MAESTRO JESÚS-CANALIZACIONES GRUPO ELRON

DEJO TODO A TU ENTENDIMIENTO, A TU NIVEL DE CONCIENCIA Y A QUE RESUENE EN TU CORAZÓN…

Salvación Espiritual 

Mensajes del Maestro Jesus 

Medium: Dr. Jorge R. Olguin
Interlocutor: Horacio Velmont   

Maestro Jesús: Me he comunicado especialmente para intentar corregir algunas versiones  sobre  mi  encarnación  en Galilea.  Visualizo siglos atrás  a mi amado discípulo  Juan Zebedeo,  cuyo nombre espiritual  es Johnakan Ur-el, que ahora está encarnado en este receptáculo.  Lo veo en  Patmos,  isla  de  Grecia,  guardando manuscritos  de la comunidad esenia. 

Son manuscritos que nunca fueron encontrados y  traen tanta información como los rollos del mar Muerto.  Esos manuscritos son genuinos, revelan que estuve viviendo casi dos años con los esenios.  El que era mi primo nunca fue mi maestro, como dicen algunos escritos  de esta época.  Simplemente fue mi precursor, aunque no estábamos de acuerdo  en algunas cosas,  pues él  tenía la costumbre de aislarse  y  yo le comentaba  que  la verdadera vocación de servicio cuando uno está encarnado  no es aislarse, sino brindarse. 

Me dolía ver la necedad  y  la obstinación  de dos de los  “maestros de justicia”, el que desencarnó al poco tiempo que llegué a la comunidad y el que lo siguió. 
Daban más importancia a la penitencia que al Servicio. 

Les decía: – “Esa no es la manera de servir al Padre” – Y me respondían – “Déjanos seguir  con nuestro camino,  porque  muy pronto  llegará  el fin de este mundo”. 

Les replicaba: – “No, estáis equivocados, aún no es el momento”.  Porque cuando se decía: “No pasará de esta generación”, se pensaba que se hablaba  de un término  de 70 años  y  no era así.   Se aludía a la generación zodiacal,  que es  de aproximadamente  2.160 años. 

Actualmente,  el paso  a  una  Nueva  Era  tiene que  traer cambios  que van a afectar  a todos  los seres encarnados  en este planeta.  No estoy hablando  de catástrofes planetarias,  sino  de cambios de conciencia. Desconfiad de aquellos  que les den  mensajes alarmantes.  Los seres humanos necesitan palabras de aliento,  para incentivarse en el amor. 
Lamentablemente,  el ser humano  vive condicionado  por la sociedad en la que vive.  La gente busca salir de distintos apuros, pero no busca la Luz.  Y aquellos  que van  a  lugares  espirituales,  lo  hacen  para su propio  beneficio,  para  obtener  ayuda  y  no  para  Elevarse.  Buscan calmar sus necesidades y no se fijan en el prójimo.  

Interlocutor: Lo que sucede, Maestro, es que hay mucho dolor en  este mundo… 

Maestro Jesús:  El dolor  es siempre aprendizaje…  sabemos que hay discusiones a nivel familiar  que traen sufrimiento, pero las peleas se producen por el Ego que tienen las partes.  También hay conflictos  a nivel laboral, en las comunidades políticas y en los grupos religiosos.  Y tendría que ser al revés. Tendría que haber apoyo,  altruísmo  y una gran vocación de Servicio. 

Interlocutor: ¿La religión puede ayudar a la Salvación espiritual? 

Maestro Jesús: Todas las sendas que conducen al Padre son caminos de Salvación, pero lo importante es la Iluminación y no la doctrina.  Quiero darles un mensaje de quien fuera mi madre cuando yo estaba encarnado en Galilea.  María dijo: “Hay muchas falencias en las enseñanzas espirituales que se brindan,  porque crean el temor  en aquellos que buscan el camino del Señor”.   Y yo agrego:  – Hoy siguen cometiendo  exactamente los mismos errores.  Están errando el  Camino de la Fe,  dando mensajes equivocados.  Han cortados palabras mías  de ese libro  tan hermoso que es la Biblia. 

Interlocutor: ¿Por no entenderlo? 

Maestro Jesús: No. Han cercenado palabras  donde hablaba sobre la reencarnación.  Las  interpretaciones  correctas fueron  suprimidas durante un  concilio ecuménico  celebrado  en  Constantinopla  en  el 553,  llamado  Concilio  de  Nicea.  Yo  había  enseñado  que  cada  ser 
humano  es responsable  de su destino,  pero  en  ese año  se votó  la supresión  de  esas enseñanzas,  con  el propósito  de consolidar  el control  de la  Iglesia,  que deseaba ser  la única autoridad  en el tema concerniente al destino del hombre. 

El entonces concordato  Iglesia-Estado,  asustados  éstos  al ver que una doctrina  que hace  a los individuos  responsables  de  su propia salvación  espiritual pueda  enfrentarse  a  su  autoridad, acuñaron semejante prohibición.  De cierto os digo que,  a aquellos que decían representarme,  no les  convenía que el pueblo supiera  que no precisaba dogmas ni rituales para alcanzar  el  Reino de mi Padre.  A esos dirigentes no les interesaba que la gente supiera del karma y de 
la  ley  de causa  y  efecto.  Sacaron  las palabras  de la Biblia  donde hablaba de la reencarnación  y de que la conducta equivocada podía generar  cada  vez responsabilidades  más  grandes en  el  espíritu encarnado. 

Cortaron los párrafos donde explicaba que, para llegar al Padre,  solo  bastaba  con un  comportamiento altruísta.  Nadie  tenía entonces  necesidad  de un  Salvador  que  los  condujese  como un rebaño.   Obviamente, la cúpula religiosa del siglo VI  necesitaba el azote de la resurrección de los muertos para forzar la dependencia de las masas.  Esa doctrina  fue reforzada  con promesas  de gloria eterna  a los que se sometiesen y  fuego  eterno  en  un  infierno a  aquellos  que  se rebelasen.  Se manipuló el sentimiento de culpabilidad y se domesticó la conciencia, induciendo a delegar el poder personal a la propia curia, que  se  había  unido  con  el  emperador  Justiniano  I  y,  entre  ellos, 
tejieron la  más grande  conspiración contra el camino  espiritual, decretando  una  supuesta resurrección  de  la carne  y  una posterior ascensión  a los cielos.  ¡Como si se pudiera ir al mundo espiritual con un cuerpo físico!  La verdadera resurrección  es la resurrección  a la Luz.  Eso es lo que no entienden.  Mi Padre, que es el Supremo Hacedor, tiene planes para este planeta.  La Tierra es un planeta elegido.  La equivocación de muchos centros espirituales  es pensar que este planeta  es un planeta de castigo, un planeta del error.  En este planeta  venimos  a aprender.   Porque  yo mismo  he pasado pruebas,  estando  cuarenta  días  aislado  en  el  desierto,  comiendo raíces…  He recibido tentaciones de la carne,  he recibido tentaciones terribles de mi ego.  Hubo entidades oscuras que me  tentaron. 

Tentaron a mi propio egoísmo que taladraba mi mente.  Era mi propio egoísmo que me decía: – “Tienes el poder del Padre… ¿Por qué no lo usas?; si tú puedes someter… ¿por qué no sometes?”.  No tengo ningún reparo en decirlo, porque el Padre lo sabe. 

He sido tentado muchas veces.  La última fue cuando estaba en el  Huerto de Getsemaní, donde le dije al Padre:  “Hágase tu Voluntad y no la mía”.  Y logré salir airoso de la postrer prueba. 

Interlocutor: ¿Cómo se comunica el Padre con ustedes? 

Maestro Jesús: El Padre no se comunica con palabras.   El Padre se comunica con  ideas,  buscando “despertar”  la conciencia  de cada uno  de  sus  hijos,  tanto  en  el  plano  físico  como  en  los distintos planos  espirituales.  Sepan  que  cada  vibración  en  su nivel  no puede comunicar con las vibraciones más sutiles.  Así como ustedes,  en el primer nivel,  tienen que usar receptáculos para comunicarse  con entidades  de niveles  de vibración más alta los del segundo nivel  no pueden comunicarse  con los del tercero, ni  los del tercero  con el cuarto,  y así  sucesivamente. 

No quiero dejar  pasar por alto un tema muy importante.  Es necesario que sepan que hubo otras comunidades cristianas en los  siglos  I, II y III  que  fueron combatidas y luego exterminadas, independientes de los gnósticos.  Hubo  otras comunidades  que estaban  muy elevadas  y  siguieron avanzando  como  comunidades  secretas. 

Quizás haya personas  que no estén de acuerdo  con algún camino espiritual.   De cierto os digo,  que todos los caminos  que llevan  al Padre  son  buenos  pero,  en  algunos   casos,  la  falla  está  en  los Maestros que enseñan  dicho sendero,  pues no les importa alabar  al Padre, sino  ser alabados ellos.  Siempre  el  que  triunfa  para  mal  es  el  ego, el  querer  sobresalir.  Hago  hincapié  en esto porque  es importante  la  humildad.  Con humildad nunca puede haber ira.  Con humildad nunca puede haber pérdida de control. 

La ira, la pérdida de control en el ser humano retrasa en un segundo lo que se puede escalar durante un año.   

Es necesario que lo entendáis.  Todos los seres encarnados podemos ser doblegados por distintas emociones.  Recordad cuando yo  perdí el control  frente  a los viles comerciantes  del Templo.  El vencer  las tentaciones  es parte  de  la enseñanza. 

El  sufrimiento también  puede ser aprendizaje.  Pero no todos  ponen aplicación en ese aprendizaje.  A veces,  un mal entendido apego  hace que  el ser humano se comporte como un necio y sé que no es posible cambiar a quien  no quiere hacerlo.  El  ser  humano  tiene  que  darse cuenta que solo dando  se recibe.  Debe  tomar conciencia  del  sentimiento de felicidad  y de gozo que significa vivir para dar.  Esa es la bienaventuranza.  Me retiro,  dejando con ustedes todo mi Amor. 

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

FUENTE: http://www.elmistico.com.ar/jesus/salvacion_espiritual.htm
EL MITO DE LA RESURRECCIÓN MILAGROSA DE JESÚS
MÉDIUM: JORGE OLGUÍN.
INTERLOCUTOR: HORACIO VELMONT.
ENTIDAD QUE SE PRESENTÓ A DIALOGAR: MAESTRO JESÚS, ACTUAL LOGOS SOLAR, Y JOHNAKAN UR-EL, YO SUPERIOR DE JORGE OLGUÍN.
Interlocutor: … Maestro, ¿podríamos también hablar un poco sobre la resurrección, que usted quedó la vez pasada en explicar?

Maestro Jesús: Sí, puede ser…

Interlocutor: La pregunta clave es si usted fue bajado muerto de la cruz —obviamente de acuerdo a los cánones terrestres— o desmayado.

Maestro Jesús: Verdaderamente estaba muerto.

Interlocutor: ¿Con el “cordón de plata” cortado?

Maestro Jesús: Estaba muerto, pero aún no tenía el cordón plateado cortado. En ese momento decido descender a la Octava Esfera, porque quería absorber el sufrimiento de mis hermanos en pena…

Fue como miles y miles de alfileres que se clavaran en mi hipotético cuerpo físico.
Interlocutor: ¿Fue una decisión totalmente suya?

Maestro Jesús: Así es, porque quería vivir esa experiencia, era necesario que la viviera… El sufrimiento de la cruz es insignificante comparado con el sufrimiento de la Octava Esfera.

Esto es lo que mis seguidores actuales, en una religión tan estrecha, no lo entienden.

Hablan del Calvario, que fue una insignificancia comparándolo con el sufrimiento de miles de espíritus en ese lugar de dolor.

Interlocutor: ¿Está hablando literalmente o simbólicamente al decir que en esa Octava Esfera el sufrimiento es mayor que el de una crucifixión?

Maestro Jesús: Estoy hablando literalmente… Es mucho mayor porque se percibe, a la vez, el sufrimiento de miles de seres que se encuentran en ese nivel.

Interlocutor: ¿O sea que el espíritu que está en la Octava Esfera también sabe el sufrimiento que causó a otros?

Maestro Jesús: No solamente sabe, sino también siente el sufrimiento que causó a otros, y sube de nivel cuando en lugar de sufrir por todo lo que está sintiendo como pinchazos —hablo de “pinchazos” en vuestro lenguaje para ilustrar mejor lo que quiero decir—, esos pinchazos dejan de dolerle porque las lágrimas —”lágrimas” hablando metafóricamente— derramadas por el sufrimiento causado a sus semejantes son más fuertes que los pinchazos. ¿Se entiende lo que quiero significar?

Interlocutor: Totalmente, Maestro. La explicación es clarísima.

Maestro Jesús: Y en ese momento, automáticamente sube de nivel. Cuando yo subo de nivel, estoy otra vez en el plano físico 1, mi cerebro no está totalmente muerto, y en ese momento me resucitan mediante una especie de radioactividad que sería muy difícil de explicar para vuestro entendimiento.

Interlocutor: ¿La resurrección fue por manos terrestres o extraterrestres?

Maestro Jesús: Extraterrestres… Me levantan de nivel porque tengo que cumplir otra misión en otro mundo, que será relatado más adelante.

Esa radiactividad queda en esa tela que me envolvió, con lo que doy por cierto que el denominado por ustedes “Santo Sudario”, es real.

Interlocutor: ¿Fue algo, de alguna manera, premeditado esa impregnación o un hecho fortuito?

Maestro Jesús: No, no fue algo premeditado, simplemente la radioactividad quedó impregnada fortuitamente.
Me voy a retirar para dar paso a otra entidad. Les doy mis bendiciones. Sepan que estoy siempre con ustedes.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias… ¿Quién se va a presentar ahora?

Johnakan Ur-el: Me encuentro como flotando, el lugar está como cargado… Soy Johnakan Ur-el. Quiero transmitir lo siguiente: había una civilización que prácticamente estaba falta de fe, agnóstica, no tenían ningún líder espiritual, en un mundo vacío de fe, de ideas, de filosofía.

Se pidió permiso al Gran Logos de aquél entonces —estoy hablando de la época en que mi Maestro fue llevado a la cruz— para resucitarlo. Ese permiso fue dado y se lo resucitó.

No había tiempo de prepararlo, porque ese planeta, llamado Fulgor V, ya entraba en agonía y se lo llevó a ese mundo a que transmitiese mensajes. Estuvo un lapso, de lo que ustedes llamarían meses, transmitiendo mensajes espirituales en ese mundo.

Se trataba de un orbe no compatible, quizás, con la sustancia de la que estaba hecho mi Maestro.

Recordemos que el cuerpo del Maestro, como el de todos nosotros cuando estamos encarnados, era básicamente de carbono… Fue a un mundo donde la base era de silicio y era un mundo impregnado de radiactividad.
Entonces, el Maestro sabía que tenía poca vida útil. Los habitantes de ese mundo también lo sabían…

Interlocutor: ¿Se trasladó a ese mundo, entonces, con su propio cuerpo físico?

Johnakan Ur-el: Así es, con el propio, a propósito para demostrarles a los habitantes de ese mundo que él no le temía a la muerte física. Porque él podía haber argumentado: “Ya que fui resucitado, puedo seguir en la Tierra”.

A mi Maestro le dieron a optar, si tomaba esa misión o no, porque al tomar esa misión, en un mundo tan incompatible con su cuerpo físico, sabía que tenía una vida útil de 6 a 8 meses terrestres nada más.

Interlocutor: ¿Pero el Maestro Jesús se presentó ante sus discípulos en cuerpo físico?

Johnakan Ur-el: Sí, se presentó en cuerpo físico, pero sólo una vez —hay muchos errores al respecto—, momentos antes de viajar a ese mundo agonizante. Se presentó y estuvo comiendo con nosotros. Yo, encarnado como Juan Zebedeo en esa época, fui el primero en verlo.

Interlocutor: ¿Pero en cuerpo astral se presentó muchas veces?

Johnakan Ur-el: Así es, y por eso el Maestro no permitía que lo tocaran. Pero esto no es lo que me interesa destacar ahora, sino el hecho de que optó por viajar a ese mundo, en el cual su vida física se apagaría al cabo de 6 a 8 meses, por la enorme radiactividad que había, no compatible con su organismo de carbono, no compatible con la vida de silicio que había allá…

En ese mundo da mensajes… La gente muy incrédula… Muy similares a nosotros pero de otra vibración, hasta que los pocos filósofos que quedan en ese planeta le hacen comprender que si viene un ser de otro mundo a predicar, y saben que ese ser no quiere ser aislado, protegido, es porque esos mensajes son válidos.

Interlocutor: ¿Cuál fue el resultado de su prédica?

Johnakan Ur-el: Termina convirtiendo a millones de seres en un lapso de menos de seis meses. O sea que en realidad está logrando, en mucho menos tiempo, la misma misión que aquí en la Tierra hizo en dos años y o tres meses. Ahí lo logra en poco menos de seis meses.

Interlocutor: ¡Realmente asombroso!

Johnakan Ur-el: En ese mundo donde los seres son de silicio, tienen también como una figura espiritual al Maestro Jesús. El Maestro Jesús desencarna en ese mundo afectado por las radiaciones. O sea que es un mérito enorme haber llevado a buen término esa misión, tan grande como el que tuvo en este planeta, y automáticamente es nombrado Logos Solar.

Es, pues, sumamente elogiable la obra del Maestro Jesús, porque no sólo dio su vida en la cruz por todos los de aquí, sino que da su vida por gente que ni siquiera conocía, con otras costumbres.

Interlocutor: Esto ha quedado completamente aclarado… Hasta luego, Johnakan, y gracias.

SESIÓN DEL 30/5/03

Médium: Jorge Olguín.
Interlocutor: Horacio Velmont.
Entidad que se presentó a dialogar: Johnakan Ur-el, Yo Superior de Jorge Olguín.

Interlocutor: ¿Quién está presente?

Johnakan Ur-el: Un abrazo muy fuerte para todos… habla Johnakan Ur-el.

Interlocutor: Como ya sabrás, mi idea es dedicar esta sesión íntegramente a la resurrección del Maestro Jesús. ¿Podríamos pasar directamente al tema?

Johnakan Ur-el: Está bien. Puedes comenzar a preguntar.

Interlocutor: Sabemos que Jesús fue resucitado por extraterrestres. No sé por qué en este momento se me ocurre que fueron los mismos del episodio de la Transfiguración.

Johnakan Ur-el: Sí, fueron los mismos. Son seres cuya constitución es completamente distinta a la de los humanos, ya que no tienen base de carbono, sino lo que aquí se llamaría selenio o silicio, es decir, con base metálica.

Interlocutor: ¿La famosa Transfiguración de Jesús fue un aumento de las vibraciones del Maestro?

Johnakan Ur-el: Por un lado fue un aumento de las vibraciones, y por eso se pudo ver de alguna manera con un color más blancuzco y que refulgía, y por el otro fue inundado con una radiación especial para estar en compatibilidad con esos seres.

Interlocutor: ¿Qué hubiera sucedido en caso contrario?

Johnakan Ur-el: Si no hubiera estado protegido no habría podido soportar su enorme radiación. No debes olvidarte que en el plano físico el ser humano es muy vulnerable.

Interlocutor: ¿De dónde provenían esos extraterrestres?

Johnakan Ur-el: Provenían de un planeta desconocido para los astrónomos terrestres llamado Fulgor, estrella que pertenece a la Constelación de Acuario.

Interlocutor: Aunque es meramente anecdótico, ¿qué número tiene el planeta?

Johnakan Ur-el: Fulgor 5. Se trata de un planeta bastante grande, que debe estar a unos 300 millones de km de su estrella.

Interlocutor: El doble de la distancia de la Tierra al Sol…

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿A cuántos años luz de la Tierra está Fulgor 5?

Johnakan Ur-el: Aproximadamente a 300 años luz.

Interlocutor: Quizás sea una pregunta fuera de lugar, pero ¿sigue existiendo ese planeta?

Johnakan Ur-el: Sí, sigue existiendo.

Interlocutor: La famosa “voz de Dios”, que provino de la no menos famosa “nube plateada”, que nosotros ahora sabemos que se trataba de una nave espacial, ¿fue en realidad una travesura de alguno de los tripulantes?

Johnakan Ur-el: No se le podría llamar, como tú dices, una travesura, porque en el planeta de dónde provenían, sus Maestros estaban al tanto del atraso de la Tierra, y entonces de esa manera buscaron provocarnos un temor reverencial…
Interlocutor: ¿Y de paso darle una mano al Maestro Jesús en su misión?

Johnakan Ur-el: Por supuesto que sí.

Interlocutor: En este momento se me ocurre preguntar, porque recuerdo haber leído algo al respecto, que el Maestro no dejaba acercarse a sus discípulos.

Johnakan Ur-el: Era tan grande la vibración que cuando Pedro le quiere tocar el manto, Jesús le advierte que no lo haga porque se le podría quemar la piel.

Interlocutor: ¿Esto era verdad?

Johnakan Ur-el: Sí, era verdad. Pero no solamente se le podría quemar tocándolo, sino incluso estando a un metro de distancia.

Interlocutor: ¿Y por qué Jesús no se quemó con esas radiaciones?

Johnakan Ur-el: Simplemente porque la misma vibración elevada lo protegía. Era una vibración energética, no física, una vibración de su aura. Esa misma vibración fue como una armadura para su parte física, tanto de piel como orgánica, que evitó que su propia radiación lo quemara.

Interlocutor: En los Evangelios se relata que Jesús, en un huerto llamado Getsemaní, ubicado en el monte de los Olivos, sintió tristeza y angustia y dialogando con el Absoluto le dijo: “”Padre, si así lo quieres, aparta de mí este cáliz de dolor. Pero no se haga mi voluntad sino la tuya”.

Johnakan Ur-el: Fue realmente así y las palabras que pronunció Jesús fueron coherentes –en realidad más bien monologó que dialogó, porque él habló con palabras y el Absoluto se comunicó con su Cuerpo causal– porque estaba realmente con un temor tan grande, tan grande… Muchos me preguntaron, a nivel espiritual, sobre este tema –nosotros tenemos muchos debates con otros Maestros de Luz–, respecto a por qué fue tan fuerte Sócrates al tomar la cicuta y hasta llegó a discutir y aleccionar a algunos discípulos diciéndoles: “El que está por dejar este mundo soy yo y no vosotros, y si yo tengo fortaleza ¿por qué ustedes no?”. ¿Por qué entonces el Maestro Jesús, siendo tan elevado, pasando al plano 5º, de repente tenía esa falta aparente, recalco aparente, de coraje? La respuesta es porque estaba muy desgastado.

Piensa tú que el desánimo, que baja las vibraciones sutiles, te hace replantear muchas cosas. Él tenía mucho desánimo porque sabía que de los doce discípulos solamente había dos o tres que lo entendían y apenas. Yo mismo, encarnado en esa época como Juan Zebedeo, no comprendía todas las enseñanzas… Por estas circunstancias, Jesús se sentía muy solo y muy desamparado. El desamparo acoge el miedo, porque el desamparo de alguna manera produce ego y “baja las defensas”, como ahora dicen ustedes. Por eso, en algún momento dado, hizo presa de él una especie de apego. Naturalmente que quien terminó venciendo fue su sentido común, su despersonalización, su misión. Y de ahí que fue cierta la frase “Padre, hágase tu voluntad y no la mía”. Cuando pasó todo lo de ese juicio que le hicieron al Maestro, tan fraguado, tan lleno de mentiras, llega finalmente a la crucifixión, entonces él habla y le dice al Padre que los perdone a todos porque quienes lo habían crucificado no sabían lo que hacían.

Interlocutor: ¿Estas palabras las pronunció estando en la cruz?

Johnakan Ur-el: Sí, estando en la cruz, sangrando… Dice esas palabras porque la mayoría lo abucheaba, y él seguía con lágrimas en los ojos, con dolores corporales tremendos, a lo que sumaba la asfixia, pero a pesar de ello seguía pensando en cómo no entendían que lo que él quería traer era la pacificación.

Y cuando decía que se levantarán padres contra hijos, hijos contra padres, él no quería desunir a la familia –son de tan poco entendimiento con respecto a las parábolas– sino que simplemente se refería a que no se iban a poner de acuerdo.

Interlocutor: Al desencarnar Jesús, ¿hubo algo así como temblores, terremotos, etc., o es todo un invento de los evangelistas?

Johnakan Ur-el: No, no fue un invento. Fueron hechos producidos por los mismos extraterrestres que después lo resucitaron.

Interlocutor: ¿Lo hicieron por alguna razón especial?

Johnakan Ur-el: Lo hicieron para fortificar el mito.

Interlocutor: ¿Fue un hecho similar, en cuanto a propósito, a la supuesta voz de Dios en la Transfiguración?

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿Cómo hicieron para producir esos temblores de tierra?

Johnakan Ur-el: En esa zona de Jerusalén hay infinidad de cuevas y los extraterrestres tenían escondidas sus naves en ellas. En lugar de tenerlas en lo alto, las tenían adentro de la tierra.

Interlocutor: ¿La nave madre también estaba escondida en alguna cueva?

Johnakan Ur-el: No, la nave madre se mantenía a una altura de alrededor de 200 ó 300 km. Solamente dos naves exploratorias se escondieron en las cavernas. Y los temblores los produjeron con las naves horadando la tierra y provocando derrumbes.

Interlocutor: ¿No se averiaron las naves?

Johnakan Ur-el: No, a las naves los derrumbes no les hacen mella.
Interlocutor: A ver si entiendo, en el momento en que Jesús expiraba, las naves que estaban en las cavernas produjeron derrumbes y eso fueron los temblores o terremotos sobre los cuales habla la Biblia?

Johnakan Ur-el: Así es. No hay ningún misterio.

Interlocutor: ¿Cabe descartar, entonces, cualquier fenómeno climático coincidente?

Johnakan Ur-el: Totalmente. La cuestión es muy simple y no busques nada misterioso.

Interlocutor: Está perfectamente claro… ¿Jesús había dicho que al tercer día resucitaría?

Johnakan Ur-el: Sí, lo había dicho.

Interlocutor: Hay algo que no entiendo… ¿Qué es eso de que habla la Biblia de que en las Escrituras estaba escrito su resurrección?

Johnakan Ur-el: No había nada predicho. Son todos inventos.

Interlocutor: ¿Cómo sabía Jesús que lo iban a resucitar?¿Puede ser que precisamente en el episodio llamado de la Transfiguración fuera el momento en que Jesús aceptó la resurrección que le propusieron los extraterrestres?

Johnakan Ur-el: Precisamente de eso se habló en la Transfiguración. Los extraterrestres de Fulgor 5 conocían la historia de la Tierra y también sabían que Jesús con su conducta se estaba trayendo inexorablemente problemas, tanto con las autoridades romanas como judías, y que seguramente iba a terminar siendo condenado a muerte.

Interlocutor: Creo que hasta el propio Maestro lo sabía.

Johnakan Ur-el: Por supuesto que lo sabía. Y lo sabía también su propia madre biológica, ya que un año y medio antes le había dicho: “Hijo, te van a matar”. Estos extraterrestres le comentaron a Jesús que la misma técnica radiactiva con la cual le habían aumentado las vibraciones también lo podría resucitar.

Interlocutor: Ahora bien, Jesús es bajado de la cruz, y luego lo llevan al sepulcro y lo tapan con una pesada loza… ¿Nicodemo fue uno de los que ayudó, como dicen los Evangelios?

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿Cuánto pesaría la loza, 100 ó 200 kilos?

Johnakan Ur-el: Exactamente 300 kilos. No era tampoco tan grande, pero dos personas no la moverían.

Interlocutor: Según el Evangelio de Juan, y creo que también el de Mateo y Marcos, al día siguiente, de madrugada, cuando aún había oscuridad, María Magdalena va al sepulcro y al ver la loza corrida y la tumba vacía piensa que alguien se llevó el cuerpo. Cuando estaba sentada llorando vio a dos ángeles de blanco y luego a Jesús, quien le pide que no lo toque. No quiero entrar en detalles sobre este episodio porque es conocido de todos. ¿Qué hay de cierto en este relato?

Johnakan Ur-el: Los hechos sucedieron así: cuando María Magdalena llegó al sepulcro estaba esperándola no un ángel sino uno de los extraterrestres que había entrevistado a Jesús en el episodio de la Transfiguración. La loza no estaba corrida, y este extraterrestre fue el que la corrió para que ella viera que Jesús no estaba.

Interlocutor: Supongo que habrá utilizado algún aparato…

Johnakan Ur-el: Obviamente. Se trataba de un aparato antigravitatorio.

Interlocutor: De todos los hechos de la resurrección los que más me intrigan son los que se refieren a las apariciones de Jesús…

Johnakan Ur-el: Antes hay que aclarar que Jesús había sido cubierto con un manto, y la misma técnica radiactiva que lo había resucitado fue la que impregnó en negativo su silueta, con su sangre, sus heridas, tanto de las manos y los pies como de las de la frente y la del costado. Fíjate que las heridas de las manos a causa de los clavos no estaban en las palmas sino en las muñecas.

Interlocutor: Sí, conocía este dato de la crucifixión, ya que si al condenado lo colgaban con clavos insertados en las palmas de la mano, el propio peso de cuerpo lo haría desprenderse y caer a tierra.

Johnakan Ur-el: Claro, y por eso los dibujos que pintan las heridas en la palma de las manos están equivocados. Además, en el manto está bien clara la herida que Longino le produjo cuando le clavó la lanza en el costado. Y también se perciben una serie de heridas en la frente donde le habían clavado las espinas.

Interlocutor: ¿A Jesús los extraterrestres lo resucitaron directamente en el sepulcro o se lo llevaron a la nave?

Johnakan Ur-el: No, no se lo trasladó a la nave. Llevaron los aparatos al sepulcro y fue resucitado directamente allí. Si lo hubieran llevado a la nave no hubiera quedado impregnado el manto con la radiación.

Interlocutor: Entiendo. En uno de los evangelios dice que el manto apareció al costado bien doblado…

Johnakan Ur-el: El manto no fue acomodado, sino simplemente puesto a un lado.

Interlocutor: ¿En algún momento a Jesús se lo desmaterializó para llevarlo a la nave?
Johnakan Ur-el: Sí, después de resucitarlo. Pero no sólo fue desmaterializado Jesús. sino también todos los extraterrestres que colaboraron en su resurrección.

Interlocutor: ¿Es correcto llamar a eso teletransportación?

Johnakan Ur-el: Sí, ése es el término correcto.

Interlocutor: ¿Las apariciones de Jesús fueron en forma astral, proyección holográfica o se presentó personalmente?

Johnakan Ur-el: Fue en las dos últimas formas,
astralmente no. El Maestro se presentó muchas veces, tanto en una forma como en otra.

Interlocutor: Según la Biblia, Jesús hablaba en cada una de sus apariciones…

Johnakan Ur-el: La respuesta es que, aun tratándose de proyección holográfica, Jesús podía hablar.

Interlocutor: ¿Cuando Jesús se presentaba a través de una proyección holográfica era difícil reconocerlo? Lo pregunto porque en la Biblia, no recuerdo en cuál Evangelio, se decía que no lo reconocían, por lo menos al primer intento.

Johnakan Ur-el: No te olvides que la proyección holográfica, aunque representaba perfectamente a Jesús, no dejaba de ser transparente y eso dificultaba el reconocimiento de inmediato.

Interlocutor: ¿Jesús se vería algo así como un fantasma?

Johnakan Ur-el: Claro, se veía así.

Interlocutor: ¿Cuál era la razón por la cual Jesús les decía que no se le acercaran?

Johnakan Ur-el: En realidad era para aventar toda posibilidad de que descubrieran que no era él sino que se trataba de una imagen proyectada. Además, si la hubieran tocado, la impresión hubiera sido tremenda. Ese tipo de proyección no tenía comparación con la que se hace actualmente en el planeta Tierra, porque su energía era muy grande y con las tres dimensiones muy reales. A esto se sumaba el hecho de que si se metía la mano dentro de ella se llegaría a palpar algo, con una sensación de estar tocando algo más liviano que el agua, similar a aire muy espeso, y también se produciría una especie de zumbido que los hubiera literalmente aterrado.

Esta conjunción de cosas hizo que el Maestro, prudentemente, les formulara la advertencia.

Interlocutor: En la Biblia se dice que Jesús, después de aparecer y permanecer un tiempo, desaparecía de pronto. Supongo que simplemente desde la nave apagaban el aparato que lo proyectaba.

Johnakan Ur-el: Sí, así era.
Interlocutor: Supongo también que Jesús hablaba desde la nave y la proyección holográfica de la figura también hablaba.

Johnakan Ur-el: Sí, porque la proyección holográfica incluía la voz también.

Interlocutor: ¿En la Tierra tendremos algo parecido?

Johnakan Ur-el: Lejanamente parecido. Hay proyección holográfica, pero no tan perfeccionada porque las imágenes tienden a perderse. Además, no han logrado aún la proyección del sonido bucal.

Interlocutor: ¿Y personalmente a quiénes se presentó?

Johnakan Ur-el: Se presentó a todos sus discípulos. Incluso ocurrió la anécdota que relato como Juan, donde a lo último Pedro le pregunta a Jesús: “¿Tú volverás?” y él dice: “Yo dejo al Espíritu consolador”. Al decir esto, lo que el Maestro quiso decir es que el Espíritu del Absoluto siempre está con todos los seres, sea como consolación, como aprendizaje, como misericordia. Esto era muy difícil de entender, porque aun los propios apóstoles querían cosas más concretas. Aparte, Pedro, con sus celos, siempre trató de competir conmigo, encarnado como Juan. Siendo yo pequeño, teniendo dieciocho años de vida física, decía: “¿Y con éste qué?”. O sea siempre preguntaba sobre mí menospreciándome, porque él deseaba ser el favorito y entonces siempre celaba. ¡El Maestro le tenía una paciencia tan, pero tan grande…!.
Interlocutor: En la Biblia se dice que se presentó ante dos discípulos que iban hacia Emaús, uno de ellos llamado Cleofás, y que luego de reconocerlo lo invitaron a comer y él partió el pan, lo distribuyó y también comió. ¿Este episodio es real? Me refiero a si se presentó en cuerpo físico.

Johnakan Ur-el: Sí, el episodio es real, y se presentó en cuerpo físico comiendo después con ellos.

Interlocutor: ¿Todas las veces que en la Biblia se relata que Jesús se presentó y comió fueron hechos reales?

Johnakan Ur-el: Sí, porque estaba presente físicamente.

Interlocutor: ¿Y cómo hacía para desaparecer? Porque, según también se relata, el Maestro no salía por la puerta como todos, sino que de pronto desaparecía.

Johnakan Ur-el: Cuando se trataba de una proyección holográfica, desaparecía cuando concluía la emisión, y cuando estaba en presencia física, desaparecía porque lo teletrasportaban a la nave. El Maestro, obviamente, ya había acordado con los extraterrestres que cuando diera la señal, a través de un aparato que tenía en la muñeca, directamente lo trasladaban.

Interlocutor: ¿El episodio con Tomás, quien decía que si él no ponía los dedos en las llagas no creería que Jesús hubiese resucitado, fue real?
Johnakan Ur-el: Sí, fue real. Obviamente, Jesús estaba en cuerpo físico, de lo contrario Tomás no hubiera podido poner los dedos en las llagas.

Interlocutor: ¿Pero por que los extraterrestres que lo resucitaron no le curaron también esas heridas?

Johnakan Ur-el: Fue curado de muchas heridas, incluso de algunos órganos deteriorados. Pero con respecto a las heridas de las muñecas se las dejó para que pudieran ser vistas. El Maestro no quiso que se las curaran porque había previsto que iba a constituir un factor importante de credulidad.

Interlocutor: ¿En las proyecciones holográficas esas heridas también aparecían?

Johnakan Ur-el: Sí, perfectamente. No te olvides que la proyección holográfica muestra al cuerpo tal cual es, porque es como una foto. Y lo que está en el original también aparece en la copia.

Interlocutor: Entiendo… ¿También apareció Jesús en el mar de Tiberíades y comió con sus discípulos?

Johnakan Ur-el: Sí, también es un hecho real.

Interlocutor: Ahora bien, según tengo entendido la resurrección de Jesús por extraterrestres no fue algo planificado desde los planos espirituales, es decir, antes de encarnar el Maestro. ¿Es así?

Johnakan Ur-el: Sí, no fue algo premeditado.
Interlocutor: En realidad yo voy a otro aspecto de la pregunta…

Johnakan Ur-el: Capto perfectamente lo que quieres preguntar… Fíjate que la base de la religión, llamémosle Católica Apostólica, tan dependiente de milagros, es la resurrección de la carne. Hablo en forma tan negativa porque los verdaderos caminos espirituales se basan en el Servicio y no precisan de milagros. Pero fíjate que la resurrección de Jesús por extraterrestres fue nada más y nada menos que un “accidente”, por decirlo así. Si no hubiera existido esa intervención, la resurrección de la carne no hubiera tenido lugar y entonces quizás Jesús no hubiera tenido tanta trascendencia en el plano físico como la tuvo.

Interlocutor: Precisamente a eso voy. ¿El Maestro Jesús aprovechó el hecho de que fue resucitado para fortalecer su figura y por lo tanto sus enseñanzas?

Johnakan Ur-el: Sí, por supuesto.

Interlocutor: Ahora bien, el Maestro Jesús también les decía a sus discípulos, para que creyeran más en él, que era el único hijo de Dios. Desde mi punto de vista, considero que estas cosas eran válidas para esa época. ¿Y su proyección para el futuro, dónde nosotros todavía creemos que Jesús es Dios hecho carne y que resucitó milagrosamente? ¿No quedan esos dichos de Jesús como algo contraproducente?

Johnakan Ur-el: No había otra manera. Su actuación tenía que ser grandilocuente, ampulosa, de lo contrario no lo hubieran escuchado como lo escucharon ni trascendido en la forma que trascendió.

Interlocutor: ¿Queda claro, entonces, que lo que dijo Jesús no es para nada cuestionable?

Johnakan Ur-el: En absoluto. De todas maneras, cuando el Maestro dice que quien me ve a mí ve al Padre, está diciendo que ”quien hace mis mismas acciones de Servicio verá al Padre”.

Interlocutor: Entiendo… Mi pregunta tenía como referencia que yo en una oportunidad le pregunté directamente al Maestro Jesús sobre si esas palabras tenían una doble interpretación y él me aclaró que no, y que las dijo para que creyeran que él era realmente el Padre.

Johnakan Ur-el: ¡Pero lo decía con toda razón, porque su propósito era obtener esa reverencia que tan necesaria resultaba para su misión!

Interlocutor: ¿La crucifixión de Jesús fue nada más que para que quedara su imagen proyectada con más fuerza en el futuro? Lo pregunto porque es obvio que si Jesús no hubiera sido crucificado sus enseñanzas no hubieran tenido tanta trascendencia.

Johnakan Ur-el: En realidad, la crucifixión no fue algo tan buscado. Era una de las alternativas más probables. Aparte, el Maestro no ignoraba que si proseguía su misión en la forma en que la estaba haciendo, en algún momento, como dicen ustedes, iba a “saltar la bronca”. Y aquellos que le tiraban flores en el camino, fueron los mismos que después se le dieron vuelta.

Interlocutor: En algún libro leí, creo que en alguno de los que escribió Alice Bailey, que para Jesús la crucifixión implicó una determinada iniciación, creo que la sexta, o algo así. ¿Qué hay de verdad en esto?

Johnakan Ur-el: Es una de las tantas cosas que se han dicho que no tiene ningún sentido. Además, el símbolo de la cruz no existió, ya que Jesús cargó solamente un gigantesco madero, que sólo formó una cruz cuando le pusieron un travesaño. Era la forma de ajusticiar que tenían los romanos, pero podía haber sido tranquilamente maderos en forma de X o de Y y hubiera sido lo mismo.

Interlocutor: Entiendo… ¿Cómo fue el acto de la crucifixión?

Johnakan Ur-el: Lo primero que hicieron fue clavar el madero, después ataron al Maestro con grandes lienzos y luego lo clavaron.

Interlocutor: En esa época se acostumbraba poner en la entrepierna de los crucificados un tarugo de madera, con lo cual se demoraba la asfixia del condenado prolongándole el suplicio. ¿Lo hicieron también con Jesús?

Johnakan Ur-el: No, al Maestro directamente lo clavaron en los pies por debajo de lo que ustedes llaman las canillas, con un solo clavo, y en las manos, por las muñecas.

Interlocutor: ¿Los ladrones que estaban crucificados al lado de Jesús hablaron algo con el Maestro?¿Fue cierto lo del buen ladrón y lo del mal ladrón?¿Lo insultaron como dicen algunos autores?

Johnakan Ur-el: No, nada de eso, al contrario. Ambos le tenían al Maestro un respeto reverencial tremendo. Ellos lo tomaban, como muchos en esa época, como el hijo directo de Dios. Pensaban que Jesús era el mismo Dios redivivo.

Interlocutor: ¿Pero le dijeron algo a Jesús?

Johnakan Ur-el: Le dijeron que tenga piedad de ellos. Y el Maestro, sabiendo que iban directo al plano 2 por las fechorías que habían hecho: violaciones, robos, y un montón de cosas más –precisamente por eso habían sido crucificados–, en ese momento les dijo que irían al Reino de los Cielos con él. Con esto les quiso dar aliento en ese momento tan penoso, pero también sabiendo que luego recapacitarían e iban a ascender casi de inmediato al plano 3.

Interlocutor: Pasando a otro tema, en los pocos minutos que quedan de sesión, ¿de dónde surgió esta cuestión, que nosotros sabemos que es falsa, del Espíritu Santo? ¿Jesús hablaba de esta entidad?

Johnakan Ur-el: Jesús hablaba del Espíritu Consolador, que no es otro que el Espíritu de Dios, el que nos consuela cuando nosotros, en el plano 5º, tenemos dolor por los seres de los planos más densos, o ustedes, encarnados, por distintas cosas que no se terminan de concretar.

Interlocutor: ¿Entonces, todo eso de la famosa “Trinidad”, Padre, Hijo y Espíritu Santo es todo un invento?

Johnakan Ur-el: Es un invento. El Espíritu Santo no existe como una tercera persona, y, además, hijos de Dios somos todos… Solamente si se entiende por Espíritu Santo el Espíritu de Dios, entonces está bien.

Interlocutor: Comprendí perfectamente… En la Biblia se dice que los discípulos dudaban de que era Jesús resucitado…

Johnakan Ur-el: Dudaban únicamente cuando se trataba de una proyección holográfica, pero en absoluto cuando estaba en cuerpo físico con ellos. De lo contrario no lo iban a aceptar tan fácilmente. Obviamente, estaba demacrado pero su barba lucía bien recortada por los mismos extraterrestres. Ten en cuenta que en aquella época no había aparatos como para poder polijarse la barba. Cuando los extraterrestres lo resucitan lo maquillan y lo acicalan como si fuera un actor de una película. Es decir que no estaba tan tosco como antes, pero igual era reconocido.

Interlocutor: ¿Qué sucedió con el espíritu de Jesús al desencarnar?

Johnakan Ur-el: Una vez desencarnado, es decir, siendo ya espíritu 100 %, aprovechó para descender a la Octava Esfera. Una de sus misiones era tratar de palpar, de captar el sentir de los espíritus que habían descendido hasta ese lugar. Es algo parecido a que tú en este momento, momento físico me refiero, tu 10 % se encuentra con una multitud y entonces abres y abres los brazos tratando de tocar a todo el mundo, palparlos, como si las yemas de tus dedos pudieran sentir el pensar de cada uno. Obviamente estoy hablando en forma metafórica. Al descender Jesús a la Octava Esfera es como que abrió sus brazos conceptuales, es decir todo su concepto espiritual, para palpar y tratar de hablar, pero fue un diálogo de sordos. Traduciendo los conceptos a palabras, forzando la interpretación porque en realidad los conceptos espirituales son intraducibles, les decía: –“¿Qué te está sucediendo?”. Y la respuesta fue algo parecido a como si alguien te tomara de la solapa y te dijera: “¡Ayúdame!”. –¡Pero dime lo que te está sucediendo!, insistía Jesús. Del otro lado no le respondían los porqués, pues querían ya una solución. Entonces Jesús iba hacia otro espíritu y le hacía la misma pregunta: –Cuéntame lo que te está sucediendo, comparte conmigo tu dolor–, y la respuesta era siempre la misma: -–No quiero compartir nada, quiero que me alivies ya. O sea que fue un “diálogo de sordos”. Si alguna enseñanza sacó Jesús de su descenso a la Octava Esfera, fue la del tremendo, monumental ego que hay en ese plano debido al mismo sufrimiento.

Los espíritus no tienen oídos, ni ojos, ni boca, pero fue como si los tuvieran. Por eso digo que fue un diálogo de sordos, de ciegos y de mudos.

Prácticamente allí nadie escucha al otro, y todos están inmersos en su propio dolor. Un ejemplo similar a lo que sucede en la Octava Esfera con los espíritus lo tienes en las películas donde puedes ver a las personas que ante un bombardeo huyen para cualquier lado entrechocándose. Es decir, no van todos en la misma dirección como esas hormigas gigantes llamadas Marabunta, que seguramente habrás visto en muchas películas.

Interlocutor: Sí, las he visto.

Johnakan Ur-el: Y en el plano físico, cuando hay un sismo, un bombardeo o alguna catástrofe, los seres humanos huyen para cualquier lado. Bueno, imagínate eso aumentado a la enésima potencia y tendrás un panorama de lo que es la Octava Esfera.

Interlocutor: Entendí perfectamente… ¿Cómo está el receptáculo para continuar?

Johnakan Ur-el: Está muy desestabilizado.

Interlocutor: Entonces reservo el resto de las preguntas para la próxima sesión.

Johnakan Ur-el: Los dejo con toda mi Luz.
Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.  

Jesús fue a una ciudad de Samaria, llamada Sicar, junto a la tierra que
Jacob dio a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Jesús, fatigado por
el viaje, se sentó así junto al pozo. Era aproximadamente, la hora sexta, mas o menos medio día. Una mujer de Samaria, llegó a sacar agua del pozo; y Jesús le dijo: «Dame de beber». Sus discípulos habían ido a la ciudad, a comprar provisiones. La Samaritana le dijo: «¡Cómo! tú siendo Judío, me pides de beber a mí, que soy mujer Samaritana!». Porque los judíos y samaritanos no se trataban entre si.
Jesús le respondió: «Si tú conocieras
el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber, eres tú quien le pediría, y él te daría agua viva». La mujer le dijo entonces: «Señor, tú no
tienes con qué sacarla, y el pozo es profundo. ¿De donde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este
pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus rebaños?».

Respondió Jesús y le dijo: «Cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré no tendrá sed jamás. El agua que yo le daré será en él una fuente de agua que brote para la vida eterna».

La mujer de nuevo respondió: «Señor, dame esa agua para que nunca más yo tenga sed, y que yo no tenga que venir a sacarla de aquí!» “. Jn. 4:5…42.

Miriam, que en la Biblia figura como la buena samaritana que le ofreció agua en el Pozo de Jacob, fue el verdadero amor de Jesús.

En un universo alterno el Maestro se casó con ella e incluso tuvo descendencia. Más información en
“Enigma sagrado, ¿Jesús se casó?”.
JESÚS Y MIRIAM

EN EL POZO DE JACOB

UN RELATO DEL ELOAH ARBILLAC SOBRE UNO DE LOS EPISODIOS MÁS HERMOSOS DE LA VIDA DEL MAESTRO

CANALIZACIÓN DE JORGE OLGUÍN

Un especial agradecimiento a Jesús Espelta Amat (Ligor), de Barcelona, que fue quien pasó en limpio la grabación.

Eloah Arbillac: La verdadera sabiduría es aprender y aprehender. Mi nombre es Arbillac y soy uno de los siete elohim. No voy a dar mensaje ni a
responder preguntas, solo quiero hacer un pequeño relato…

Siglos atrás en vuestro planeta, un ser encarnado de máxima Luz, como ya se ha dicho anteriormente, vivió determinadas circunstancias.

¿Por qué hemos creado a los espíritus de una manera no perfecta y así pudieran evolucionar? Para que al evolucionar despidieran una energía de crecimiento que vaya elevando una octava la tonalidad del Universo, y así cada Big Bang va a crear un Universo en una octava mas alta.

Pero el crecimiento espiritual de las entidades no es lo único que hace crecer la vibración del Universo, pues también lo es la felicidad de cada espíritu. Sé que altruismo es dar y sé que los seres magnánimos son felices dando, pero muchas veces la felicidad propia de cada ser encarnado también hace crecer la vibración universal, partícula a partícula, momento a
momento, vida a vida…

Esto es una parábola, pero sabemos que muchas cosas son azar, pero también que Nada es azar… Todo ya fue escrito y nada está escrito. En la más alta de las vibraciones la Nada y el Todo se funden, porque el elemento mas alto de persistencia es la Nada. El vacío de la Nada está a un paso por arriba del Todo.

Esto no significa que la Nada esté por encima del Absoluto porque si el Absoluto tuviera ego, el ego del Absoluto sería la Nada , la carencia total, la infinitez del no ser.

Hace mucho de vuestros siglos un ser encarnado de Luz se trasladaba junto con su discípulo. Iban viajando solos, pues otros seres que les rodeaban habían quedado con su familia. En realidad, ellos no estaban en misión, a pesar de que se proyectó ese viaje como una misión.

Habían llegado a una aldea, tenían sed. 34 de vuestros años tenia ese ser de Luz y 17, la mitad, el discípulo que lo acompañaba.

Juan Zebedeo: Maestro, hemos llegado por fin a la aldea. Vamos al centro, que sé que hay un pozo muy grande, donde podamos saciar nuestra sed.

Maestro Jesús: Pequeño, esa sed es fácil de saciar, tomas un par de tazones y ya la sacias… ¿Pero qué hay de la otra? ¿Qué hay de esa otra sed? Ésa sed quiero que sacies…

Juan Zebedeo: Maestro, yo sé lo que dices, pero sabes que el cuerpo pide. Nosotros no pedimos este cuerpo, Maestro, pero lo tenemos…

Maestro Jesús: Tienes razón mi pequeño, a veces es como que vivo sólo para enseñarte…Sabes que te amo.

Juan Zebedeo: Lo sé, Maestro, yo también te amo… A veces pienso que los demás no te entienden cuando hablas de aquel Reino…Sabes, Maestro, que
no me interesa ninguna cosa material, sabes que me interesa todo lo que tenemos dentro…

Maestro Jesús: Eso lo digo permanentemente, pequeño… Mira, ya llegamos, ahí tenemos el agua… Ahí se acerca una joven… ¿Cómo te llamas
pequeña?

Miriam: Mi nombre es Miriam, y por tu rostro y a través de tus ojos veo que eres un Maestro.

Maestro Jesús: Pequeña, todos somos maestros… Hay algo en el fondo de tus ojos que me encandila…

Miriam: ¿Puedes ver mi interior, Maestro?

Maestro Jesús: Quizás no esté viendo solamente tu interior… Quizás estoy viendo tu exterior… ¿Has dicho que te llamas Miriam?

Miriam: Sí, Maestro…

Maestro Jesús: ¿Dónde está tu familia?

Miriam: Qué raro que se detengan a hablar conmigo. porque de otros pueblos no quieren hablar con los de nuestra región, y menos que varones se
detengan a hablar con mujeres…

Maestro Jesús: Querida Miriam, el espíritu no es hombre, el espíritu no es mujer. Dime, ¿dónde está tu familia?

Miriam: Está en la sinagoga, en el monte Gerizim… Seguro que los tuyos están en Jerusalén.
Maestro Jesús: Querida Miriam, sí, muchos de mis familiares están en Jerusalén y van a la sinagoga cumpliendo la Ley, pero sabes que tú eres
espíritu y sabes que el Padre es espíritu… No hace falta que vayas ni a Gerizim ni a Jerusalem… Busca dentro tuyo, allí encontrarás al Padre…
¿Qué edad tienes pequeña?
Miriam: Tengo 18, y estoy… Hay un compromiso de familia con un vecino nuestro que se llama Jacobi…

Maestro Jesús: ¿Y por qué veo tanta pena en tus ojos?

Miriam: Porque a pesar de que amo a ese Padre que dices, también es como que deseo sentir ese otro tipo de amor, y siento como que con Jacobi
nunca lo voy a sentir. Lo veo como una persona apasionada y sí, a veces, siento su abrazo. Perdón que te confíe eso, pero es como que lo rechazo y sé
que eso esta mal, sé que Dios se va a enojar con mi actitud…

Maestro Jesús: No, no, el Padre no juzga los actos de amor, el Padre sólo juzga los actos de impiedad… Quiero que entiendas la diferencia.
Percibo que tienes un alma con una tremenda vibración, y siento como que mi corazón late al percibirlo al unísono con el tuyo…
Miriam: Maestro, quiero hablarte un segundo.

Maestro Jesús: Aguarda, Miriam…

Juan Zebedeo: Maestro, ¡no entiendo tus palabras! Siento que hay otro tipo de sentido a lo que dices…

Maestro Jesús: ¿Sabes que pasa, pequeño Juan? Hay distintos tipos de soledades. A veces siento soledad cuando aquellos que me rodean no me
entienden, no comprenden mis parábolas, no comprenden mi enseñanza… Pero
hay otro tipo de soledad…

Juan Zebedeo: Maestro, tu siempre has dicho que el amor es entrega y es como que con mis cortos 17 años noto como que también hablas de otro tipo
de amor…

Maestro Jesús: Sabes, pequeño, te lo he dicho más de una vez, comiendo a la luz de una fogata, a media noche mientras los demás dormían, cuando hablábamos del Reino, que a medida que aprendiéramos, a medida que supiéramos cuál es el camino, íbamos a vibrar con más Luz y eso iba a contaminar a todo el cielo y ese cielo iba a crecer gracias a nuestro crecimiento. No sé si puedes entender lo que te estoy diciendo. Como sé
también que si nosotros conseguimos la felicidad en lo personal también vamos a ser felices.
Juan Zebedeo: Maestro, me das a entender como que tú… ¡Es como que te has deslumbrado por Miriam!… ¡Tiene un año mas que yo! Tú tienes 34
años y le llevas 17 años!…

Maestro Jesús: El espíritu no tiene edad, el espíritu es milenario…

Juan Zebedeo: ¡Maestro, está prometida!

Maestro Jesús: Lo sé, no voy a hacer nada para cortar ese compromiso… Ven Miriam, vamos a seguir nuestro camino.

Miriam: ¿Quieren venir hasta la posada? Los acompaño hasta allí aunque sea unos minutos para poder descansar. En ese lugar van a poder lavarse los
pies. Pero permíteme ir con vosotros, así se lavan con agua y descansan un poquito… En realidad, Maestro, veo, percibo, noto algo suyo que me hace
bien, que me hace sentir una paz, una confianza, algo que no he sentido con nadie en mi corta vida o en esta corta vida. Siento como que lo conociera de
siempre…

Maestro Jesús: Puede ser, pero no de otras vidas sino de otros planos… Somos espíritus y tú vibras en la misma sintonía que yo.

Miriam: Lo sé, lo percibo, percibo que vibro en la misma sintonía que tú, Maestro, y también en la misma sintonía de este joven que te acompaña.
Pero contigo es distinto, porque no solamente percibo la misma vibración de nuestras almas, sino que percibo algo más, más de aquí, de mi pecho, la
misma vibración en nuestros corazones… Perdón, no quiero ofender…

Maestro Jesús: No, lo que uno siente de forma genuina nunca puede ofender. Uno a veces quisiera despojarse de todo y ser feliz… Tenemos una
bolsa con monedas, podría dejar de caminar y comprar tres caballos y si me dejara guiar por mi impulso tengo suficiente dinero como para darle a tu
familia.

Y sé porque lo sé, que tu familia está tan necesitada que rompería de inmediato tu compromiso con ese Jacobi y nos iríamos a Oriente los tres a caballo a iniciar una nueva vida.

Pero hay algo más importante que tu compromiso con Jacobi, hay algo más importante que lo que en estos minutos he sentido más que en toda esta
vida de 34 años, hay algo más importante que el amor que siento por mi discípulo, y es mi tarea, porque no quiero traicionarme a mi mismo. Si te hubiera conocido de otras circunstancias, hubiera sacrificado mi final…
Juan Zebedeo: ¡Maestro! ¿De qué hablas?

Maestro Jesús: Pequeño, sabes que dentro de algunas estaciones ya no estaré contigo… Ahora no digas nada, no es el momento, pero hubiera
sacrificado ese final porque al fin y al cabo sé que van a tergiversar mucho de lo que diga, pero quiero, en lo que me resta de esta encarnación, seguir
dejando ideas, seguir dejando conceptos. Y mi concepto es no traicionar, y no quiero sembrar mi felicidad a costa de la infelicidad de nadie.

Miriam, no puedo juzgar si Jacobi te merece, no puedo. Sé que tú eres como esa agua que corre, eres transparente, cristalina como el agua de la
fuente, tienes un espíritu inmaculado…

Miriam: Maestro, quiero contarte que…

Maestro Jesús: No, no me cuentes nada. Estoy hablando de tu espíritu, que es inmaculado, lo demás es transitorio. El ser humano sólo piensa que el
ser es un cuerpo.

Miriam: Pero Maestro, tú también has dicho que has visto mis ojos por fuera y por dentro…

Maestro Jesús: Claro que sí, detesto a los hipócritas, les digo raza de víboras, y yo no voy a ser uno de ellos… Amo tu mirada, amo tu figura,
te amo a toda tú… El sentirte, el abrazarte, me haría el ser más feliz del mundo y ésa es la felicidad que contagiaría al cielo para que éste crezca.

Sé que es así, sé que la felicidad de cada uno de nosotros puede contagiar al resto para que toda la vibración de la tierra, de las plantas, del aire, del cielo, crezca…

Pero no puedo, no puedo edificar mi felicidad a costa de la infelicidad de otros… No sé cómo hacerlo, te juro que no sé cómo hacer…

Y a veces hasta yo, con toda la sabiduría que creo tener, no entiendo cómo en tan poco tiempo puedo amar tanto. No solamente estás a mi misma
vibración en cuanto a mi alma, sino que estás en mi misma vibración en cuanto a tu cuerpo. Ésa es la diferencia con mi discípulo.

Te amo impersonal y personalmente, de las dos maneras. Deseo abrazarte, pero no lo voy a hacer, porque sé que si te abrazo no podría dar
marcha atrás porque sentiría tu persona dentro de la mía y ya no podría desprenderme de esa sensación.

Es una sensación inenarrable. Sé que existen decenas de almas que tienen la misma sensación entre ellas como entre nosotros, como entre mi
discípulo y yo, pero contigo hay algo más, es algo personal, es una fusión pero no podría lastimar ni siquiera una flor…

Miriam: Jacobi no importa… ¡No quiero que tú empalidezcas!

Maestro Jesús: Quizás si te hubiera conocido en otro pueblo, con otras costumbres, donde los compromisos no son un juramento, tal vez la cosa
hubiera sido distinta, pero estamos aquí y ahora, y aquí y ahora tenemos que respetar…

Mi Padre dice, porque lo escucho muy dentro mío, no con palabras, es algo que no lo puedo explicar, el amor es lo más maravilloso que mis hijos pueden experimentar y el amor es Él, y a partir de Él, todo, pero pensar que el amor tiene una sola rama es empobrecerlo.

Yo no voy a empobrecer al amor, el amor es rico, el amor tiene varios modos, varios sentimientos de cómo expresarlo, el que yo les digo a mis seguidores, el amor de Servicio, el amor de contacto, el tomarse de la mano, el tomarse del hombro como lo hago con mi amado discípulo, que sigue siendo la persona que más amo a nivel impersonal…

No digas nada, pero también está el amor que experimento ahora, es el que siento por ti, Miriam, y te veo y te observo con esos ojos rasgados, con
esa piel morena, con esos labios, quizás no tan carnosos, con esa figura algo menudita, con esa expresión tan profunda en tu mirada, con esa
inteligencia que se está desarrollando ahora…

¿Sabes lo que me cuesta ser impersonal? ¿Sabes lo que me cuesta darte un consejo impersonal estando involucrado? Creo que ésta es la prueba más
grande. Siento en la rueda energética de la boca del estómago una sensación de agobio, de nudo, mientras te digo esto…

Sé feliz, vas a tener hijos, respeta a tu pareja, no te pido que lo ames, porque el amor no se decreta, el amor se siente, pero por lo menos ámalo de manera impersonal, hazlo feliz a tu manera, no importa que no
sientas en la parte corporal, recuerda que el cuerpo es algo pasajero, educa a tus hijos sabiamente y cuando pienses en mí, piensa que soy un espíritu
que pasó y que te deja esta enseñanza, ama a tu prójimo como a ti misma, porque ese prójimo al que amas también te amará así…

Mira ese anciano que acaricia su borrico, ése es tu prójimo porque tiene sensibilidad. Mira al herrero con esos toscos pedazos de metal que apenas puede doblar, sin embargo se detiene en su labor para mirar
agradecido al sol que cada día lo ilumina. Ése es tu prójimo…

Mira al carpintero que hace la puerta para proteger tu vivienda, y que también puede hacer una caja que contenga esa cáscara física cuando tu
espíritu ya no esté, ése también es tu prójimo…

Mira ese pequeño, observa cómo ayuda a esa mujer ya mayor que apenas puede cruzar donde está ese charco. Ése pequeño es tu prójimo. Ámalos a
ellos, a ellos que viven dando, porque el que da es digno de ser amado y el que ama es digno de recibir. Sé feliz en tu vida dentro de lo que es esta
felicidad material…

¿Sabes qué sucede, Miriam? En la feria de Damasco arman con unos papeles gruesos unos dibujos que después van cortando con filos y los parten en cien pedazos y los mezclan. Después, esos pequeños dibujos tienen que volver a montarlos en piezas para armar el tablero, eso es el espíritu,
piezas, todas confundidas, es muy difícil que encajen unas con las otras a pesar de vibrar en la misma
sintonía. Porque recuerda que aunque en el plano de Luz tengamos la misma sintonía, a veces no encajamos en el plano físico, o ya tenemos un
compromiso, o ya tenemos una relación, o muchas otras cosas…

Son muy pocas las piezas que encajan, pero aquellas que encajan, ¡felices de ellos!… Sé que nosotros con nuestra felicidad podemos hacer
crecer el cielo y sé que el amor personal forma parte de esa felicidad.

De todas maneras, mira mi rostro. ¿Qué ves?

Miriam: Veo una sonrisa, veo una expresión, pero es una expresión de sonrisa triste… ¡Pero tienes una fortaleza interna tremenda, Maestro!
Envidio a la mujer que sea tu esposa…

Maestro Jesús: No, en esta vida pasaré por alto eso, pero de haberla tenido la elegida hubieras sido tú. Pero no puedo, no debo, no quiero que traiciones esa promesa. No voy a juzgar aquí los merecimientos, porque si hablamos de merecimientos, ¿a quién he conocido que merezca lo que tiene? ¿A cuántos? Quisiera hacer memoria….

Hay algo muy importante, sé que con los mensajes que dejé para la posterioridad muchos de los espíritus que encarnen en el futuro podrán
aprender de mis palabras y tendrán los merecimientos para ser felices.

La vida eterna son piezas para armar y a veces siento que el corazón de cada ser encarnado es una pieza incompleta…

Vamos a ir a la posada a comer algún alimento sólido, a lavarnos los pies y a luego a continuar el trayecto…

Y a ti, pequeño, mi discípulo amado, que tanto vas a hacer en el futuro y que vas a pasar por situaciones similares a las mías…

Juan Zebedeo: ¡Oh! Sí, sí.

Maestro Jesús: Esto queda entre nosotros, por lo menos por ahora.

Adiós Miriam…En el plano físico no te verás de nuevo conmigo, no en este mundo. Sí, nos veremos en el otro… Seguramente te verás con mi discípulo.
Nota de Horacio Velmont: El vaticinio del Maestro Jesús se cumplió porque el profesor Jorge Olguín (Juan Zebedeo) se encontró en esta vida con
este espíritu, también encarnado como mujer. Cabe recordar que, obviamente desde el punto de vista del espíritu, porque no tiene ninguna relación con
la pareja humana, el Maestro Jesús, Juan Zebedeo, Krishnamurti y Miriam son almas gemelas.

Es una tremenda fuerza de voluntad un renunciamiento. Pero voy a hacer una cosa, porque en el plano físico también hay una vibración… Pequeño,
toma la mano de Miriam, Miriam toma la mano de Juan. ¿Que sienten? Hay una vibración, un cosquilleo entre ustedes, lo sentirán también en el futuro…
No por nada en especial, pues Miriam eres aquí y ahora. Juan, eres aquí y ahora. Pero en otras vidas persistirá la vibración, no ustedes… Que la luz
esté contigo Miriam… Hasta la eternidad.
Canalización de Jesús del 6/9/01

Interlocutor: ¿Quién se va a presentar en primer lugar?

Maestro Jesús: Queridos hermanos, estoy aquí con ustedes con un gozo tremendo. Mi nombre es Ieshu ben Josef, para ustedes el Maestro Jesús.

Interlocutor: ¿Cómo le va, Maestro, tanto tiempo? Escucho su mensaje.

Maestro Jesús: Hay muchas contradicciones en este plano físico, queridos hermanos. Percibo a seres hermosos de todos colores vibratorios, verde,
celeste, azules. Son colores de estados de ánimos que tienen mis compañeros, Maestros de Luz de los planos 4 y 5. Pero también percibo tristemente, en
proporción de 100 a 1, como nunca he percibido anteriormente en otras sesiones a las que he venido a comunicaros, que hay también centenas de
espíritus del Error que vienen a tentar vuestros cuerpos de deseos.

Hay que estar muy preparado para frenar esos acosos. Son acosos tan grandes, pero tan grandes, que estas entidades del Error pueden llegar a desestabilizarlos.

Cada uno de ustedes, hermanos, en este último período, incluso mi receptáculo, mi discípulo, tú, la parte encarnada de Radael, la parte encarnada de Animé, que están aquí presente, han pasado grandes pruebas, algunas confrontadas con éxito y otras todavía en preparación de terminar de
confrontarlas.

Les pido mucha cautela cuando toman decisiones, les pido mucha perseverancia para apoyarse los unos a los otros. Les pido mucha luz para saber discernir
entre lo bueno y lo bonito.

Quiero aclarar la diferencia. Lo bueno, lo hermoso, lo elevado, es aquello que se da desde el interior de cada ser. Lo bonito es sólo lo externo, lo
figurativo, la cáscara, la personalidad. Eso es lo efímero. Lo bonito no tiene ningún sentido porque es algo provisorio. Es, como ustedes dirían en
vuestro plano físico, simplemente un “maquillaje”.

Lo bonito no está mal, porque en muchas personas puede levantarles la autoestima. Pero quiero dejar el mensaje de que lo verdaderamente importante
es lo bueno, y lo bueno está dentro de cada persona, lo bueno está en el interior de cada uno, y lo bueno está por encima de todas las cosas sin
sentido, a las que muchos de vosotros dais una importancia exagerada.

Yo concibo que cada ser humano dé valor a cada cosa física, porque al momento en que estáis en el plano 1 vivís de lo físico, pero les pido, humildemente, que den importancia a lo interno. Es lo único que queda con vosotros una vez que dejan este plano. ¿Se entiende lo que quiero decir?

Interlocutor: Perfectamente, Maestro.

Maestro Jesús: En el plano físico hay mucho dolor, mucho sufrimiento. Vosotros que estáis en los planos de Luz y de Maestría, junto con mi receptáculo debéis apoyaros. Sé positivamente que hay cosas difíciles, pero la dignidad de vosotros está por encima de eso.

Lo que no desearía es que os denigréis. La dignidad es importantísima. Todo lo que tengan que hacer en el plano físico háganlo con dignidad, porque esto es lo más importante.

¿Vosotros pensáis que cuando yo estaba encarnado y les lavé los pies a mis discípulos he perdido mi dignidad? Simplemente di un ejemplo para mostrarle
que sirviendo, que siendo útil, es la única razón por la cual estáis aquí en el plano físico. No hay otra razón aparte de la de aprender a “curtirse”, que es una palabra nueva entre ustedes.

Interlocutor: ¿El lavado de pies tiene también relación con aquello de que el líder es un Servidor? Creo que sus palabras fueron algo así como
“quienquiera de ustedes que sea el jefe que sea vuestro Servidor”.

Maestro Jesús: Es muy importante que os diga, ya que has tocado el tema, de que cada uno de vosotros, incluso mi discípulo, estando ahora encarnado,
nunca deje la humildad, y que cada persona que sepa quien es en el plano espiritual, más humilde debe comportarse.

Pero no debéis confundiros, no debéis confundir humildad con falta de dignidad. Recuerda, hermano, que yo puedo dar la otra mejilla como ejemplo
para mostraros de que mía no es la venganza, porque la mejor venganza, y ésta es una frase de mi discípulo Johnakan Ur-el, que ha aprendido tanto que
verdaderamente es un Maestro en todo el sentido de la palabra, es la que nunca se toma.

Ya se dijo en una sesión anterior que en nuestro plano tenemos muchos debates, donde únicamente se habla con conceptos y con emociones, y algunas ideas las he tenido que cambiar por cuestionamientos que me ha hecho Johnakan.

Esto no significa que él sepa más, porque en los planos de Luz no se compite, pero ha llegado a una elevación tan alta que hasta me ha corregido
algunas cosas, que no tengo ningún reparo en decir.

Así como yo siempre les he dicho que este querido eloah Jehová ha sido poseído por el orgullo, por el ego, por haber descendido al 4º nivel para
comunicarse con mi hermano Moisés y lo han poseído espíritus del Error y energías Lúdicas, ¡cómo no! así también les digo ahora que, para enseñar,
muchas veces yo a mis discípulos, que eran muy duros, les hice creer que formaba parte del Absoluto, pero en otro sentido: les hice creer que yo era
como un componente de él, y nunca los he corregido.

Esto se puede interpretar como cierto pecado de vanidad por mi parte. Sin embargo, yo le aclaré a Johnakan que en aquella época, estando encarnado,
era muy difícil explicar a seres tan poco evolucionados lo del mundo espiritual como lo saben ustedes ahora. Entonces dejé que me alabaran y esto
Johnakan lo interpreta como un dejo de vanidad de mi parte, como cuando mi querido Pedro, tan temeroso muchas veces, seis veces me ha negado estando encarnado; decía “tú eres el hijo de Dios.”, y yo no lo corregía.

Pero, bueno, quiero que entiendan que yo estaba en el plano 4, que es un plano de Maestría, y aún no tenía la máxima sabiduría, que ahora tampoco tengo.

Y voy a corregir algo de Johnakan, y aquí no estamos haciendo un juego de a ver quién corrige a quien, es simplemente una nota simpática que le doy a la
sesión. Johnakan dijo que “estando encarnados aprendemos hasta el último día de nuestra encarnación”.

¡Aprendemos hasta el último día de esta Creación, cuando estemos todos nuevamente fundidos con el Absoluto y hasta que venga un nuevo Big Bang!

Interlocutor: En un momento dado uno de sus discípulos le pidió que le mostrara al Padre y usted habría respondido: “¿Tanto hace que estoy con
vosotros y aún no habéis conocido?”.

Esto fue tomado como que usted se estaba atribuyendo que fuera el Padre, el Absoluto, pero yo sin embargo lo interpreté en el sentido de que usted
quería significarles que el Absoluto siempre está con nosotros. Sería algo similar a que uno tenga un sombrero puesto siempre en la cabeza y le
pregunte “muéstrame el sombrero”, siendo que lo tiene puesto permanentemente.

Maestro Jesús: No, no es la interpretación exacta, la interpretación exacta es la literal. La palabra “necesitar” suena a ego, pero a veces uno tiene
necesidad de enseñar y eso no es ego. De alguna manera, hermano, es que necesitaba enseñar. Y a veces es muy difícil enseñar si aquel que está
aprendiendo no te tiene respeto. Entonces no queda otra alternativa para conseguir ese respeto que mediante el temor, mediante la admiración o
mediante el respeto.

Es como que permití esa enorme confusión, que lamentablemente después llevó…y eso es lo que me censuraba Johnakan, a crear un falso dogma en esa
religión llamada Catolicismo, donde piensan que soy un integrante del Absoluto.

Pero yo en aquel entonces permití tal cosa a fin de ser mejor evaluado en mis llamados sermones. Lo hice adrede y literalmente, no en el sentido figurativo que tú le atribuyes.

Interlocutor: Lo curioso es que también se puede aplicar lo que usted dijo a la interpretación que yo hice.

Maestro Jesús: Totalmente, pero tienes que tener en cuenta que en aquel tiempo no eran tan sutiles como para que yo les dijera algo así y lo entendieran. Ellos tomaron literalmente lo que les dije, es decir que yo era “parte de”.

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Mi discípulo querido Johnakan, a quien amo tanto porque somos almas gemelas, me adoraba tanto que cuando escribe sus notas siendo Juan
Zebedeo todo lo que yo decía lo ponía como si fuera la voz misma de Dios, a tal punto que yo no tenía más remedio que retarlo.

Quiero ser claro en esto, queridos hermanos, soy la voz de Dios al igual que ustedes, pero Juan lo decía de otra manera, en el sentido de que yo era la única voz de Dios.

Fíjense que cuando escribe sus “memorias” así se llamaban en aquella época, después se tradujo como “buena nueva” él pone “en el principio fue el
Verbo”, y no se refería al Absoluto, sino que se refería a mí, y eso es mucho decir, porque yo no fui creado en el principio.

Yo fui creado posteriormente como espíritu, ni menos ni más que otros. Fui creado, reitero, después que se creó el universo.

El universo físico, tal como se lo conoce, y todos los universos paralelos, al no haber vida aún no había aún universos alternos, fueron creados por el
Absoluto. El Absoluto, a su vez, crea a la Esencia y crea a los elohim y los elohim son los que nos crean a nosotros.

Interlocutor: Los llamados “dioses menores”.

Maestro Jesús: Correcto. Pero los dioses menores no crean el universo, porque el universo es la manifestación física del Absoluto.

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Entonces cuando Juan dice “en el principio era el Verbo”, refiriéndose a mí, no es así. En el principio solamente era el Absoluto, en
el principio es y será el Absoluto. Pero Juan tenía una devoción tan grande hacia mí. Fíjense que en el diagrama de la Jerarquía Planetaria Johnakan
figura como devoción. Johnakan es un tremendo idealista, un incorregible idealista… Y esto lo digo muy cariñosamente.

Interlocutor: He leído libros en los que se lo cataloga así, como idealista.

Maestro Jesús: Y un devoto. Pero devoto de mí, incondicional. Johnakan era un temperamental y muchísimo más temperamental que ahora. Juan Zebedeo era la pasión pura. En un momento dado lo tuve que retar porque en un determinado pueblo donde la gente no entendía, Juan, tirándome de la manga me dice: Maestro, ¿por qué no les tiras rayos y centellas y destruyes todo este pueblo ya que se portan tan mal?

¡Hubiera querido zamarrearlo en ese momento! Juan, ¿cómo me dices una cosa así?, ¡ésa no es la manera de enseñar! Finalmente me entendió.

Interlocutor: ¿Pero no es bueno un poco de apasionamiento?

Maestro Jesús: El apasionamiento es bueno con equilibrio. Una vez en una reunión donde se hablaba acerca de que los espíritus evolucionan, algunos
argumentaron: ¿cómo puede ser que los espíritus evolucionen si la parte encarnada de Johnakan no tiene una trascendencia tan grande como la de Juan
Zebedeo?

Esto es un error, porque la sabiduría de la parte encarnada de Johnakan en la actualidad es cien veces mayor que la que tenía como Juan Zebedeo.

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Y al ser menos apasionado, esto le permite generar más ideas. Pero no toméis la falta de apasionamiento con desamor, porque el amor que
tiene Johnakan por todos ustedes es solamente comparable al mío.

Interlocutor: Antes de que continúe hay algo que tengo que quiero preguntar porque nadie mejor que usted para aclararlo. En la sesión pasada se presentó
Eón, una entidad que dijo ser el Absoluto, y yo estoy convencido de que sí lo era. Obviamente habrá sido un infinitesimal seudópodo de él. ¿Qué nos
puede decir sobre esto?

Maestro Jesús: ¿Qué les puedo decir? Primero les puedo decir una cosa. Cuando yo estaba encarnado tuve una trascendencia tan grande porque cambié
la mentalidad del pueblo judío, a tal punto que muchos fueron conversos, y mientras algunos lo fueron para bien, otros cometieron las mismas tropelías que cometieron los fariseos de ese entonces.

Y muchísimas veces se ha apoderado de mí el ego.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a cuando echó a los mercaderes del templo a latigazos?

Maestro Jesús: No solamente a cuando eché a los mercaderes del templo, sino también cuando zamarreé a Pedro por cobardía, porque estaba con un miedo tremendo. En algunos momentos él me tentaba diciéndome “salgamos de aquí antes que llegue Judas con el sanedrín”. Era tal el miedo que tenía, a pesar
de estar preparado.

Quizás me dejé llevar o me involucré demasiado con un amor terrenal por los apóstoles. Y de alguna manera quiero que me lo interpreten bien sin
Desfigurar, me “contaminé” de lo terrenal de ellos, y en un momento determinado sí tuve miedo a las torturas.

Cuando voy al Huerto de los Olivos y oro sobre la roca, en ese instante me toma primero un seudópodo de Adonai, uno de los más hermosos eloah, y luego
en un momento determinado se abre una Luz tan pero tan grande, tan pero tan deslumbrante, aun para mi espíritu que en aquel entonces ya estaba tomado
por la Energía Crística, que directamente converso con el Padre.

“Conversar” es una forma de decir: tomo, extraigo la idea de que de alguna manera lo que yo hacía era mostrar al mundo que la muerte tenía la trascendencia de un camino, nada más que eso.

Interlocutor: Entiendo.

Maestro Jesús: Mi discípulo Johnakan se contacta, dos mil años después, con el Absoluto nuevamente.

Interlocutor: ¿Fueron dos veces? Lo pregunto para ratificar lo que me dijo este receptáculo.

Maestro Jesús: Una vez me he contactado yo en Getsemaní, y dos veces se contacta Johnakan, la primera en estado de semisueño y la segunda en la
sesión pasada con ustedes.

Interlocutor: En este planeta, entonces, el Absoluto se conectó tres veces.

Maestro Jesús: Correcto. Todos los otros maestros se han contactado con elohim, no con el Absoluto.

Interlocutor: ¿Y Moisés?

Maestro Jesús: Mi hermano Moisés se contactó con el eloah Jehová, que lamentablemente le daba mensajes de ego.

Interlocutor: Para nosotros fue toda una sorpresa conversar con el Absoluto, porque no sabíamos que algo así fuera posible. Me estoy refiriendo
obviamente a la sesión pasada donde él se presentó. ¿Cómo lo percibieron ustedes al Absoluto?

Maestro Jesús: Amor puro.

Interlocutor: ¿Habría alguna razón especial por la que se haya contactado?

Maestro Jesús: Si el Absoluto se contacta es porque hay una misión que cumplir o el dar a entender a alguien algo tan importante.

Interlocutor: ¿Habría alguien más en este plano físico, aparte de Johnakan, para tomar al Absoluto?

Maestro Jesús: En este plano físico la única mente preparada para tomar al Absoluto, por su discernimiento, es Johnakan.

Interlocutor: Entiendo.

Maestro Jesús: Pero como el Absoluto da libre albedrío, el que se haya comunicado no es ninguna garantía de triunfo.

Interlocutor: Por supuesto. La pregunta es si de alguna manera ese contacto con el Absoluto es un seudópodo solamente.

Maestro Jesús: Yo no lo llamaría “seudópodo”, sino. es como si tú te sumergieras en el mar y dijeras “yo me contacto con el océano”. Sí, de alguna manera te estás contactando porque el agua te está empapando, pero no es un seudópodo de agua.

Interlocutor: Entiendo.

Maestro Jesús: El Absoluto te empapa y algo te conecta.

Interlocutor: Entiendo la idea. Maestro, yo quisiera preguntar algo que siempre voy posponiendo, me refiero a la crucifixión más allá de la cuestión
física. Lo que quiero saber es si había algo más en ese acto más allá de la tortura, que por otra parte era algo común en la época de los romanos para castigar a cierto tipo de delincuentes.

Maestro Jesús: El Absoluto da libre albedrío.

Interlocutor: Mi pregunta va dirigida a saber si hubo algún tipo de iniciación, como lo afirma Alice A. Bailey en uno de los libros dictados por
el Maestro de Luz Dwjal Khul, es decir el Tibetano.

Maestro Jesús: La iniciación no es por sufrimiento. El sufrimiento lo único que hace es que aquel que tenga ojos para ver que vea, que aquel que tenga
oídos para oír que oiga. El sufrimiento es para aprender, a aquel que lo quiera. Nunca vamos a aprender con el gozo, siempre vamos a aprender con el no. Porque ¿qué es lo que nos hace recapacitar?, el no. ¿Una discusión no hace valorar a la otra persona?

Interlocutor: Por supuesto.

Maestro Jesús: El sufrimiento hace aprender.

Interlocutor: Concretamente, entonces, la crucifixión fue un mero acto.

Maestro Jesús: Fue un mero acto físico sin ninguna trascendencia. Lo que a mí me hace crecer es el haber estudiado mucho en el plano físico, distintas
culturas.

Interlocutor: ¿Entonces la crucifixión sólo sirvió para una trascendencia en el sentido de que si a usted no lo hubieran crucificado sus enseñanzas no hubieran perdurado en el tiempo como perduraron?

Maestro Jesús: Sirvió para eso solamente, pero hubo una confusión tremenda con el tema del descenso a “los infiernos”, que ustedes saben que en
realidad fui a la Octava Esfera en espíritu, nunca en carne.

Interlocutor: Obviamente.

Maestro Jesús: Les doy toda mi Luz, todo mi amor, mis bendiciones, un gran abrazo a nivel mental, espiritual. Todo el sufrimiento sirve, y esto que les
digo ahora es una orientación: si ustedes no aprenden con el sufrimiento,
¿con qué van a aprender?

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Tienen que tomar conciencia de la misión que tienen. Muchas
veces ni siquiera mi receptáculo la toma en cuenta. Es una misión
importantísima. Hay encarnadas más de seis mil millones de almas en este planeta solamente, y quiero que entiendan que los espíritus cuando desencarnan pueden encarnar en otros planetas y a veces tienen memoria reencarnativa.

¿Qué significa esto? Que toda la enseñanza que se reciba en este planeta puede ser llevada a otros. Por eso esta misión es tan importante. Por eso
esta enseñanza tiene que ser difundida. Por eso mi hermano Ron y mi querido discípulo Johnakan le dan tanta importancia a los escritos que ustedes tienen.

Interlocutor: Entiendo.

Maestro Jesús: Toda mi Luz, y todo mi gozo.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

Canalización de Jesús del 30/6/97

 
Interlocutor: . Escucho su mensaje, Maestro…

Maestro Jesús: Queridos hermanos, estoy aquí nuevamente con todo mi amor, amor que tengo por toda la humanidad, no importa la creencia de cada uno.
También estoy con todo mi dolor, sentimiento que me acomete cada vez que veo injusticias.

Muchas personas mal informadas piensan que en nuestro plano de vibración espiritual todo es felicidad. Y ya fue dicho que en el plano 5 hay más dolor que en el plano físico 1.

Interlocutor: No entiendo por qué, Maestro.

Maestro Jesús: La razón es muy simple. El ser encarnado sufre generalmente por sus carencias. Su ego no le permite ver más allá. En cambio, nosotros
vivimos compartiendo el sufrimiento de los otros. El dolor de los demás es nuestro dolor y, cuanto más sufre el ser humano, más dolor sentimos.

Pero que no se mal interprete. No es un dolor que nos moleste y nos incomode. Al contrario, tomaríamos todo el dolor para nosotros si pudiéramos aliviar un poco a aquel que sufre.

Y sabemos que eso no se puede. Porque el ser humano genera su propio dolor:
las luchas por el poder, la ambición, la especulación, la indiferencia.

Algunos dirán: “La indiferencia es un mal menor”. Y yo les respondo: No es así. Porque cuando un ser encarnado deja de preocuparse por su hermano,
comienza a preocuparse por sí mismo. Y ahí empieza el sufrimiento, suyo y del semejante al que ignoró.

Me duele mucho el espíritu al ver tanta indiferencia sobre la Tierra, ver tanto atraso espiritual y tan poca cooperación entre ustedes, como raza.

Al contrario, veo tanta barbarie, tantas peleas por posesiones materiales, tanta mezquindad. Y encima no se dan cuenta lo aceleradamente que están
destruyendo el planeta. Provocan extinción de especies animales, destruyen la vida vegetal, contaminan las aguas. No toman conciencia de que la Tierra es un mundo con superficie limitada.

En este último período el planeta ha bajado su índice de oxígeno y ha subido el índice de bióxido de carbono. Vais a producir el tan temido “efecto
invernadero”.

Creéis que el planeta es ilimitado y sois apenas un pequeño punto en el espacio.

Tenéis que transmitir no solamente el Servicio, sino también el cuidado de vuestro mundo. Dejad de pelearos por límites, cuando corre riesgo todo el
planeta. Pongo mucho énfasis en eso.

Este es mi mensaje de hoy.

Interlocutor: Antes que se retire, Maestro, querría preguntarle cómo es posible que estando usted en un plano tan elevado y siendo Logos Solar
pueda comunicarse con nosotros en el plano físico 1.

Maestro Jesús: ¿Por qué no podría hacerlo? El fin es el más elevado. Se trata de brindarles un mensaje de orientación para que puedan crecer como
seres humanos y elevarse como espíritus.

Una parte de mi espíritu se comunica a través de este receptáculo, que es la reencarnación de Juan, mi discípulo amado.

Tengo la esperanza de ser entendido, aunque sea por unos pocos y si es así, mi mensaje no habrá sido transmitido en vano.

Interlocutor: Comprendo lo que usted dice, Maestro, porque nosotros, salvando las distancias naturalmente, tampoco somos entendidos.

Maestro Jesús: Háganse fuertes en el amor. No dejen paso al mal, cediendo a la desazón. Busquen apoyarse en las coincidencias y, por sobre todo, tengan
fe en el Padre, que nunca desampara a sus hijos.

Interlocutor: Lo sabemos, Maestro, pero aquí, en el plano físico, hay trabas. A veces, tenemos altibajos de salud y en la parte económica no estamos holgados.

Incluso para realizar reuniones y transmitir los mensajes, no contamos con apoyo económico de nadie. Nos cuesta mucho convocar a la gente, pues está fuera de nuestro alcance una propaganda aceptable.

Esto es muy frustrante…

Maestro Jesús: Hay algo que se llama “voluntad”… busquen esa fuerza interna, únanla a la perseverancia, mézclenla con la fe y lograrán el resultado apetecido. Vuestra misión es el Servicio, pueden hacerla sin dejar de lado sus obligaciones.

Interlocutor: Vamos a hacer caso de sus palabras, Maestro. Por otro lado, tenemos pensado realizar un libro con todos los mensajes espirituales.
Espero que esa obra no se pierda en el olvido.

Maestro Jesús: Si ustedes supieran cuantas obras importantes se han perdido a lo largo de la historia de la humanidad. Libros, cuadros, estatuas y
tantos tesoros más, que distintos “conquistadores” destruyeron en un acto de barbarie tan lamentable…

Mi discípulo amado, Johnakan Ur-el, ha escrito en su encarnación anterior muchos tratados de filosofía que se han perdido definitivamente.

Interlocutor: ¿En la encarnación como Juan Zebedeo?

Maestro Jesús: Así es… Hay centenares de carillas escritas por mi amado Juan que han sido destruidas en Grecia. También había pasado al papel
infinidad de mensajes que he difundido. Esos mensajes fueron quemados por gente alejada del raciocinio. En esas llamas también ardieron escritos del propio Juan y distintas cartas enviadas a templos de lejanas regiones.

Esas misivas nunca llegaron a destino. La ignorancia se impuso a la sabiduría una vez más.

Hay tantos mensajes que han sido destruidos por hordas salvajes, se han cometido tantos atropellos contra la cultura: saqueos de templos, de
bibliotecas, de museos… han destruido enorme cantidad de información, tanto científica como filosófica, han hecho retroceder la humanidad cientos
de años.

Y eso no es lo peor, porque las hordas bárbaras tienen la disculpa de la ignorancia, pero hubo autoridades religiosas que, arrogándose un título que
no tenían, destruyeron material importantísimo para el crecimiento espiritual de la humanidad… y lo más doloroso es que decían representarme
a mí. Cometieron esos actos vandálicos en mi nombre…

Interlocutor: ¿Ese material existe, por lo menos, en el plano espiritual?

Maestro Jesús: Ese material está en nuestra memoria como seres de Luz y se está dando a conocer en las distintas sesiones. También les digo que, en la
actualidad, hay escritos importantes que unos pocos que se creen elegidos están ocultando en forma mezquina a todos los seres del planeta. Esos
hombres que dicen ser espirituales están llenos de soberbia y no admiten otra palabra que no sea la suya. Jamás entendieron mi mensaje, donde hablo
que la humildad es una de las principales virtudes para llegar a ese Reino espiritual. Desconocen la humildad, conducen a sus seguidores con pedantería
e inventan un castigo a quien los contradice. En lugar de conquistar por el amor, someten por el temor… como aquellos fariseos a los que nunca puede
convencer del verdadero Camino.

Esto viene desde muchísimos años atrás, donde hombres pertenecientes a instituciones religiosas, creyendo ver un riesgo en los místicos espirituales, los perseguían sin piedad [4].

Hermanos queridos, ahora les doy las perlas a ustedes. Multiplíquenlas, como
yo multipliqué los panes…

Canalización del maestro Jesús del 6/9/05

Médium: Jorge Olguín.
Interlocutor: Horacio Velmont.
Entidades que se presentaron a dialogar: Maestro Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología y Maestro Jesús, actual Logos Solar.
… Maestro Jesús: Hola, querido hermano.
Interlocutor: ¿Cómo le va, Maestro, tanto tiempo? Digo tanto tiempo como una forma de decir, ya que usted estuvo siempre presente en cada sesión que celebramos con Jorge…
sobre el amor personal estando encarnado. Muchos Maestros encarnados están a favor del amor personal, otros no y han elogiado en mí, cuando estuve en el plano físico, mi amor impersonal.

Quiero desmitificar mi imagen y evitar los malos entendidos, donde nos ven como seres superlativos. Todos aquellos que en determinado momento encarnamos estamos expuestos no solamente a las tentaciones de poder, sino también a las tentaciones de nuestro propio ego.

Ya se ha dicho en distintas oportunidades que cuando yo he sido tentado con mi propio ego, mi propia mente me decía “tienes a tus pies un montón de gente en la ignorancia, puedes manipularlos como lo desees”, y es la propia mente analítica, la propia conciencia espiritual divina la que triunfa en ese momento sobre ese rol, la que dice no.
No es cierto lo que ha sido escrito sobre mí en el sentido de que me han ofrecido palacios, riquezas… Eso es muy infantil, si se quiere.

Lo que ofrece el rol del ego es algo más sencillo, es un don de dominio, un don de sojuzgamiento al otro, y esto es algo que la conciencia de Luz rechaza de plano.

Quiero dejar en claro que yo no estoy en contra del amor personal, puesto que lo he sentido, y he gozado con ese amor, aun sin haberlo plasmado en esa vida que tuve. Pero lo he sentido, lo he vivido, lo he vibrado y no estoy arrepentido de haberlo sentido.

Digamos que fue lo que me dio incentivo para el resto de mi misión.

Quiero agregar que la mayoría de estos hermanos tan pequeños que me rodeaban, digo pequeños con todo cariño, muy pocos entendían mi mensaje. Muchas veces es como que me descorazonaba y buscaba otros que pudieran escucharme, sin tomar el atrevimiento de dejar de lado a aquellos que me seguían desde antes.

Pero verdaderamente es como que me descorazonaban porque muy pocos me entendían, mi manera de pensar, mi manera de sentir, mi manera de obrar. Y es cierto que muchas veces yo mismo me he sentido tentado a dejar de dar mensajes. Es cierto que muchas veces he querido abandonar esa tarea ciclópea que ha quedado registrada en la historia de este planeta.

Muchas veces el ser humano, no mi espíritu, ha querido bajar los brazos…

Interlocutor: Maestro, ¿usted estando encarnado llegó a saber que hubo un universo alterno que se abrió por una decisión suya en la que se casó con Miriam, aquella mujer que le ofreció agua en el pozo de Jacob?

Maestro Jesús: Lo supe recién al desencarnar…

Interlocutor: Eso es lo único que quería saber.

Maestro Jesús: Me voy a retirar unos minutos para que este receptáculo descanse porque está muy agitado en su parte cardiológica en razón de la tremenda energía que está recibiendo…

Interlocutor: De acuerdo, Maestro…

Maestro Jesús: Aquí estoy nuevamente…
Interlocutor: Maestro, antes de continuar la sesión, hay alguien aquí presente que le quiere hacer una pregunta… ¿Puede?

Maestro Jesús: Adelante…

Nicolás: En mi hogar, el año pasado, ocurrió un fenómeno de mediumnidad… Quisiera saber si fue real.

Maestro Jesús: Sí, fue real, fue una entidad del plano 3, es decir que no fue un espíritu de Luz, y fue simplemente como un juego. En este querido plano 3, que es uno de los planos con el cual yo más me comunico, hay muchos seres que están en función de Servicio y tratan de llegar al plano 4, que es un plano de Maestría.

Si no terminan de llegar a ese plano es porque su propio ego los envuelve en rencor, en dudas, en cuestionamientos propios y ajenos, a veces haciendo el rol de víctimas y entonces están todo el tiempo con personalidad dual.

Por momentos protagonizan ser Maestros de Luz y por momentos es como que se cuestionan todo en rencor y borran todo lo bueno que habían hecho antes.
Interpreto, humildemente, que esa comunicación trató de brindar una claridad, pero el espíritu que se ha comunicado es un espíritu del plano 3 y no tuvo la capacidad suficiente para hacerlo.

Los espíritus del Error generalmente son apegados y tratan de estudiar las reacciones del plano físico, sea para aprender alguna cosa, sea con el ánimo de experimentar.

En los planos de Luz no se experimenta con los seres encarnados, en el plano de Luz se Sirve a los seres del plano físico. Experimentar las reacciones de los encarnados no es de seres de Luz. Ni siquiera de un Maestro del plano 4.

Nosotros no experimentamos nunca con los seres del plano físico o de planos espirituales inferiores. Lo que buscamos es tenderle, metafóricamente hablando, una mano para levantarlos, pero nunca para experimentar, porque reitero que eso no es de Maestros de Luz.

Nicolás: ¿Y la sugerencia de ese espíritu a que haga el bien a determinada persona? ¿Está bien eso?
Maestro Jesús: Está bien a medias. Esto que voy a decir es metafórico: si yo me comunicara no a través de este receptáculo sino con tu cuerpo causal, yo no te diría, localizado, que tú hagas el bien a determinada persona, te diría que hagas el bien en general. Y entonces por añadidura esa determinada persona va a recibir ese Servicio.

El bien no es algo que se tiene que dar como en “cuentagotas”, como decís vosotros en el plano físico, es algo que se tiene que brindar sin límites.

Si uno lo mira desde el punto de vista objetivo no está mal decir que hagas el bien a determinada persona, no, para nada. Pero si lo miramos desde el punto de vista subjetivo, eso limita. es como si yo encarnara y escribiera mis memorias de hace dos mil años en Galilea y dijera “este libro es solamente para doce personas” y a esas doce personas les hago el bien.
Entonces, mi cuestionamiento metafórico es: ¿les estoy haciendo el bien a doce personas o estoy siendo egocéntrico con el resto de la gente que querría leer ese libro?

Entonces, y quizás sea un ejemplo fuera de lugar, pero ilustrativo, no está mal hacer el bien a determinada persona, pero el bien no es algo localizado, el bien tiene que ser general, universal.
Obviamente, si el espíritu que se comunicó hubiera sido del plano 2, jamás hubiera hablado de hacer el bien. Pero un espíritu del plano 3 es un espíritu que busca hacer el bien pero no tiene la experiencia necesaria

En el plano 4, en cambio, que es un plano de maestría donde el ego ya no cumple ninguna función porque no tiene cabida, no solamente los espíritus que están en ese plano son útiles, sino que son enseñados por nosotros, los espíritus del plano 5º, a cómo ser útiles.
Salvando las distancias, es como si alguien fuera nuevo en un empleo y tuviera toda la voluntad, todas las ganas de desempeñarse, pero no supiera cómo hacerlo y hay un supervisor por arriba que le está diciendo: “Mira, encara esto de esta manera, y aquello otro de esta otra manera”, y así sucesivamente.
Entonces, un espíritu del plano 4º lo que está haciendo es aprendiendo a ser útil a los demás.

En realidad, esto que digo es a modo de ejemplo nada más, porque en realidad no se aprende a ser útil, uno directamente Sirve y punto. Pero a veces, una orientación dada a medias, como la de ese espíritu del Error que se comunicó, es una orientación que no sirve.

Interlocutor: Maestro, creo que este punto ha quedado perfectamente aclarado… ¿Seguirá con el mensaje que estaba dando o pasamos a las preguntas?

Maestro Jesús: Pasemos directamente a las preguntas.
Interlocutor: Bien, María Magdalena, ¿quién era en realidad?

Maestro Jesús: Yo puedo conceptuar a ese ser espiritual que en el plano físico se llamó Leonardo Da Vinci y que pintó ese cuadro tan maravilloso llamado “La última cena”, y te aseguro que a quien representó a mi lado es a mi discípulo amado, Juan Zebedeo, y no a una mujer.

O sea que ese libro que tanto se ha vendido…

Interlocutor: Código Da Vinci…

Maestro Jesús: Así es… Ese libro es totalmente falso desde la base.

Interlocutor: ¿Quién era en realidad María Magdalena?

Maestro Jesús: Cuando estaba encarnada era un ser que me amaba como un Maestro, me respetaba, y que ha tenido por momentos una vida equivocada…

Interlocutor: ¿Era prostituta?

Maestro Jesús: Claro, pero muchos la confunden con esa prostituta que querían lapidar y no es ella… Por eso yo digo que hay malos entendidos…

Interlocutor: ¿Cómo se llamaba esa prostituta que querían lapidar?

Maestro Jesús: Se llamaba Miriam, pero éste era un nombre muy común en aquella época, como Josué…

Interlocutor: ¿María Magdalena, entonces, era simplemente una ferviente seguidora suya?

Maestro Jesús: Totalmente.

Interlocutor: ¿Qué edad tenía María Magdalena cuando lo conoció a usted?

Maestro Jesús: Tres años menos que los que yo tenía. Calcula que cuando yo desencarné tenía 35 años y 8 meses, y ella tendría cerca de 32 años.

Interlocutor: ¿Todo lo que se habla de María Magdalena, que se casó en secreto con usted, y que tuvo hijos…?

Maestro Jesús: Por lo menos en este universo, no.

Interlocutor: Entiendo… Todo fue entonces una fantasía de los autores…

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: ¿Dónde había nacido María Magdalena?

Maestro Jesús: En Judea.

Interlocutor: ¿Era amiga de su familia?

Maestro Jesús: Era conocida simplemente.

Interlocutor: ¿Pero es esta misma María Magdalena que estuvo en el sepulcro y vio a los extraterrestres allí, aunque obviamente ella no sabía que eran extraterrestres?

Maestro Jesús: Exacto.

Interlocutor: ¿Su verdadero lugar de nacimiento cuál fue?

Maestro Jesús: Belén, el 6 de agosto del año -6.

Interlocutor: ¿Y la famosa Estrella de Belén? Sabemos que hubo en esa época una importante conjunción planetaria, pero quiero preguntarle si hubo alguna nave espacial que guiara a la gente hasta donde usted había nacido.

Maestro Jesús: Sí, hubo una nave que de alguna manera sirvió de guía.

Interlocutor: ¿Y los famosos Reyes magos?

Maestro Jesús: Directamente era sabios de Oriente, y no eran reyes, ni magos.

Interlocutor: Entiendo. ¿Y los nombres que les pusieron? Me refiero a Melchor, Gaspar y Baltasar…

Maestro Jesús: Esos son nombres mitológicos que no tiene nada que ver con la realidad.

Interlocutor: Comprendo… ¿Cómo fue su vida desde los 12 años hasta que comenzó su vida pública? Se lo pregunto porque poco se sabe de ella.

Maestro Jesús: Ya lo he dicho en otras oportunidades… Estuve en la India con distintos maestros, aprendí distintos idiomas, estudié Budismo, estudié Brahamanismo… El Brahamanismo lo he rechazado de base porque no me cerraban su teoría karmática, me parecía cruel… El Budismo, con su desapego, y con un karma más bien en Servicio, me era más afín a mi forma de pensar.

Interlocutor: Lo que no entiendo es que si usted recibía mensajes o conocimientos directamente de la Energía Crística y del propio Absoluto, para qué entonces recibir esas enseñanzas que seguramente eran obsoletas…

Maestro Jesús: Aprendí esas cosas de la misma forma que tú puedes leer un libro y puedes aprovechar aquellas cosas que consideres útiles y rechazar las que consideres inútiles.

Interlocutor: Entiendo…

Maestro Jesús: De un libro de doscientas carillas tú puede subrayar diez con las que te quedas descartando el resto… Otro encarnado, con menos conocimiento, puede tomar más carillas…

Interlocutor: Está claro, Maestro… ¿Cuál fue su actividad en los lugares que estuvo?

Maestro Jesús: El Servicio, siempre el Servicio, ayudando a pobres y enfermos. He aprendido que uno podía tocar a un leproso y no se contagiaba. Y estoy hablando de hace dos mil años, cuando en épocas posteriores, muy oscuras, se le tenía mucho miedo a la lepra…

Interlocutor: Sí, recuerdo haber leído que hasta se le ponía al cuello del leproso una campanilla para avisar su proximidad… ¿Y en cuanto a sus milagros, que hoy sabemos que no fueron tales sino en realidad hechos extraordinarios? Me refiero concretamente a que según me dijo mi guía espiritual Ron Hubbard usted tenía tres genes curativos, cuando todos tenemos normalmente dos.

Maestro Jesús: En la historia hay algunos que también los tuvieron. Por ejemplo este receptáculo, cuando estuvo encarnado como Ananda, primo de Siddartha, tenía los tres genes.

Interlocutor: ¿Y este receptáculo ahora los tiene también?

Maestro Jesús: Así es, pero cuando estuvo encarnado como Juan Zebedeo no.
Interlocutor: ¿Los usa?

Maestro Jesús: Los usó inconscientemente cuando resucitó a su propio padre. Es la única persona en la actualidad que ha podido resucitar a una persona de esta forma.

Interlocutor: ¿Fuera de este receptáculo en la actualidad no hay nadie que tenga los tres genes?

Maestro Jesús: Sí, hay una niña de 22 años en Rusia, llamada Tatiana Romanova.

Interlocutor: ¿Hace curaciones?

Maestro Jesús: No, porque no tiene el conocimiento.

Interlocutor: ¿Qué es lo que hacen concretamente esos tres genes? ¿Podemos entender nosotros esa técnica si usted nos las explica?

Maestro Jesús: Yo tengo el concepto clarísimo de lo que hacen, vamos a tratar de que el receptáculo lo pueda traducir… Mi concepto está limitado a lo que el lenguaje hablado puede hacer…
Todos los seres humanos tienen una determinada energía, un determinado aura. El aura puede enfermarse, así como puede enfermarse la parte física. El aura puede debilitarse y al debilitarse puede absorber vibraciones negativas, así como si el aura está fuerte puede repeler distintas vibraciones negativas.

Lo que los genes hacen es modificar, de alguna manera, el sistema áurico para sanar alguna dolencia. Pero no tomes esto como un milagro mitológico. Se han dado casos que con un gen extra se puede llegar a disolver un tumor.

Hay que aclarar algo que es sumamente importante. Aquí se ha hablado mucho del efecto placebo, eso lo percibo. El efecto placebo también puede disolver un tumor, porque puede crear una euforia en la persona por la confianza a determinado medicamento, como la confianza a determinado terapeuta, y automáticamente canalizando en forma inconsciente, porque la persona no lo hace consciente, Energía del Padre, la persona puede llegar a emitir tal vibración áurica canalizando esa Energía tan sutil, que puede llegar a modificar las células cancerosas a tal punto que ese tumor desaparece.

Interlocutor: ¿Y eso se puede producir instantáneamente?

Maestro Jesús: No, no es instantáneo sino gradual, pero en tiempo breve. Es decir que en una semana de vuestro tiempo puede llegar a disolverlo.

Interlocutor: Pero usted curó por ejemplo a leprosos, hizo ver a ciegos instantáneamente, si es cierto lo que dice la biblia…

Maestro Jesús: Sí, pero no en todos los casos era tan así… Vamos a hablar de los ciegos. Había ciegos que sufrían de cataratas, otros tenían determinados problemas…

Ten en cuenta que en esa época era tan poca la higiene, por lo menos en lo que era el pueblo base, que directamente había personas que ni siquiera tenían lepra, sino que estaban carcomidas por los insectos. Tenían piojos, tenían liendres, tenían lo que vosotros llamáis ladillas en la parte púbica…

Interlocutor: Haciendo una chanza, ¿usted los enviaba directamente a bañarse?

Maestro Jesús: Las curaciones que yo hacía no eran tal como los relata la Biblia, y sí, es cierto, a muchas personas se las enviaba a asearse y con eso solucionaban el problema. A algunas se les echaba agua en la vista como para que pudieran ver y no es cierto que a un manco le pueda crecer la mano… Hay demasiada cosa mítica en todas estas cuestiones.

Sabemos que no podemos cambiar las leyes del plano físico…

Interlocutor: Concretamente, vamos a algún caso contundente, por ejemplo, algún leproso que usted ha curado… Lo pregunto porque los lectores quieren saberlo. Saben que los milagros no existen, que se trata de hechos extraordinarios detrás de los cuales hay un hecho científicos…

Maestro Jesús: Directamente el tercer gen, que es el gen sanador, que manda esa Energía, puede llegar a modificar determinada textura, puede llegar a erradicar determinados virus, determinadas bacterias o determinados hongos o determinado problema dermatológico, y esa persona automáticamente puede sanarse.

Interlocutor: ¿Instantáneamente?

Maestro Jesús: No, no es así. Los escritos bíblicos han falseado la realidad. No es que una persona tiene determinado problema, se la toca y ya está curada. Pueden pasar días o hasta semanas antes de que suceda eso. Es muy fácil escribir…

Interlocutor: Entiendo lo que me quiere decir… Entonces todas las curaciones que usted hizo han sido a través de un determinado tiempo.

Maestro Jesús: Exacto, y me adelanto a ti porque sé a donde vas a parar, al tema de Lázaro…

Interlocutor: Sí, es cierto.

Maestro Jesús: Sabemos que el cuerpo no estaba descompuesto, porque ni siquiera a través de la Energía Crística, que es la que también canaliza este receptáculo que tan gentilmente me alberga, mi discípulo amado, podría resucitar a alguien cuyo cuerpo se encuentre descompuesto.

Interlocutor: Está claro, Maestro… ¿Y los paralíticos?
Maestro Jesús: Depende de hasta donde llegue cada parálisis. Ten en cuenta que muchas parálisis son por trastornos psicogénicos…

Interlocutor: Aclaro, para los lectores que no lo saben, que trastornos psicogénicos son los que antes se llamaban erróneamente “trastornos psicosomáticos”…

Maestro Jesús: Entonces, con respecto a los trastornos psicogénicos, aun el mismo efecto placebo, provocado por la fe del propio paciente, podía revertir ese síntoma. Eso sucede aun hoy en la actualidad con esos enfermos imaginarios…

Interlocutor: ¿Usted se está refiriendo concretamente a esos seudoterapeutas que vienen de la doctrina luterana y que se llaman evangelistas y que hacen supuestas sanaciones en los estadios o en programas televisivos?

Maestro Jesús: Exacto… Pero no es cierto que esa persona que haya sufrido la enfermedad llamada Polio, como le decís vosotros, venga un supuesto sanador y automáticamente la haga bailar como si la enfermedad hubiera desaparecido.

Interlocutor: A ver si entiendo, ¿usted jamás tocó a un enfermo y éste se curó instantáneamente?

Maestro Jesús: Sí, sí, eso sucedió. Había ciegos que tenían problemas de córnea, de cristalino, y que mediante una energía del tercer gen se ha logrado estabilizar esa vista desequilibrada.

Interlocutor: Ahora más o menos estoy entendiendo esta cuestión de los milagros…

Maestro Jesús: Hazme una pocas preguntas más porque el receptáculo está muy desestabilizado a causa de la energía que le estoy enviando…

Interlocutor: En la Biblia hay un episodio de la tempestad calmada… En concreto, la pregunta que le quiero hacer es si los espíritus del Error pueden influir sobre el tiempo haciendo foco… Más concretamente, ¿desde el mundo espiritual ustedes pueden hacer algo para modificar el clima, hacer llover, provocar tempestades, etc.

Maestro Jesús: Tienen que juntarse muchísimos espíritus del plano 2 como para lograr un pequeño fenómeno meteorológico. Los famosos huracanes devastadores obviamente son de origen planetarios y nada más. Si nosotros les endilgáramos todo lo negativo a los espíritus del Error les estaríamos dando demasiada importancia, demasiado crédito.
Sí pueden hacer foco y mover objetos pequeños, y entre muchos pueden llegar a mover objetos más grandes.

Interlocutor: ¿Pero podrían mover algunas nubes como para lograr una precipitación pluvial?

Maestro Jesús: Tendrían que reunirse miles y miles de espíritus para lograr fenómenos atmosféricos…

Interlocutor: ¿Alguna vez sucedió? Lo pregunto por esos famosos farsantes que en Estados Unidos iban de pueblo en pueblo con un carromato lleno de aparatos estrafalarios y que prometían hacer llover a cambio de grandes sumas de dinero.

Maestro Jesús: Eran como tú dices, farsantes, y si llovía era por pura casualidad…

Interlocutor: ¿Y la curación de los endemoniados?

Maestro Jesús: Un demonio no puede posesionar a ningún ser encarnado por una cuestión de libre albedrío. Aun el más fuerte de los demonios, si existiera, no podría apoderarse de ningún cuerpo. En los casos en que sí lo hacen, y eso ya fue aclarado en sesiones anteriores, es porque el ser encarnado se abre ante el pastor o el sacerdote de turno, y ahí es cuando permite la cabida de ese demonio.

Tú habrás visto en distintos templos cómo se revuelcan por el piso esas personas poseídas, con espasmos convulsivos expeliendo espuma por la boca.

Interlocutor: Bueno, todo el mundo los ha visto porque esos espectáculos circenses aparecen por televisión… ¿Y usted cómo hacía para solucionar eso?

Maestro Jesús: Directamente les enviaba Energía Crística, que automáticamente rechazaba todo demonio… La Energía Crística limpia todo…

Interlocutor: ¿Alguna vez lo ayudaron los extraterrestres en las curaciones?

Maestro Jesús: No, en las curaciones nunca. Sí me han hecho radiactivo en el episodio que la Biblia llama la Transfiguración.

Interlocutor: Maestro, ¿cómo hizo la multiplicación de los panes y los peces? Sabemos que fueron extraídos de un universo paralelo…

Maestro Jesús: Sí, eso ya fue dicho…

Interlocutor: ¿Intervino la Energía Crística?

Maestro Jesús: Así es. Esa Energía Crística me fue concedida a partir de que mi primo me bautizó en el Jordán.

Interlocutor: Está claro… Para ir terminando, si yo le preguntara cuál fue el hecho que más lo impactó cuando estuvo encarnado hace dos mil años, ¿qué me diría?

Maestro Jesús: Respondo y me retiro, mi enamoramiento de Miriam en el Pozo de Jacob. Hasta todo momento…

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

‘’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’’

SESIÓN DEL 9/9/05

Médium: Jorge Olguín.
Interlocutor: Horacio Velmont.
Entidad que se presentó a dialogar: Maestro Jesús, actual Logos Solar.

Interlocutor: ¿Quién está presente?

Maestro Jesús: Soy el Maestro Jesús, nuevamente con ustedes.

Interlocutor: Maestro, ¿le parecería que pasemos de inmediato a las preguntas y al responderlas usted se explaye dando su mensaje?

Maestro Jesús: Está bien, puedes comenzar.

Interlocutor: Sabemos que la multiplicación de los panes y de los peces fueron extraídos de un universo paralelo a través de la Energía Crística, pero ignoramos exactamente cómo… Desde ya que, por lo que nosotros sabemos, usted no pasó a un universo paralelo a buscarlos…

Maestro Jesús: No, por supuesto que no pasé a un universo paralelo, sino que fue un efecto casi como el de una transustanciación. La transustanciación es materia del plano físico que va al plano espiritual y luego al plano físico… Se ha hecho sólo en contados casos a lo largo de la historia.

Directamente lo que yo hice cuando estaba encarnado fue intencionar y automáticamente, llamémosle por un hueco dimensional, los panes y los peces han pasado.

Cuando se multiplican los peces generalmente no hay ningún problema porque uno intenciona extraerlos directamente del mar. En cambio, cuando se multiplican los panes extrayéndolos de otro lugar, lo que se busca siempre es causar cero daño, porque de lo contrario, aun siendo un Maestro de Luz, o de un plano Maestro como era en ese momento, me hubiera generado karma.

Interlocutor: ¿Los extrajo con la ayuda de la Energía Crística?
Maestro Jesús: Correcto, intencionando.

Interlocutor: A ver si entiendo, ¿los peces fueron extraídos del mar vivos?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: ¿Los panes fueron extraídos de un universo paralelo o de este mismo universo?

Maestro Jesús: Los panes fueron extraídos de un universo paralelo de un enorme depósito en el cual había un gran stock, como le dicen ustedes ahora.

Interlocutor: ¿Y por qué no sería un hurto?

Maestro Jesús: Porque había una cantidad tan grande de panes que no iba a ser usada y terminaría pudriéndose. Recuerda que los panes no solamente se pueden poner duros sino también cubrirse de moho. En aquella época el pan estaba hecho con una harina especial, en un lugar muy húmedo, y tenían poco resto de vista útil.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, esa extracción no causó daño alguno?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: ¿Pasaron también a este universo calentitos, como recién hechos?

Maestro Jesús: No, no, porque esos panes estaban hacinados…

Interlocutor: Entiendo… ¿Y no podrían haberse extraídos los panes y los peces de este mismo universo y no de uno paralelo?

Maestro Jesús: Sí, pero en este caso ocurrió así como lo relato. Yo simplemente seguí la sugerencia de la Energía Crística.

Interlocutor: ¿Y las dos veces en que usted multiplicó los panes y los peces fue así?

Maestro Jesús: Correcto. En ambos casos los peces salieron del mar y los panes de depósitos que en el término de 24 horas ya no hubieran servido como alimento porque hubieran quedado mohosos.

Interlocutor: Maestro, considero que este tema está perfectamente aclarado, y ahora quiero preguntarle sobre las verdaderas palabras que usted pronunció en la cruz. En la Biblia se dice que usted clamó “¿Padre, por qué me has abandonado?”.

Maestro Jesús: Lo que yo dije fue mal interpretado… Yo tenía el anhelo de seguir repartiendo enseñanzas y en un momento determinado se me cruzó por la mente como que aún no era mi tiempo de desencarnar. No fue un clamor de abandono en el sentido de que yo pedía por mi parte física queriendo seguir encarnado como una cuestión de apego físico, sino que mi interés era la continuidad de mi enseñanza, dando sabiduría a los demás.

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Las palabras “por qué me has abandonado” se toman como un pedido egoico, como un deseo de apego al plano físico, y eso jamás cruzó por mi mente.

Interlocutor: Estoy de acuerdo en la interpretación que usted le da a lo que dijo, pero la pregunta es si fueron literalmente ésas las palabras…

Maestro Jesús: No, no fueron ésas exactamente, sino “Padre, ¿por qué no me has permitido continuar la obra?”.

Interlocutor: ¿Quiénes lo escucharon?

Maestro Jesús: Me escucharon las personas que estaban en ese momento junto a la cruz, mi madre, María Magdalena, y mi discípulo Juan.

Interlocutor: Además de esas palabras, se sabe que usted habló con los dos ladrones que estaban a su lado…

Maestro Jesús: También lo que yo dije en ese momento fue malinterpretado… El hecho de yo prometerles que iban a estar en el Reino de los cielos conmigo no significa que si estaban en un plano 2 o en un plano 3 yo pueda interceder para que suban de plano.

Interlocutor: ¿Cabría aquí decir que cada uno saldrá por las suyas?

Maestro Jesús: No, porque esa frase podría dar a entender que los Maestros de Luz se desinteresan por la suerte de los que están en el error –“si te salvas bien y si no también da lo mismo”–, y no es así. Los Maestros de Luz estamos permanentemente sufriendo por aquel que se desvía, la famosa “oveja perdida”… ¡Cuántas ovejas perdidas hay, miles y miles!

Interlocutor: ¿Cuál sería, entonces, la interpretación exacta?

Maestro Jesús: “Cada uno saldrá por las suyas” significa que la acción de cada uno es lo que lo va a salvar o a hundir. Nosotros como Maestros de Luz podemos orientar en la mente conceptual del Thetán o en el cuerpo causal del 10 % y decir “¡hermano, sé misericordioso y vas a revertir ese plano tan denso!”.
Pero más de eso no podemos hacer, porque la acción le corresponde en sí a la persona encarnada. Es importante que quede bien claro que los Maestros de Luz nunca nos desentendemos de aquellos que están en el camino equivocado.

Es más, nos interesamos más por aquellos que están en el error que por los que están en la Luz. Pero el movimiento lo tiene que hacer la persona encarnada, no el Maestro.

Interlocutor: Entiendo… ¿No se puede interpretar como una mentira lo que usted les dijo a los dos ladrones que iban a estar con usted en el Reino de los cielos?

Maestro Jesús: No, no pasa por una mentira, sino por darles aliento… Es lo mismo que tú le digas a un niño que le darás un helado si se deja aplicar una inyección. No es que ese helado no se lo compres y tú especulaste con eso. Yo no he especulado con ellos, porque una vez que hemos desencarnado nos hemos contactado todo el tiempo con su mente conceptual, tanto yo como otros Maestros, para decirles que lo que tienen que hacer ahora no es pensar en vosotros, sino en los otros y así van a llegar a los planos de Luz.
Interlocutor: ¿En estos momentos en que plano están esos espíritus?

Maestro Jesús: Están en el plano 4 y en misión.

Interlocutor: Entonces en definitiva fue real lo que usted les dijo…

Maestro Jesús: Pero no dependió de mí, sino de ellos, de su conducta. Mis palabras hubieran caído en el vacío si su ego los dominaba y hacían su voluntad. Mi mérito en este asunto es mínimo, ya que lo único que yo hice es cumplir la obligación moral de enseñarles el camino. Después son ellos los que tuvieron que caminarlo.

Interlocutor: Hay algo que quisiera aclarar con respecto a la palabra “mentira”, porque hay mucha confusión en el plano físico con este término. Según nuestros diccionarios, mentira es simplemente no decir la verdad, y no decir la verdad puede ser algo bueno o malo según las circunstancias.
Maestro Jesús: Eso que tú estás diciendo es sumamente importante porque por ejemplo a un enfermo que tiene una enfermedad muy grave y que además está deprimido, no les puede decir de sopetón, como dicen ustedes, “querido hermano, te estás muriendo”.

Esto, en lugar de darle aliento, que es precisamente lo que necesita, le quita esa expectativa de sanar y como consecuencia deja de luchar para vivir.

Interlocutor: Está claro, Maestro… Además pienso que hay que considerar el “efecto placebo”, es decir la Energía Sanadora del Absoluto, que dándole aliento lo haría funcionar y le daría esperanza.

Maestro Jesús: También pasa por ahí, pero que no se confunda esperanza, que no genera karma, con falsas expectativas, que sí generan karma: “Mira, quédate tranquilo que te vas a sanar”, sabiendo que la persona no se va a sanar porque la enfermedad tiene comprometida una parte muy grande de su cuerpo.

Interlocutor: ¿Qué se le podría decir al enfermo en un caso así?

Maestro Jesús: Se le podría decir, “mira, pediré por ti para aliviarte”. Es decir, uno tampoco debe comprometerse con las palabras. Esto es importante que quede bien aclarado.

¡Por supuesto que el efecto placebo es importante!, pero lo que no hay que hacer es abusar de él prometiendo cosas que se sabe que no se cumplirán. Esto, reitero, sí genera karma.

Interlocutor: El tema quedó perfectamente aclarado, y ahora quisiera pasar a una cuestión que hemos tocado en la sesión pasada pero no concluimos. Me refiero al episodio en que usted calmó una tempestad…

Maestro Jesús: Así como los espíritus del Error pueden iniciar o manipular una tempestad haciendo foco –es obvio que estoy hablando de muchísimos espíritus juntos, no de unos pocos–, lo que yo simplemente he hecho es utilizar la Energía Crística para lograr el efecto contrario, es decir, para calmar una tempestad.

Interlocutor: Entiendo… ¿Este receptáculo podría hacer algo similar?

Maestro Jesús: Sí, podría hacerlo, bastando que se tenga la suficiente confianza…

Interlocutor: ¿Usted me quiere decir que si Jorge no tuviera la suficiente confianza en sí mismo de que puede hacer algo así entonces no lo lograría.

Maestro Jesús: Correcto.

Interlocutor: Bien, otro asunto aclarado… ¿El episodio bíblico en el que usted convirtió el agua en vino fue real o directamente inventado?
Maestro Jesús: Fue una fantasía de los evangelistas.

Interlocutor: Pero supongo que algo debe haber sucedido como para dar pie a algo así…

Maestro Jesús: Sí, por supuesto… Aclaro que si bien esa conversión del agua en vino no sucedió, o por lo menos no sucedió como lo han descrito, el hecho sí puede hacerse…

Interlocutor: ¿Siempre con la Energía Crística?

Maestro Jesús: No, porque entonces estaríamos hablando de cambiar un fórmula atómica.

Interlocutor: ¿Y de qué forma se podría hacer, entonces?

Maestro Jesús: Trayendo el vino de un universo paralelo.

Interlocutor: ¿Igual que los panes y los peces?

Maestro Jesús: Correcto.

Interlocutor: Pero, concretamente, eso nunca existió…

Maestro Jesús: Así es… En las famosas Bodas de Caná había vasijas que contenían mucho mosto bueno depositado en el fondo, y lo que yo simplemente hice es sugerir a los dueños de casa que agregaran agua y luego mezclaran esos restos intactos con unos palos gruesos.
Después que tamizaron la mezcla resultó un vino mejor que el que habían servido al comienzo.

Interlocutor: Es decir que ni siquiera lo hizo usted, sino los dueños de casa…

Maestro Jesús: Exacto, yo lo único que hice es sugerir la solución. En realidad fue algo muy sencillo porque las vasijas conservaban en el fondo el mosto de la uva pisada.

Interlocutor: ¿Cuánta cantidad de vino se logró de esta forma?

Maestro Jesús: Casi veinte litros porque había muchas vasijas, ya que se trataba de una fiesta muy importante. Y el vino que obtuvieron era más duro que el anterior, lo que se llama un vino más espeso y por lo tanto mejor.

Interlocutor: ¿Ésta es la explicación de por qué se dijo que siempre se servía al último el peor vino y aquí había sido al revés?

Maestro Jesús: Exacto… Pero quiero reiterar que ni siquiera fue un mérito mío, porque fue solamente un conocimiento de cómo se podía obtener más vino.

Interlocutor: Está claro… ¿Alguno lo tomó como un milagro suyo y por eso el relato bíblico, o directamente sabían la verdad e inventaron el hecho?

Maestro Jesús: No, creyeron que fue un milagro… En una fiesta tan grande quedan siempre restos de vino en las vasijas, un cuarto de litro en una, un octavo en otra… Juntaron todos esos restos y llegaron a obtener bastante vino, que al mezclarlo con el mosto depositado en el fondo dio como resultado una excelente bebida.

Interlocutor: ¿Algo más para agregar sobre esto?

Maestro Jesús: No, no hay necesidad, es algo muy simple… Hazme una pregunta más porque quiero dejar libre al receptáculo que está muy desestabilizado.

Interlocutor: Está bien… Le voy a preguntar ahora sobre Fulgor 5, el planeta al cual usted fue llevado por los extraterrestres que lo resucitaron… Antes que nada, ¿en qué lugar fueron depositados sus restos, que ya sabemos que fueron traídos aquí después que usted hubo desencarnado?

Maestro Jesús: En la zona de Judea… Con respecto a la misión en ese planeta no hay mucho que decir. Fue una misión directamente de unión, como para que el cisma que se había producido allí se disolviera.

Interlocutor: ¿Fue algo similar a lo que hiciera Ketter, el Logos Solar de Aní, cuando encarnó para solucionar un diferendo muy grave que se había producido en ese planeta?

Maestro Jesús: Sí, fue algo muy similar.

Interlocutor: Cómo eran los habitantes de Fulgor 5?

Maestro Jesús: Eran seres de silicio… Si tú los vieras los percibirías con una tonalidad metálica. Aquí en la Tierra tú eres de carbono. Dentro de la tabla atómica son compatibles. Lo que sí tenía el planeta era una radiación muy difícil de soportar para mi físico humano.

Interlocutor: No para ellos, por supuesto…

Maestro Jesús: Claro, para ellos no.

Interlocutor: ¿Qué nivel tecnológico tenían en comparación con la Tierra?

Maestro Jesús: El nivel tecnológico era altísimo desde el momento en que han podido cambiar mi vibración en el episodio de la Transfiguración como para que yo pudiera compatibilizar con ellos.

Interlocutor: ¿Viajaron en el tiempo o siempre se trató del mismo presente que el de la Tierra?

Maestro Jesús: No, no viajaron en el tiempo, sino a través del subespacio.

Interlocutor: ¿Pero tenían la tecnología para viajar en el tiempo?

Maestro Jesús: No, no habían llegado aún a tenerla en esa época.

Interlocutor: ¿Y la tecnología para pasar a un universo paralelo?

Maestro Jesús: Tampoco.

Interlocutor: ¿Cuál fue el real propósito de que usted aceptara esa misión?

Maestro Jesús: Fue simplemente un acto de altruismo de mi parte hacia ellos. Por otra parte, yo ya me daba por desencarnado…

Interlocutor: Entiendo… ¿El aire de ese planeta es similar al del nuestro?

Maestro Jesús: No, no es similar, pero en mi caso lo compatibilizaron con un potabilizador…

Interlocutor: ¿En su nariz?

Maestro Jesús: No en la nariz sino en la parte de la tráquea, porque también podía respirar por la boca.

Interlocutor: ¿Le hicieron un injerto?

Maestro Jesús: Sí, pero el implante fue inofensivo.

Interlocutor: Bueno, para concluir, y apartándome completamente de este tema, le quiero preguntar algo sobre la vasectomía, que en la sesión pasada me olvidé consultarle al Maestro Ron Hubbard… ¿Tiene consecuencias esta operación?

Maestro Jesús: Toda intervención quirúrgica, como lo es la vasectomía, puede traer algunas consecuencias indeseables porque el organismo no está funcionando normalmente. Tienes que tener en cuenta que la próstata segrega un determinado líquido como para que el semen pueda salir a través de un orgasmo.
Cuando se hace una intervención quirúrgica de esa naturaleza hay muchos conductos que quedan estériles y este hecho puede afectar a la persona incluso hormonalmente.

Interlocutor: ¿Puede afectar, como dicen algunos médicos, el sistema inmunológico?

Maestro Jesús: No, eso descártalo, pero sí puede producir otros trastornos impredecibles.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, salvo una necesidad imperiosa, la vasectomía, aun encarándola solamente desde el punto de vista físico, es desaconsejable?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: Suponiendo que una persona de mucha edad, digamos 70 años, quiera hacerse una vasectomía, si bien desde el punto de vista espiritual en este caso no habría problema, ¿sí los habría desde el punto de vista físico?

Maestro Jesús: Correcto… Quiero dejar descansar a este receptáculo que tan gentil y amorosamente se presta para estas sesiones, que son importantes también porque cuando me comunico yo siempre envío energía a todas las personas que están en el entorno. Los dejo con toda mi Luz…

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.
Canalización de Jesús del 10/7/9
Interlocutor: ¿Quién está presente?

Maestro Jesús: Los saludo, amados hermanos, soy el Maestro Jesús… Quiero explicar brevemente que me ha traído en este momento a tomar este receptáculo una vez más…

Siempre van a tener esas espinas clavadas de personas que a si bien a nivel espiritual pueden estar alto, también están invadidos por tremendo egoísmo.
Ese tremendo egoísmo que los invade va a ponerles al grupo barreras, barreras lógicas, porque si el grupo está buscando ayudar, si el grupo está buscando crecer para poder servir, que es mi meta, y quiero que todos mis discípulos la tengan, siempre va a haber entidades negativas que van a querer cortarles el camino.

Entre ustedes mismos hay personas que sirven al Bien y también por egoísmo sirven al Error. Son duales, son ambiguas. Pero hay que permitirles que
conformen el grupo para ser de alguna manera ayudadas.

No hay riesgos, porque si el grupo se sigue elevando, y esas personas no evolucionan, esas mismas personas van a dejar el grupo.

Aquí no se debe dejar de lado a nadie que quiera participar. Al contrario, a todo el que quiera participar hay que brindarle amor.

Debemos amar a nuestro prójimo, tenderle una mano solidaria, y si quieren conocimiento, transmítanle el conocimiento; poco o mucho, transmítanselo. El
conocimiento que no lastima, el conocimiento con amor.

Pero ese conocimiento después será responsabilidad de ellos cómo lo usen. No de ustedes. Lo importante es no dejar de lado a nadie. Pero va a seguir
habiendo espinas. Gente antigua, gente nueva, que conforman el grupo, que pongan objeciones a la metodología, a la diagramación, a las charlas, a las
comunicaciones espirituales.

Pero, bueno, no hay que preocuparse por ello. Hay que seguir adelante con amor.

Hay muchas entidades espirituales que apoyan al grupo. Y hay un ángel conectado con mi receptáculo, exactamente el Arcángel Gabriel, que está
permanentemente velando, no solamente por mi receptáculo sino también por todo el grupo.

Interlocutor: Lo interrumpo, Maestro, para hacerle una pregunta que viene al caso. Yo no soy muy amigo de orar, pero Ron Hubbard me dijo que las oraciones son llaves…

Maestro Jesús: El Padre Nuestro no solamente conecta con el Yo superior, sino también con el Absoluto.

Interlocutor: ¿Es necesario hacer otro tipo de invocación?

Maestro Jesús: No es necesario, porque para comunicarse con Padre basta directamente mentalizarse en una evocación de amor. La evocación de amor es tan o más fuerte que la invocación. No hay secretos.

Interlocutor: ¿Maestro, como lo ve al grupo en estos momentos? ¿Está bien encaminado; en canto a los pasos que se están dando?

Maestro Jesús: Recién ahora se está encaminando porque hay mucha gente que es dadivosa. Antes no lo estuvo porque había mucha gente que no lo era.

Y como dijo mi amado discípulo Johnakan, hay que ser dadivoso, no mendigo. Y muchas de las personas que han ido al grupo en función de charla, no han
aportado económicamente.
Es necesario el esfuerzo para crecer, aun el monetario. Y aquel que diga: “Sí, pero yo no puedo invertir cinco pesos por cada integrante de mi familia
en el grupo”, está mintiendo, porque después tal vez lo gaste en una nimiedad, en una cosa que después no sirve. ¡Escapad de esa gente!

Hay mucha gente que va al grupo a olas reuniones que ustedes hacen por la tarde, y después a las reuniones que hay que pagar no vienen, o si vienen no aportan y después quizás se compran una cosa insulsa y gastan cinco veces más. Se aprovechan a lo mejor de vuestra permisividad.

Yo, cuando estuve encarnado, no fui permisivo. No hay que ser permisivo con los aprovechadores. Ustedes, a los que me refiero, y también a mi receptáculo, tienen el don de dar, pero, como fue escrito, el Padre quiere
buenos, pero la bondad tiene límites, sino ya no es bondad, es tontería.

Entonces, así como ustedes y el receptáculo da, y se empeñan económicamente, que entonces también los otros lo hagan.

Interlocutor: Con respecto al enfoque de los avisos, ¿está bien?

Maestro Jesús: Ustedes están en la búsqueda. Entonces, lo que hay que poner son mensajes de búsqueda. Éste es el secreto. Ustedes sabrán qué hacer.

Todos buscamos respuestas. Ustedes se preguntarán si un Logos Solar busca respuestas. ¡Por supuesto que sí! Todos buscamos respuestas, porque cada uno
en su nivel se pregunta, por ejemplo, qué es el dolor.

En vuestro nivel el dolor puede ser de carencias. En mi nivel el dolor son las carencias de ustedes. ¿Comprenden la diferencia? El que tenga ojos para
ver que vea.

Voy a misionar en otro lugar, que no voy a explicar porque está fuera de vuestra comprensión. Es en otro universo. Pero antes quiero decirles que tienen mi bendición permanente. Mis rayos de Luz dorada están siempre con ustedes.

Así como tienen en forma permanente los rayos de Luz violeta de Johnakan, mi discípulo, y la Luz blanca del Padre.

Entre la Luz blanca del Padre, mi Luz dorada y la Luz violeta de Johnakan, tienen la bendición permanente, porque forman una tríada de colores, y son
los colores del Padre: blanco, dorado, violeta.

Actualmente, el poseedor del Rayo violeta es Johnakan. Quiero que lo sepan. Quiero que lo anoten y se lo transmitan a todos, el Rayo violeta, así como
yo tengo en este momento y desde hace bastante tiempo; atrás, el Rayo dorado, que es el Rayo que me transmite, en forma permanente, el Logos
Dimensional, que es la Energía Crística. Y a su vez, yo se la transmito a ustedes. Ésta es la bendición que tienen permanentemente.

Una palabra que puede transmitir por este receptáculo es una bendición verbal. Obviamente que os bendigo, pero los bendigo en pensamiento en forma permanente porque los amo.

Interlocutor: ¿Además de la auditación dianética del Thetán a través de un médium, habría otra forma de sanación que podríamos utilizar?

Maestro Jesús: La auditación dianética no es la única forma de sanación. Hay otras formas de sanación, por ejemplo, intencionando con la mente.

Así como Johnakan tiene el poder de sanación, así también ustedes los tienen que desarrollar. Es cuestión de que lo crean.

En este momento son tres los que están reunidos en mi nombre. Y saben que habiendo tres reunidos en mi nombre, o cuatro, o diez, pueden sanar. ¡Saben
que pueden sanar! Grábenselo. Depende de ustedes que tengan esa fe.

Si ustedes no tienen esa fe, la entidad que quieran curar no va a sanarse.

No es solamente utilizando la técnica dianética como van a tener éxito, sino creyendo que lo pueden lograr. ¿O no han entendido cuando les dije que la fe
mueve montañas, figuradamente hablando?

Con todo el amor de mi espíritu, los saludo hasta la próxima sesión.

Interlocutor: Hasta luego Maestro.

Canalización de Jesús del 3/5/98

Interlocutor: Hasta luego y gracias por comunicarse con nosotros. Saludos
para su pueblo… ¿Quién se va a comunicar ahora?

Maestro Jesús: Estoy de nuevo aquí, con todo mi amor. Estoy de nuevo aquí para transmitir nuevos mensajes.

Interlocutor: ¡Maestro Jesús! ¿Cómo está usted?

Maestro Jesús: Con mucho dolor porque veo que hay muchos falsos profetas, que últimamente tratan de dar mensajes equivocados. ¡Hay tantas malas interpretaciones acerca de lo que es el verdadero demonio!

Interlocutor: ¿A qué se refiere, Maestro?

Maestro Jesús: El verdadero demonio del hombre es el apego. Lo importante en todo esto es ver que así como vosotros estáis aprendiendo, también nosotros
en nuestro nivel aprendemos. Aprendemos de vuestros fracasos, aprendemos de vuestros errores.

Me diréis: “¿Cómo, Maestro, en vuestro nivel de Logos, tan elevado, sigues aprendiendo?”.

Sí, es la respuesta. Hasta el Cristo, el Logos Dimensional, que incluso abarca diversas Galaxias, aprende de todos los seres vivos.

Ni siquiera los seres más elevados dejan de aprender de las clases más pequeñas, que serían vuestros insectos.

El aprendizaje último es que cuando yo estaba encarnado, el principal enemigo de la raza era la tentación. Hoy, yo, puedo decir con toda certeza
que la tentación ha pasado a segundo nivel. El enemigo más grande de la raza es el ego. El ego es prácticamente el demonio personificado…

¿Qué significa esto? Así como hay una serie de demonios trabajando para mi Padre, para que vosotros podáis evolucionar -¡y nosotros podamos evolucionar también!- esos demonios se aprovechan de vuestras imperfecciones y alimentan vuestro ego.

Al alimentar vuestro ego, toma empatía con ese demonio que lo está alimentando, entonces hace que cada una de las personas se cuestionen, se
cuestionen todo. Se cuestionen por qué viven, se cuestionen por qué trabajan, por qué tienen determinado padecimiento, por qué tienen
determinada familia. Todos los “por qué” vienen por el ego.

Y el ego pregunta todo eso porque hay un demonio atrás que hace que lo pregunte.

Es justamente el demonio, y eso lo deseo aclarar, sirviéndolos a ustedes. El demonio les sirve. El demonio los ayuda.

Interlocutor: ¿Pero el demonio es consciente de que en realidad nos está ayudando?

Maestro Jesús: No, obviamente eso no lo sabe. El demonio lo que busca es destruirlos, no fortalecerlos.

Interlocutor: ¿Pero cuando hablamos de “demonios” estamos hablando de una entidad determinada?

Maestro Jesús: ¡Estamos hablando de una entidad determinada!

Interlocutor: ¿Para nada simbólica?

Maestro Jesús: No, para nada simbólica. En este momento sigue habiendo, de los 72 originales, 7 elohim trabajando. Y hay muchos demonios trabajando también. Así como los elohim crean nuevos espíritus angélicos, nuevos
espíritus en evolución, de la misma manera, los demonios están tratando de tentar…

Pero vuelvo a insistir, la tentación pasa a segundo plano en este momento.

Interlocutor: ¿Pero estamos hablando de demonios buenos o demonios malos que hacen evolucionar?

Maestro Jesús: No existen demonios buenos. Todos los demonios son ángeles del error.

Interlocutor: ¿Vendría a ser como un demonio dentro nuestro?

Maestro Jesús: El Padre da libre albedrío… Entonces, “dentro nuestro” es una expresión que hay que tomar “con pinzas”, para decirlo en una frase muy
humana. Nadie tiene potestad para manejarlos o dominarlos a ustedes, ni siquiera los espíritus del Error, ni siquiera los demonios, pero pueden
atacar vuestro ego.

El ego es como si fuera una llave maestra para ellos y por allí entran.

Interlocutor: ¿Pero cuál es la finalidad concreta, desde el punto de vista de ellos, que tienen estos demonios o espíritus del error?

Maestro Jesús: ¡Destruirlos!

Interlocutor: ¿Pero hallan placer en esta finalidad?

Maestro Jesús: ¡Totalmente!

Interlocutor: ¿Pero estamos hablando de seres del segundo o tercer nivel, es decir, de los llamados “espíritus del error”?

Maestro Jesús: No, no, los “demonios” son ángeles que perdieron su identidad.

Interlocutor: ¿Es real, entonces, esa lucha que se dice que hubo de los espíritus que se rebelaron contra el Padre, Luzbel y otros?

Maestro Jesús: ¡Luzbel es un ángel de Luz! Es uno de los ángeles más puros del universo y el Padre lo mandó en misión al planeta Tierra para tentar.
Entonces, mediante la tentación y el sufrimiento, de esta forma el espíritu evolucionaría.

Luzbel trajo muchísimos colaboradores, colaboradores que por la misericordia
divina perdieron la memoria, y entonces se transformaron en demonios.

Así como me han tentado a mí en el desierto… ¿Ustedes cuál suponen que fue mi tentación?

Interlocutor: Supongo que la del ego… Creo que usted mismo en otra oportunidad lo dijo, Maestro.

Maestro Jesús: Exacto. Entonces, lo que se vence aquí es la tentación del ego, porque el ego es nuestra debilidad, el ego es el que nos hace discutir.
¿Por qué no pedimos perdón? Porque nuestro ego no nos permite. ¿Por qué no agachamos la cabeza? Porque nuestro ego no lo permite. ¿Por qué nos
ofendemos? Porque nuestro ego es el que se ofende.

Interlocutor: ¿Y cómo se hace para vencerlo?

Maestro Jesús: Con la otra parte, con la parte más hermosa, que es la parte del Padre. Nosotros tenemos la partícula divina, que es el espíritu.

El espíritu es el que vino para servir, el que vino para dar, es el que vino, mediante el amor, para vencer todo el odio acumulado.

Yo di este mensaje y no fue una sola vez. Lo di una vez en vida, pero en mensajes telepáticos lo di infinidad de veces. Pero cada día estoy siendo menos entendido.

Interlocutor: ¿Cómo terminarán su ciclo estos demonios? ¿Acaso en la Octava Esfera?

Maestro Jesús: No, porque aunque en estos momentos lo ignoran, están trabajando para el Padre. Cuando dentro de un futuro eónico todos los espíritus en evolución alcancemos la comunión con el Padre,
automáticamente -lo expreso con vuestras palabras para ser entendido- esos demonios van a recuperar su memoria y van a ser nuevamente ángeles.

Interlocutor: Esta explicación, Maestro, ha quedado para mí perfectamente clara.
Maestro Jesús: Una de las mayores alegrías de Luzbel -que al servir al Padre, como “Príncipe de los Demonios”, su nombre se transformó en
“Lucifer”-, fue cuando yo vencí la tentación de él. Luzbel-Lucifer estaba temeroso de que yo cediera. Pero él no podía decir nada porque estaba
sirviendo al Padre.

¡Qué amor hay que tener por el Padre para tentar a sus hijos, como dice el ser humano: “sin chistar”, “sin protestar”!

Interlocutor: Maestro, ¿la tentación, concretamente, cuál fue?

Maestro Jesús: El ego, naturalmente.

Interlocutor: Sí, pero usted obviamente tenía poder, tremendo poder… ¿lo impulsaron a usar ese poder?

Maestro Jesús: Muchísimas veces.

Interlocutor: ¿Y si usted hubiera utilizado ese poder, qué hubiera podido hacer? ¿Acaso destruir?

Maestro Jesús: Ese poder lo he usado muchas veces. El escrito donde se habla que se calma la tempestad es real; la levitación sobre las aguas, fue también real…

Interlocutor: Maestro, ¿podríamos también hablar un poco sobre la resurrección, que usted quedó la vez pasada en explicar?

Maestro Jesús: Sí, puede ser…

Interlocutor: La pregunta clave es si usted fue bajado muerto de la cruz -obviamente de acuerdo a los cánones terrestres- o desmayado.

Maestro Jesús: Verdaderamente estaba muerto.

Interlocutor: ¿Con el “cordón de plata” cortado?

Maestro Jesús: Estaba muerto, pero aún no tenía el cordón plateado cortado. En ese momento decido descender a la Octava Esfera, porque quería absorber el sufrimiento de mis hermanos en pena…

Fue como miles y miles de alfileres que se clavaran en mi hipotético cuerpo físico.

Interlocutor: ¿Fue una decisión totalmente suya?

Maestro Jesús: Así es, porque quería vivir esa experiencia, era necesario que la viviera… El sufrimiento de la cruz es insignificante comparado con el sufrimiento de la Octava Esfera.

Esto es lo que mis seguidores actuales, en una religión tan estrecha, no lo entienden.

Hablan del Calvario, que fue una insignificancia comparándolo con el sufrimiento de miles de espíritus en ese lugar de dolor.

Interlocutor: ¿Está hablando literalmente o simbólicamente al decir que en esa Octava Esfera el sufrimiento es mayor que el de una crucifixión?

Maestro Jesús: Estoy hablando literalmente… Es mucho mayor porque se percibe, a la vez, el sufrimiento de miles de seres que se encuentran en ese nivel.

Interlocutor: ¿O sea que el espíritu que está en la Octava Esfera también sabe el sufrimiento que causó a otros?

Maestro Jesús: No solamente sabe, sino también siente el sufrimiento que causó a otros, y sube de nivel cuando en lugar de sufrir por todo lo que
está sintiendo como pinchazos -hablo de “pinchazos” en vuestro lenguaje para ilustrar mejor lo que quiero decir-, esos pinchazos dejan de dolerle porque
las lágrimas -“lágrimas” hablando metafóricamente- derramadas por el sufrimiento causado a sus semejantes son más fuertes que los pinchazos. ¿Se
entiende lo que quiero significar?

Interlocutor: Totalmente, Maestro. La explicación es clarísima.

Maestro Jesús: Y en ese momento, automáticamente sube de nivel. Cuando yo subo de nivel, estoy otra vez en el plano físico 1, mi cerebro no está totalmente muerto, y en ese momento me resucitan mediante una especie de radioactividad que sería muy difícil de explicar para vuestro entendimiento.

Interlocutor: ¿La resurrección fue por manos terrestres o extraterrestres?

Maestro Jesús: Extraterrestres… Me levantan de nivel porque tengo que cumplir otra misión en otro mundo, que será relatado más adelante.

Esa radiactividad queda en esa tela que me envolvió, con lo que doy por cierto que el denominado por ustedes “Santo Sudario”, es real.

Interlocutor: ¿Fue algo, de alguna manera, premeditado esa impregnación o un hecho fortuito?

Maestro Jesús: No, no fue algo premeditado, simplemente la radioactividad quedó impregnada fortuitamente.

Me voy a retirar para dar paso a otra entidad. Les doy mis bendiciones.
Sepan que estoy siempre con ustedes.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias… ¿Quién se va a presentar
ahora?

Johnakan Ur-el: Me encuentro como flotando, el lugar está como cargado…

Soy Johnakan Ur-el. Quiero transmitir lo siguiente: había una civilización que prácticamente estaba falta de fe, agnóstica, no tenían ningún líder espiritual, en un mundo vacío de fe, de ideas, de filosofía.

Se pidió permiso al Gran Logos de aquel entonces -estoy hablando de la época
en que mi Maestro fue llevado a la cruz- para resucitarlo. Ese permiso fue
dado y se lo resucitó.

No había tiempo de prepararlo, porque ese planeta, llamado Fulgor V, ya
entraba en agonía y se lo llevó a ese mundo a que transmitiese mensajes.
Estuvo un lapso, de lo que ustedes llamarían meses, transmitiendo mensajes
espirituales en ese mundo.

Se trataba de un orbe no compatible, quizás, con la sustancia de la que
estaba hecho mi Maestro. Recordemos que el cuerpo del Maestro, como el de
todos nosotros cuando estamos encarnados, era básicamente de carbono… Fue
a un mundo donde la base era de silicio y era un mundo impregnado de
radiactividad.

Entonces, el Maestro sabía que tenía poca vida útil. Los habitantes de ese
mundo también lo sabían…

Interlocutor: ¿Se trasladó a ese mundo, entonces, con su propio cuerpo
físico?

Johnakan Ur-el: Así es, con el propio, a propósito para demostrarles a los
habitantes de ese mundo que él no le temía a la muerte física. Porque él
podía haber argumentado: “Ya que fui resucitado, puedo seguir en la Tierra”.

A mi Maestro le dieron a optar, si tomaba esa misión o no, porque al tomar
esa misión, en un mundo tan incompatible con su cuerpo físico, sabía que
tenía una vida útil de 6 a 8 meses terrestres nada más.

Interlocutor: ¿Pero el Maestro Jesús se presentó ante sus discípulos en
cuerpo físico?

Johnakan Ur-el: Sí, se presentó en cuerpo físico, pero sólo una vez -hay
muchos errores al respecto-, momentos antes de viajar a ese mundo
agonizante. Se presentó y estuvo comiendo con nosotros. Yo, encarnado como
Juan Zebedeo en esa época, fui el primero en verlo.

Interlocutor: ¿Pero en cuerpo astral se presentó muchas veces?

Johnakan Ur-el: Así es, y por eso el Maestro no permitía que lo tocaran.
Pero esto no es lo que me interesa destacar ahora, sino el hecho de que
optó por viajar a ese mundo, en el cual su vida física se apagaría al cabo
de 6 a 8 meses, por la enorme radiactividad que había, no compatible con su
organismo de carbono, no compatible con la vida de silicio que había allá…

En ese mundo da mensajes… La gente muy incrédula… Muy similares a
nosotros pero de otra vibración, hasta que los pocos filósofos que quedan en
ese planeta le hacen comprender que si viene un ser de otro mundo a
predicar, y saben que ese ser no quiere ser aislado, protegido, es porque
esos mensajes son válidos.

Interlocutor: ¿Cuál fue el resultado de su prédica?

Johnakan Ur-el: Termina convirtiendo a millones de seres en un lapso de
menos de seis meses. O sea que en realidad está logrando, en mucho menos
tiempo, la misma misión que aquí en la Tierra hizo en dos años yo tres
meses. Ahí lo logra en poco menos de seis meses.

Interlocutor: ¡Realmente asombroso!

Johnakan Ur-el: En ese mundo donde los seres son de silicio, tienen también
como una figura espiritual al Maestro Jesús. El Maestro Jesús desencarna en
ese mundo afectado por las radiaciones. O sea que es un mérito enorme haber
llevado a buen término esa misión, tan grande como el que tuvo en este
planeta, y automáticamente es nombrado Logos Planetario.
Es, pues, sumamente elogiable la obra del Maestro Jesús, porque no sólo dio
su vida en la cruz por todos los de aquí, sino que da su vida por gente que
ni siquiera conocía, con otras costumbres.

Interlocutor: Esto ha quedado completamente aclarado. Hasta luego, Johnakan,
y gracias.
Canalización de Jesús del 7/8/97

 
Interlocutor: ¿Quién se va a comunicar en primer lugar?

Maestro Jesús: Aquí estoy de nuevo con ustedes. Soy el Logos Solar.

Interlocutor: Lo saludo, Maestro, y escucho su mensaje.

Maestro Jesús: Voy a ser muy breve, porque hay un hermano mío que quiere aclararles algunas dudas que ustedes tienen.

Solamente vengo a relatarles una pequeña historia. Cuando estaba encarnado en Galilea y recolectando gente para el grupo…el grupo no tenía nombre…
había un ser muy bueno que se llamaba Juan ben Zebedeo Johnakan Ur-el que tenía sus conflictos. Buscaba el conocimiento, buscaba la sabiduría y no la
encontraba.

Entonces, cuando se encuentra conmigo le digo: “Tú eres un pescador, pero ese tipo de pesca te va a saciar solamente el apetito material, pero no el
apetito espiritual. Me tienes que ayudar a pescar almas”.

Y él respondió:

–Quiero que seas mi Maestro.

— Eso es lo que te estoy ofreciendo, le respondí. Y él humildemente fue mi discípulo. Con toda la humildad que tenía llegué a amarlo.

A su vez, conocí a otra persona que quería formar parte de los discípulos, que ustedes denominan “apóstoles”. Se llamaba en esa encarnación José ben
Samuel y era una persona de mucho conocimiento, pero que entorpecía al grupo. Entorpecía al grupo de una manera tan grande que siempre ponía
“peros”.

Interlocutor: ¿De qué forma?

Maestro Jesús: Diciendo que era un enviado por altas entidades espirituales y que poniendo peros era la forma como el grupo tenía que crecer. El resultado era que me entorpecía muchísimo la marcha, a punto tal que un día teníamos que ir a Cafarnaúm y no sabíamos si llegar a Jericó, donde teníamos que predicar, y aun con mi altísimo nivel espiritual estaba confundido.

Ni siquiera Juan podía decirme qué era lo que tenía que hacer, porque él estaba tan confundido como yo,..

Decía: “A Jericó no sirve porque nos vamos a encontrar con este problema”; a Cafarnaúm tampoco sirve porque nos vamos a encontrar con aquel obstáculo”. Y siempre nos bombardeaba con distintas intrigas y hablaba con los distintos apóstoles diciéndoles que la enseñanza que yo les daba no era la correcta, y los confundía, como a Judas, que esperaba un reino material.

Interlocutor: ¿Ésta persona está encarnada en el grupo?

Maestro Jesús: Así es, está encarnada en el grupo. No me interesa dar el nombre actual, pero está actuando de la misma manera.

El rol mío, el que yo antes cumplía, ahora lo está haciendo mi discípulo amado Johnakan, encarnado en este receptáculo.

Johnakan está tratando de sacar el grupo adelante y esta persona, quizás confundida pensando que está haciendo un papel de elevación al grupo, lo
está obstaculizando de alguna manera.

Mi alta jerarquía me impide culpar y odiar a nadie. Simplemente me da pena por todos los demás que se atrasan.

¿Qué sucedió en aquel entonces? Seguía el tremendo obstáculo que esta persona ponía, pero siempre lo justificaba en nombre del amor, diciendo:
“Maestro, humildemente te digo, esto no es lo correcto, porque de esa manera no se hace”.

No se olviden ustedes que actualmente la mayoría de la humanidad me considera de una manera muchísimo más elevada de lo que en aquel entonces
me consideraban.

No me veneraba, y yo no lo hubiera permitido tampoco. No se me veneraba como se me venera actualmente. Yo era uno más.

A veces me hacían chanzas. A veces los apóstoles me faltaban el respeto, con distintas burlas. No era tan sencillo. No es como se pinta en las Escrituras, donde todo era a favor mío.

Tuve muchos obstáculos… En un momento determinado estuve a punto de disolver el grupo y el mismo Judas, que no le interesaba para nada la parte
espiritual, saltó y dijo: “¡No , cómo vamos a disolver el grupo, hay que luchar para defender al Maestro Jesús!

Y esta persona, José ben Samuel, habló y dijo: ¡No, el Maestro Jesús no es lo que interesa, lo que interesa es el grupo”.

Una frase similar escuchó mi receptáculo Jorge Olguín- Johnakan, hace pocos días atrás: “¡Aquí lo que interesa no es Jorge Olguín, aquí lo que interesa
es el grupo!”.

Pero sin vanidad para Johnakan, porque lo que yo le enseñé a Johnakan es la humildad, Johnakan odia la falsa modestia, si Jesús se hubiera apartado del
grupo, el grupo hubiera dejado; de ser, porque yo tenía una misión muy importante, que era convertir todas esas almas a una idea, que era el amor
hacia el Padre, idea que después fue cambiada, idea que después, por distintas creencias, fue modificada en contra de la humanidad. Pero la base la dejé, la semilla la sembré.

Actualmente, mis directivas hacia Johnakan, con quien me comunico en todo momento, son dirigir el grupo a una vibración más alta, hacia el amor del Padre.

Las directivas de Johnakan son encaminar el grupo. Entonces, esta persona encarnada actualmente, José ben Samuel, está diciendo: “Aquí lo que interesa
no es Olguín, aquí lo que interesa es el grupo”.

Sin ninguna vanidad para Johnakan, lo que él está buscando hacer es servir, no está buscando ningún provecho material, no está buscando ningún provecho espiritual, porque el único provecho redituable para las entidades de Luz es
que todas las demás personas sean también redituables espiritualmente. Si no de nada sirve.

Encarnado anteriormente en Galilea, en aquella oportunidad no hubiera podido elevarme de nivel al desencarnar si no hubiera llevado adelante en vibración a todo el grupo. Esto lo dejo bien aclarado.

Entonces, mi discípulo necesita todo el apoyo, tanto espiritual como económico, y que defiendan cada uno de ustedes la postura de Johnakan. Es muy importante, reitero, que cada uno de ustedes defiendan la postura de Johnakan.

Es imprescindible que esto sea transmitido, no solamente a todos los colaboradores del grupo sino también a todas las personas que van a vuestras
conferencias.

Es sumamente importante que sea transmitido que el único propósito del grupo es ir hacia la vibración del Padre.

En su momento seréis apoyados. Cuando anteriormente se dijo que “no podemos intervenir directamente, cada uno triunfará por su propio esfuerzo”, es parcialmente cierto, porque nunca se los deja de lado.

El esfuerzo será recompensado. Reitero que nunca se los deja de lado. Simplemente se dice eso como para que reaccionen, porque ustedes son, encarnados, como seres pequeñitos a los que hay que darles palmadas, cariñosamente hablando,

Nunca dudéis de mi amor. cuando de alguna manera hago una reprimenda, cuando de alguna manera corrijo alguna circunstancia, jamás me enojo. El amor no se enoja, el amor corrige, pero para bien.

Este es el mensaje y deseo que sea transcrito. Muchas de las personas que integran el grupo están a su vez perdiendo el tiempo en otras enseñanzas que no les van a redituar ningún fruto.

Es imprescindible que toda vuestra economía, todo vuestro tiempo, lo; vuelquen a las enseñanzas del camino hacia el Padre.

A veces, y esto lo sé porque me conecto telepáticamente con cada tethán, de que hay por lo menos dos espíritus del grupo que invierten su economía personal en otras enseñanzas que les van a dar fruto estéril.

Allá ellos si siguen con esa tesitura. Es necesario que esto sea comunicado para que cada uno sepa a quien se le está hablando.

Interlocutor: ¿Y si así y todo deciden seguir con lo mismo?

Maestro Jesús: Mi Padre, que es vuestro Padre, da libre albedrío, pero mi misión es por lo menos hacérselos saber. Cada uno es dueño después de hacer su voluntad. El Padre respeta la voluntad de cada uno.

Con todas mis bendiciones, con todo mi amor, los saludo hasta la próxima
comunicación.
SESIÓN DEL 4/6/97

Interlocutor: Estamos listos para recibir los mensajes…

Maestro Jesús: Gozoso de estar nuevamente con ustedes. Soy Ieshu ben Josef.
Para ustedes, el Maestro Jesús.

Interlocutor: Lo saludo, Maestro, y escucho su mensaje.

Maestro Jesús: Vine expresamente para efectuar algunas aclaraciones necesarias con respecto a los niveles vibracionales. Hay seis planos espirituales de vibración, en positivo, empezando por el nivel 1, que es el de los seres encarnados, es decir, el nivel físico. Siguen los niveles espirituales 2 y 3, que son planos del Error, el plano 4, que es un nivel de Maestría, y el plano 5, donde moran los espíritus de máxima Luz. El plano 6 pertenece al mundo angélico. Este plano, en realidad, no está por encima del plano 5, pero dando un ejemplo terrenal: un delfín y un elefante conviven en el mismo plano, pero en distinto hábitat.

Además, hay dos niveles inferiores al plano físico: El nivel -1, que es una vibración donde el espíritu está completamente aislado y el nivel -2, donde
cada espíritu comparte el dolor de todos los demás espíritus que habitan en ese plano. Esa vibración tan densa es llamada también la Octava esfera [2] .

Aparte, existe el nivel vibracional 7, donde habitan las Energías Divinas y el nivel vibracional 8, de los Elohim o dioses menores.

En vida, estando encarnado, hace casi dos mil años, la Energía Divina que me comunicó con mi Padre era el Cristo, en ese entonces, el Logos Solar.

Hay mucha mala información cuando dicen que el Cristo era el Logos Planetario, pues ese cargo lo tenía entonces el Eloah Jehová. El Cristo era
Logos Solar y estaba en aquel entonces a cargo de todo el sistema planetario. El Logos Dimensional era la Energía Divina Abraxas.

El Eloah Jehová, cuyo nivel de vibración era el 8º, envió parte de él al plano 4º para poder facilitar su comunicación con los seres encarnados. Así
fue como se comunicó telepáticamente con Moisés. Lamentablemente, el ser humano no tenía otra forma de comunicación espiritual y confundió a este
Eloah con el Padre. Como agravante, Jehová tuvo muchísimas desviaciones de conducta e incurrió en actitudes despóticas con los seres encarnados, rozando a veces los límites de la crueldad.

Interlocutor: ¿Fue bajado de nivel?

Maestro Jesús: No, en los planos espirituales no hay alguien encargado de subir o de bajar de nivel de vibración a los que se portan bien o mal. Las
propias entidades pueden ascender o descender, de acuerdo a su comportamiento, pues éste las vuelve más sutiles o más densas.

Más, en el caso de un Eloah, pertenece al plano 8º y no puede bajar de nivel. Pero al no ayudar a la humanidad a elevarse espiritualmente en dos
mil años, esta sola circunstancia ya es bastante retroceso en una entidad como Jehová… ¿O no?

Interlocutor: Maestro… ¿qué pasó con usted cuando desencarnó?

Maestro Jesús: Cuando desencarné le pedí con todo mi Amor al Padre que me permitiera descender a la Octava esfera para compartir el dolor de las
entidades que habitaban ese nivel y aliviar su sufrimiento. Inmediatamente después fui al nivel 4º de Maestría y me fue comunicado el nombramiento como nuevo Logos Planetario.

Mil años después de desencarnar, tuve la dicha de ascender a la 5º vibración y fui nombrado Logos Solar.

A su vez, la Energía Divina, el Cristo, pasó a ser el nuevo Logos Dimensional en lugar de Abraxas.

Interlocutor: ¿Cuál es la función de un Logos Dimensional?

Maestro Jesús: El Logos Dimensional no solamente orienta el destino de todos los sistema estelares de esta galaxia, sino también de los sistemas estelares de todas las galaxias del universo físico. Y también puede comunicarse con los demás Logos Dimensionales que habitan los 22 universos
paralelos. Los Logos Dimensionales son, además, mensajeros directos del Altísimo.

Otra errónea información es que cierta parte del cristianismo ortodoxo, llamado Catolicismo, dice que yo soy un integrante de la Trinidad.

¡Nada más equivocado! Soy un hijo del Absoluto, como todas las personas que moran en cualquier mundo [3] .

Interlocutor: Maestro, ¿por qué se comenta que al desencarnar descendió al infierno?

Maestro Jesús: Se comenta que descendí a ese inventado infierno porque, como dije antes, pedí bajar a la Octava Esfera, la vibración -2.

Sepan que ese plano es el sitio más denso de la Creación, donde moran los espíritus que tienen una extrema crueldad. Allí pueden palpar el dolor de
los otros espíritus y cada uno lo vive como propio. Es un estado de gran agobio, hasta que cada entidad entiende que todos sufren por igual y aprenden a compartir el dolor.

Sepan que ningún espíritu es igual a otro. Por el libre albedrío que otorga el Padre, cada espíritu puede optar por servir, amar, compartir o vivir para
sus semejantes. También puede elegir someter, dominar, absorber, confundir, dañar o vivir de los otros espíritus.

Aquel que vive del otro, aquel que somete al otro, que se sumerge en equivocaciones permanentes, en error, en maldad, puede bajar a la Octava Esfera.

Pero también hay una equivocación en esto. Se pensaba que la Octava Esfera era un centro dimensional energético tan negativo, que el espíritu cruel que llegaba allí, se desintegraba con la energía cósmica.

No es real, porque el espíritu es inmortal, no muere. Y aparte, el Padre jamás permitiría que se destruyera ninguna vida. El mal se transmuta, no se destruye

Interlocutor: Entonces… ¿La Octava Esfera no es el fin del mago negro?

Maestro Jesús: Es la transmutación del mago negro. No hay destrucción ni fuego eterno.

Cuando yo pedí ir a la Octava esfera era porque necesitaba vivir las experiencias de aquellos que sufrían.

Interlocutor: Ahora entiendo por qué se escribió: “…Y descendió a los infiernos”. ¿Cuál fue su actividad allí, Maestro?

Maestro Jesús: Calmé pesares, cerré heridas, di consuelo, pero estaban tan ciegos -no de la vista, sino espiritualmente- que no escuchaban ni tomaban
conciencia de lo que les transmitía.

Me tenté y traté de seguirles brindando esas perlas, contradiciendo lo que les había dicho a mis seguidores, al ver tanto dolor. Después reflexioné y
pensé que solamente la Misericordia Divina de mi Padre puede llegar a inducirlos a que se eleven lentamente y dejen de retorcerse en la agonía.

Interlocutor: Está clarísimo, Maestro.

Maestro Jesús: Otro de los errores de concepto es creer que cuanto más alto es el nivel de vibración, menos se sufre. Es todo lo contrario. Pero,
obviamente, en los planos de Luz no se sufre por equivocaciones propias, sí por los errores ajenos, por las equivocaciones de los seres que están en
vibraciones densas, queriendo manipular a otros seres de su misma vibración para beneficio propio.

En el nivel 5º de vibración espiritual tenemos mucha tarea. Se vive para Servir, con muchas entidades que sienten que la meta es compartir, que disfrutan el ver felices a otros, que gozan con la alegría de los demás,
pero no todo es dicha. También se sufre por el dolor de aquellos que les domina el ego . Penamos por aquellos que sólo piensan en dominar.

Sabemos que el sufrimiento no es para siempre. Ya fue dictado a este receptáculo que habrá una gran comunión con el Padre, sin perder la individualidad, para poder gozar en El. Y así será. Los dejo y estoy con vosotros, siempre.

Canalización de Jesús del 18/9/99

Maestro Jesús: Los saludo con todas mis bendiciones… He venido para dar un mensaje, como los miles que he dado a mis hermanos queridos a lo largo de
todos estos años… Soy Ieshu ben Iosef, vuestro hermano Jesús… La humanidad tiene dos alternativas: todo esto que estoy diciendo es porque lo
he ido investigando y también porque me lo han comentado hermanos científicos de este hermoso planeta Tierra, que tan poco cuidáis.

No todas las especies de la antigüedad se fundieron por catástrofes, sino también por órdenes genéticas.

Así como el ser humano encarnado, desde antes de su nacimiento, ya tiene registrado en sus genes cuándo va a desencarnar… no importa si esa persona
se cuida o no se cuida, no va a acortar su período de vida, salvo, por supuesto, esos seres humanos que se envician con esas drogas actuales, o la nicotina, o el alcohol, y pueden generar en su organismo males tan grandes que provoquen su desencarnación anticipada…

Interlocutor: ¿Cómo con el suicidio?

Maestro Jesús: Como con el suicidio… Pero tanto la nicotina como el alcohol no acortan, per se, la vida del ser humano, porque si hay una orden genética que dice que ese ser humano tiene que vivir tantos años, ese ser humano va a vivir esos tantos años.

Esto es muy importante que quede registrado. Lo que se le va a acortar es la calidad de vida, no la vida en sí.

Pero, reitero, para que no haya malos entendidos: si ese ser humano encarnado tiene excesos, y es la primera vez que me refiero a temas tan
mundanos, -¿y por que no los iba a tocar si al fin y al cabo yo estuve encarnado y tocaba temas mundanos?-, y es presa, por ejemplo, de esa
enfermedad que ustedes llaman cirrosis, puede desencarnar a los, digamos, 30 años de vida, cuando su expectativa genética era a lo mejor de 80 años…

¿Se entiende esto?

Interlocutor: Perfectamente, Maestro.

Maestro Jesús: La nicotina, por ejemplo, puede provocar a una persona un paro cardiorrespiratorio a los 60 años, cuando por su genética podría vivir
77 u 85 años.

Interlocutor: ¿Y cuál es la consecuencia para el espíritu de una desencarnación prematura de esa naturaleza?

Maestro Jesús: Evidentemente se le genera un karma, dilucidándose en su próxima encarnación qué responsabilidad le corresponde.

Pero hay una cosa que la ciencia no sabe aún. La ciencia, los sabios, con tanto conocimiento, tan egoicos, que han creado maravillas, como con los
aparatos voladores actuales… Cuando yo estaba encarnado sólo había pájaros… y en estos momentos tienen aparatos voladores que son un verdadero prodigio…

En otros planetas hay naves que surcan los espacios siderales que también son un prodigio…

¿Pero qué es lo que no saben en este planeta?

La raza humana actual tiene dos códigos genéticos. Un código genético que dice cuánto va a vivir un individuo y un segundo código genético oculto que
dice cuánto va a vivir la raza.

No importa cómo se cuide la raza, la raza tiene un período de vida entre 2 y 4 millones de años.

Esto significa que el ser humano estaría -no digo está- condenado a desaparecer en 2 ó en 4 millones de años.

Restémosle los 100.000 años que ya ha vivido la raza Homo sapiens sapiens -que es el actual ser humano-, y nos da que el hombre tiene una expectativa de vida de un millón novecientos mil a tres millones novecientos mil años.

Hay animales antiguos que han desaparecido directamente porque su código genético les dijo que como raza ya no podían seguir. Entonces las hembras
paulatinamente se iban volviendo estériles hasta no tener más hijos.

Interlocutor: ¿Estamos hablando exclusivamente desde el punto de vista físico? Pregunto esto porque, según tengo entendido, el espíritu no depende
para existir de la raza…

Maestro Jesús: Ésa es la disyuntiva. Es importante saber que la raza Homo sapiens sapiens está evolucionando más rápidamente en la parte tecnológica que en su parte espiritual.

En estos últimos 10.000 años de civilización actual, la raza Homo sapiens sapiens -que tiene casi 100.000 años de antigüedad- ha avanzado muchísimo, y
en estos 500 últimos años ha avanzado más aún… ¿y qué es en lo que más lento ha avanzado?

Interlocutor: Supongo que no será en la parte científica…

Maestro Jesús: No, porque en la ciencia ha avanzado mucho… Lo más lento en lo que ha avanzado es en la espiritualidad.

Hay seres de la antigüedad, como el hombre de Neanderthal o alguna rama separada del Pitecanthropus erectus -distinta a la del Homo sapiens sapiens- que ha desaparecido, y no porque el Homo sapiens sapiens de la antigüedad lo ha matado.

No es que el hombre de Cromagnon mató a otro y que el Pitecanthropus fue muerto por otra raza superior.

Sucedió que su código genético decía que ese Pitecanthropus tenía que vivir dos millones de años, y murió como raza.

Quiero aclarar que cuanto más avanzada es la especie, menos expectativa de longevidad tiene su código genético.

Fíjense ustedes que los dinosaurios vivieron más de 200 millones de años.

¿Cómo puede ser entonces que el ser humano tenga una expectativa de vida 100 veces menor, es decir, de 2 a 4 millones de años?

La respuesta es que es una raza más evolucionada. Y cuanto más evolucionada es la raza, reitero que tiene menos expectativa de vida en su código
genético.

Al fin y al cabo esto no es ningún caos. Si la raza humana termina, no es el fin de nada, porque así como los seres humanos desencarnan, y se van a su
plano espiritual correspondiente, si la raza humana desapareciera todos los espíritus seguirían vivos.

¿Hasta aquí se entiende?

Interlocutor: Perfectamente.

Maestro Jesús: ¿Entonces cuál es la disyuntiva? Con el tiempo, la ciencia va avanzar tanto que es muy probable que así como en este momento se está
detectando el genoma humano, y se va a llegar a saber – esto ya fue dicho- el término de vida de cada persona, también se va a descubrir el código
genético secreto de la misma raza… e incluso se va a poder modificar…

Interlocutor: Pero, Maestro, con respecto al código genético individual, pienso que a nadie le gustará saber cuánta expectativa de vida tiene…

Maestro Jesús: Es cierto que muchos no la van a querer saber, porque nadie quiere saber el día de su desencarnación, aún sabiendo que hay otra vida.

Esto sucede porque muchas personas tienen dudas y carecen de fe. Tú mismo, por ejemplo, tienes equis edad y yo te transmito: “dentro de tanto tiempo te
va a pasar tal y tal cosa”, por un lado, como sabes que existe un mundo espiritual vas a estar tranquilo, pero cuando vaya acercándose el momento, vas a tener la misma inquietud que si tuvieras que subir a un aparato volador con fallas…

Interlocutor: Tengo la certeza de que será así…

Maestro Jesús: Retomando el hilo de lo que decía, es muy posible que la ciencia descubra, quizás dentro de los próximos 100 años, ese código
genético de la duración de la especie, y lo pueda transmutar, y al transmutarlo, la raza humana podrá vivir muchísimo más tiempo.

¿Hasta aquí se entiende?

Interlocutor: Sí, pero la pregunta es: ¿para qué va a vivir más tiempo el espíritu metido en un cuerpo que ya no le sirve para evolucionar? ¿No está
relacionada la duración del código genético con lo que le pueda servir al espíritu? O sea, si el espíritu necesita una raza más elevada para evolucionar, no podría hacerlo si sigue ocupando esos cuerpos para él ya obsoletos…

Maestro Jesús: Pero la raza encarnada eso lo ignora y entonces lo que le interesa es la durabilidad de la vida física, a punto tal que la expectativa
de vida cuando yo estuve encarnado era de 40 años y ahora es prácticamente el doble.

¿Sí o no?

Interlocutor: Obviamente, sí.

Maestro Jesús: Y hay una expectativa de vida para que dentro de un siglo pueda el ser humano llegar a vivir 150 años. Y como dicen en la jerga cotidiana de vuestro país, todos “chochos”.

Porque en el fondo, tú lo sabes, no les interesa el mundo espiritual, y esto es una paradoja, porque en realidad éste es su verdadero hogar y no el plano
físico 1, y la mayoría que habla de la “vida después de la vida” lo toma con pinzas… ¿o no?

Interlocutor: Sí, lamentablemente.

Maestro Jesús: Entonces, lo que les interesa es vivir la mayor cantidad de años posible en el mundo físico. No solamente le interesa esto al individuo, sino a la raza entera.

Interlocutor: ¿Cómo es posible que el ser humano pueda hacer una transmutación del código genético?

Maestro Jesús: Puede haber una transmutación, pero la raza también va a transmutar, porque el código genético siempre va a ser más inteligente que
el hombre mismo. ¿Por qué? ¡Porque el código genético es una creación divina
de los Elohim! [5]

Interlocutor: Eso es precisamente lo que iba a preguntar…

Maestro Jesús: Entonces, si el hombre hace trampa modificando el código genético para que la raza en lugar de 2 ó 4 millones de años viva 10 ó 20
millones de años, puede haber metamorfosis y es muy probable que de aquí a 5000 años haya una nueva raza, un homo superior que deje de lado al Homo sapiens actual, en inteligencia, en discernimiento, y en todo…

Interlocutor: Maestro, ¿no han venido a este presente viajeros de un futuro de 5000 años a decir, por ejemplo, qué va a suceder con la raza humana?

Maestro Jesús: Han venido viajeros del futuro, pero son muy reacios a comentar cosas. Lo que sucede -como dijo mi hermano Johnakan, a quien amo
tanto-, es que a veces, ese viajero puede filtrar información porque, aunque, como dicen en el plano físico, no “abra la boca”, su Thetán está
conectado telepáticamente con otros Thetanes de distintos planos de este presente y le extraen información del futuro.

En cada época sucede una historia distinta.

Interlocutor: O sea que hay un Logos Solar del día de mañana, por ejemplo.

Maestro Jesús: ¡Por supuesto!

Interlocutor: ¿La pregunta concreta es, entonces, la siguiente: ¿Existe alguna forma de comunicarse telepáticamente con ese Logos Solar de mañana,
más allá de que éste después no quiera “abrir la boca?”

Maestro Jesús: No, nosotros no tenemos potestad para comunicarnos telepáticamente con otro tiempo, salvo que la entidad del futuro viaje hasta nuestro presente por el plano físico 1.

Interlocutor: Está perfectamente aclarada la pregunta…

Maestro Jesús: A lo que quiero llegar, y esto lo digo como mensaje final: Está bien que la raza se preocupe por su salud mientras está en el plano físico, porque ya se dijo en innumerables ocasiones que cuando el espíritu está encarnado en un cuerpo saludable, puede hacer más cosas por su propia evolución…

Interlocutor: ¡Y por los demás!

Maestro Jesús: Y por los demás, así es, que en definitiva es lo único que importa, es decir, el Servicio, que es lo que enseñé dos mil años atrás.

Ahora bien, si solamente se preocupan por su parte física, por sus valores físicos, corremos el riesgo de que dejen de lado del todo la parte espiritual.

Entonces tiene que haber un equilibrio, y ese equilibrio, lamentablemente, no está dado.

Mi receptáculo, mi discípulo amado, a quien cada vez respeto más, porque tiene mucho discernimiento y averigua cosas, conversa permanentemente con
gente de distintas religiones y lamentablemente cada vez sale más decepcionado.

Interlocutor: Maestro, entonces, ¿a quién podemos transmitirle todo esto? Si es que se puede transmitir…

Maestro Jesús: Se puede transmitir. Es deber transmitirlo. Todo lo que nosotros, como entidades, decimos tiene que ser transmitido, porque como se
dijo en innumerables ocasiones, si la Sabiduría no se transmite, se pudre dentro del espíritu.

Todo, pues, hay que transmitirlo. Si después no lo interpretan, no importa. La responsabilidad ya es de ellos. Y en otros casos, que tomen lo que les sirve y lo demás lo dejen.

Todo se propone, nada se impone.

Interlocutor: Maestro, hay un aforismo que escribió Jorge, la parte encarnada de Johnakan, que habla de que cuanto más elevada es la entidad más
difíciles son las pruebas… Entonces yo tengo que pensar que las pruebas que está sufriendo Jorge en estos momentos son proporcionalmente tan
difíciles como lo es su elevación espiritual.

Si fuera un dolor físico quizás sería fácilmente soportable, pero tener tanto para dar y no poder hacerlo por el desinterés de muchos…

Maestro Jesús: Yo no sé si es una de las pruebas más difíciles, pero sé que es muy difícil.

Hay personas que van a leer esto que estoy diciendo que sostendrán que hay pruebas más difíciles, como por ejemplo la muerte de un ser querido, madre,
padre, esposo, hijo… No, yo no hablo de muertes, yo estoy hablando de pruebas de soledad y de tratar de enseñar el Camino de la Luz. De este tipo de pruebas estoy hablando.

Interlocutor: ¿Usted acaso no las pasó en mayor medida en su tiempo, hace dos mil años? Jorge, por lo menos, se encuentra con gente preparada… pero
usted estaba rodeado de campesinos toscos…

Maestro Jesús: No, no es así. Creo que es más difícil lo que está pasando Johnakan ahora, porque se contacta con personas de mucho conocimiento y eso
es una traba, aunque resulte ilógico. Muchos de esos campesinos, como eran humildes, me escuchaban…

Por favor, esto quiero que quede escrito: “El que es humilde, escucha, y estos seudomaestros, no escuchan”.

Cuando yo estaba encarnado, la mayoría eran iletrados, la mayoría no sabía leer, no sabían lo que era un papiro. ¡Sin embargo tenían una amplitud
espiritual tan grande, tan grande, que me dejaban satisfecho, y ahora Johnakan se roza con grandes maestros, pero esos grandes maestros están
subidos en el pedestal de la soberbia y sólo se escuchan a sí mismos.

Entonces, no sé cuál de las pruebas sea más grande… Tal vez sean parejas… La única diferencia es que ahora, al haber civilización, a Johnakan no lo van a crucificar… o tal vez lo crucifiquen de otra manera… Esperemos que no.

Y me despido dejando como siempre todo mi Amor.
Mis bendiciones y hasta todo momento.
Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.
Canalización de Jesús del 16/8/97
Interlocutor: Hasta luego, Braco, y gracias… ¿Quién se va a comunicar
ahora?

Maestro Jesús: Estoy en este momento para brindarles todo mi amor, para que no cunda el desaliento entre ustedes… Soy el Logos Solar de este Sistema…

Interlocutor: ¿Cuál es su verdadero nombre como espíritu?

Maestro Jesús: Mi verdadero nombre como espíritu es Ien-el.

Interlocutor: ¿Con “i” o “y”?

Maestro Jesús: Con la i que ustedes llaman “latina”.

Interlocutor: ¿Es la primera vez que los terrestres encarnados saben su verdadero nombre?

Maestro Jesús: Así es. Pero aquellos que me aman saben que me pueden llamar Jesús… Quiero transmitirles por sobre todo mucha armonía… Sé que por lo menos dos de ustedes han pasado por un momento de desaliento, por un momento
de dolor espiritual y sé que por momentos, dos de ustedes, distintos de los otros dos, han pasado por un problema físico, delicado, uno en su parte
plexo solar y el otro en su parte gastrointestinal.

Les mando todo mi Rayo Dorado para calmar ese dolor físico y les envío el Rayo Violeta de mi discípulo Johnakan, para que puedan calmar y transmutar
esos momentos de ansiedad que han vivido en estos días, otros dos de los integrantes del Grupo ELRON aquí presentes.

No cejen en su intento… Esto ya lo fue dicho anteriormente. Tienen que tener la continuidad, pero también tienen que tener la unión. Si no se
produce la unión no va a haber continuidad, y van a ser luces aisladas en el universo. Y a las luces aisladas les va a resultar más difícil unir a la Gran Luz, que es mi Padre. Necesitan unirse.

Interlocutor: Maestro, ¿qué es lo que nos falta para unirnos más?

Maestro Jesús: No falta, sino sobra, sobra mucha crítica. A veces, en el mismo grupo, que está en formación, hay mucha crítica, hay mucho desorden,
hay mucha envidia y hay mucha competencia, porque algunos de los Maestros son de Luz, y sin embargo viven en la crítica.

Dije en un mensaje anterior, que no todos lo tienen, que uno de los colaboradores míos, cuando yo estaba encarnado en Galilea, ha encarnado nuevamente y sigue presionando…

El rol que yo cumplía en Nazareth, ahora lo cumple Johnakan. Está tratando de formarse un grupo y estoy viendo con pena que en los últimos períodos
hubo un retrocesos. Es como que la Luz no despierta interés. Está despertando interés la Oscuridad. La Luz no despierta curiosidad, despierta curiosidad el espectáculo, despierta curiosidad la falsedad, despierta curiosidad el presumir. La humildad, la verdadera sabiduría que es la humildad no despierta el interés…

Interlocutor: Maestro, reconozco que a veces cunde en mí el desaliento…

Maestro Jesús: No te puedes escudar en el desaliento para evitar la cooperación con el grupo… Hay distintos tipos de cooperación. No elijáis el más fácil. La cooperación es sacrificio. Sin sacrificio no hay
cooperación, porque uno con astucia puede decir: “Yo coopero de determinada manera buscando un rol sencillo”, pero el Padre todo lo ve y sabe que hay
cooperaciones que son insignificantes…

Jorge B.: Maestro, ya que usted hace hincapié en que debemos insistir para salir adelante, ¿no cree que tendríamos que tener el apoyo de una fuerza
espiritual o guías espirituales para fortalecer el grupo.

Maestro Jesús: Cada uno de ustedes tiene un guía espiritual Maestro y un guía espiritual angélico. La mayoría de las personas que entran al grupo,
aparte de su guía, se les incluye también un guía Maestro y un guía angélico.

Sucede que a veces la alta competencia o el gran ego que tienen algunos desvirtúan muchos mensajes. Los mensajes no llegan a dar el mensaje que tendrían que dar y el grupo se disgrega.

Véanlo ustedes con su propio discernimiento… A las charlas espirituales que se han hecho recientemente, cada una despertó menos interés que la anterior. A las charlas informales que ustedes hacen -y este tema lo toco antes de retirarme, porque es inusual en mi ocuparme de temas tan mundanos, pero era necesario que se los dijera- quizás llegue a venir más gente que a las charlas de desarrollo espiritual…

Interlocutor: Antes de que se retire, Maestro, quisiera preguntarle respecto a cuál es el porcentaje de fidelidad en las transmisiones de este receptáculo…

Maestro Jesús: Cuando no hay interferencias, este receptáculo puede transmitir con un 95 % de eficacia.

Interlocutor: ¿Y cuando hay interferencias?

Maestro Jesús: En este caso puede llegar a transmitir con un 70 % aproximadamente de fidelidad. No en la intención, que es del 100 %. Digo 70 % en cuanto a nombres, en cuanto a fechas. Las interferencias pueden causar efectivamente errores en estos rubros…
Me voy a retirar… Los saludo con todo mi amor y vamos a tener nuevas charlas a la brevedad…

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.
Canalización de Jesús del 18/9/99
Maestro Jesús: Los saludo con todas mis bendiciones… He venido para dar un mensaje, como los miles que he dado a mis hermanos queridos a lo largo de
todos estos años… Soy Ieshu ben Iosef, vuestro hermano Jesús… La humanidad tiene dos alternativas: todo esto que estoy diciendo es porque lo
he ido investigando y también porque me lo han comentado hermanos científicos de este hermoso planeta Tierra, que tan poco cuidáis.

No todas las especies de la antigüedad se fundieron por catástrofes, sino también por órdenes genéticas.

Así como el ser humano encarnado, desde antes de su nacimiento, ya tiene
registrado en sus genes cuándo va a desencarnar… no importa si esa persona
se cuida o no se cuida, no va a acortar su período de vida, salvo, por
supuesto, esos seres humanos que se envician con esas drogas actuales, o la
nicotina, o el alcohol, y pueden generar en su organismo males tan grandes que provoquen su desencarnación anticipada…

Interlocutor: ¿Cómo con el suicidio?

Maestro Jesús: Como con el suicidio… Pero tanto la nicotina como el
alcohol no acortan, per se, la vida del ser humano, porque si hay una orden
genética que dice que ese ser humano tiene que vivir tantos años, ese ser
humano va a vivir esos tantos años.

Esto es muy importante que quede registrado. Lo que se le va a acortar es la
calidad de vida, no la vida en sí.

Pero, reitero, para que no haya malos entendidos: si ese ser humano
encarnado tiene excesos, y es la primera vez que me refiero a temas tan
mundanos, -¿y por que no los iba a tocar si al fin y al cabo yo estuve
encarnado y tocaba temas mundanos?-, y es presa, por ejemplo, de esa
enfermedad que ustedes llaman cirrosis, puede desencarnar a los, digamos, 30
años de vida, cuando su expectativa genética era a lo mejor de 80 años…

¿Se entiende esto?

Interlocutor: Perfectamente, Maestro.

Maestro Jesús: La nicotina, por ejemplo, puede provocar a una persona un
paro cardiorrespiratorio a los 60 años, cuando por su genética podría vivir
77 u 85 años.

Interlocutor: ¿Y cuál es la consecuencia para el espíritu de una
desencarnación prematura de esa naturaleza?

Maestro Jesús: Evidentemente se le genera un karma, dilucidándose en su
próxima encarnación qué responsabilidad le corresponde.

Pero hay una cosa que la ciencia no sabe aún. La ciencia, los sabios, con
tanto conocimiento, tan egoicos, que han creado maravillas, como con los
aparatos voladores actuales… Cuando yo estaba encarnado sólo había
pájaros… y en estos momentos tienen aparatos voladores que son un
verdadero prodigio…

En otros planetas hay naves que surcan los espacios siderales que también
son un prodigio…

¿Pero qué es lo que no saben en este planeta?

La raza humana actual tiene dos códigos genéticos. Un código genético que
dice cuánto va a vivir un individuo y un segundo código genético oculto que
dice cuánto va a vivir la raza.

No importa cómo se cuide la raza, la raza tiene un período de vida entre 2 y
4 millones de años.

Esto significa que el ser humano estaría -no digo está- condenado a
desaparecer en 2 ó en 4 millones de años.
Restémosle los 100.000 años que ya ha vivido la raza Homo sapiens
sapiens -que es el actual ser humano-, y nos da que el hombre tiene una
expectativa de vida de un millón novecientos mil a tres millones novecientos
mil años.

Hay animales antiguos que han desaparecido directamente porque su código
genético les dijo que como raza ya no podían seguir. Entonces las hembras
paulatinamente se iban volviendo estériles hasta no tener más hijos.

Interlocutor: ¿Estamos hablando exclusivamente desde el punto de vista
físico? Pregunto esto porque, según tengo entendido, el espíritu no depende
para existir de la raza…

Maestro Jesús: Ésa es la disyuntiva. Es importante saber que la raza Homo
sapiens sapiens está evolucionando más rápidamente en la parte tecnológica
que en su parte espiritual.

En estos últimos 10.000 años de civilización actual, la raza Homo sapiens
sapiens -que tiene casi 100.000 años de antigüedad- ha avanzado muchísimo, y
en estos 500 últimos años ha avanzado más aún… ¿y qué es en lo que más
lento ha avanzado?

Interlocutor: Supongo que no será en la parte científica…

Maestro Jesús: No, porque en la ciencia ha avanzado mucho… Lo más lento en
lo que ha avanzado es en la espiritualidad.

Hay seres de la antigüedad, como el hombre de Neanderthal o alguna rama
separada del Pitecanthropus erectus -distinta a la del Homo sapiens sapiens-
que ha desaparecido, y no porque el Homo sapiens sapiens de la antigüedad lo
ha matado.

No es que el hombre de Cromagnon mató a otro y que el Pitecanthropus fue
muerto por otra raza superior.

Sucedió que su código genético decía que ese Pitecanthropus tenía que vivir
dos millones de años, y murió como raza.

Quiero aclarar que cuanto más avanzada es la especie, menos expectativa de
longevidad tiene su código genético.

Fíjense ustedes que los dinosaurios vivieron más de 200 millones de años.

¿Cómo puede ser entonces que el ser humano tenga una expectativa de vida 100
veces menor, es decir, de 2 a 4 millones de años?

La respuesta es que es una raza más evolucionada. Y cuanto más evolucionada
es la raza, reitero que tiene menos expectativa de vida en su código
genético.

Al fin y al cabo esto no es ningún caos. Si la raza humana termina, no es el fin de nada, porque así como los seres humanos desencarnan, y se van a su
plano espiritual correspondiente, si la raza humana desapareciera todos los espíritus seguirían vivos.

¿Hasta aquí se entiende?

Interlocutor: Perfectamente.

Maestro Jesús: ¿Entonces cuál es la disyuntiva? Con el tiempo, la ciencia va avanzar tanto que es muy probable que así como en este momento se está
detectando el genoma humano, y se va a llegar a saber – esto ya fue dicho- el término de vida de cada persona, también se va a descubrir el código
genético secreto de la misma raza… e incluso se va a poder modificar…

Interlocutor: Pero, Maestro, con respecto al código genético individual, pienso que a nadie le gustará saber cuánta expectativa de vida tiene…

Maestro Jesús: Es cierto que muchos no la van a querer saber, porque nadie
quiere saber el día de su desencarnación, aún sabiendo que hay otra vida.

Esto sucede porque muchas personas tienen dudas y carecen de fe. Tú mismo,
por ejemplo, tienes equis edad y yo te transmito: “dentro de tanto tiempo te
va a pasar tal y tal cosa”, por un lado, como sabes que existe un mundo
espiritual vas a estar tranquilo, pero cuando vaya acercándose el momento,
vas a tener la misma inquietud que si tuvieras que subir a un aparato volador con fallas…

Interlocutor: Tengo la certeza de que será así…

Maestro Jesús: Retomando el hilo de lo que decía, es muy posible que la ciencia descubra, quizás dentro de los próximos 100 años, ese código genético de la duración de la especie, y lo pueda transmutar, y al
transmutarlo, la raza humana podrá vivir muchísimo más tiempo.

¿Hasta aquí se entiende?

Interlocutor: Sí, pero la pregunta es: ¿para qué va a vivir más tiempo el espíritu metido en un cuerpo que ya no le sirve para evolucionar? ¿No está
relacionada la duración del código genético con lo que le pueda servir al espíritu? O sea, si el espíritu necesita una raza más elevada para
evolucionar, no podría hacerlo si sigue ocupando esos cuerpos para él ya obsoletos…

Maestro Jesús: Pero la raza encarnada eso lo ignora y entonces lo que le interesa es la durabilidad de la vida física, a punto tal que la expectativa
de vida cuando yo estuve encarnado era de 40 años y ahora es prácticamente el doble.

¿Sí o no?

Interlocutor: Obviamente, sí.

Maestro Jesús: Y hay una expectativa de vida para que dentro de un siglo
pueda el ser humano llegar a vivir 150 años. Y como dicen en la jerga cotidiana de vuestro país, todos “chochos”.

Porque en el fondo, tú lo sabes, no les interesa el mundo espiritual, y esto es una paradoja, porque en realidad éste es su verdadero hogar y no el plano
físico 1, y la mayoría que habla de la “vida después de la vida” lo toma con
pinzas… ¿o no?

Interlocutor: Sí, lamentablemente.

Maestro Jesús: Entonces, lo que les interesa es vivir la mayor cantidad de años posible en el mundo físico. No solamente le interesa esto al individuo,
sino a la raza entera.

Interlocutor: ¿Cómo es posible que el ser humano pueda hacer una transmutación del código genético?

Maestro Jesús: Puede haber una transmutación, pero la raza también va a
transmutar, porque el código genético siempre va a ser más inteligente que
el hombre mismo. ¿Por qué? ¡Porque el código genético es una creación divina
de los Elohim! [5]

Interlocutor: Eso es precisamente lo que iba a preguntar…

Maestro Jesús: Entonces, si el hombre hace trampa modificando el código
genético para que la raza en lugar de 2 ó 4 millones de años viva 10 ó 20
millones de años, puede haber metamorfosis y es muy probable que de aquí a
5000 años haya una nueva raza, un homo superior que deje de lado al Homo
sapiens actual, en inteligencia, en discernimiento, y en todo…

Interlocutor: Maestro, ¿no han venido a este presente viajeros de un futuro
de 5000 años a decir, por ejemplo, qué va a suceder con la raza humana?

Maestro Jesús: Han venido viajeros del futuro, pero son muy reacios a
comentar cosas. Lo que sucede -como dijo mi hermano Johnakan, a quien amo
tanto-, es que a veces, ese viajero puede filtrar información porque,
aunque, como dicen en el plano físico, no “abra la boca”, su Thetán está
conectado telepáticamente con otros Thetanes de distintos planos de este
presente y le extraen información del futuro.

En cada época sucede una historia distinta.

Interlocutor: O sea que hay un Logos Solar del día de mañana, por ejemplo.

Maestro Jesús: ¡Por supuesto!

Interlocutor: ¿La pregunta concreta es, entonces, la siguiente: ¿Existe
alguna forma de comunicarse telepáticamente con ese Logos Solar de mañana,
más allá de que éste después no quiera “abrir la boca?”

Maestro Jesús: No, nosotros no tenemos potestad para comunicarnos
telepáticamente con otro tiempo, salvo que la entidad del futuro viaje hasta
nuestro presente por el plano físico 1.

Interlocutor: Está perfectamente aclarada la pregunta…

Maestro Jesús: A lo que quiero llegar, y esto lo digo como mensaje final:
Está bien que la raza se preocupe por su salud mientras está en el plano
físico, porque ya se dijo en innumerables ocasiones que cuando el espíritu
está encarnado en un cuerpo saludable, puede hacer más cosas por su propia
evolución…

Interlocutor: ¡Y por los demás!

Maestro Jesús: Y por los demás, así es, que en definitiva es lo único que
importa, es decir, el Servicio, que es lo que enseñé dos mil años atrás.

Ahora bien, si solamente se preocupan por su parte física, por sus valores
físicos, corremos el riesgo de que dejen de lado del todo la parte
espiritual.

Entonces tiene que haber un equilibrio, y ese equilibrio, lamentablemente,
no está dado.

Mi receptáculo, mi discípulo amado, a quien cada vez respeto más, porque
tiene mucho discernimiento y averigua cosas, conversa permanentemente con
gente de distintas religiones y lamentablemente cada vez sale más
decepcionado.

Interlocutor: Maestro, entonces, ¿a quién podemos transmitirle todo esto? Si
es que se puede transmitir…

Maestro Jesús: Se puede transmitir. Es deber transmitirlo. Todo lo que
nosotros, como entidades, decimos tiene que ser transmitido, porque como se
dijo en innumerables ocasiones, si la Sabiduría no se transmite, se pudre
dentro del espíritu.

Todo, pues, hay que transmitirlo. Si después no lo interpretan, no importa.
La responsabilidad ya es de ellos. Y en otros casos, que tomen lo que les
sirve y lo demás lo dejen.

Todo se propone, nada se impone.

Interlocutor: Maestro, hay un aforismo que escribió Jorge, la parte
encarnada de Johnakan, que habla de que cuanto más elevada es la entidad más
difíciles son las pruebas… Entonces yo tengo que pensar que las pruebas
que está sufriendo Jorge en estos momentos son proporcionalmente tan
difíciles como lo es su elevación espiritual.

Si fuera un dolor físico quizás sería fácilmente soportable, pero tener
tanto para dar y no poder hacerlo por el desinterés de muchos…

Maestro Jesús: Yo no sé si es una de las pruebas más difíciles, pero sé que
es muy difícil.

Hay personas que van a leer esto que estoy diciendo que sostendrán que hay
pruebas más difíciles, como por ejemplo la muerte de un ser querido, madre,
padre, esposo, hijo… No, yo no hablo de muertes, yo estoy hablando de
pruebas de soledad y de tratar de enseñar el Camino de la Luz. De este tipo
de pruebas estoy hablando.

Interlocutor: ¿Usted acaso no las pasó en mayor medida en su tiempo, hace
dos mil años? Jorge, por lo menos, se encuentra con gente preparada… pero
usted estaba rodeado de campesinos toscos…

Maestro Jesús: No, no es así. Creo que es más difícil lo que está pasando
Johnakan ahora, porque se contacta con personas de mucho conocimiento y eso
es una traba, aunque resulte ilógico. Muchos de esos campesinos, como eran
humildes, me escuchaban…
Por favor, esto quiero que quede escrito: “El que es humilde, escucha, y
estos seudomaestros, no escuchan”.

Cuando yo estaba encarnado, la mayoría eran iletrados, la mayoría no sabía leer, no sabían lo que era un papiro. ¡Sin embargo tenían una amplitud
espiritual tan grande, tan grande, que me dejaban satisfecho, y ahora Johnakan se roza con grandes maestros, pero esos grandes maestros están
subidos en el pedestal de la soberbia y sólo se escuchan a sí mismos.
Entonces, no sé cuál de las pruebas sea más grande… Tal vez sean parejas… La única diferencia es que ahora, al haber civilización, a Johnakan no lo van a crucificar… o tal vez lo crucifiquen de otra manera… Esperemos que no.
Y me despido dejando como siempre todo mi Amor.
Mis bendiciones y hasta todo momento.
Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.
Canalización de Jesús del 4/6/97

 
Interlocutor: Estamos listos para recibir los mensajes…

Maestro Jesús: Gozoso de estar nuevamente con ustedes. Soy Ieshu ben
Josef. Para ustedes, el Maestro Jesús.

Interlocutor: Lo saludo, Maestro, y escucho su mensaje.

Maestro Jesús: Vine expresamente para efectuar algunas aclaraciones
necesarias con respecto a los niveles vibracionales. Hay seis planos
espirituales de vibración, en positivo, empezando por el nivel 1, que es el
de los seres encarnados, es decir, el nivel físico. Siguen los niveles
espirituales 2 y 3, que son planos del Error, el plano 4, que es un nivel de
Maestría, y el plano 5, donde moran los espíritus de máxima Luz. El plano 6
pertenece al mundo angélico. Este plano, en realidad, no está por encima
del plano 5, pero dando un ejemplo terrenal: un delfín y un elefante
conviven en el mismo plano, pero en distinto hábitat.

Además, hay dos niveles inferiores al plano físico: El nivel -1, que es una
vibración donde el espíritu está completamente aislado y el nivel -2, donde
cada espíritu comparte el dolor de todos los demás espíritus que habitan en
ese plano. Esa vibración tan densa es llamada también la Octava esfera
[2].

Aparte, existe el nivel vibracional 7, donde habitan las Energías Divinas y
el nivel vibracional 8, de los Elohim o dioses menores.

En vida, estando encarnado, hace casi dos mil años, la Energía Divina que me
comunicó con mi Padre era el Cristo, en ese entonces, el Logos Solar.

Hay mucha mala información cuando dicen que el Cristo era el Logos
Planetario, pues ese cargo lo tenía entonces el Eloah Jehová. El Cristo
era Logos Solar y estaba en aquel entonces a cargo de todo el sistema
planetario. El Logos Dimensional era la Energía Divina Abraxas.

El Eloah Jehová, cuyo nivel de vibración era el 8º, envió parte de él al
plano 4º para poder facilitar su comunicación con los seres encarnados. Así
fue como se comunicó telepáticamente con Moisés. Lamentablemente, el ser
humano no tenía otra forma de comunicación espiritual y confundió a este
Eloah con el Padre. Como agravante, Jehová tuvo muchísimas desviaciones de
conducta e incurrió en actitudes despóticas con los seres encarnados,
rozando a veces los límites de la crueldad.

Interlocutor: ¿Fue bajado de nivel?

Maestro Jesús: No, en los planos espirituales no hay alguien encargado de
subir o de bajar de nivel de vibración a los que se portan bien o mal. Las
propias entidades pueden ascender o descender, de acuerdo a su
comportamiento, pues éste las vuelve más sutiles o más densas.

Más, en el caso de un Eloah, pertenece al plano 8º y no puede bajar de
nivel. Pero al no ayudar a la humanidad a elevarse espiritualmente en dos
mil años, esta sola circunstancia ya es bastante retroceso en una entidad
como Jehová… ¿O no?

Interlocutor: Maestro… ¿qué pasó con usted cuando desencarnó?

Maestro Jesús: Cuando desencarné le pedí con todo mi Amor al Padre que me
permitiera descender a la Octava esfera para compartir el dolor de las
entidades que habitaban ese nivel y aliviar su sufrimiento. Inmediatamente
después fui al nivel 4º de Maestría y me fue comunicado el nombramiento como
nuevo Logos Planetario.

Mil años después de desencarnar, tuve la dicha de ascender a la 5º vibración
y fui nombrado Logos Solar.

A su vez, la Energía Divina, el Cristo, pasó a ser el nuevo Logos
Dimensional en lugar de Abraxas.

Interlocutor: ¿Cuál es la función de un Logos Dimensional?

Maestro Jesús: El Logos Dimensional no solamente orienta el destino de todos
los sistema estelares de esta galaxia, sino también de los sistemas
estelares de todas las galaxias del universo físico. Y también puede
comunicarse con los demás Logos Dimensionales que habitan los 22 universos
paralelos. Los Logos Dimensionales son, además, mensajeros directos del
Altísimo.

Otra errónea información es que cierta parte del cristianismo ortodoxo,
llamado Catolicismo, dice que yo soy un integrante de la Trinidad.

¡Nada más equivocado! Soy un hijo del Absoluto, como todas las personas que
moran en cualquier mundo [3].

Interlocutor: Maestro, ¿por qué se comenta que al desencarnar descendió al
infierno?

Maestro Jesús: Se comenta que descendí a ese inventado infierno porque, como
dije antes, pedí bajar a la Octava Esfera, la vibración -2.

Sepan que ese plano es el sitio más denso de la Creación, donde moran los
espíritus que tienen una extrema crueldad. Allí pueden palpar el dolor de
los otros espíritus y cada uno lo vive como propio. Es un estado de gran
agobio, hasta que cada entidad entiende que todos sufren por igual y
aprenden a compartir el dolor.

Sepan que ningún espíritu es igual a otro. Por el libre albedrío que otorga
el Padre, cada espíritu puede optar por servir, amar, compartir o vivir para
sus semejantes. También puede elegir someter, dominar, absorber, confundir,
dañar o vivir de los otros espíritus.

Aquel que vive del otro, aquel que somete al otro, que se sumerge en
equivocaciones permanentes, en error, en maldad, puede bajar a la Octava
Esfera.

Pero también hay una equivocación en esto. Se pensaba que la Octava Esfera
era un centro dimensional energético tan negativo, que el espíritu cruel que
llegaba allí, se desintegraba con la energía cósmica.

No es real, porque el espíritu es inmortal, no muere. Y aparte, el Padre
jamás permitiría que se destruyera ninguna vida. El mal se transmuta, no se
destruye

Interlocutor: Entonces… ¿La Octava Esfera no es el fin del mago negro?

Maestro Jesús: Es la transmutación del mago negro. No hay destrucción ni
fuego eterno.

Cuando yo pedí ir a la Octava esfera era porque necesitaba vivir las
experiencias de aquellos que sufrían.

Interlocutor: Ahora entiendo por qué se escribió: “…Y descendió a los
infiernos”. ¿Cuál fue su actividad allí, Maestro?

Maestro Jesús: Calmé pesares, cerré heridas, di consuelo, pero estaban tan
ciegos -no de la vista, sino espiritualmente- que no escuchaban ni tomaban
conciencia de lo que les transmitía.

Me tenté y traté de seguirles brindando esas perlas, contradiciendo lo que
les había dicho a mis seguidores, al ver tanto dolor. Después reflexioné y
pensé que solamente la Misericordia Divina de mi Padre puede llegar a
inducirlos a que se eleven lentamente y dejen de retorcerse en la agonía.

Interlocutor: Está clarísimo, Maestro.

Maestro Jesús: Otro de los errores de concepto es creer que cuanto más alto
es el nivel de vibración, menos se sufre. Es todo lo contrario. Pero,
obviamente, en los planos de Luz no se sufre por equivocaciones propias, sí
por los errores ajenos, por las equivocaciones de los seres que están en
vibraciones densas, queriendo manipular a otros seres de su misma vibración
para beneficio propio.

En el nivel 5º de vibración espiritual tenemos mucha tarea. Se vive para
Servir, con muchas entidades que sienten que la meta es compartir, que
disfrutan el ver felices a otros, que gozan con la alegría de los demás,
pero no todo es dicha. También se sufre por el dolor de aquellos que les
domina el ego. Penamos por aquellos que sólo piensan en dominar.

Sabemos que el sufrimiento no es para siempre. Ya fue dictado a este
receptáculo que habrá una gran comunión con el Padre, sin perder la
individualidad, para poder gozar en El. Y así será.

Los dejo y estoy con vosotros, siempre.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias por los mensajes. ¿Alguna
entidad más desea dar una orientación?

Johnakan: Les habla Johnakan Ur-el. Ratifico las palabras de mi amado
Maestro y agrego: Cuando se sufre en los planos de Luz se sufre por empatía.
Envolvemos con nuestro Rayo al espíritu del Error que se halla en crisis y
tratamos de consolarlo. No siempre lo logramos, pues hay espíritus que se
rebelan por soberbia y no permiten ser ayudados.

Eso mismo sucede también en el plano físico. Hay muchas personas que creen
poseer la verdad absoluta y no escuchan ninguna orientación. Otras
directamente tienen mala intención y, guiadas por el ego, hacen una crítica
destructiva contra aquellos que sólo buscan servir.

Hay todavía mucho por hacer, pero no solamente transmitiendo la palabra,
sino mediante la obra. Porque la palabra sin la acción es estéril, es como
la flor sin aroma.

Es necesario que todo lo que se proyecte, se lleve después a cabo. Nada se
podrá lograr sin sacrificio, pero sabemos que el sendero del Bien es un
camino con espinas. Nunca rehuyan un compromiso, nunca dejen de responder a
un pedido de ayuda. Tampoco ignoren la palabra dada, porque el honor es
primordial.

No dejen nunca de adquirir conocimiento, porque cuanto más conocimiento
tengan, más van a poder transmitirlo a los otros. Y nunca mezquinen lo que
sepan, porque el conocimiento que no se da se pudre dentro de la persona
mezquina. El compartir también es Servicio.

Con todo mi amor se despide de ustedes Johnakan Ur-el.
Los milagros del Maestro Jesús
Los milagros del Maestro Jesús II

SESIÓN DEL 27/8/02

Médium : Jorge Olguín.

Interlocutor : Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar : Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: ¿Jesús caminó físicamente sobre las aguas o lo hizo en forma astral de modo que lo vieran sus discípulos?

Ron Hubbard: No caminó astralmente sino físicamente. Y al hacerlo no violó ninguna ley física. La verdadera levitación implica necesariamente que el cuerpo deje de ser tan denso. En el caso de Jesús, la densidad de su cuerpo descendió enormemente por la Energía Crística que tenía el Maestro incorporada. Hay que tener en cuenta también la diferencia de densidad entre el aire y el agua. No es lo mismo deslizarse o flotar en el aire, que tiene un peso específico casi nulo, que caminar apoyándose en el agua, que tiene un peso específico mayor.

Interlocutor: ¿Pero fue ayudado de alguna manera por alguna entidad espiritual?

Ron Hubbard: No, no, el Maestro intencionó para elevar su Energía Crística al máximo y eso permitió que el peso específico de su cuerpo fuera tan débil que pudiera caminar sobre las aguas. Y eso, reitero, no va en contra de las leyes físicas.

Interlocutor: Salvando las distancias, ¿David Copperfield, que entre sus números teatrales tiene uno en los que vuela por el escenario, logró de alguna manera la levitación o es directamente un vulgar truco de ilusionismo?

Ron Hubbard: Es un vulgar truco de ilusionismo. El vuelo lo logra sustentándose a través de finísimos cables camuflados con colores similares a los del escenario para que sean invisibles al ojo humano e incluso están dispuestos estratégicamente en su cuerpo de modo que pueda pasarse un aro por él para simular que no hay nada que lo esté sosteniendo. El truco de pasar un aro por un cuerpo sostenido con cables es un viejo arte del ilusionismo que no tiene nada de asombroso.

Interlocutor: ¿La misión de David Copperfield era encarnar solamente para divertir al público?

Ron Hubbard: No, su misión específica era investigar los fenómenos paranormales, como lo había hecho Houdini, aunque éste se dedicó a perseguir a todos los médium, porque él no creía en la mediumnidad.

Interlocutor: Recuerdo que Houdini trató por todos los medios de comunicarse con su madre… ¿Lo logró?

Ron Hubbard: Finalmente sí, pero él no creyó que lo había hecho, pues pensó que alucinaba.

Interlocutor: Apenas lo puedo creer… ¡Tanto esfuerzo para nada! Con respecto a David Copperfield, ¿se está generando karma por apartarse de su misión?

Ron Hubbard: Cuando alguien resuelve encarnar para cumplir determinada misión en favor de la humanidad, y en lugar de hacerlo se dedica a espectáculos circenses, que lo único que hacen es nutrir su ego, por supuesto que se genera karma, que incluso lo hará descender de nivel.

Quiero aclarar, para evitar malos entendidos, que no está mal entretener al público, lo que está mal es apartarse totalmente de una misión pactada. No estoy hablando de un pacto con nadie en particular, como hacen en el plano físico, sino de un pacto que está implícito.

En rigor, David Copperfield hizo un pacto consigo mismo de encarnar con una determinada misión, y al no cumplirla está violando ese pacto, lo cual es muy grave. Aunque no hizo un pacto con nadie, ese pacto, reitero, estaba implícito. Es algo parecido a que tú te pongas en pareja, donde la fidelidad está sobreentendida aunque no hayas hecho ningún pacto, y que luego lo violes siendo infiel. Y lo mismo sucede si entras a trabajar de cajero en un banco. Aunque no hayas hecho ningún pacto con nadie, es obvio que está implícito que no te vas a quedar con el dinero ajeno. Si lo robas estarás violando ese pacto sobreentendido.

Interlocutor: Está clarísimo… Ahora bien, ¿por qué el karma que se está generando David Copperfield lo hará descender de nivel?

Ron Hubbard: Simplemente porque en los planos elevados no se puede tener karma.

Interlocutor: ¿David Copperfield es, entonces, un espíritu elevado?

Ron Hubbard: Sí, es un espíritu elevado, pero en el plano físico su parte encarnada es muy básica.

Interlocutor: Maestro, ¿puedo pasar a otro tema?

Ron Hubbard: Sí, pero antes quiero aclarar algo importante sobre la mediumnidad. Cuando más elevada o más fina es la sintonía del receptáculo, más posibilidad tiene de ser desestabilizado. Es algo similar a los aparatos de radio, cuya fidelidad de transmisión puede verse afectada por otros aparatos que se encuentren próximos. Este receptáculo, por ejemplo, que tiene este tipo de “sintonía fina”, es decir, una fidelidad de transmisión de más del 95 %, puede ver reducido este porcentaje si se lo desestabiliza.

Interlocutor: Concretamente, ¿qué puede desestabilizarlo?

Ron Hubbard: Las agresiones de pensamiento. Una vez el hermano Ketter, actual Logos Solar de Aní, fue canalizado por este receptáculo y uno de los presentes lo desestabilizó al punto tal que lo llegó a descomponer físicamente.

Interlocutor: En estos momentos hay dos personas que quieren hacer una sesión de mediumnidad…

Ron Hubbard: Estas personas que tú mencionas no tienen buenas intenciones sino que su propósito es agredir al médium. Su forma de pensar, tan agresiva para con la mediumnidad, hace que el porcentaje de que lo lleguen a desestabilizar y descomponer se eleva a más del 90 %. Además, la entidad que se presenta, máxime si se trata de un plano de Luz, como es mi caso, potencia la sensibilidad del receptáculo haciéndolo más proclive a la desestabilización.

Esto significa que si alguien lo influenciara negativamente, mediante lo que en el plano físico llaman “daños”, este receptáculo no tendría defensa alguna. Entonces, a la menor pulsión negativa lo desestabilizan con todas las consecuencias nefastas en su organismo físico.

Interlocutor: ¿Y si se les advirtiera que pueden desestabilizar al médium con su negatividad?

Ron Hubbard: No serviría porque lo hacen inconscientemente. Fíjate que la persona que desestabilizó a este receptáculo, cuando se presentó Ketter, era una persona que de alguna manera tenía una relación de amistad con ustedes y a pesar de ello fue bastante adverso. Imagínate, entonces, lo que puede ocurrir con estas personas que no los conocen personalmente y ya vienen con ánimo de criticar y mostrar el fraude. El perjuicio físico que le pueden causar al médium es enorme, porque su chacra del plexo solar, que es el chacra más sensible, cuando está en esta función de canalizar, lo tiene completamente desvalido y en ese momento le puede afectar la parte estomacal al punto tal de provocarle úlceras sangrantes.

Interlocutor: ¿Úlceras sangrantes, hasta ese punto?

Ron Hubbard: Sí, hasta ese punto. Y lo malo es que si tú se lo comentas a estas personas lo van a interpretar como una excusa para no hacer la canalización.

Interlocutor: ¿Qué hacemos, entonces, Maestro?

Ron Hubbard: Lo tienen que evaluar ustedes, teniendo en cuenta que la mala onda, como dicen ustedes en el plano físico, también puede interferir en la fidelidad de la transmisión, porque el organismo físico ayuda mucho en este aspecto.

Interlocutor: De acuerdo, lo conversaré con Jorge después de la sesión.

 

SESIÓN DEL 8/12/2000

 

Médium : Jorge Olguín.

Interlocutor : Horacio Velmont.

Entidades que se presentaron a dialogar : Johnakan Ur-el, Yo Superior o Thetán de Jorge Olguín y Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

Interlocutor: ¿El Arca de la Alianza era alguna máquina extraterrestre?

Johnakan Ur-el: Sí, absolutamente. El Arca de la Alianza era un aparato extraterrestre que después los terrestres descompusieron por mal uso.

Interlocutor: ¿Pero cuál era su verdadera finalidad?

Johnakan Ur-el: Era un aparato que proveía de alimentos a los israelitas. Lamentablemente no existe en el idioma terrestre una palabra que lo represente. Se podría decir que era un duplicador de alimentos de base radioactiva. Incluso en la actualidad ese aparato, para los extraterrestres que lo proveyeron, resulta obsoleto porque los han construido mejores y más sofisticados.

Interlocutor: ¿Durante todo el tiempo que los judíos estuvieron en el desierto fueron alimentados de esa forma?

Johnakan Ur-el: Así es.

Interlocutor: ¿Nada que ver, entonces, con la multiplicación de los panes y de los peces hecha por Jesús?

Johnakan Ur-el: No, no, nada que ver.

Interlocutor: ¿Pero existió realmente esa multiplicación?

Johnakan Ur-el: Sí, existió. El Maestro Jesús llegó a manejar la transustanciación y podía perfectamente sacar de universos paralelos, asistido por la Energía Crística, tanto alimentos como objetos.

Interlocutor: ¿El Arca de la Alianza existe aún, por ejemplo como reliquia en algún lugar?

Johnakan Ur-el: No, categóricamente no. Es un aparato que hace más de dos mil años fue destruido por el mal manejo e incluso causó muchas muertes.

Interlocutor: Bien, el punto está aclarado.

 

JESÚS Y MIRIAM EN EL POZO DE JACOB

UN RELATO DEL ELOAH ARBILLAC SOBRE UNO DE LOS

EPISODIOS MÁS HERMOSOS DE LA VIDA DEL MAESTRO

 

 

Las dudas del Maestro Jesús

Maestro Jesús: Queridos hermanos, queridos hermanos de cierto os digo que todo lo que se conceptúa en el plano espiritual también se puede pensar en el plano físico.

De cierto os digo, queridos hermanos, que lo que nosotros aquí en el plano espiritual conceptuamos nos causa mucho dolor cuando vemos que muchos seres en el plano físico se sumergen en dudas y en cuestionamientos hasta para con ellos mismos. De verdad os digo queridos hermanos que ni si quiera yo soy perfecto porque mi Padre me hizo con roles del ego al igual que a todos vosotros.

Y de verdad os digo -como dije hace 2.000 años- no miréis la paja en el ojo ajeno mirad la viga en el ojo propio; porque todos de alguna manera en alguna de nuestras encarnaciones hemos cometido errores y yo no reniego de ello porque también fui poseído por el ego en más de una oportunidad y fui presa de pánico y tuve dolor, y tuve incertidumbre… ¡Y tuve dudas!

Hasta que la parte fuerte de mi espíritu se repuso y comencé a ver el dolor del otro, y deje de pensar en mi dolor. Pero queridos hermanos, si yo que muchos de vosotros decís –vuestro Señor- tuve dudas, ¿por qué tú no habrías de tenerlas? Si tuve incertidumbres, ¿por qué tú no habrías de tenerlas? Si luche con mi propio ego, llorando por las noches pensando si ese mensaje que di era válido, ¿por qué tú tendrías que tener vergüenza de llorar? ¿Sabéis las veces que me sentí marginado, solo, incomprendido, como fuera de lugar?

¿Sabéis, queridos hermanos, las veces que estando en compañía, dialogando, comiendo cordero y tomando vino por dentro tenía un nudo en la garganta y no podía tragar de la angustia que sentía por no sentirme comprendido del todo? Ver a los seres que me rodeaban riéndose, en jolgorio, y yo riéndome con ellos pero en el fondo pensando: ¿Entenderán lo que quiero decir? ¿Entenderán mi verdadero mensaje? Si yo no me sentí entendido, no te avergüences si tú no te sientes entendido. Si yo muchas veces estuve en soledad, no tengas reparo en sentirte en soledad. Te podrá comprender uno de cada cien. No sé si a mi me comprende uno de cada cien. Mi propio querido Juan que tanto me alababa, se recostaba sobre mi hombro, hablaba palabras grandilocuentes y me miraba con amor, pero de repente yo dejaba de hablar y le miraba a sus ojos y le decía:

– ¿Has entendido muchacho lo que te dije?

–Maestro, lo que tú digas está bien.

-¡No! ¡No! Tienes que comprender, porque cuando yo no esté estarás tú. ¡Cuándo yo no esté seguirás tú!

Porque Simón me dijo más de una vez: ¿Qué hay de ese? Y yo le dije a Simón más de una vez: A ese déjalo, que ese seguirá cuando yo no esté. Pero tienes apenas 16 años y sé que muchas cosas no comprendes, pero me queda poco tiempo en este plano. ¡Dentro de menos de dos años no estaré más aquí! ¡Entonces no quiero solamente que me mires con devoción, quiero que me prestes atención; porque si no me siento más solo! Y a veces ni hasta el que más me amaba me comprendía en esa vida. Lo peor que podemos tener es lástima por nosotros mismos o pesar por nosotros mismos, porque todos somos importantes. A mi me decís vuestro Señor. ¡Yo no soy más importante que vosotros! Puedo ser importante en el hecho de que trascendí y para muchos por haber trascendido como se dejan llevar por el eco, porque el ser humano es como el eco, por eso soy escuchado.

Pero nadie es el dueño de la verdad absoluta ni siquiera yo. De cierto os digo, humildemente, que no está mal a veces dudar de uno mismo, que no está mal tampoco cuestionarnos y que no está mal a veces sentirnos distintos a los demás; porque yo me he sentido distinto a los demás. ¡Ni mejor ni peor! Distinto.

Y en cada época hay una sociedad que te marca. Es cierto. Y de cierto os digo que no debemos seguir al rebaño ciegamente porque si no caemos en la devoción de Juan que me amaba, pero no quiero que el amor sea ciego.

Ese Juan de hace 2.000 años con sus 16 años de edad empezó a comprender el mensaje, porque le dije: Las cosas se razonan. –Pero amado Maestro –me decía- el amor no se razona, el amor se siente.

– Sí, el amor se siente. Pero luego tienes que explicar conductas. Luego tienes que explicar como transmutar ese amor en obra y ahí sí precisas comprensión querido niño que recién estás creciendo.

Sí que me he sentido solo, pero he tenido la valentía de enfrentar lo que venía después. Y alabo a aquellos que me apoyaron. Por eso avalo a Juan porque cuando quedé solo Juan estuvo conmigo y con mi madre biológica. No se apartó. No pudo más el miedo que el amor. Por eso alabo tanto a Juan. Y de verdad os digo que el amor pueda más que el miedo, que el amor pueda más que el odio, que el amor pueda más que los roles del ego. No intentéis figurar por el hecho de figurar porque sois una cáscara. Lo importante, lo que vales es lo de adentro, la luz interior, el espíritu. Lo demás es provisorio. ¿Os peleáis por un mendrugo de pan en vez de compartirlo?

Es cierto que si entre vosotros alguien saca la tajada de los demás, comete un acto hostil y eso debe ser puesto sobre la mesa. Compartid, no acaparéis. Tampoco inventéis excusas, porque todas las excusas ficticias también son actos hostiles.

Uno de los errores más grandes es creer que tal meta no se puede alcanzar. Y de cierto os digo que tú, que tú, y este receptáculo todos podemos alcanzar las mismas metas. ¡Todos! El tema es como recorramos el camino. ¿Cómo quieres tú recorrer el camino? El camino hacía la luz debe ser recorrido con la frente alta porque tú eres importante, porque vales, porque eres útil. El azar, el azar… De cierto os digo que siempre va a haber gente que va a colocar obstáculos en tu sendero, pero los obstáculos están para salvarlos, no para frenarnos. Y me pongo como ejemplo. En los 2 años y 3 meses que duró mi campaña no tuve decenas -decenas se dieron a conocer-, ¡tuve centenas de obstáculos y críticas! Por eso sin ser reiterativo valoro a aquellos que me apoyaron incondicionalmente. ¡Porque es en ellos en quienes puedo confiar! No en los que dudaron. Y eso es una de las cosas que le enseñé a Juan y cuando por última vez Simón me dijo: ¿Y con este qué?

– Tú ocúpate de ti. Tú transmite la Palabra. Éste, Juan, seguirá como el espíritu consolador y volverá a encarnar y transmitirá mi palabra. Pero es necesario que hoy, en este presente, cada uno sepa su valía. ¡Porque es cierto, no somos un calco uno del otro! Como decís vosotros en esta jerga nueva, clones, que en mi época no se utilizaba; pero tenéis iguales oportunidades. Me diréis: ¡No! Porque unos nacemos en distintas regiones, en distintas familias, con distintas situaciones, con economías alteradas…

¿Cómo puedes decir Maestro que tenemos las mismas oportunidades? Y yo te respondo: Yo transcendí. Y más de uno me preguntó: ¿Por qué decidiste encarnar en la ignota Belén y no en Roma donde hubieras trascendido mucho más? Y antes de retirarme os pregunto: ¿Hubiera trascendido mucho más o no trascendí desde aquel ignoto lugar? Entonces no busquemos la excusa de decir, no puedo, no lo logro, no llego, no alcanzo, esa meta está lejana, no lo podré hacer nunca, no valgo gran cosa,… No permito esas palabras. Sois mis hermanos y de verdad os digo queridos hermanos si yo los amo tanto-tanto que mi corazón se parte, amaos a vosotros mismos, sed valiosos para vosotros. Yo siempre enseño el mirar al prójimo pero miraos primero a vosotros mismos.

El querido Juan que está encarnado en este receptáculo ya lo dijo tiempo atrás: Ama a tú prójimo como a ti mismo, significa, que para amar al otro primero te tienes que amar tú. Ama a tú prójimo – como a ti mismo. Primero, te tienes que amar tú. Ya lo dijo Juan encarnado en este receptáculo. Les mando toda mi Luz. Hasta en todo momento.

Maestro Jesús: Me he comunicado especialmente para intentar corregir algunas versiones sobre mi encarnación en Galilea. Visualizo siglos atrás a mi amado discípulo Juan Zebedeo, cuyo nombre espiritual es Johnakan Ur-el, que ahora está encarnado en este receptáculo. Lo veo en Patmos, isla de Grecia, guardando manuscritos de la comunidad esenia.

Son manuscritos que nunca fueron encontrados y traen tanta información como los rollos del mar Muerto. Esos manuscritos son genuinos, revelan que estuve viviendo casi dos años con los esenios. El que era mi primo nunca fue mi maestro, como dicen algunos escritos de la época. Simplemente fue mi precursor, aunque no estábamos de acuerdo en algunas cosas, pues él tenía la costumbre de aislarse y yo le comentaba que la verdadera vocación de servicio cuando uno está encarnado no es aislarse, sino brindarse.

Me dolía ver la necedad y la obstinación de dos de los maestros de justicia , el que desencarnó al poco tiempo que llegué a la comunidad y el que lo siguió.

Daban más importancia a la penitencia que al Servicio.

Les decía: “Ésa no es la manera de servir a mi Padre”, y me respondían: “Déjanos seguir con nuestro camino, porque muy pronto llegará el fin de este mundo”.

Les replicaba: “No, estáis equivocados, aún no es el momento”. Porque cuando se decía: “No pasará de esta generación”, se pensaba que se hablaba de un término de 70 años y no era así. Se aludía a la generación zodiacal , que es aproximadamente 2.160 años.

Actualmente, el paso a una Nueva Era tiene que traer cambios que van a afectar a todos los seres encarnados en este planeta. No estoy hablando de catástrofes planetarias, sino de cambios de conciencia. Desconfiad de aquellos que les den mensajes alarmantes. Los seres humanos necesitan palabras de aliento, para incentivarse en el Amor.

Lamentablemente, el ser humano vive condicionado por la sociedad en la que vive. La gente busca salir de distintos apuros, pero no busca la Luz. Y aquellos que van a lugares espirituales lo hacen para su propio beneficio, para obtener ayuda y no para Elevarse. Buscan calmar sus necesidades y no se fijan en el prójimo.

Interlocutor: Lo que sucede, Maestro, es que hay mucho dolor en este mundo…

Maestro Jesús: El dolor es siempre aprendizaje… Sabemos que hay discusiones a nivel familiar que traen sufrimiento, pero las peleas se producen por el ego que tiene las partes. También hay conflictos a nivel laboral, en las comunidades políticas y en los grupos religiosos. Y tendría que ser al revés. Tendría que haber apoyo, altruismo y una gran vocación de Servicio.

Interlocutor: ¿La religión puede ayudar a la Salvación espiritual?

Maestro Jesús: Todas las sendas que conducen al Padre son caminos de Salvación, pero lo importante es la Iluminación y no la doctrina. Quiero darles un mensaje de quien fuera mi madre cuando yo estaba encarnado en Galilea. María dijo: “Hay muchas falencias en las enseñanzas espirituales que se brindan, porque crean el temor en aquellos que buscan el camino del Señor”.

Y yo agrego: “Hoy siguen cometiendo exactamente los mismos errores. Están errando el Camino de la Fe, dando mensajes equivocados. Han cortado palabras mías de ese libro tan hermoso que es la Biblia”.

Interlocutor: ¿Por no entenderlo?
Maestro Jesús: No. Han cercenado palabras donde hablaba sobre la reencarnación. Las interpretaciones correctas fueron suprimidas durante un concilio ecuménico celebrado en la ciudad de Nicea, en Asia Menor y cerca de Constantinopla, en el año 325, llamado Concilio de Nicea.

Yo había enseñado que cada ser humano es responsable de su destino, pero en ese año se votó la supresión de esas enseñanzas, con el propósito de consolidar el control de la Iglesia, que deseaba ser la única autoridad en el tema concerniente al destino del hombre. El entonces concordato Iglesia-Estado, asustados éstos al ver que una doctrina que hace a los individuos responsables de su propia salvación espiritual pueda enfrentarse a su autoridad, acuñaron semejante prohibición. De cierto os digo que a aquellos que decían representarme no les convenía que el pueblo supiera que no precisaba dogmas ni rituales para alcanzar el Reino de mi Padre. A esos dirigentes no les interesaba que la gente supiera del karma y de la ley de causa y efecto. Sacaron las palabras de la Biblia donde hablaba de la reencarnación y de que la conducta equivocada podía generar cada vez responsabilidades más grandes en el espíritu encarnado. Cortaron los párrafos donde explicaba que, para llegar al Padre, solo bastaba con un comportamiento altruista. Nadie tenía entonces necesidad de un Salvador que los condujese como un rebaño.

Obviamente, la cúpula religiosa del siglo VI necesitaba el azote de la resurrección de los muertos para forzar la dependencia de las masas. Esa doctrina fue reforzada con promesas de gloria eterna a los que se sometiesen y fuego eterno en un infierno a aquellos que se rebelasen. Se manipuló el sentimiento de culpabilidad y se domesticó la conciencia, induciendo a delegar el poder personal a la propia curia, que se había unido con el emperador Justiniano I , y entre ellos tejieron la más grande conspiración contra el camino espiritual, decretando una supuesta resurrección de la carne y una posterior ascensión a los cielos. ¡Como si se pudiera ir al mundo espiritual con un cuerpo físico!

La verdadera resurrección es la resurrección a la Luz. Eso es lo que no entienden [5] .

Mi Padre, que es el Supremo Hacedor, tiene planes para este planeta. La Tierra es un planeta elegido.

La equivocación de muchos centros espiritistas es pensar que este es un planeta de castigo, un planeta del error. Tergiversan la Verdad. En este planeta venimos a aprender… porque yo mismo he pasado pruebas, estado cuarenta días aislado en el desierto, comiendo raíces… He recibido tentaciones de la carne, he sufrido tentaciones terribles de mi ego .

Interlocutor: ¿Hubo entidades oscuras que lo tentaron?

Maestro Jesús: Tentaron a mi propio egoísmo, que taladraba mi mente. Era mi propio egoísmo el que me decía: “Tienes el poder del Padre… ¿Por qué no lo usas para tu beneficio? Si tú puedes someter… ¿Por qué no sometes?

Es muy difícil entender que esas pruebas servían para evolucionar. Tantas veces había sido tentado y no tengo ningún reparo en decirlo, porque el Padre lo sabe. La última tentación ocurrió cuando estaba en el Huerto de Getsemaní, donde le dije al Padre: “Hágase tu Voluntad y no la mía”. Y logré salir airoso de la postrer prueba.

Interlocutor: ¿Cómo se comunica el Padre con ustedes, Maestro?

Maestro Jesús: El Padre no se comunica con palabras. El Padre se comunica con ideas, buscando “despertar” la conciencia de cada uno de sus hijos, tanto en el plano físico como en los distintos planos espirituales. Sepan que cada vibración en su nivel no se puede comunicar con las vibraciones más sutiles. Así como ustedes, en el primer nivel, tienen que usar receptáculos para comunicarse con entidades de niveles de vibración más alta, los del segundo nivel no pueden comunicarse con los del tercero, ni los del tercero con el cuarto, y así sucesivamente.

No quiero ahora dejar pasar por alto un tema muy importante.

Es necesario que sepan que hubo otras comunidades cristianas en los siglos I, II y III que fueron combatidas y luego exterminadas, independientes de los gnósticos.

Hubo otras comunidades que estaban muy elevadas y siguieron avanzando comunidades secretas.

Quizás haya personas que no estén de acuerdo con algún camino espiritual. De cierto os digo que todos los caminos que llevan al Padre son buenos pero, en algunos casos, la falla está en los Maestros que enseñan dicho sendero, pues no les importa alabar al Padre, sino ser alabados ellos. Siempre el que triunfa para mal es el ego , el querer sobresalir. Hago hincapié en esto porque es importante la humildad. Con humildad nunca puede haber ira. Con humildad nunca puede haber pérdida de control. La ira y la pérdida de control en el ser humano retrasan en un segundo lo que se puede avanzar durante un año.

Es necesario que lo entendáis. Todos los seres encarnados podemos ser doblegados por distintas emociones. Recordad cuando yo perdí el control frente a los viles comerciantes del Templo. El vencer las tentaciones es parte de la enseñanza.

El sufrimiento también puede ser aprendizaje. Pero no todos ponen aplicación en ese aprendizaje. A veces, un mal entendido apego hace que el ser humano se comporte como un necio y sé que no es posible cambiar a quien no quiere hacerlo. El ser humano tiene que darse cuenta que sólo dando se recibe. Debe tomar conciencia del sentimiento de felicidad y de gozo que significa vivir para dar. Ésa es la bienaventuranza.

Me retiro, dejando con ustedes todo mi Amor.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

 

 
 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: