EL TERCER TIEMPO DE ESPIRITUALIDAD- TERCER TESTAMENTO

Los 144,000 Marcados

Escrito estaba por la misericordia de Dios y anunciado por el profeta Juan, que en la plenitud del Sexto Sello serían señalados los escogidos del Señor.No estáis aquí por un acaso, no habéis venido por obra de la casualidad; si estáis aquí es porque se os ha enviado a la Tierra a cumplir con una restitución y con una misión, y eso nada tiene que ver con las cosas materiales ni con los placeres de la carne.He cumplido lo escrito y dicho por el profeta; tened certeza también de todo cuanto Yo os digo ahora.

Para extender mi Obra en este Tercer Tiempo, he venido a escoger entre las grandes muchedumbres a 144,000 espíritus señalándoles con un ósculo de luz divina, no un beso de traición, ni sello de un pacto que ponga en peligro vuestro espíritu.

La Marca Espiritual

La marca es el signo invisible por medio del cual podrá cumplir su misión quien la lleve con amor, con respeto, con celo y con humildad; entonces podrá comprobar que la marca es una gracia divina que le hace superior al dolor, que le ilumina en las grandes pruebas, que le revela profundos conocimientos y dondequiera abre brecha para que pase el espíritu.

La marca es como eslabón que une, a quien la posee, con el mundo espiritual; es el conducto para que se manifieste en vuestro mundo el pensamiento y la palabra del mundo espiritual; por lo que os digo que un marcado es un mensajero, es un enviado y es un instrumento mío.

Grande es la misión, así como la responsabilidad, del marcado para con mi Obra; pero no está solo en su camino: a su lado va siempre el ángel protector que le cuida, le guía, le inspira y fortalece.

¡Cuán fuerte ha sido el que ha sabido abrazarse con amor a su cruz, y qué duro y amargo ha sido el camino para el escogido que no ha sabido llevar consigo la divina señal de elegido en el Tercer Tiempo!

Yo os digo a todos los han llegado ante mi Obra, que aprendan a velar y a orar, a llevar con amor su cruz y a practicar con rectitud y obediencia, para que esta vida, que ha significado para vuestro espíritu su reencarnación más luminosa, no vaya a ser estéril y más tarde tenga que llorar el tiempo perdido y los dones desaprovechados.

Mi marca es la señal que el Espíritu Santo deposita en sus escogidos para cumplir una gran misión en este Tercer Tiempo. El que ostenta esta señal no está a salvo de peligros; por el contrario, es más tentado y más probado que los demás.

La marca quiere decir misión, cargos y responsabilidad ante Dios. No es una garantía contra las tentaciones o las enfermedades; si así fuera, ¿qué méritos habría en mis escogidos? ¿Qué esfuerzo haría vuestro espíritu por permanecer fiel a mi palabra?

Recordad a cada uno de los doce escogidos por Mí en aquel Segundo Tiempo y confirmaréis lo que os estoy diciendo. Entre aquéllos hubo instantes de duda, de flaqueza, de confusión, y hasta hubo uno que me traicionó entregándome con un beso a mis verdugos.

144,000 son los marcados en este Tercer Tiempo. Una legión de espíritus, un grupo que mi caridad ha señalado y entresacado en todos los tiempos para entregarles una misión especial, una responsabilidad ante los demás.

Muchos han sido señalados, pero otros, en el camino de su propia existencia, serán sorprendidos y les será revelado, ya por mi Divino Espíritu o por vuestro conducto, que pertenecen a los 144,000 y la señal que os dé de que el número ha quedado cerrado, causará una gran conmoción en vuestro planeta, y esta conmoción, ese acontecimiento, no tardará mucho en venir.

¡Ay, ay del Universo en ese instante, en verdad os dice el Padre! porque con ello haré comprender a los hombres que algo sobrenatural acontece, que algo más allá de los elementos, de la voluntad del hombre, está aconteciendo, y la mayor parte de la Humanidad, temerosa, penetrará en oración y en arrepentimiento.

FUENTE: http://es.144000.net/articulos/los_144000_marcados.htm

1866 – El Inicio del Tercer Tiempo

El Preludio

En el libro “Memorias sobre Hechos de Roque Rojas y algunas anécdotas sobre sus antepasados”fechado en el año de 1914,  su autor Gregorio Baldomero narra el preludio del inicio del Tercer Tiempo.

“La Noche del 23 para amanecer el día 24 de junio de 1861 (sic), el Señor
Don Roque Rojas había estado muy atareado todo ese día en
asuntos de su trabajo de juez civil, se fué a dormir, pero como a
eso de las 10 de la noche despertó y vió a un “Ángel”
con alas doradas que ya otras veces se le había presentado y le
dijo estas palabras: “Elías, Elías, eres el prometido y
eres elegido para ser la “Roca Fuerte de Israel” porque eso quiere decir
tu nombre, y yo, Gabriel, vengo a comunicarte que debes levantarte del
lecho y debes caminar atrás del lugar conocido como El Calvario y
llegar a la chinampa (islote) que está en la casa de María
Petra, y ahí te hablará Aquél que me ordena cumplas
lo que yo te estoy diciendo”…

“Presuroso tomó (Roque) sus ropas y se vistió, salió al patio de la casa y
vió que una hermosa luna iluminaba toda la comarca que estaba en
profundo silencio. De ahí salió de la casa y se dirigió
al canal donde tomó una canoa…y comenzó a remar haciendo
que la canoa se deslizara hasta la chinampa de María Petra; al
llegar cerca de la humilde choza de esta mujer, oyó en la copa de
un árbol el trino de un ave; embebido quedó oyendo el
canto de aquella ave…”

“De repente vió que ante su vista aparecía un triángulo de color oro pálido,
y al fondo de éste se fué destacando un sol con cara de
hombre de color rojo encendido con destellos amarillos, y fue tal la luz
que vió todo iluminarse con una luminosidad grandiosa, como si
fuese la luz de una aurora radiante…”

“…levantó la cabeza y vió más allá del triángulo,
volar una paloma como si fuera de nieve y de su pico caían gotas
de luz cristalinas y vió que caían sobre su cabeza y bañaban
todo su cuerpo…”

“…de repente, a lo lejos, oyó el toque de una trompeta dar tres llamadas y oyó una
voz fuerte que le dijo estas palabras: “En tí se manifestará
el Espíritu de Elías prometido para estos tiempos”…”…y vió una mano que salía del triángulo y con
una vara tocaba la tierra tres veces y oyó en lo alto la potente
voz que le dijo: “Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Padre”. “Y al terminar estas palabras,
volvió a oir en la lejanía tocar tres veces aquella trompeta que antes escuchara, a su lado
derecho, y volvió a escuchar la voz poderosa que le decía:
“Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Hijo”.

“Al acabar de decir la voz estas palabras, vió una cruz descender de
lo alto del cielo y posarse sobre la tierra y desaparecer nuevamente, a
su lado izquierdo y volvió a escuchar la potente voz que le decía:
“Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Espíritu Santo”.

“Y al oir estas últimas palabras oyó una músicasublime y vió que la paloma se posaba sobre su cabeza y
desapareció, la mano con la vara volvió a dar tres toques
sobre la tierra y escuchó una multitud de voces que cantaban:
“Esta es la venida del Elías prometido”.

“Y yo, Gregorio Baldomero, escribo este grandioso pasaje de la vida de don
Roque Rojas, tal y como él me lo platicó”.


1o. de Septiembre de 1866

Impulsado por esa visión, Roque Rojas congregó a un número muy pequeñode
personas, las cuales convencidas por múltiples testimonios de que
él había sido elegido por Dios para una gran misión
(Ver “Hechos de Roque Rojas”),
se reunían con frecuencia en eñ humilde oratorio de Roque Rojas.

Mas en la reunión que tuvo lugar el 1o. de Septiembre de 1866, sucedió que,
inesperadamente, Roque Rojas entró en éxtasis espiritual y con la inspiración
del espíritu del Profeta Elías, con voz firme pronunció estas palabras:

“Yo soy Elías, el Profeta del Primer
Tiempo, el de la transfiguración en el monte Tabor; preparaos
porque los Siete Sellos os son dados a conocer y las puertas del
misterio os son abiertas para que podáis contemplar el camino de
vuestra salvación. He aquí cumplida la palabra de Dios
pronunciada desde los tiempos remotos por Sus profetas.”

En el folleto “Albores de la Nueva Venida del Señor. El
Enviado”
, publicado en el año de 1970 por el recinto “El
Redentor” bajo la supervisión de Eneida R., se citan fuentes del
siglo XIX y se narra lo siguiente:

“El Primero de Septiembre de 1866, son nombradas
siete personas que quedarían al frente de los siete primeros recintos,
que fueron representación (simbolismo) de los Siete Sellos por los dones
que cada uno recibió.”(Ver “Damiana Oviedo, La Primera Portavoz”)

“Posiblemente en esa fecha Roque Rojas haya dado a conocer
a la congregación aquella revelación divina en la que se funden los Mandamientos (entregados a través)de Moisés, con las máximas de Jesús y los preceptos
de Elías en una sola ley, revelación que el enviado había recibido desde el 23 de
Diciembre de 1862″.

El Preludio

En el libro “Memorias sobre Hechos de Roque Rojas y algunas anécdotas sobre sus antepasados”fechado en el año de 1914,  su autor Gregorio Baldomero narra el preludio del inicio del Tercer Tiempo.

“La Noche del 23 para amanecer el día 24 de junio de 1861 (sic), el Señor
Don Roque Rojas había estado muy atareado todo ese día en
asuntos de su trabajo de juez civil, se fué a dormir, pero como a
eso de las 10 de la noche despertó y vió a un “Ángel”
con alas doradas que ya otras veces se le había presentado y le
dijo estas palabras: “Elías, Elías, eres el prometido y
eres elegido para ser la “Roca Fuerte de Israel” porque eso quiere decir
tu nombre, y yo, Gabriel, vengo a comunicarte que debes levantarte del
lecho y debes caminar atrás del lugar conocido como El Calvario y
llegar a la chinampa (islote) que está en la casa de María
Petra, y ahí te hablará Aquél que me ordena cumplas
lo que yo te estoy diciendo”…

“Presuroso tomó (Roque) sus ropas y se vistió, salió al patio de la casa y
vió que una hermosa luna iluminaba toda la comarca que estaba en
profundo silencio. De ahí salió de la casa y se dirigió
al canal donde tomó una canoa…y comenzó a remar haciendo
que la canoa se deslizara hasta la chinampa de María Petra; al
llegar cerca de la humilde choza de esta mujer, oyó en la copa de
un árbol el trino de un ave; embebido quedó oyendo el
canto de aquella ave…”

“De repente vió que ante su vista aparecía un triángulo de color oro pálido,
y al fondo de éste se fué destacando un sol con cara de
hombre de color rojo encendido con destellos amarillos, y fue tal la luz
que vió todo iluminarse con una luminosidad grandiosa, como si
fuese la luz de una aurora radiante…”

“…levantó la cabeza y vió más allá del triángulo,
volar una paloma como si fuera de nieve y de su pico caían gotas
de luz cristalinas y vió que caían sobre su cabeza y bañaban
todo su cuerpo…”

“…de repente, a lo lejos, oyó el toque de una trompeta dar tres llamadas y oyó una
voz fuerte que le dijo estas palabras: “En tí se manifestará
el Espíritu de Elías prometido para estos tiempos”…”…y vió una mano que salía del triángulo y con
una vara tocaba la tierra tres veces y oyó en lo alto la potente
voz que le dijo: “Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Padre”. “Y al terminar estas palabras,
volvió a oir en la lejanía tocar tres veces aquella trompeta que antes escuchara, a su lado
derecho, y volvió a escuchar la voz poderosa que le decía:
“Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Hijo”.

“Al acabar de decir la voz estas palabras, vió una cruz descender de
lo alto del cielo y posarse sobre la tierra y desaparecer nuevamente, a
su lado izquierdo y volvió a escuchar la potente voz que le decía:
“Yo te lo digo en mi nombre, que soy el Espíritu Santo”.

“Y al oir estas últimas palabras oyó una músicasublime y vió que la paloma se posaba sobre su cabeza y
desapareció, la mano con la vara volvió a dar tres toques
sobre la tierra y escuchó una multitud de voces que cantaban:
“Esta es la venida del Elías prometido”.

“Y yo, Gregorio Baldomero, escribo este grandioso pasaje de la vida de don
Roque Rojas, tal y como él me lo platicó”.


1o. de Septiembre de 1866

Impulsado por esa visión, Roque Rojas congregó a un número muy pequeñode
personas, las cuales convencidas por múltiples testimonios de que
él había sido elegido por Dios para una gran misión
(Ver “Hechos de Roque Rojas”),
se reunían con frecuencia en eñ humilde oratorio de Roque Rojas.

Mas en la reunión que tuvo lugar el 1o. de Septiembre de 1866, sucedió que,
inesperadamente, Roque Rojas entró en éxtasis espiritual y con la inspiración
del espíritu del Profeta Elías, con voz firme pronunció estas palabras:

“Yo soy Elías, el Profeta del Primer
Tiempo, el de la transfiguración en el monte Tabor; preparaos
porque los Siete Sellos os son dados a conocer y las puertas del
misterio os son abiertas para que podáis contemplar el camino de
vuestra salvación. He aquí cumplida la palabra de Dios
pronunciada desde los tiempos remotos por Sus profetas.”

En el folleto “Albores de la Nueva Venida del Señor. El
Enviado”
, publicado en el año de 1970 por el recinto “El
Redentor” bajo la supervisión de Eneida R., se citan fuentes del
siglo XIX y se narra lo siguiente:

“El Primero de Septiembre de 1866, son nombradas
siete personas que quedarían al frente de los siete primeros recintos,
que fueron representación (simbolismo) de los Siete Sellos por los dones
que cada uno recibió.”(Ver “Damiana Oviedo, La Primera Portavoz”)

“Posiblemente en esa fecha Roque Rojas haya dado a conocer
a la congregación aquella revelación divina en la que se funden los Mandamientos (entregados a través)de Moisés, con las máximas de Jesús y los preceptos
de Elías en una sola ley, revelación que el enviado había recibido desde el 23 de
Diciembre de 1862″.


Bibliografía: “Memorias sobre Hechos de Roque Rojas y
algunas anécdotas sobre sus antepasados” . Gregorio Baldomero.
1914 / “Albores de la Nueva Venida del Señor. El Enviado”,
Folletos de “El Redentor”. 1970

 

 


Roque Rojas, el elegido del Tercer Tiempo.

 

Roque Rojas

¿Quién fué Roque Rojas?

 

 Roque Jacinto Rojas Esparza nació el día 16 de Agosto de 1812 en la Ciudad de México, en la República Mexicana situada en el continente americano.

En Roque Rojas se funden varias culturas, pues su padre, Manuel Rojas, es descendiente de judíos sefaradíes (españoles) y su madre, Dolores Esparza, es de origen indio otomí.

Para cumplir con los requisitos de la religión católica prevaleciente en aquella región
del mundo, sus padres llevaron a bautizar al pequeño, y el sacerdote católico que le bautizó se llamaba Filogonio
Quezada.

Años después, al quedar huérfano de madre, su padre y su padrino Juan López Montiel, lo inscribieron en el Seminario de México, pues querían para él la carrera del sacerdocio mas sólo pudo estudiar ahí tres años, pues al fallecer su padrino no contó con los medios económicos necesarios para mantener sus estudios.

Regresó a vivir al lado de su padre y aprendió ventidós oficios: Impresor, grabador, carpintero, ebanista, relojero, pintor, etc.

Se casó en el pueblo de Zumpango de la Laguna en la provincia mexicana con la Srita. Guadalupe Arias Malanco con la que tuvo una hija única, Carolina, llevando todos una vida armoniosa y llena de amor hacia los demás.

La noche del 21 de Junio de 1861, como a las diez de la noche, una visión lo despertó y a continuación tuvieron lugar los extraordinarios eventos que signaron su camino por el resto de su vida: El ángel Gabriel le indicaba que se trasladara a cierto lugar del sur de la Ciudad de México donde habría de recibir órdenes y mensajes de Dios para el cumplimiento de su misión como precursor de la manifestación del Espíritu de Verdad entre los hombres.(Ver “1866″)

En cumplimiento de las órdenes divinas, Roque Rojas, hombre sencillo y bondadoso, sufre persecusiones tanto de autoridades civiles como eclesiásticas, así como la incomprensión de su propio pueblo. (Ver “Hechos de Roque Rojas”)

El 1o. de Septiembre de 1866 Roque Rojas recibe por vez primera, la comunicación a través del entendimiento humano de Elías, el profeta del Primer Tiempo. (Ver “1866″)

El 31 de Mayo de 1868, en la casa de Refugio González viuda de López Cano, situada en la Calle del Ciprés y las Flores en la Ciudad de México, entregó la “marca” espiritual a Benito Juárez, prócer mexicano. (Ver“Hechos de Roque Rojas”)

En 1869 Roque Rojas da por terminada su misión espiritual y fallece diez años después, el 18 de Mayo de 1879 en la casa marcada con el número 18 de las calles del Niño Perdido (hoy, Eje Lázaro Cárdenas) en la Ciudad de México.

 

Damiana Oviedo. La primera cátedra del Divino Maestro en el Tercer Tiempo


Bibliografía:
“Memorias sobre Hechos de Roque Rojas y algunas anécdotas sobre sus antepasados” . Gregorio Baldomero. 1914

DOMINGO 11 DE MAYO DE 1884

 

¡La paz sea con vosotros!
Heme aquí entre vosotros, irradiando mi Verbo y mi luz, a través del entendimiento de Damiana Oviedo, en cumplimiento a mi palabra entregada en los tiempos pasados.
Os anuncié mi llegada, la cual sería como un relámpago que surge del Oriente para llegar al Occidente, en un tiempo en que las grandes guerras fraticidas se desatarían y en el que la perversidad de los hombres llegaría a su mayor altura.

Por ello, a través de esta manifestación, estoy preparando la simiente que habéis de llevar, ¡oh, pueblo amado!, a los hogares destruídos y en donde la virtud será pisoteada y la Ley en su totalidad adulterada.
De nuevo he venido entre los humildes y mansos de corazón, entre los pobres e ignorantes, y contemplo que la humanidad duerme en su letargo.

Al igual que ayer, vuestro Padre no será comprendido por todos: los exégetas y los teólogos, a pesar de que vean el cumplimiento de cada una de mis señales reveladas, no querrán reconocerme, se habrán olvidado que el ayer les anuncié que cuando volviera para entregar mi Verbo al mundo, no sería en la forma de hombre para enseñaros nuevamente el camino, sino intangible, semejante al relámpago que ilumina los cielos.

Así ahora, el Verbo ilumina los cielos y la Tierra, y la vida espiritual que para vos era un misterio, el mañana ya no lo será, mas ante todo os digo: ¡Oh, humanidad amada! Volved a Mí.
Empezad por orar como el ayer os enseñé, para que sintáis la paz de mi Espíritu. Orad delante del Padre, sintiendo aquellas palabras que os enseñé en el tiempo pasado y que os dicen: ¡Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu Reino y hágase tu voluntad! Hasta hoy no sabíais su significado verdadero: eran una invocación de mi presencia en este Tercer Tiempo.
¡Oh, mi nuevo pueblo de Israel! Os confío esta Obra iniciada por Elías a través de Roque Rojas, como si fuese un árbol, que hoy es tierno pero mañana será corpulento y dará sombra y fruto al peregrino fatigado, al enfermo, al caído y al menesteroso.
Grandes multitudes se acercarán a escuchar mi palabra, que como rocío de gracia llegará a sus corazones, pero serán pocos los discípulos que me comprendan, como ha acontecido con Elías, que ha recibido los dardos de la duda, la indiferencia y la mofa.
Elías, a través de Roque Rojas, preparó a mis primeros labriegos que habrían de recibirme en este tiempo, mas sus lecciones no fueron comprendidas y cada uno concibió la Doctrina de acuerdo con su manera de pensar y han tratado de crear una religión en dónde buscar a su Señor.

Por eso contempláis tanta confusión en las interpretaciones que se han dado a las enseñanzas dejadas por Elías.

No se ha querido reconocer el significado de cada símbolo, que Roque Rojas forjó para que la humanidad empezara a concebir el verdadero sentido de las enseñanzas espirituales, mas no para que los adorase como cosas sagradas ni se postrase ante ellos. ¿Hasta cuándo, humanidad amada, comprenderéis las revelaciones que a través de los tiempos el Espíritu Divino os ha entregado?
Ahora os digo que aquellos símbolos que os dejó Roque Rojas, cuando hayan sido estudiados y comprendidos por vosotros, tendrán que desaparecer, tendrán que ser ocultados a los hombres para que este pueblo de Israel no caiga en idolatría;, pero el sentido o esencia de aquellas enseñanzas, quedarán escritos en la conciencia del discípulo.
Así como en el Segundo Tiempo, después de consumado el sacrificio de vuestro Maestro, hice desaparecer el símbolo más grande del cristianismo: la cruz, y todo cuanto podía haber sido objeto de fanática adoración por parte del hombre.
Hoy he venido a manifestarme dentro del Tabérnaculo de vuestro espíritu, para depositar en el Arca de la conciencia mis nuevas revelaciones.
Elías, al estar vibrando a través del entendimiento de Roque Rojas, escogió a siete doncellas vírgenes, que habían de ser el tabernáculo en donde Yo habría de manifestarme para doctrinar a las multitudes. De éstas siete doncellas solamente una conservó la flama encendida en espera de la llegada del Esposo amado.

Ella es Damiana Oviedo, por quien inspiro, transmito y manifiesto mi palabra divina.

 

 

En verdad os digo que en este lugar os arrullaré por un tiempo en mis brazos de Padre, manifestándome a través del entendimiento humano, mas llegará el momento en que esta simiente se esparza por todos los pueblos y comarcas.

Grandes portavoces se prepararán el mañana y brindarán bellos conciertos celestiales a las multitudes. Mientras llega ese tiempo, lavad vuestro espíritu en esta cascada de luz que hoy se desborda sobre vosotros y así quedaréis limpios y preparados para penetrar en lo que antes os parecía un misterio.
Díscipulos amados: Sed fuertes para que podáis resistir la incredulidad, la calumnia o los ataques verbales de los hombres.
En verdad os digo que mi palabra hará estremecer al espíritu de la humanidad.

El teólogo consultará sus libros, el filósofo escudriñará a sus más grandes maestros y toda secta o religión se conmoverá hasta sus cimientos ante mis nuevas revelaciones. Y aun dentro de mi Obra, a mediados del siglo venidero, surgirá la batalla de ideas, porque mientras unos despierten a la verdad, otros querrán permanecer en su fanatismo y se aferrarán a sus tradiciones y combatirán unos contra otros.

En medio de esa lucha, se escuchará mi Voz previniendo a las multitudes: No convirtáis el fruto de la vida que con tanto amor os he entregado, en manzana de discordias.
Ahora os sentís pequeños y débiles, pero estáis conmigo, mas mirad a los labriegos y congregantes que Elías reunió en torno a mi Obra: se han dispersado, me han dejado solo en mi mesa, y el pueblo, en su ingratitud ha caído en desunión y muchos han negado a su Padre; mas hoy he venido a devolverles su heredad, a alimentarlos con el pan de vida eterna.
Yo os entrego fortaleza, para que vayáis en busca de los que se han perdido y los traigáis ante mi presencia, mas si os desconocieren, si os dijeren que sois magos o hechiceros, estad en paz, porque de cierto os digo que ya habréis cumplido. Dejadme la causa a Mí.
Roque Rojas, en sus enseñanzas que recibió de Elías, os dijo que este tiempo sería llamado también del Sexto Sello, una etapa en que se manifestará el juicio de Dios y la penitencia entre los hombres.

Vengo a abrir el Libro de la Justicia divina que es mi Obra; en ella están los conocimientos de la más alta sabiduría, con los cuales edificaréis mi santuario en este Tercer Tiempo en vuestro corazón y espíritu, tal y como Elías os los anunció.
Estudiad cada una de las enseñanzas dejadas por Roque Rojas, discernidlas, comprendedlas y analizadlas, para que lleguéis a ser los más fervientes discípulos de mi Obra.
Os dejo mi paz, mi amor y mi perdón.
¡La paz sea con vosotros!
Cátedra transcrita por María Arellano González.  Damiana Oviedo recibía la inspiración divina con los ojos abiertos y estando de pie…hasta años después, y debido a su edad, comenzó a entregar las inspiraciones sentada. Ella jamás entró en estado de trance mediúmnico exterior, su elevación y éxtasis eran interiores y profundamente espirituales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: