REFLEXIONES SOBRE LAS RELIGIONES O CULTOS

La parte real del hombre es el alma; su cuerpo es extremadamente útil porque es su tem-plo, es el modo de ser, el vehículo con el cual está capacitado para cumplir y trabajar.
La verdad nunca ha estado oculta para aquellos que quieren conocer y usar con sabiduría las grandes leyes; pero ha estado oculta al ignorante y al profano, y continuará estándolo, porque el Maestro dijo: “No echéis vuestras perlas a los cerdos para que no las pisoteen”.
Esta es una divina ley y nadie puede descubrir la ley de sabiduría a los ojos de quien no la merece.
Pero el hombre sabio busca la verdad en toda forma, y puede leerla en los jeroglíficos de los antiguos, en la astrología de los caldeos, en los Vedas de los hindúes o en los registros de los judíos.
Religión en el mundo no es nada más que filosofía. Es un SISTEMA DE VIDA, no un sistema de creencias. Tiene su raíz y comienzo en la filosofía de los Antiguos. La filosofía de los antiguos es la religión del presente, pero la mayoría de los hombres creen en ella meramente, no la VIVEN. La antigua filosofía es tanto el origen como el destino del hombre. Y cuando investigamos, a medida que vamos más profundamente y que nos hacemos más sinceros y que continuamos remontán-donos cada vez más hacia edades pasadas, hallamos que “nada nuevo hay bajo el sol”. Ganamos por la experiencia y la investigación.
Algunos creen solamente en aquello que pueden ver. Necesitan una visión material de la religión o de la filosofía que buscan. Con todo, si son fieles, pueden obtener esta visión, pues cuando aprenden que la religión, la filosofía y la ciencia son realmente un sistema de SER y no una mera creencia, pueden, VIVIÉNDOLA, convertirse en una nueva criatura. Esto es entonces religión PERSONIFICADA; será más; será éxito personificado y entonces, el investigador sabrá que al hallar la religión ha encontrado también el éxito, la felicidad, la salud y la inmortalidad.
Tal religión es la que el mundo pide; tal sistema de cultura es el que el hombre correcta-mente cultivado quiere: en la edificación del alma, en el logro de la Cristificación lo encontrará todo.
Podemos no ser capaces de ver la fuerza de la vida en cualquiera cosa viviente, planta o animal; pero sabemos que la tienen, porque podemos ver que crecen. Es lo mismo que el éxito y la religión; podemos no ser capaces de ver la divina chispa, pero podemos ver el crecimiento de quien la tiene, porque la PERSONIFICA en sí mismo y en sus obras.
Tonto es el hombre que sólo cree en lo que ve. Otra clase de tonto es el que reconoce la verdad en cualquiera parte en que se halle, aun cuando se halle pervertida, retorcida, desviada y confundida en las visiones, teorías, suposiciones y adivinaciones de los autoilusos profesores, pre-dicadores y conductores de los ciegos. De los Maestros del Egipto vino la verdad hacia el mundo
13
occidental. Egipto dio a luz la filosofía y la religión del conocimiento y de la sabiduría, y fue en la Iniciación practicada y enseñada allí que el hombre enseñó por primera vez los poderosos secretos del crecimiento interior que se llamaron entonces de Osiris-lsis. En siglos posteriores vino Jesús, el Cristo, enseñando a la humanidad su filosofía interior. La llamó el “Reino de Dios que está dentro de vosotros”. En la nueva era esta vida interior perfeccionada se llamará Cristificación: Jesús, el Maestro, prometió volver; y la Cristificación está ahora aquí entre los hombres.
Se ha dicho que los egipcios adoraron ídolos; sin embargo, el estudiante debe saber que los símbolos de la religión egipcia no recibieron más culto que el que el Cristiano rinde al papel, a la tinta y a las letras, que en las Escrituras le comunican el saber que busca. El símbolo era la forma y grado de su expresión. Vemos la pintura de una vaca. Esa pintura NO es la vaca misma, pero la representa. Nos da datos concernientes a la vaca, a lo que puede hacer, a lo que puede producir, a cómo puede beneficiar a la humanidad. No es la vaca real; sin embargo, expresa lo real.
Es extraño que las verdades de la religión simbólica hayan sido tan mal interpretadas. Es tan lamentable decir que rendimos culto a la imagen de la vaca, como decir que los símbolos del sol eran adorados por sí mismos. Naturalmente, debe comprenderse que millones en Egipto pue-dan haber rendido culto a los símbolos, tal como hoy día hay millones que rinden culto a las imá-genes o representaciones de Cristo y de María.
Todas las filosofías y religiones están basadas y han derivado del culto al sol, sus ideas so-bre la vida, el amor y la existencia.
El sol, como sol, no fue nunca adorado por los Iniciados del Egipto. La religión cristiana de hoy es mucho más complicada que el culto de los Egipcios y en verdad, participa más de la natura-leza del culto simbólico.
Todos nosotros rendimos culto a la FUERZA que sostiene el universo; la buscamos; senti-mos hambre por ella.
Los egipcios rindieron culto a la Fuente de la Vida, al Dador y Recibidor de todo bien desde el nacimiento hasta la muerte del hombre.
¿Es esto diferente de cualquier otro culto de hoy día?

1

Acerca de PRINCESA FÉNIX (CORAZONDECRISTAL)

DEFINIRME SERÍA PONER LÍMITES A MI SER, PERO SOBRE TODO A MI CONCIENCIA MULTIDIMENSIONAL, SIN EMBARGO HAY UNA PALABRA: "ESENCIA"

Publicado el agosto 28, 2014 en CRECIMIENTO DEL SER, DE TODO..., EL CAMBIO..., TEOSOFÍA, BIOSOFÍA y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: