineamiento con esfuerzo.

Es un estado de Levedad.

Es importante no confundir esta Levedad con liviandad nuevamente, solo para dejar claro.

Es un estado de Levedad.

Es un estado de dejarse llevar.

Es un estado de donación.

Es un estado de receptividad.

Es ahí cuando el ser se propone vivir esa Levedad, esa receptividad y esa donación, y cuando el ser emite ese impulso y esa Intención de contactar Aurora, de comulgar con Rafael, esa curación sucede instantáneamente.

Entonces el llamado ahora es ese.

Y que nosotros podamos hacer esta experiencia.

– Agnimitra

[Texto basado en la transcripción de la partida de mismo nombre grabada el 08.02.2012]

Transcripción: Silvana. Revisión e Edición: Agnimitra. http://agnimitra-om.blogspot.com.br/2013/04/vida-multidimensional-i-auroraarcanjo.html

Traducido por A.I. HTTP://mensajes-interdimensionales.blogspot.com

Vida Multidimensional II – Aimerã/Jofiel

Agnimitra 15 de Febrero 2012

El Centro Planetario sobre El cuál vamos a tratar nosotros y del cual recibimos algunos impulsos que van a ser divididos a través de este texto es El Centro Planetario Aimerã, que aun tiene La vibración Del Arcángel Jofiel.

¿Por qué Aimerã? Es un término medio desconocido.

Entonces, este Centro Planetario custodia la revelación en el Alma.

Noten bien, es una revelación en el Alma y no una revelación del Alma.

Pero esa vibración, así como la vibración del Arcángel Jofiel, que ocupa el lugar de Lucifer en la Ronda de los Arcángeles, fue convertida, fue desviada y transformada en una revelación del Alma.

Eso fue situado en su debido lugar correcto, a través de aquél pasaje y de aquella reversión hecha en el punto AL (nota: al contrario de la estrella Alfa, o del triángulo de Fuego en la corona de La cabeza, se refiere al proceso de rectificación del Fuego, en que el Fuego del Ego es revertido o transformado en Fuego del Espíritu, o todavía llamado Bautismo de Fuego, Fuego de Amor).

Entonces, al contrario de una revelación de Alma, lo que ocurre es una revelación en el Alma.

Cuando ese Centro Planetario se reveló y fue contactado por algunos seres de superficie, el nombre que se le dio fue Anu Tea. Debido a la propia historia de ese Centro Planetario, ha habido muy poca acción por parte de la humanidad.

La última vez que ese Centro Planetario interfirió, por decirlo así, actuó junto a la humanidad, fue cuando aquél ser conocido como Moisés, hizo su servicio, hizo su trabajo junto a la humanidad.

Fue cuando Moisés fue contactado por Metatrón.

Aquél contacto fue custodiado por Aimerã, que era conocido como Anu Tea.

Pero si ustedes se dan cuenta de esa palabra “Anu Tea”, la propia palabra trae en sí una falsificación y un desvío, una reversión, ya que Anu se refiere precisamente a aquél que es el Demiurgo, Yaldebaoth, el falsificador.

Entonces, esa vibración de Anu Tea fue colocada en su debido lugar en contacto con la humanidad y la Llave de Contacto que ellos nos pasan es Aimerã.

Al principio dije que Aimerã custodia la revelación en el Alma.

¿Como se materializa eso en nuestro proceso de Ascensión, en nuestro proceso de Liberación?

La vibración del Arcángel Jofiel, que es el Arcángel de la Revelación, es una vibración que viene a revelar el Misterio. Es la vibración de este Arcángel la que pone la consciencia en contacto, la consciencia que está prisionera, que está dentro de la Matriz, cerrada. Y es la vibración de ese Arcano la que pone la consciencia en contacto con los Planos Multidimensionales.

Entonces, en esa vibración de Aimerã, es en esa vibración de Jofiel, como la consciencia puede vivir su Multidimensionalidad. Es la vibración de este Arcángel es la vibración de este Centro la que pone la consciencia en contacto con su Multidimensionalidad.

En el momento del encierro del Alma en la Matriz, fue este Centro Planetario el que guardó, el que recibió los códigos y las memorias cósmicas de cada consciencia que tenía la experiencia de disociación.

Entonces, va a ser exactamente en esa banda vibratoria que llamamos de Aimerã, en esa banda vibratoria que llamamos de Jofiel, en esa coloración vibratoria, donde la consciencia se revele a sí misma, donde la consciencia tenga acceso a su verdadera historia, donde la consciencia tenga acceso a su verdadera trayectoria en el Cosmos.

Es en esa vibración, es en esa coloración de vibración, como la consciencia pasa de su estado pequeño, de su estado limitado, pasa de su historia ilusoria, de su historia efímera, pasa de su memoria transformada, manipulada, la consciencia pasa de esto a lo Verdadero, la consciencia pasa de esto a lo Real.

La vibración del Arcángel Jofiel es una vibración de agua, es una vibración de las Aguas del Misterio, de las Aguas de lo Alto. Esas Aguas son las fecundadas por el Fuego. Ese proceso de contacto con Aimerã, ese proceso de anclado de vibración del Arcángel Jofiel en nuestra consciencia, es justamente la alquimia que ocurre dentro de nosotros, de ese Fuego y de esa Agua.

En otras palabras, es la revelación del Misterio del Ser.

Es el contacto con el Misterio del Ser.

El impulso que este Centro nos envía hoy, es una llamada al contacto con el Misterio del Ser.

No es la revelación de informaciones, aunque van a ocurrir y han ocurrido, no es un saber de las cosas, no es una revelación en ese sentido, es una revelación que se traduce en la vivencia, es una revelación que se traduce en el silencio, es esa revelación que se puede vivir en el silencio, solamente en el silencio.

Esa revelación solo puede ser vivida en lo Sagrado, solamente lo Sagrado, solamente en el silencio Sagrado y en el Sagrado Silencio.

Entonces, antes de todo, la vibración de este Centro Planetario, de este Arcángel, nos impulsa a un silencio y a colocar nuestra consciencia en lo Sagrado. Entonces, el contacto se da en el silencio imbuido de lo Sagrado.

Esa revelación consiste esencialmente, en esa revelación del Misterio.

¿Qué es el Misterio?

El Misterio es lo desconocido.

La Luz es el Misterio para la consciencia humana.

El Ser es el Misterio para la consciencia humana.

La Unidad es lo desconocido para la consciencia humana.

Porque la consciencia humana vibra en la fragmentación y vibra en la separación.

El contacto con ese Misterio, el contacto con eso desconocido, es la propia esencia de este Centro Planetario y de nuevo, este Centro Planetario custodia la revelación en el Alma. Es el momento en que el Alma se vuelve hacia el Espíritu y se permite atravesar la Luz del Espíritu. Ahora, las vibraciones de todos esos Centros Planetarios, hoy, derraman sobre la humanidad, derraman sobre las consciencias despiertas, específicamente una vibración que es totalmente femenina.

Y les voy a decir algo: es imposible, es imposible contactar esos Centros Planetarios si la consciencia no integró en sí la verdadera femineidad, la verdadera polaridad femenina. En cuanto la consciencia no situó la polaridad femenina en su debido lugar, dentro de sí, no tiene contacto, no tiene contacto con ese Misterio, no tiene contacto con ese Ser.

Se pueden vivir aproximaciones de eso, a medida que esa polaridad femenina se acerca, pero el establecimiento en el Misterio, el establecimiento en el Ser, se da cuando esa polaridad femenina está completamente integrada en la propia consciencia.

En cuanto ustedes rechazan en sí, esa polaridad femenina que es una receptividad, que es una dulzura, una levedad, en cuanto eso no es integrado, no es aceptado, no es vivido, el Ser no se instala.

Porque el contacto del Ser con la consciencia humana es a través de las Puertas de esa polaridad, porque fue esa la polaridad falsificada, fue esa la polaridad robada, cercenada, escondida de la humanidad, tanto en su forma masculina, como en la forma femenina.

Unidad e integración, es fusión de los polos.

Unidad es relación y reconciliación de los polos.

Unidad, para la humanidad aprisionada y separada, se traduce de esa forma.

Entonces, todos esos Centros Planetarios hoy, para la superficie, para la consciencia humana, vibran intensamente esa polaridad femenina y la propia polaridad masculina está dentro de esa polaridad femenina en su exacto lugar, en su medida correcta.

La Llave de Contacto con ese Centro Planetario, específicamente con Aimerã es la entrega. La entrega es el aspecto más esencial del abandono. Porque para que el Ser se instale, es preciso que la consciencia acepte no ser más nada aquí.

Es preciso que la consciencia no tenga ya reivindicación alguna aquí.

Es preciso que la consciencia, la personalidad, no reivindique ya la personalidad, no reivindique ya, ningún sentimiento de posesión ni de ser- ser eso, ser aquello.

Es preciso que la consciencia se baste para solo Ser. Porque Ser, libera.

Cuando se Es realmente, sin adjetivos, usted es libre para ser o lo que quiera que sea.

Usted no está limitado a ningún papel.

Usted no posee ni se deja poseer.

Es la entrega la que conduce al ser, a ese Estado.

Pero es esa entrega completa, esa entrega absoluta.

Es este estado en que usted llega al punto de decir aquella famosa frase: “Padre, hágase tu voluntad”.

Esta frase conserva la destilación de la entrega: “Padre, hágase tu voluntad”.

Entonces nos situamos en un estado de abandono, de dejarse conducir, de dejarse llevar.

Este estado se traduce en la vida, como una obediencia a los impulsos interiores, una obediencia que no cuestiona.

No es una obediencia ciega, porque el ser alcanzó este estado, el ser hizo la elección consciente de anclarse al Ser y esa obediencia a esos impulsos es una manifestación natural, del anclaje de la consciencia al Estado de Ser.

Dentro de la vibración de Aimerã, la entrega nos da un presente maravilloso, nos da un código vibratorio maravilloso y que es esencial para nuestra vivencia, hoy.

Ese código es la Fe.

Al principio es esperanza.

La vibración de este Centro Planetario, al principio, porque es una revelación en el Alma, nos imbuye una esperanza, hace arder el corazón con esperanza.

Entonces, a medida que el ser va sumergiendo en este Estado de Ser, a medida que el Misterio va siendo revelado al ser, esta esperanza se transforma en una Fe, en una Confianza Absoluta.

Entonces, vean que aquí hay, tal vez una paradoja, pero no es una paradoja, al principio lo parece porque usted se entrega, usted está a merced del viento, usted es como una hoja tirada por la ventana.

Así que, no se puede tener certeza de nada en este estado, ¿no?

Usted no puede tener certeza de nada porque no sabe por dónde le va llevar el viento. Pero esa vibración de Aimerã, al mismo tiempo en que el ser se abre, en que el ser se entrega, Aimerã ofrece a la consciencia un regalo, que es la Certeza, que es la Fe.

Esa Certeza y esa Fe no son direccionadas a cosas exteriores, porque la consciencia está en un estado de entrega, está a merced del viento, pero es la Confianza y la Certeza de que, para donde quiera que el viento te lleve, ese lugar se llama Unidad, ese lugar se llama Fuego de Amor, ese lugar se llama Plenitud, ese lugar se llama Paz, ese lugar se llama Alegría.

Esta Fe es un código esencial para el momento que la gente vive, porque nada es cierto, nada, jamás fue cierto, pero esta verdad de la matriz se torna muy aparente, hoy: que nada es cierto, porque cada día que pasa, parece que perdemos más el control, parece que las cosas están más descontroladas.

Perdemos el control sobre nosotros mismos.

Aquella ilusión de control que teníamos, que a pesar de ser una ilusión, engañaba muy bien, se está deshaciendo y eso produce un cierto stress, una cierta desesperación, porque parece que las cosas se escapan de nuestras manos y están tomando un rumbo que es muy loco y las cosas están ocurriendo en un nivel muy vertiginoso.

En el caso de los seres despiertos, esas consciencias que están ahí en el frente de batalla, la cosa es más intensa, porque no es solo la vida humana cuyo control se está yendo de las manos, sino el propio contacto, la propia Multidimensionalidad, porque esa Multidimensionalidad acentúa mucho nuestra ausencia de control, porque entra en nuestras vidas y destruye nuestras vidas, es confusión.

Para el ego eso parece un alboroto, parece una destrucción.

Pero al mirarnos con el Corazón vemos que es un nuevo orden, que la verdad es lo contrario, que todo estaba confundido y que ahora las cosas están siendo ordenadas.

Pero es porque eso sigue otro patrón que no es el de la mente.

El proceso mental ordena cada cosa en su lugar, una secuencia lineal, todo en orden.

La acción de la Luz es de una Inteligencia mucho más amplia, infinitamente más amplia y no sigue lo que nosotros conocemos como un proceso de orden.

Así, para la mente la acción de la Luz va a ser desordenada.

Y ahí entra la cuestión esencial de la entrega, porque dentro de cada uno de nosotros se ha revelado una cosa misteriosa, una capacidad de vivir incluso aquí dentro, que es muy misteriosa, una capacidad de expresar aspectos que nosotros no imaginábamos que estaban aquí dentro.

Eso está ocurriendo cada día.

Percibimos esa capacidad asombrosa de no reaccionar.

Percibimos esa capacidad asombrosa de ir más allá de ciertos límites.

Percibimos esa capacidad asombrosa de transcender ciertos miedos y ciertos condicionamientos.

Y eso estremece directamente nuestro “castillito”.

Porque queremos nuestra vida de una manera muy ordenada de acuerdo con nuestros patrones. Queremos decidir la experiencia que vivimos.

Ye de repente la gente se topa con esa vibración y esta vibración nos dice: ¡no es así, tú no tienes ningún control de nada; era todo un engaño! Todo este tiempo has sido engañado, te hicieron creer que tú decidías, pero aquí dentro tú no decides nada.

Y esa vibración comienza a mezclarse en todo.

Y simultáneamente, al mismo tiempo que esa vibración se mezcla en todo en la vida externa, esa vibración comienza a rasgar la vida interna.

Es lo psicológico, lo psicológico y nada más.

Lo psicológico es una fantasía.

Lo que se revela es real vida interna y esa vida interna comienza también a ser mezclada.

Porque las consciencias están siendo preparadas para vivir una cosa totalmente nueva desde el punto de vista de la humanidad.

Entonces, perciben que en ese proceso tan vertiginoso, la entrega es un código esencial. Porque si no hay entrega, hay resistencia. Y si hay resistencia, hay sufrimiento.

La entrega es la propia polaridad femenina.

Es lanzarse a la Vida.

Entregarse a la Vida.

Ser la propia Vida.

Una cosa que ilustra muy bien la vida humana, esto y aquella famosa frase: “¿qué es lo que haces en la vida?

Cuando la gente conoce a alguien generalmente las personas preguntan: ¿qué haces en la vida?

Observen como está incrustado el concepto de manipulación.

¿Qué soy ante la Vida?

¿Qué es lo que puedo hacer en la vida?

Yo no puedo hacer nada en la vida.

La vida es la que hace lo que quiere de mí.

Entonces, vamos a integrar este otro aspecto del abandono.

Este aspecto esencial del abandono que es la entrega y dejar que la vida haga lo que ella quiera de nosotros.

Ese es el camino de la Pobreza, el camino de la Infancia.

La vibración de ese Centro, hoy, en ese punto crucial en que la gente vive, en el umbral de la disolución, en el umbral de pasaje final de la Tierra, es el mayor regalo que es esa Certeza, esa Fe absoluta en la Inteligencia de la Luz.

Esa entrega va a conducir a la consciencia a vivir el Verdadero Amor.

En el silencio de nuestro Ser, en el silencio de nuestro alineamiento individual, vamos a colocar delante de nosotros lo que es esa entrega.

En el silencio vamos a interiorizar esa entrega.

En la vida exterior, en la vida que parece no ser tan silenciosa, vamos a permitir que esta polaridad femenina se exprese, que es donación, que es receptividad y que es silencio e interiorización.

En ese silencio, en esa entrega del pequeño yo, en esa entrega de lo que la gente siempre creyó ser, en esa entrega se revela el Misterio de lo que nosotros realmente somos.

Y solamente en esa entrega encontramos lo que realmente somos.

Eso causa mucho espanto.

Causa muchísimo asombro descubrir lo que nosotros somos, porque nos acostumbraron a vivir lo pequeño, nos acostumbraron a vivir lo limitado, nos acostumbraron a obedecer reglas sociales, a obedecer condicionamientos de comportamiento, de pensamiento.

Y la revelación de ese Misterio, que es la revelación de lo que nosotros realmente somos, tiene un impacto profundo de liberación.

Tiene un impacto profundo de ir más allá de todo lo conocido.

Esa entrega produce una verdadera libertad, porque disuelve la limitación de la consciencia. Usted no precisa ser esto, ni aquello. Usted puede ser Todo, si acepta no ser nada aquí, si acepta hacer entrega total de ese pequeño yo.

Ese es el impulso de Aimerã. Entonces, vamos a aproximarnos a Aimerã en ese silencio, haciendo entrega total de nuestro ser. Ustedes van a tener grandes sorpresas.

Porque ese Centro que guarda las Memorias Cósmicas de cada uno de nosotros, no es un lugar. Es una banda vibratoria de consciencia. Cuando la consciencia se eleva y alcanza esa banda vibratoria, en este no-espacio, se da esa revelación.

Eso es maravilloso, porque esa revelación es la propia conexión con nuestra Fuente, es la revelación de nuestro origen. Y la revelación de ese Ser nos permite, aquí dentro, revelar mucho más de lo que son las apariencias, revelar mucho más de lo que es lo limitado. Esa revelación nos permite vivir lo Ilimitado aquí dentro, el no-condicionamiento, la verdadera libertad.

Y ese es el impulso de ese Centro Planetario para hoy.

– Agnimitra

Vida Multidimensional III – Erks/Miguel Agnimitra 7 de Mayo 2013

Erks es el Amor de la Fuente. Erks es el Fuego de la Fuente. Erks es la Sinfonía del Universo. Erks es esa banda de Consciencia donde la Esencia Solar se manifiesta. Donde ese Fuego llena el cuerpo, llena el Alma y explota todo eso. Es una absorción, una disolución, una fusión y una nada y un todo. En Erks reside la Llave del encuentro con nuestra Esencia Solar.

En Erks ocurre un proceso de los más maravillosos para la consciencia disociada. En Erks ocurre la disolución del vehículo efímero. Y no hablo del vehículo físico, hablo de la propia cáscara de la consciencia disociada.

Imaginen que la Consciencia, al descender y al limitar, ese hilo de Consciencia que encarna, el que percibe que se manifiesta como un alma, que asume, a su vez, un cuerpo físico, ese hilo de Consciencia se fragmenta a lo largo de las experiencias, a lo largo de esa atracción por la experiencia y de camino en esa disociación, este hilo de Consciencia se va perdiendo, va olvidándose de Sí y acaba siendo prisionero de aquello que es externo. El Fuego de Erks es aquello que viene a integrar cada uno de esos pedazos y junta todo de nuevo y liga eso al Ser real. Erks guarda el secreto del Manto de Gracia. En Erks nosotros somos revestidos del Manto de Gracia.

Esa vibración de Miguel, de ese Arcángel es una vibración-llave en el proceso de Ascensión Planetaria, porque la vibración de este Arcángel es una vibración extremadamente de-constructiva y al mismo tiempo es una vibración de Plenitud. Porque ese Padre… Miguel es un Padre, un Padre-Creador, esa Cara del Padre, Miguel, nos desata, corta los lazos, quiebra el vaso viejo. Pero al mismo tiempo en que el Fuego Micaélico tiene esa acción violenta, esa acción poderosa, este Fuego te envuelve, te conforta, te arrebata, te atrae para lo Desconocido y te hace sumergirte en ese Desconocido. Al mismo tiempo en este Sonido suplanta todos los sonidos, destruye todos los sonidos, este Sonido te llena y te liga al Sonido Universal. Esta es la parte poética, la parte filosófica, la parte bonita de la cosa, hablando en palabras.

Erks, para la humanidad de superficie es la puerta del Corazón. Erks, para el propio planeta, es el chakra del Corazón del planeta. Entonces, contactar Erks es contactar el Corazón de Gais. Contactar Erks es reencontrarse con el propio Ser, y fundirse de nuevo en su propio Origen.

El proceso de contacto en Erks es conducido por esa vibración de Miguel, porque nadie se aproxima al Corazón sin pasar por varias muertes. Usted no llega al Corazón sin atravesar la Puerta Estrecha. Y usted no atraviesa la Puerta Estrecha si aún está cubierto por todos los ropajes que usó para experimentar la disociación. A medida que usted se va aproximando a la Puerta Estrecha es preciso tirar la casaca, la camisa de ahí, y después de tirar la camisa, tiene que tirar las calzas, los calzoncillos, los calcetines y las medias también. Usted se queda completamente desnudo para atravesar esta Puerta Estrecha. ¡Desnudo!

Es el Fuego de Erks que ya viene a encontrarlo un poco antes de que llegue a la Puerta Estrecha- porque ese Fuego de Miguel viene bien antes, lo encuentra bien en el medio del camino- disuelve estas ropas, quema estas ropas, lo deja desnudo y le dice lo siguiente:

“¡Ten coraje! ¡Venga! ¡Abrázate en mí completamente desnudo! No necesitas temer este Fuego. No necesitas temer ser quemado. Yo apenas quemaré en ti aquello que no eres Tú. Entonces, mira a mi Corazón, que es tu Corazón, y deja todo lo que no es quemado por mí”.

Y ahí usted se abraza a Miguel. Y ahí usted comienza a sentir este Fuego quemando todo. Y ahí usted se va sintiendo cada vez más desnudo. Y cada vez que usted tiene esa percepción de que está más desnudo, viene el miedo: el miedo de ser frágil, el miedo de ser débil, el miedo de no conseguir resistir ese Fuego. Y después enseguida, Miguel que es usted mismo, que es el propio Fuego de tu Corazón, le dice:

“No te preocupes. Abrázate aún más fuerte a mí. Aprieta aún más fuerte mi mano. Abre los brazos y deja que yo queme más aun”.

Y ahí usted para y mira hacia el Corazón y usted tiene una bella sorpresa: “Nuestra, mira, ese Fuego está aquí dentro, ese Fuego quema aquí en mí”.

Entonces usted comienza a prestar atención a este Fuego, este Fuego comienza a ganar espacio. Comienza a apoderarse de tu vida humana, tu vida conocida y comienza a torcer tu vida. Ahí vira tu vida de cabeza para abajo y vira para un lado, vira para otro y comienza a tirar un montón de cosas de tu vida. Y usted ya no sabe lo que es a esta altura del campeonato, porque ese Fuego ya viró todo de cabeza para abajo, ya ha destruido muchas cosas, ya colocó muchas cosas en un nuevo lugar, y usted se va aproximando a este Fuego y va a ser tu mejor amigo de camino.

Entonces llega un punto en que mira para el Fuego y no consigue verlo. Esto es la Puerta Estrecha. Ahí usted dice: “Pero ese Fuego estaba aquí conmigo… ¿Dónde está ese Fuego? Ya no siento el Fuego!”

Usted comienza a buscar el Fuego y: “¿Dónde está el Fuego? Y ¿dónde está Miguel? Miguel estaba aquí a mi lado… ¿Dónde está Miguel ahora? ¡Estoy solo!”

Entonces usted vive la Noche Oscura del Alma y usted dice: “Padre ¿por qué me has abandonado?

Entonces usted piensa: “No tengo nada más que perder! ¡Ese Fuego ya me quitó todo! Y si perdí el Fuego también… era la última cosa que necesitaba perder, ¿no? ¿Y ahora?”

Y ahora usted acepta el vacío del Fuego. Usted acepta el silencio del Fuego. Y en este silencio del Fuego usted tiene una revelación estupenda. Usted para y percibe que a lo largo del camino hecho con ese Fuego, en que Miguel fue caminando a su lado, este Fuego fue quedándose cada vez más próximo.

Primero usted abrazaba ese Fuego y al poco usted ya caminaba lado a lado con ese Fuego siempre con las manos unidas. Después usted solo ve la mitad de ese Fuego porque la mitad de ese Fuego ya estaba dentro de usted. Y en ese silencio del Fuego descubre que usted se transformó en Fuego, que Miguel se fundió en Cristo.

Entonces usted ya no dice más: “yo estoy con el Fuego”. ¿Sabe por qué usted no percibe ya el Fuego? Porque usted se convirtió en Fuego.

Y esta es la revelación más bella, cuando usted no consigue ya ver el Fuego, porque se convirtió en Fuego, porque todo es Fuego. Cuando usted no percibe ya a Miguel, porque usted ya se volvió Miguel. Este proceso maravilloso ocurre dentro de Erks.

Miguel inició un proceso de deconstrucción hace algunos años. Este proceso no termina hasta que usted acceda completamente al Centro, al Estado de Ser real. Esa deconstrucción continúa y por increíble que parezca, cada vez es más intensa. Parece que cuantas menos cosas hay para quemar, mayor es ese Fuego, mayor es la deconstrucción. Porque va llegando en lo que es el núcleo. Va llegando en lo que realmente mantiene la personalidad dentro de esta matriz, lo que mantiene la consciencia presa a esta máscara, el eje de la cuestión: “yo”.

En Erks y en Miguel, en esta vibración que es Miguel y que es Erks, usted comenzará a perder el sentido de “yo”. Usted se vuelve vacío. Usted se vacía de ese pequeño ser. Pero al mismo tiempo en que usted percibe el vacío, va percibiendo que tiene otra cosa que está llenando ese espacio vacío. Al mismo tiempo en que usted percibe que se fue quedando desnudo, manos de ángeles fueron tejiendo otra ropa por encima de su cuerpo. Es el Manto de la Gracia. Y para que el Manto de Gracia se establezca realmente, y usted vista este Manto de Gracia, usted necesita aceptar estar desnudo, necesita aceptar entrar en la hoguera que es Miguel y que es Erks, completamente desnudo.

Solo que no es usted el que va a tirar las ropas. Entienda bien. Eso no tiene que ver con un hacer. Eso tiene que ver con el Abandono. No es usted el que va a tirar las ropas. Usted solo necesita decir “sí” a este Fuego que viene a quemar lo que no es usted. Y la última cosa que ese Fuego va a quemar es el sentido de “yo”. Porque es este sentido de “yo” separado que mantiene la consciencia presa en la personalidad, presa a la experiencia disociada. Y en Erks no existe “yo” separado. Erks es la plenitud de Comunión y Fusión. Cada fusión ocurre en una consciencia ocurre dentro de esa banda vibratoria que llamamos Erks. Erks es el Hogar de Fusión, porque Erks es el Corazón del Planeta. Erks es el Corazón del Universo. Erks existe en todo lugar porque es el Corazón de todo lugar.

El impulso del contacto con Erks es la Fusión. Es aceptar quedar desnudo. Y después es aceptar estar hasta sin el cuerpo, si fuera preciso; llegar al punto de la sed y de la forma, sed y forma de la Vida Eterna, sed y forma de lo Real. Porque primero ese fuego quema y produce cierto dolor. Pero después que las capas más gruesas son disueltas, este Fuego va despertando una Alegría intensa. Y esa es otra dádiva de Erks –la Alegría del Corazón.

Usted va viciándose en esa Alegría. Se vicia en esa Alegría del Corazón. No quiere saber de otra cosa a no ser de estar en el Corazón. No quiere saber de otra cosa a no ser fusionar con Miguel. No quiere saber de otra cosa a no ser quemarse en este Fuego. Todo lo que ocupa su conciencia, su pensamiento, todo lo que usted vive es para este Fuego.

Y cuando se instala esta tensión al Abandono, esta sed y esta forma que son tan voraces dentro de usted, usted no acepta nada menos que el Agua de la Vida, no acepta nada menos que la Fusión, no acepta nada menos que el Todo, la Completud. La distracción, el trabajo, el amor humano, la familia, nada más de eso satisface, porque esta sed y esta forma de la Vida Eterna son tan impetuosas dentro de usted que usted se torna un vaso vacío, pronto para recibir la Gracia que viene a descender. Y esa Gracia desciende. Si usted coloca su vaso girado para arriba, constantemente, esa Gracia desciende.

Peque por esa Gracia. ¡Peque! Aproxímese del Corazón y diga: “Vacía-me, yo quiero la Gracia. Vacía-me, Gracia plena, me llena de Gracia”.

Peça por essa Graça. Peça! Se aproxime do Coração e diga: ‘Esvazia-me, eu quero a Graça. Esvazia-me, Graça plena, me enche de Graça’.

Participante: Y sobre la cuestión de que nosotros no debemos desear nada aquí?

Agnimitra: Esto no es deseo, no es querer. Esto es Intención. Se debe pedir. Cristo habló: “Pidan y se les dará, busquen y hallarán, golpeen y se les abrirá, pues todo aquel que pide, recibe; quien busca, encuentra; y aquel que golpea, la puerta se abre”. El pedido tiene que ser del Corazón. No es a partir de la personalidad, porque la máscara jamás va a pedir aquello que va a destruirla, que va a disolverla. Ustedes tienen que pedir con el Corazón, con conciencia. Eso es Atención e Intención. Ese pedido no es un deseo. Y aquella pregunta: “¿qué quieren ser? Y solo ustedes tienen certeza de lo que ustedes quieren ser.

“Ah, una mariposa, yo tengo la certeza de que yo quiero ser una mariposa. ¿Y por qué quiero ser una mariposa? ¿Por qué quiero transformar la oruga, quiero colocar las alitas en la oruga o por qué la vida de la oruga no me satisface? La vida de la oruga no es para mí, yo no soy una oruga. Yo sé que por alguna razón cualquiera yo estuve como una oruga aquí, pero también sé una cosa: acabó el tiempo de la oruga. Llegó la hora de volar. Llegó la hora de ser Mariposa.”

Y si usted tiene la certeza de que su destino es ser Mariposa, usted pide para el Vacío, para el Todo, para lo Desconocido: “Yo quiero ser Mariposa, yo sé que soy una Mariposa, estoy aquí, haz de mí lo que Tú quieras”.

Y ahí después de la frase “¿Por qué tú me abandonaste?” Usted dice la frase “Padre, que sea hecha tu voluntad”.

¿Están viendo que eso no es deseo? El deseo es manipulador. Ustedes dicen que quieren comer un chocolate, pero ustedes nunca quieren comer un chocolate. Quieren comer un chocolate blanco, un chocolate negro, una marca tal, otra marca tal, ustedes quieren comer ahora, de aquí a poco.

Si ustedes dicen que quieren ser mariposa, que quieren el Espíritu, quieren SER, y eso es realmente intención y no un deseo, a ustedes no les va a importar las condiciones de la manifestación del Espíritu, no les va a importar su voluntad personal delante de eso, ustedes estarán abiertos y, si para vivir eso mañana tienen que morir, ustedes aceptan morir, abandonan todo, entregan todo lo que ustedes saben y lo que no saben, ustedes toman todo esto y lo entregan y dicen: “Está aquí todo esto, haz Tu Voluntad, esto no me sirve más, dame uno nuevo”.

La Eucaristía es eso. Eso es la verdadera Eucaristía. Y esa Comunión es esa Fusión con Cristo. Yo quiero beber de Tu sangre. Yo quiero comer de Tu carne. Porque quiero que mi sangre sea Tu sangre y mi carne sea Tu carne.

Vean como eso no tiene nada que ver con lo que fue vivido en la humanidad como apropiación, para perdonar los pecados, para tornar una persona mejor, para poder ir para el Cielo. Eso es mucho más. Eso es vastamente más. Eso es inexplicable incluso. Porque ¿cómo es que podemos explicar que esta ilusión toda va a ser deshecha y lo Real va a aparecer por detrás de las cortinas? No podemos explicar eso, pero podemos aceptar eso como nuestra única verdad. Y podemos dar nuestros pasos todos en dirección y guiados por esa verdad. Eso es Erks.

Erks y Miguel son ese Fuego que primero se presenta fuera y después está dentro y él va disipando todos los miedos. Es el gran propulsor de la Ascensión, que es la Puerta de salida y de entrada a la Unidad. Es el Corazón. Erks es el Corazón del Planeta. El mensaje de Erks, hoy, es una frase muy simple: “No teman, Yo estoy con ustedes. Sigan”. Es esa la frase de ese Fuego.

No paren delante de los miedos, delante de las dudas, delante de las preguntas. No paren delante de las situaciones humanas. Sigan. Vayan al frente. Ábranse cada vez más para ese Fuego. Beban de ese Fuego. Tórnense ese Fuego. Y que ese Fuego del Corazón, que es Cristo-Miguel, sea la única cosa delante de sus ojos. Sea la única cosa para la cual apunten su Atención e Intención.

Y no duden en pedir. No. Pidan con el Corazón. Y si van a pedir, ustedes deben aceptar que la Voluntad del Padre sea hecha. Para pedir, realmente, es preciso trascender los propios miedos, porque usted va a pedir, pero usted no sabe cómo ni cuándo va a recibir. Si eso fuera un deseo, ustedes van a querer marcar la hora para recibir la encomienda, van a querer escoger quién va a traer el regalo, cómo va a ser, dónde y cuándo, que es para no confundir la vida profesional, para no confundir la vida familiar. Ese Fuego no se importa mucho con sus condiciones humanas, porque ese Fuego viene a torrar todo eso. ¿Ustedes están dispuestos a ser torrados? Entonces es solo eso. Es simple.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: