CANALIZACIONES DE “EL CRISTO”


PAMELA KRIBBE…CANALIZA A JESHUA… “EL CENTRO DEL SOL”…

Queridos amigos,

Yo soy Jeshua. Represento la energía Crística, la cual está ahora naciendo en la Tierra en y a través de ustedes. Les pido que imaginen mi energía como un sol. Tan sólo piensen en el Sol real, esa imagen radiante de fuerza y vida. También pueden ver al sol como una metáfora, como una imagen de ustedes mismos, de vuestro propio ser y alma. Por un momento enfoquen vuestra conciencia en el centro del Sol, y entren a él con vuestra imaginación – háganlo con mucha calma y en silencio. Sientan el inconmensurable poder del campo de energía que es el Sol y siéntanse en el centro de ese volcán de energía. Sientan el silencio y la tranquilidad ahí, y la naturaleza espontánea de este resplandor que sucede por sí mismo: El Sol irradia su luz hacia fuera sin esfuerzo.

Descansen rodeados de luz en el centro del Sol y sientan cuán bueno y natural es ser llevados por esta fuente de poder. Esta luz está ahí para ustedes, porque ustedes mismos en vuestra esencia son un sol. Permítanse relajarse y hundirse dentro de esta luz. Dejen que esta luz los envuelva de un modo confortable y encantador: muy fluido, cálido, pero nunca abrasador. Permitan que esta luz fluya completamente a través de ustedes y que les recuerde quiénes son: un alma, un sol, una estrella en todas las células de vuestro cuerpo. Dejen que cada célula de vuestro cuerpo sea imbuida con esta luz sanadora de vuestra alma sol.

Pueden encontrar el centro de este sol, vuestro núcleo central, siempre que en vuestra vida diaria regresen al Ahora al llevar vuestra atención completamente al presente. Si ustedes están ocupados con el pasado o con el futuro, se salen de vuestro centro y pierden conexión con vuestra fuente de luz – ésa que los transporta. ¿Pero qué es realmente el Ahora? Se les pide que estén en el Ahora, en el momento, en el presente, ¿pero qué es el Ahora en realidad? Una vez que ustedes hablan sobre esto, ya ha terminado. El Ahora no es un minuto, ni un segundo; en realidad no puede ser nombrado como una unidad de tiempo. El Ahora los evade cuando quieren determinar qué es. No hay fronteras limitantes para el tiempo que es el Ahora. El Ahora desafía las formas ordinarias de pensamiento.

Desde un sentido terrenal, ustedes pueden calcular y contar el tiempo – hay 24 horas en un día, 60 minutos en una hora, 7 días en una semana, etc. Esa forma de ver el tiempo no es natural para el espíritu humano. El Ahora está libre del tiempo – ¿qué unidad de tiempo puede describirlo? La mente humana no puede contener o comprender el Ahora, porque no está sujeta al pensamiento lógico, aunque es totalmente comprensible para vuestros sentimientos. Ustedes saben lo que es perderse completamente en el momento; por ejemplo, en un instante de goce. Puede haber habido momentos en que experimentaron algo hermoso y al mismo tiempo se dieron cuenta de cuán especial era ese momento. Estaban conscientes y completamente abiertos a la experiencia que resonaba y fluía a través de vuestro cuerpo, alma y sentimientos. Cuando sucede esto ustedes son uno con la experiencia y uno con el Ahora – ¡ustedes son el Ahora!

Cuando ustedes están en el Ahora, entonces también están en el centro de vuestro sol, de vuestra alma, y todo cambio tiene lugar desde ese núcleo central dentro de ustedes. Hoy hablamos acerca del miedo y de cómo se sienten ansiosos cuando están fuera de vuestro núcleo y lejos de vuestro centro. El miedo también está ligado a pensar en un tiempo calculable, el pasado y el futuro: “¿Qué sucederá? ¿Qué irá a salir mal?” Anticipar el futuro desde el miedo es muy humano, pero sólo puede suceder si se han movido de su centro, si se han movido de su Ahora. Estar en el Ahora significa que todas vuestras fuerzas internas se juntan y se vuelven integradas, y ustedes hacen esto al estar completamente presentes en vuestro cuerpo, alma y sentimientos.

Quiero decir algo más acerca del concepto de tiempo, y de cómo puede intimidarlos y atemorizarlos. Durante las últimas décadas, ha habido muchas predicciones acerca de determinadas fechas que se encuentran en el futuro. Entonces el tiempo es visto como una clase de línea que corre desde el presente hacia el futuro y en base a eso determinados eventos pasan a estar fijos. Aceptando esa visión del tiempo, entonces ustedes podrían ser capaces de prepararse para los próximos eventos, y pueden hacerlo ya sea desde el miedo o desde la confianza. ¿Pero es el tiempo una imagen real? ¿Es el futuro realmente una línea recta en la cual las cosas están fijas en un lugar? ¿Es el futuro la suma total de todas esas horas, días y meses que se encuentran delante de ustedes? ¿O ésta es una forma totalmente restrictiva de ver el tiempo y el futuro?

Ustedes quienes están aquí y escuchan esto, saben que la vida es más de lo que sólo es visible en el mundo. Ustedes ven las formas de las cosas – el cuerpo de alguien, los árboles, los animales, o incluso las plantas y las piedras – pero ustedes intuyen que hay algo dentro de todas esas cosas que no es visible para el ojo y para los sentidos físicos. Ustedes sienten que hay algo misterioso ahí, un vida interior, la cual crea una cosa o un individuo único. Saben que es necesario mirar más profundamente que sólo en la superficie de las cosas, y también saben lo que es experimentar alegría cuando penetran dentro de su mundo interior, el cual también está dentro de ustedes. Ésa es la vida real; ésa es la realidad de todas las cosas. El exterior es sólo una manifestación de ese mundo interior.

¿Qué pasa con el tiempo entonces? Si ustedes miran el tiempo como una línea de unidades o de espacios cuantificables – días, semanas, meses, años – entonces miran al tiempo sólo desde el exterior; desde la perspectiva de aquello que pueden medir con un reloj o con una regla. Pero el tiempo visto desde el interior, como una experiencia, es algo totalmente diferente. Esa perspectiva interior se vuelve evidente cuando consideran el concepto del Ahora. El concepto del Ahora no puede basarse en el reloj o en el calendario; está basado en vuestra presencia consciente, en vuestra conciencia. De acuerdo con vuestra sensación interna del tiempo, el tiempo puede ir muy rápido o muy lento, independientemente de la forma en que el reloj hace tictac. “El tiempo interior” se puede detener cuando experimentan felicidad y puede estirarse infinitamente cuando están aburridos; el tiempo interior fluye de acuerdo al modo en que experimentan las cosas.

¿Qué pasa con el futuro y con el pasado? ¿Cuál es su realidad cuando son vistos desde adentro y no desde afuera? Imaginen otra vez, por un momento, que ustedes están en el centro del sol de vuestra alma, donde en su centro inmóvil no hay tiempo – sólo hay eternidad. Aunque hay movimiento en la forma de rayos irradiando hacia afuera, hay una esencia primordial que simplemente siempre está ahí. Pueden llamarlo la conciencia de Dios, si lo desean, pero es Vida Eterna, y también está ahí dentro de ustedes, profundo en vuestro centro.

Un sol emite rayos, e imaginen que ustedes están presentes en esos rayos que sin esfuerzo irradian desde el sol. Por medio de esos rayos, ustedes pueden manifestarse en muchas vidas y estar en cualquier lugar en el universo. Cada rayo es una vida en el tiempo y en el espacio, podrían decir, en la cual han tomado una forma específica: un cuerpo. Tienen experiencias en ese cuerpo; tiene un principio y un final; nace y muere; es mortal. Al vivir en tal cuerpo, enfocado en el tiempo, se vuelven biológicamente conscientes y bajo la influencia del concepto de tiempo. Empiezan a ver las cosas en términos de lo finito, pero vuestro centro verdadero está en el centro de vuestro sol y ustedes, como este sol, emiten incontables rayos que son posibles manifestaciones de ustedes en el futuro – vidas potenciales y expresiones de ustedes mismos. El futuro no está fijo; aunque cada línea de tiempo es una posibilidad muy real en el Ahora, ustedes eligen activar una y la hacen real en vuestro mundo.

Vean el pasado también de esta manera por un momento. Ustedes piensan que hay sólo una línea de tiempo que corre desde el pasado hacia el Ahora, pero visto desde el punto central de vuestro sol, eso no es así. Detrás de ustedes yace todo un rango de líneas de tiempo, algunas de las cuales han sido activadas por ustedes y vuestras elecciones, y muchas otras yacen latentes, por decirlo así, pero las cuales aún podrían ser activadas en algún momento en vuestro futuro. El pasado no está fijo y “terminado”: ustedes pueden recrear el pasado al reinterpretar las experiencias que han tenido, al interactuar con ellas desde el presente. Esto es posible porque el pasado no es algo que esté fuera de ustedes, no es un punto en una línea.

Les daré un ejemplo para aclarar este tema. Asumamos que se han sentido afligidos por vuestra relación pasada con vuestra madre o con vuestro padre; que sienten que no fueron reconocidos como quienes eran y experimentaron miedo y una falta de seguridad en la relación. Ustedes creen que vuestra vida ha sido determinada por el pasado y tienen una sensación de victimización debido a esto. Sienten que se convirtieron a lo que son ahora debido parcialmente a vuestros padres, como producto de vuestra crianza.

Pero supongan que ustedes, en el curso de vuestra vida, pasan a profundizar en vuestra conciencia a través del proceso del crecimiento interior. Establecen una conexión con vuestra alma y entran en lo que son en vuestro centro, el sol dentro de ustedes. A través de este proceso ahora se forman una perspectiva mucho más amplia de vuestra vida. Por ejemplo, ahora ven a vuestros padres en el contexto de su pasado y ahora ven su impotencia y sus imágenes de miedo y convicciones negativas. Hay perdón en vuestro corazón.

Esta perspectiva más amplia les ayuda a sentirse cada vez menos la víctima de vuestros padres. Más aún, comienzan a ver que hay una parte de ustedes que en realidad nunca ha sido tocada por lo que les sucedió, una parte que ha permanecido entera e ilesa. Sienten cada vez más vuestra propia autonomía e independencia. Y cuanto más se conecten durante vuestra vida con el punto central del sol en vuestro interior, más fácil será para ustedes soltar el pasado, tal como la relación con vuestros padres. El modo en que ustedes experimentaron esa relación sólo fue un rayo, una línea de tiempo posible, y al cambiar vuestra conciencia de quiénes ustedes en verdad son, pueden cambiar a otra experiencia del pasado, y a otra línea de tiempo.

Ahora ustedes son capaces de mirar la relación con vuestra madre y con vuestro padre desde la perspectiva del alma, de la cual como un niño no fueron conscientes. Ya que ahora están más en vuestro núcleo central, son capaces de percibir a vuestros padres bajo una luz diferente, de un modo más benévolo e indulgente. Pueden explicarle al niño dentro de ustedes cómo determinadas experiencias dolorosas les ayudaron a crecer y cómo vuestros padres fueron inconscientes del dolor que infligían. Vuestra conciencia presente recrea el pasado al liberar la energía dentro de ustedes que quedó atrapada por eso. Literalmente están creando una nueva línea de tiempo en el pasado, la cual afectará vuestra relación actual con vuestros padres. Ellos percibirán una diferencia en ustedes y si están abiertos a eso vuestra relación cambiará para mejor. Han abierto el pasado a través de vuestra nueva percepción, y así crearon una nueva línea de tiempo en la cual existe más comprensión y amor. Ésta es una posibilidad real.

Con vuestra conciencia ustedes pueden abrir por la fuerza el tiempo. El tiempo no está fijo y cerrado detrás de ustedes; el pasado realmente no está terminado. Para todo lo que hayan experimentado, incluso cuando hubo hechos traumáticos en vuestro pasado que los influenciaron profundamente, hay aperturas disponibles desde el presente para traer comodidad, amor y aliento para ustedes en ese pasado. El pasado es como muchos rayos solares que vienen de vuestro centro, con los cuales ustedes aún pueden establecer una conexión si van al centro del Sol.

Donde están en el Ahora es una experiencia – un momento vívido, creativo – y no una raya sobre una regla, ni un raya sobre una línea de tiempo. Desde el manantial del Ahora surgen todas las líneas de tiempo. El Ahora es donde ustedes están en el momento presente – donde están con toda vuestra atención es el Ahora. En cuanto están atentos a esta parte más iluminada y presente de ustedes – vuestro centro, vuestra alma, vuestra conciencia – entonces irradian desde este sol central tanto hacia vuestro pasado como hacia vuestro futuro, y todo se junta. El tiempo no es una línea recta; pueden imaginarlo mejor como una telaraña en 3D, abriéndose en abanico en todas direcciones tanto al pasado como al futuro.

¿Y qué pueden hacer ustedes con este conocimiento en el presente, en vuestra vida diaria? Pueden volverse conscientes de vuestra propia fuerza y potencial. Todo está dentro del rango de vuestro poder, tanto el pasado como el futuro. No hay poder fuera de ustedes; ningún poder que determine vuestro futuro y que diga lo que debe ser vuestro pasado – nada está determinado. Ustedes son los creadores, siempre, y en cada momento. En ese sentido, ustedes son los maestros de vuestro propio pasado y de vuestro propio futuro. Si permanecen en vuestro centro, pueden aferrarse a esta conciencia, a esta fuente de luz. En la continua comprensión de esta fuente yace vuestra confianza, seguridad y rendición. Si están en el centro de este sol, saben que pueden rendirse a él – es evidente y natural para ustedes hacerlo. Sin embargo, una vez que dejan el centro y comienzan a pensar: “¿Cómo escapo de mi terrible pasado? ¿Cómo creo un futuro en este mundo que está tan lleno de miedo y de amenazas?”, ya están fuera de vuestro núcleo. El arte de este proceso transformativo es volverse hacia vuestro núcleo, vuestro centro, y no intentar resolver los problemas a través del pensamiento, sino buscar soluciones dentro del núcleo, el centro de vuestro sol, el Ahora – ¡donde no hay tiempo! Éste es el Hogar donde ustedes son quienes son, y donde no hay nada fuera de ustedes que pueda determinar o abstenerlos de vuestro destino.

Les pido que imaginen otra vez que están en el centro de este radiante sol que ustedes son. Se sienten uno con la luz y la fuerza que hay ahí, y no requiere esfuerzo hacer esto porque este sol ya existe dentro de ustedes. Y ahora imaginen que en algún lugar de esa red de rayos emitidos desde vuestro sol interior hay una línea de tiempo del pasado que necesita venir más a la luz. No tienen que sentir o ver algo concreto, simplemente imaginen que la luz de vuestro sol fácilmente llena ese oscuro callejón del pasado. Puede pasar que ustedes no logren reavivar por completo la luz ahí, pero la luz ha hecho una conexión inicial con esa línea de tiempo del pasado, de modo que ustedes pueden volver a ella nuevamente cuando quieran hacerlo. Díganle a estos hechos del pasado ahora rodeados por vuestra luz solar: “Todo lo que necesite recibir Luz, recibe esa Luz de mí. El viejo dolor y el trauma que quiere ser resuelto y liberado ahora saldrá a mi Luz.” Dejen ir todo apego a este tipo de sucesos pasados, ellos no definen quienes ustedes son; ustedes no son la oscuridad que perciben ahí – ¡ustedes son la luz! Ustedes – operando desde el centro de vuestro Sol – son los liberadores y los sanadores del pasado y de este modo los creadores del futuro.

Ahora vayan al futuro. El futuro yace alrededor de ustedes como una enorme telaraña 3D con muchas hebras, y ustedes están en su centro. El futuro no es algo que viene a ustedes desde afuera. Las hebras de la telaraña surgen de vuestro corazón; son giradas sin esfuerzo por los continuos pensamientos y sentimientos que ustedes tienen. Los estados internos entre los que ustedes fluctúan crean incontables líneas de tiempo. No tienen que hacer nada especial para hacer que suceda – simplemente sucede porque ustedes son un sol que no puede dejar de irradiar hacia el exterior. Está en vuestra naturaleza ser un Creador. Ahora, pídanle al futuro, pídanle a esa red de líneas de tiempo que les muestre cuál es la hebra más brillante para ustedes en este momento. Pregunten: “¿En qué necesito enfocarme ahora? ¿Qué dirección debería seguir ahora de modo que pueda caminar hacia un futuro hermoso y radiante? ¿De qué necesito estar consciente ahora, en este momento?” Vendrá una urgencia desde el centro de este sol que ustedes son, así que tan sólo estén abiertos a eso. Vuestra alma quiere tranquilizarlos y alentarlos a que conecten con un futuro hermoso, poderoso, que ya yace latente dentro de vuestro ser.

Sean conscientes de cuán fácilmente ese futuro vendrá a ustedes; no tienen que esforzarse o trabajar para eso. Permanezcan en el Ahora. Sientan en vuestro corazón cómo la energía de este futuro hermoso, brillante, ya es parte de ustedes. De este modo lo traerán hacia ustedes con más facilidad. Sientan ese hermoso futuro en vuestro corazón y despiértenlo simplemente regocijándose en él. Estén abiertos a su encantadora vibración. Invítenlo a entrar a vuestro corazón y a vuestras manos, y a través de vuestras manos abiertas déjenlo fluir fuera hacia la Tierra. Dejen que suceda – echará raíces naturalmente. Tengan confianza en vuestro futuro y sientan vuestro poder solar profundamente adentro. Siéntanlo en vuestro corazón, siéntanlo en vuestro vientre, siéntanlo en vuestras piernas. Permitan que ese poder solar se arraigue a través de vuestros pies.
CRISTO. “vengo a vosotros a confirmar la entrada total y definitiva del periodo de las grandes tribulaciones, del periodo en que toda alma humana va a tener que hacer las elecciones en su evolución futura”. Bodas Celestiales. Autres Dimensions. 9 febrero 2006. Con Audio. ¡Compartir!!!

CRISTO. “vengo a vosotros a confirmar la entrada total y definitiva del periodo de las grandes tribulaciones, del periodo en que toda alma humana va a tener que hacer las elecciones en su evolución futura”. Bodas Celestiales. Autres Dimensions. 9 febrero 2006. Con Audio. ¡Compartir!!!



http://www.autresdimensions.com
Canalizaciones: Jean Luc Ayoun

Transcripción: Veronique Loriot

Traducción: Susana Milán

http://mensajes-del-espiritu.blogspot.com
http://mensajes-del-espiritu-2010.blogspot.com


Audio

http://www.yakitome.com/static/data/audio.name/8d/audio.name.8df3e8fb6e827aa8.617564696f2e6d7033.mp3?attachment


CRISTO
9 febrero 2006

En este periodo pascual, que es tan querido a mi corazón, vengo a vosotros a confirmar la entrada total y definitiva del periodo de las grandes tribulaciones, del periodo en que toda alma humana va a tener que hacer las elecciones en su evolución futura. Creed que ni yo ni ningún otro ser de la Luz eterna vendrá a juzgar vuestras elecciones. Pero conviene de una vez por todas, y de manera definitiva, concretar vuestras elecciones. Algunos de vosotros en este planeta diríamos que, serán puestos frente a ultimátum, para elegir irremediablemente entre la Luz y las vías de la encarnación. En efecto, acabamos de acceder a la apertura de una ventana cósmica extremadamente importante en la evolución de este planeta que es tan querido a mi corazón. Hoy en fin, podemos afirmar la entrada en el periodo de tribulaciones que describió mi divino amigo San Juan, como vosotros lo habéis llamado.

Entráis definitivamente en el periodo en que vais a ver en el exterior cómo se confrontan ciertos elementos: la oposición entre la sombra y la Luz, la oposición entre las fuerzas vivas de la Luz auténtica que deben conducir a la emergencia de una nueva consciencia y también de un nuevo paraíso en este planeta. Estas fuerzas, que son queridas a mi corazón, van a oponerse a la falta de Luz, a las fuerzas involutivas ligadas a la evolución de la tercera dimensión en la que vosotros estáis desde hace tanto tiempo. Estas fuerzas van a hacer todo, creedlo, para impedir que eclosione esta Luz en vuestros corazones y en este planeta. Y no obstante, es importante comprender que ese combate, esa lucha que tendréis que librar es algo que está escrito desde la eternidad, como dije durante mi vida y como hoy os ha presentado a todos, nuestro divino Padre. Tendréis claridad total en vosotros mismos, de las consecuencias de vuestras elecciones.

Y creed que toda alma hará su elección con conocimiento de causa. No habrá palabras que puedan elevarse y decir “yo no sabía”. En ningún caso será posible. Cada alma será confrontada a sí misma. Cada alma, durante los meses y semanas, igualmente hará sus elecciones. Pero este periodo de elección es el más importante porque es probatorio. Es el que os conducirá a afirmar definitivamente las orientaciones que han tomado vuestras vidas, para algunos de vosotros desde hace mucho tiempo y para otros más recientemente. No obstante, no hay juicios por nuestra parte. Y cuando menos, incluso San Juan ha hablado del juicio final, del pesaje de almas, esas almas llamadas elegidas que subirán al Cielo son las que evidentemente, habrán hecho la elección por sí mismas. Nadie podrá forzar a nadie.

Cada ser será libre en su alma y consciencia de elegir la vía de la liberación o la vía del encadenamiento. Ciertamente, algunos de vosotros podrían decirse: « ¿cómo se puede elegir el encadenamiento más que la libertad? » Buena pregunta. Pero sin embargo, hay que comprender que las almas conciben en un momento dado de su peregrinaje la noción de encadenamiento, la noción de placer y de alegría, como algo esencial en su experiencia. En algún caso vosotros no podéis prejuzgar o juzgar lo que sea, no hacer nunca juicios de valor, cualquiera que sea el camino que ha emprendido un alma que, podría ser calificado de enemigo, o de amigo. No olvidéis que el enemigo más opuesto a lo que sois vosotros es no obstante, vuestro hermano; simplemente su camino difiere del vuestro.

En eso está la grandeza de alma, en comprender que Dios Padre siendo sin limitación alguna, el Hijo es el que va a confrontar su camino de evolución (que yo he presentado hace dos mil años) y debe también ser sin limitación alguna. A partir del momento en que vosotros observáis una persona un acontecimiento o cualquier cosa que no pertenece a vuestro campo de coherencia, a vuestro campo de cohesión, a vuestra vida, salís del camino del Amor que yo he trazado. Vosotros salís del camino de la Unidad que el Padre ha querido para vosotros. Es muy importante comprender esto. Y sobre todo en los periodos de elecciones o confrontaciones, en que las tensiones, pueden hacerse enormes. Los acontecimientos que se desarrollan ahora en la superficie de este planeta no están para castigar, sino para despertar. Son la retribución justa de las acciones insensatas y comprometidas por la locura de los hombres, la carrera por la competencia, la conquista de la moneda, la carrera por el dinero como vosotros lo llamáis, la carrera desenfrenada por la dominación de su hermano y de otros pueblos que están en camino en este planeta.

Hoy como siempre, de una forma ciertamente más cercana, la naturaleza entera grita « stop ». Los reinos de la vida al completo proclaman su disgusto pronunciado por esta voluntad de meter mano de algunos hombres que van más allá de los límites que han sido asignados, por los juegos asociados a la encarnación en la tercera dimensión. Conviene comprender que hoy, la Tierra debe manifestar y los reinos que la habitan, también, la resultante de las acciones pasadas que corresponderán no a un castigo os lo digo, queridos niños, sino verdaderamente a una liberación y a una potencialidad enorme como jamás ha existido: revelar al ser humano su potencial Divino, enfrentarle a sus responsabilidades, cara a sus elecciones, cara a lo que ha soportado, comprendido, esperado y sobre todo temido. Es muy importante comprender esto para no hacer juicios en el momento oportuno, no apuntar con el dedo a aquél que no haya hecho la elección correcta porque, quien sabe si vosotros mismos, en el momento de la elección acertaréis a hacer la elección adecuada.

En efecto, hasta el último minuto de elección presentado por el Padre, hay una oportunidad de ser rescatado, de volver atrás. Pero cuando la elección final está aquí, en ese momento elegir se hace irremediable y definitivo y no está sujeto a cambio. E induce al alma a una polaridad de vida que sueña de alguna forma, sus posibilidades de manifestación de evolución de potenciales en los 200 000 próximos años. Es muy importante comprender esto. Verdaderamente, tenéis que vencer en vosotros ciertas limitaciones. Estas limitaciones han sido forjadas por las encarnaciones pasadas que habéis afrontado, experimentado, desarrollado pero también por todos los deseos que habéis forjado (deseo de éxito, deseo de dinero, deseo de ser visto), deseo, deseo, siempre la misma palabra.

Ahora, el paso al Paraíso en la Tierra se acompaña necesariamente de un abandono total de todos los deseos de manera que en el momento oportuno o, como el crucificado que yo fui, podáis decir: “Padre hágase tu voluntad y no la mía”. Esto requiere abandonar totalmente vuestros deseos, abandonar totalmente vuestras proyecciones, vuestros anhelos, vuestros deseos y vuestras predisposiciones a ir hacia la posesión cualquiera que sea. Esto no es una actitud mental, una actitud afectiva, emocional, sino verdaderamente una decisión lúcida y última del alma que, debe llevaros a plantear los actos fundadores de vuestra nueva vida bajo nuevos cielos y sobre una nueva Tierra. Comprender esto es muy importante. En el momento de la elección nada debe perturbaros. Sólo aquellos que tengan la fuerza de alma serán capaces de renunciar a sus adquisiciones, de renunciar a la familia, a lo que haya en su bolsillo, a lo que haya en su cabeza, a lo que haya en su corazón, de forma que pueda hacerse como un niño, para aceptar penetrar el reino de los cielos tal como lo anuncié hace dos mil años.

Es muy importante comprender también con el corazón y no con la cabeza que la elección es una experiencia última que solo ocurre excepcionalmente en la superficie de este planeta, tanto más porque, cosa todavía más rara, nuestro planeta, vuestro planeta en el que vivís va a acceder a su dimensión transcendente que hará de él un planeta sagrado. Ahora, los únicos que podrán pisar su suelo serán aquellos que hayan hecho la elección de ser sacralizados. Las elecciones, en ciertos casos, podrán ser tremendas y dolorosas. Pero creed, que cualquiera que sea la elección que vosotros hagáis, seréis bendecidos de todas formas. No habrá remordimientos. Sólo habrá que asumir vuestras propias responsabilidades, vuestras propias decisiones. Ahora, en las semanas y los meses que vienen, muchos seres van a entrar en rebelión, van a entrar en el sufrimiento extremo en relación a lo que viene. Esto no se debe a la voluntad del Padre, ni a la mía sino evidentemente, a los frenos y las resistencias y yo diría incluso, a las cortapisas que se han puesto a la emergencia de la Luz en su alma. Estas almas tratarán de arrastrar con ellas a algunos seres a lo que podríamos llamar realmente una caída, una regresión y una vuelta a esquemas involutivos muy poderosos. Eso no va con vosotros.

Pero sabed que esta lucha ocurre en alguna parte en el fondo de vuestro ser, la lucha contra el materialismo y la espiritualidad. ¿Seréis capaces de espiritualizar vuestra materia? ¿O al contrario de materializar vuestra espiritualidad? Es vuestra elección queridos hermanos, os concierne hacer buenas elecciones con toda lucidez. Evidentemente tendréis la conciencia absoluta, la lucidez para hacer las elecciones. Esta elección no lleva contrariamente a lo que algunos de vosotros podríais pensar, al advenimiento del fin de los tiempos. Eso corresponde a un periodo mucho más tardío en vuestra historia. No obstante, los actos y los fundamentos puestos comportarán algunas modificaciones de vida muy importantes y la aparición de nuevos dones que se han predicho desde mi encarnación: la impresión, no únicamente la impresión sino sobre todo la capacidad de visión doble, el acceso a los mundos espirituales se os ofrecerá en esta ocasión. Evidentemente os convendrá luchar también, contra las fuerzas involutivas que intentarán conduciros a un periodo anterior de elección. Esto no es posible, queridos niños. Os concierne hacer la elección.

Una vez que la elección de la Luz sea hecha, sólo podréis obrar en el sentido de la Luz. Vosotros, sólo mediante vuestro ejemplo de radiación, podréis llevar a seguiros a los seres todavía indecisos al momento de su elección. Conviene entonces cultivar esa certeza, esa fe total en la Luz, en el amor, en la Unidad del Padre y del Hijo, porque vosotros sois también, el Hijo que va a encontrar al Padre. En esto no hay ninguna metáfora, ninguna imagen sino la realidad de lo que sois: los hijos del Padre, los hijos de la Luz y los hijos del Uno. Vosotros sois el único, totalmente en vosotros. Os conviene por eso, aceptar esta dimensión sublime de lo que eráis desde hace mucho tiempo y que hoy debéis volver a ser.

Este es el mensaje que tenía que daros en este periodo pre-pascual para aportar en vuestro corazón la certeza de vuestra Divinidad, la certeza de la Luz, y en todo caso la certeza de vuestro camino. Ahora, permanezco con vosotros todavía un poco de tiempo para saber si cada uno de vosotros tenéis una cuestión particular que hacerme y a la que pueda responder. Así os escucho.

Pregunta: ¿cómo liberarse del ego?

La única forma, desde el discurso que he empleado, de liberarse de su ego durante esta fase decisiva, consiste en dejar actuar en sí mismo la voluntad del Padre, abandonar toda veleidad de deseo, toda veleidad de plantear acciones y dejar actuar al cielo en sí, abandonar toda resistencia. Ahí, se sitúa la resolución del ego. Ahí, se sitúa la resolución de las oposiciones ligadas a la encarnación en la tercera dimensión. No hay otra alternativa que dejar actuar en vosotros la voluntad de la Luz. ¿Es clara la respuesta, querido hermano? La voluntad que tendréis todos vosotros a estar todavía más motivados en el camino serán los acontecimientos que observaréis en el exterior, en torno a vosotros, en la superficie entera de este planeta. Seréis confrontados a acontecimientos que os harán llevar las elecciones con todo conocimiento de causa. Viendo las imágenes, escuchando las agitaciones, comprenderéis real y sinceramente las elecciones que debéis hacer. No podréis, al contrario de aquellos que serán confrontados a estos acontecimientos en diversas regiones del globo decir que vosotros no sabíais, porque tenéis la suerte de ser los privilegiados observadores desde el exterior, de algunos acontecimientos traumatizantes que sobrevendrán. Esto reforzará vuestra voluntad de Luz, y vuestra voluntad de liberación, estad seguros.

Pregunta: ¿cómo tener la certeza de la justeza de nuestros actos?
No hay certeza de tipo matemático, querido hermano, en el sentido humano. La certeza no se encuentra en la realidad de este plano. No hay concordancia total entre lo que pasa en el Cielo y lo que pasa en la Tierra. La única forma de tener certeza es la coherencia interior, no la justeza de los resultados sino la certeza interior en el corazón. Lo que dice tu corazón es la verdad, lo que dice la Luz es la verdad también, cualesquiera que sean los obstáculos y Dios sabe si son muchos en estos tiempos del fin. Conviene al menos, estar lúcido sobre la voluntad de la Luz. A partir del momento en que dejáis totalmente las nociones del ego, a partir del momento en que dejáis la noción de voluntad personal, a partir del momento en que dejáis hablar a vuestro corazón, a vuestra alma, se hace evidente que estáis en la verdad. No obstante, a partir del momento en que vosotros observaréis lo que pasa en el exterior, seréis confrontados a un cierto tipo de elementos sobre los que yo no me extenderé, tendréis frente a vosotros las capacidades de emoción total a nivel del corazón, de comprensión de quienes sois.

Pregunta: ¿en qué periodo tendremos que hacer estas elecciones?
Habéis entrado en el periodo de las tribulaciones, y es por un periodo de dos años, dos años y medio, durante los que los acontecimientos se van a suceder en el exterior y en el interior de vosotros. Seréis confrontados a vuestras propias sombras pero también a las sombras planetarias. Conviene durante este periodo, hacer las elecciones pero también afirmar vuestra Luz, crecer en Luz, crecer en verdad, crecer en espíritu. Los potenciales espirituales que estaban apagados en la mayoría de los seres humanos van a volver a desarrollarse en su total magnificencia a medida de vuestro reforzamiento de Luz. Os transformaréis realmente en seres multidimensionales y, esto muy próximamente, ya que algunos entre vosotros tienen ya la percepción ultrasensible de otros mundos, de otras dimensiones. La duda querido hermano, forma parte del camino. Aquél que no duda, que no se hace preguntas jamás, está en el ego, en la ilusión de la certeza total de su vida. Algunos de los discípulos que han estado encarnados entre mi vida y vuestra época, han manifestado en un grado u otro este periodo de dudas, cualquiera que sea la fe que los anima.

Pregunta: ¿en este periodo difícil, a quién invocar para encontrar consuelo?

La invocación es una palabra muy grande, la oración es una palabra grande, la meditación también es una palabra grande. Simplemente se os pide estar vivo, estar en vida, estar consciente de cada minuto de la totalidad de la Divinidad que sois. A partir de ese momento, todo acto planteado será un acto justo. No puede haber en esta situación, independientemente de las dudas inherentes a la condición humana y a la condición de vuestro aparato intelectual y mental, no puede haber traición o equivocación de lo que dice vuestra alma, de lo que dice vuestra vida, incluso si esto y yo lo admito, es un periodo extremadamente difícil. Entonces, la palabra invocación es un poco fuerte. Conviene simplemente estar vivo e ir en el sentido de la vida, ir en el sentido de la expansión de los nuevos potenciales del ser humano que vais a ser. Ser uno mismo, estar lúcido y consciente a cada minuto que pasa, no dejarse llevar por lo que concierne a las emociones, por lo que concierne a las ideas, a los pensamientos, a las formas, de cualquier forma, “divisiones”. La realidad de la vida se basta a ella misma. La realidad de la acción en el momento más oportuno es ciertamente la cosa más importante para permitir el pleno florecimiento de vuestro potencial de Divinidad. Permanecer lúcido. Permanecer consciente en el instante. Abandonar toda resistencia y dejar hacer a la voluntad del Padre.

Pregunta: ¿cuál es o cuál será vuestro papel en estas tribulaciones?

Yo sólo intervendré, querida amiga, querida hermana, al final de las tribulaciones. No obstante, mi presencia se manifestará en un momento dado, a cada alma en camino preparada para hacer la elección de la Luz del Padre y del camino Crístico. En esto yo intervendré individualmente, en este periodo de tribulaciones. Mi rol se activa después del momento en que se produce lo que habéis llamado en vuestro mundo, el fenómeno de ascensión, que está descrito en el evangelio de mi Santo-Hijo.

Pregunta: ¿podría definir a qué corresponde vuestro tipo de energía?

Querida niña, querida hermana, yo soy la vía, yo soy el camino, la verdad y la vida. En esta frase única, yo asumo totalmente que yo soy. Aquél que desea encontrar el camino del Padre solo puede pasar por mí, no hay otra alternativa. Yo no hablo aquí de religiones que han sido construidas en mi nombre. Yo hablo de la ilustración de mi camino pero también de mi canal, en todos los sentidos del término. En mi camino, mi verdad, mi vía, está el último mensaje vinculado a la dimensión del Padre. Considerarse como un niño, considerarse como el Hijo del Padre, es donde se sitúa el camino que he mostrado, que yo he ilustrado. En tanto que Rey de este planeta conviene mostrar el camino que conduce al Cielo, al Padre y a las dimensiones que vosotros llamáis “superiores”. Nadie puede penetrar el reino de los cielos si no se vuelve como un niño. Nadie puede penetrar el reino del Padre sin pasar por mí. Cuando yo digo “yo”, no se trata de mi presencia encarnada, ni de modelos creados por las religiones, sino evidentemente de un modelo vibratorio característico que se llama filiación.

Pregunta: ¿cómo os situáis en relación a Orionis?

Orionis es el regente. El Regente es aquél que organiza, que dirige un esquema evolutivo. Mi encarnación y mi sacrificio ha estado simplemente destinado a recordaros vuestra inspiración divina y a mostraros la vía y el camino, la verdad y la vida que yo soy. En esto, yo soy el intermediario, no Melquizedec, no de la orden de Orionis, no de cualquier grupo, sin embargo, yo obro en la propia Luz que es la Luz de la Unidad, la Unidad del Padre, la Unidad de la Luz. Por eso, yo soy aquél que es vuestro canal hacia el Padre.

Pregunta: Miguel nos ha precisado que nombrándole Almala, con la repetición de las tres «a», había una resonancia vibratoria directa con su energía. ¿Hay algún nombre que nos ponga en resonancia vibratoria directamente con vos?

Querida hermana, querida niña, la vibración es extremadamente importante. Una vibración que es formulada por un ser lleno de Luz y la vibración formulada por un ser lleno de sombra, ¿atrae necesariamente la misma vibración? Así, en lo que concierne a mi nombre sagrado de Sananda, que ha sido utilizado en diferentes grupos, igual que el nombre Cristo que me han dado, esta palabra ha sido desviada. Si decís Cristo, ¿es ese Cristo el que se manifiesta? Si invocáis Sananda ¿es Sananda el que se manifiesta? Esto depende de vuestra afinidad vibratoria.

Ahora, esta lógica de las tres “a” siempre ha sido fundamental en lo que concierne a los seres de Luz. Pero en lo que concierne a mi canal de Luz, os propongo conservar la apelación y las elecciones que son el origen primero de mi nombre.

Pregunta: ¿qué diferencia hacéis entre ser de Luz y canal de Luz?

Yo soy ser y canal de Luz. Por mi canal, vosotros accedéis al Padre. Os preservo en el camino de las desviaciones que pueden manifestarse, ligado a las trampas de poder del alma una vez que éstas sean reveladas. El canal es un lugar por el que debéis pasar para acceder a otra cosa, sin pasar necesariamente por el ser que yo soy, sino por el canal que yo represento.

Pregunta: ¿qué ritual se puede utilizar para invocaros más eficazmente?

La evolución de la Luz comprended, no es la misma que en el momento de mi venida a la Tierra. Vosotros estáis hoy, frente a vosotros mismos, frente a lo que se llama vuestro propio libre albedrío, no es que seáis libres sino a vuestra propia elección y también, a vuestra propia maestría. Los rituales que formaron parte de la historia de la humanidad desde un pasado muy reciente, digamos que hasta el siglo dieciséis que estaban ligados a la religión profundamente, se han disuelto.

Esta relajación y esta disgregación han permitido la manifestación de ciertos poderes diferentes de la Luz. Ha sido necesario y obligatorio para que el hombre llegara a comprender que debía sobrepasar la noción de los rituales, la noción de las oraciones, la noción de las meditaciones para acceder al corazón, a la esencia, para acceder a su esencia central. Y esto con toda lucidez, sin esfuerzos particulares y sin rituales complicados. Así, hoy más que nunca, se os pide que abandonéis todos los rituales y dirigiros realmente a la autenticidad de vuestro ser, porque, al estar centrados en vuestro corazón, al estar alineados con la dimensión de “yo soy”, con la dimensión de Jeshua, os convertís vosotros mismos, en ese ser divino del que yo hablo, que no tiene necesidad de ningún ritual sino que es simplemente “yo soy”.

Pregunta: ¿cuáles son vuestras relaciones con la Intra Tierra?

Nosotros podríamos llamar a los seres de la Intra Tierra, en mi caso sobre todo, los «aduaneros» que verifican cada vez, mis idas y venidas, mis retornos al plano dimensional para entrar en contacto con algunos de mis canales, algunos de mis médiums. Cuando yo llego, yo digo realmente aquél que yo digo que yo soy, y no cualquier otra entidad que llegara de planos intermedios. Así, ellos son los guardianes, son los guardianes del plano dimensional.

Pregunta: ¿en vuestra encarnación habéis tenido descendencia?

Evidentemente he tenido descendencia, he tenido dos hijos. No se podía ser Rabbi, en la época de mi encarnación, si no se estaba casado. Y bien, evidentemente yo lo estaba. Muchas cosas han sido profundamente deformadas. Estos son los datos históricos que tienen poco que hacer con lo que vais a vivir.

Así, queridos amigos, va a ser tiempo de que alivie el canal en el que estoy. Permitidme queridos niños, queridos hermanos y hermanas, aportaros todas mis bendiciones, todo mi amor. Os amo.

Anuncios

Acerca de PRINCESA FÉNIX (CORAZONDECRISTAL)

DEFINIRME SERÍA PONER LÍMITES A MI SER, PERO SOBRE TODO A MI CONCIENCIA MULTIDIMENSIONAL, SIN EMBARGO HAY UNA PALABRA: "ESENCIA"

Publicado el diciembre 9, 2013 en MAESTRO JESÙS y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: